Sentencia Civil Nº 390/2011, Audiencia Provincial de Lugo, Sección 1, Rec 227/2011 de 12 de Julio de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Cuestiones generales sobre la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 07/06/2017

    Regula los derechos básicos de los consumidores y usuarios, las asociaciones de consumidores y usuarios, la potestad sancionadora en materia de consumo, los procedimientos judiciales y extrajudiciales de protección de los consumidores y usuarios, l...

  • Los contratos de los consumidores y usuarios y sus garantías

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 21/07/2017

    Se entiende por contratos con consumidores y usuarios los realizados entre un consumidor o usuario y un empresario.Aquellos contratos que incorporen condiciones generales de la contratación estarán sometidos además de a la RDLeg. 1/2007 de 16 de N...

  • Responsabilidad civil de los agentes de la edificación

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 02/03/2017

    Para conocer el régimen jurídico acerca de la responsabilidad civil de los agentes que intervienen en el proceso de la edificación (con todas las matizaciones respecto a los propietarios y a los usuarios, los relacionados en los Art. 8-16 ,Ley 38...

  • Cooperativas de consumidores y usuarios

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 26/02/2016

    Las Cooperativas de consumidores y usuarios tienen por objeto el suministro de bienes y servicios adquiridos a terceros o producidos por sí mismas, para uso o consumo de los socios y de quienes con ellos conviven, así como la educación, formación...

  • La protección de los consumidores y usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 30/05/2017

    Por disposición del Art. 19 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, los legítimos intereses económicos y sociales de los consumidores y usuarios deberán ser respetados en los términos establecidos en esta norma, aplicá...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Civil
  • Fecha: 12 de Julio de 2011
  • Tribunal: AP - Lugo
  • Ponente: Moreno Montero, Jose Maria
  • Núm. Sentencia: 390/2011
  • Núm. Recurso: 227/2011
  • Núm. Cendoj: 27028370012011100424
Resumen:
RESOLUCION CONTRATOS

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1

LUGO

SENTENCIA: 00390/2011

AUDIENCIA PROVINCIAL DE LUGO

SECCIÓN PRIMERA

Sentencia nº 390/11

Rollo ap. nº 227/11

SENTENCIA

En la Ciudad de Lugo a doce de julio de dos mil once.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial, integrada por los Magistrados infrascritos, ha examinado el recurso de apelación interpuesto frente a la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia Nº Uno de Lugo en los autos nº l.503/08, de juicio ordinario, promovidos por D.ª Zaida (Abog. Sr. Caraduje; Proc. Sra. Sánchez Romay) contra "Automobile Arboiro, S.L." (Abog. Sr. Amarelo Fernández; Proc. Sra. Fernández-Peinado Diaz-Miguel).

Es Ponente en el caso Su S.ª Iltma. Don José María Moreno Montero.

Antecedentes

Primero : El fallo de la resolución objeto de recurso, datada a 10-I-11, dice: "Que desestimando la demanda interpuesta por la Procuradora Doña Inés Sánchez Romay, en nombre y representación de Zaida , contra la mercantil Automobile Arboiro S.L., Absuelvo a esta parte demandada de los pedimentos efectuados en su contra.==Sin costas".

Segundo : Apela de la Sentencia dicha la parte actora, quien solicita su revocación y que, en lugar de lo dispuesto en ella, se estimen íntegramente sus precedentes pretensiones en el proceso. La parte demandada se opone al recurso.

Tercero : Formado el oportuno rollo, se continuó por sus trámites sin necesidad de vista.

Fundamentos

Primero : El recurso debe ser desestimado. Como bien deja sentado la Sentencia que se examina, la fecha del contrato de compraventa del automóvil de segunda mano por la aquí apelante a la firma demandada, 5 de julio de 2007 , le hace aplicable la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, de l0 de julio de 2003 , tácitamente derogada por la Ley de Consumidores y Usuarios (TRLCU, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 1 de diciembre ). Al amparo del art. 9º de la mencionado Ley de 10 de julio de 2003 (LGVBC ), las partes pactaron un plazo de garantía del vehículo (con once años de antigüedad y unos l77.000 quilómetros al momento de la transmisión) de un año, siendo así, por otro lado, que el propio precepto establecía la necesidad de que la anomalía aparecida en el bien vendido pasados seis meses desde su entrega se demostrara no obedecer a la acción del comprador. A su vez, el art. 4º de la Ley refería "cualquier falta de conformidad" del objeto de la compraventa al instante de su entrega, dentro del período semestral siguiente a la cual se presumía, salvo prueba opuesta, que esa falta de conformidad, en cambio, existía al producirse la entrega.

En el caso, de acuerdo con la adecuada descripción de los hechos contenida en el segundo fundamento de la resolución impugnada, las averías, no especialmente graves si se atiende a la antigüedad y quilómetros del automóvil, surgidas dentro del plazo anual de garantía pactado fueron reparadas o subsanadas por la empresa vendedora sin cargo alguno a la adquirente, quien circuló con el "Chrysler Voyager" un año largo y por más de l4.000 Kmts. En cuanto a la avería, ésta sí de cierto relieve (cigüeñal gripado, fundamentalmente), aparecida el 11 de agosto de 2008, resulta que ocurre cuando el referido plazo de garantía ya ha transcurrido, y, además, se atribuye pericialmente, al menos en parte muy considerable, a defecto de mantenimiento atribuible a la compradora, que no procedió al necesario cambio de aceite, prescrito por el fabricante para cada 10.000 quilómetros. Obligada conclusión de todo ello es que, conforme a los citados preceptos de la LGVBC, no cabe imputar responsabilidad civil al vendedor del coche de segunda mano.

Más allá del régimen de garantía de dicha Ley, y ya por lo que se refiere a la alegación, con base en el "aliud pro alio", en que la demanda, y ahora el recurso, se apoya para exigir la resolución del contrato, también se extrae de los hechos, tal como quedan determinados por la Juez de instancia, que al momento de transmitirse y entregarse el vehículo usado, éste no tenía vicio o defecto que lo hiciese inhábil para su normal utilización ni en relación con la ordinaria finalidad contractual de la compradora, como lo prueba el hecho de que lo usara durante más de un año y para muchos quilómetros, sin que se haya demostrado, ni aducido siquiera en realidad, que la avería última guardase relación ninguna con las anteriores, diversas, comunes y más bien leves.

También, como indica la juzgadora de primer grado, el que la avería no se deba a un "defecto preexistente en el vehículo adquirido" excluye, asimismo, la posibilidad de acceder a la petición subsidiaria de la demanda en orden a su reparación a cargo de la vendedora, ello así, sobre todo, si tal avería es consecuencia, como se declara pericialmente muy probable, del uso indebido y el mantenimiento negligente o descuidado por parte de su actual propietaria, como, ahora, al tiempo de la adquisición, de la vejez del automóvil.

Del mismo modo, en fin, había de denegarse la indemnización por alquiler de un vehículo de sustitución, ello por los motivos ya expuestos y, asimismo, por no tener la demandante impedimento (en razón de su minusvalía, tal como viene oficialmente caracterizada) para el desplazamiento en medios de transporte colectivo.

Segundo : En cuanto a las costas de segunda instancia, y visto lo que disponen los arts. 398 y 394 de la LEC , procede imponerlas a la parte recurrente.

Por cuanto antecede,

Fallo

Que desestimando el recurso, debemos confirmar y confirmamos la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº Uno de Lugo en los autos nº 1.503/09. Con imposición de las costas de segunda instancia a la parte apelante.

Así por esta nuestra Sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos Don José Antonio Varela Agrelo, Don José Rafael Pedrosa López y Don José María Moreno Montero.

Contrato de compraventa
Consumidores y usuarios
Acción del comprador
Responsabilidad civil
Aliud pro alio
Resolución de los contratos
Discapacidad