Sentencia Penal Nº 136/2011, Audiencia Provincial de Zaragoza, Sección 3, Rec 144/2011 de 18 de Julio de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Los agravantes y los atenuantes en el Código Penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Partiendo de la base de que la pena debe ser correlativa al delito cometido y a las circunstancias que lo rodeen, éstas podrán consistir en atenuantes o agravantes 1. las atenuantes son las que conllevan una disminución de la responsabilidad...

  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a...

  • Tipos de despido

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 26/02/2016

    El ordenamiento jurídico español reconoce distintas modalidades de despido en función de las causas por las que se producen o de la calificación legal que sobre los mismos realicen los Jueces de lo social (Ver: "Clasificación del despido (proced...

  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

  • Regulación de la imputabilidad, causas de exclusión y consecuencias jurídicas

    Órden: Penal Fecha última revisión: 19/12/2012

    La imputabilidad es el juicio de valor, fundamentado en la existencia de un conjunto de requisitos psicológicos y normativos en el individuo que permiten atribuirle una infracción penal por concurrir en él las condiciones mentales adecuadas y no ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 18 de Julio de 2011
  • Tribunal: AP - Zaragoza
  • Ponente: Arriero Espes, Sara
  • Núm. Sentencia: 136/2011
  • Núm. Recurso: 144/2011
  • Núm. Cendoj: 50297370032011100332
Resumen:
LESIONES

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 3

ZARAGOZA

SENTENCIA: 00136/2011

Rollo: 144 /2011

Órgano procedencia: JDO. INSTRUCCION N. 3 de ZARAGOZA

Procedimiento de origen: JUICIO DE FALTAS INMEDIATO 87 /2011

SENTENCIA NUM. 136 /11

EN NOMBRE DE S.M. EL REY

En Zaragoza, a dieciocho de julio de 2011

La Ilma. Sra. Dª Sara Arriero Espés, Magistrada de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, ha visto en grado de apelación el Juicio de Faltas nº 87 de 2011, procedente del Juzgado de Instrucción número Tres de Zaragoza, rollo número 144 de 2011, seguido por FALTA DE LESIONES, siendo denunciante Belarmino y denunciado Braulio , defendido en esta alzada por el Letrado Don Francisco Palomar Ramón, habiendo sido parte el Ministerio Fiscal.

Antecedentes

PRIMERO. - En los citados autos recayó sentencia con fecha 3 de junio de 2011 , cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: " FALLO : Que debo condenar y condeno a Braulio como autor responsable de una falta de lesiones a la pena de un mes de multa con una cuota diaria de seis euros con aplicación de la responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias de multa no satisfechas y a indemnizar a Belarmino en la cantidad de 120 euros; imponiéndole el pago de las costas".

SEGUNDO .- La sentencia apelada contiene la siguiente relación fáctica: " HECHOS PROBADOS: ÚNICO .- Ha quedado probado y así se declara que sobre las 0:00 horas del día 15 de marzo de 2011 en la intersección de las calles Conde Aranda y San Martín de Zaragoza Braulio propinó un puñetazo en la parte de atrás de la cabeza sin mediar palabra a una persona que transitaba por la calle y que resultó ser Belarmino , ocasionando a éste unas lesiones consistentes en contusión craneal por las que precisó una única asistencia médica sin actuaciones facultativas posteriores, tardando en curar tres días durante los cuales no estuvo impedido para sus ocupaciones, no quedándole secuelas". Hechos probados que como tales se aceptan.

TERCERO .- Contra la sentencia se interpuso recurso de apelación por la representación procesal del denunciado, expresando como motivos de recurso los que constan en su escrito y que luego se dirán y admitido en ambos efectos se dio traslado a las partes para alegaciones, tras lo cual se remitieron las actuaciones a esta Audiencia para la resolución del recurso.

Fundamentos

PRIMERO .- Alega la parte recurrente como único motivo de recurso infracción, por inaplicación de lo dispuesto en el artículo 20.2 del Código Penal y la jurisprudencia interpretativa del mismo.

Alega la parte apelante que según el contenido del atestado policial (folio 4), ratificado en el acto del juicio debe concluirse que el denunciado, Sr. Braulio , se encontraba bajo una intoxicación plena por consumo de bebidas alcohólicas, no siendo consciente de la situación. Expresa el recurrente que el testimonio del agente policial actuante serviría de base para aplicar la eximente completa de embriaguez y, en consecuencia, con estimación del recurso, declarar la absolución del denunciado.

SEGUNDO .- Si bien es cierto que al folio 4 del atestado, consta que los agentes actuantes expresan que el denunciado no dio ninguna explicación sobre la agresión, estaba muy alterado, decía frases absurdas e incoherentes, presentando síntomas muy llamativos de tener exceso de alcohol en su cuerpo, el agente de la policía nacional que depuso en el acto del juicio de faltas con sujeción a los principios de oralidad, concentración, contradicción e inmediación, expresó, que el denunciado parecía un poco alterado, pero que no sabía si había bebido o no, según consta en el soporte digital en video del juicio, obrante en las actuaciones.

Habiéndose aducido por la parte apelante la concurrencia de la eximente completa de encontrarse el denunciado al tiempo de cometer la infracción penal en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, hemos de indicar que es doctrina pacífica del Tribunal Supremo, en orden a la embriaguez que, cuando es plena y fortuita habrá de apreciarse la eximente completa (artículo 20 número 2 del Código Penal - intoxicación etílica plena); cuando es fortuita pero no plena, se puede llegar a la eximente incompleta si las facultades intelectivas y volitivas se encuentran seriamente disminuidas en el momento de ejecución de los hechos. No siendo habitual ni provocada con el propósito de delinquir podrá admitirse la atenuante del artículo 21.2 del Código Penal , incluso como muy cualificada, si sus efectos han sido especialmente intensos. Cuando la disminución de la voluntad y capacidad de entender es leve, cualesquiera que sean las circunstancias alcohólicas que las motivan, únicamente puede ser apreciada la atenuante analógica.

Para determinar tales secuelas de embriaguez con trascendencia jurídica penal hay que acudir, como siempre, al caso concreto y, como siempre también, ha de recordarse que las circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal han de estar probadas como el hecho mismo, debiendo acreditar la parte apelante que alega la concurrencia de la eximente que la embriaguez fue fortuita, así como que tuvo tal intensidad que anuló las facultades psíquicas del denunciado, hasta impedirle comprender la ilicitud de su actuación o actuar conforme a esa comprensión.

Del examen de la prueba practicada no ha quedado acreditado que el denunciado, aquí recurrente hubiese bebido y, por ende, que estuviese afectado por la ingesta previa de bebidas alcohólicas, menos aún que sus facultades estuviesen intensamente afectadas ni anuladas por una previa ingesta de alcohol, que reiteramos, no ha quedado acreditada.

En cualquier caso además, una intoxicación del grado (plena) que pretende la parte apelante sería incompatible con el acto de golpear al denunciante ni de imprimir la acción física lesiva que ha motivado su condena.

No consta que el testigo, agente policial, al deponer en juicio, presidido por el principio de concentración al tratarse de un juicio de faltas, expresase con claridad que el denunciado tenía síntomas claros y evidentes de haber ingerido alcohol, sino que se limitó a manifestar que parecía un poco alterado, pero que no sabía dicho testigo si había bebido o no.

Pero es que, aunque admitiésemos a efectos dialécticos que el denunciado y recurrente había bebido, podría aplicarse la atenuante analógica de embriaguez, con ningún efecto sobre la penalidad, que además ha sido impuesta por la Magistrada Juez "a quo" en el mínimo legalmente previsto, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 617.1 del Código Penal , en el artículo 638 del mismo Cuerpo Legal.

El motivo de recurso se desestima.

TERCERO. - Las costas de esta alzada se declaran de oficio.

Vistos los preceptos legales de pertinente y general aplicación.

Fallo

DESESTIMO el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Braulio , contra la sentencia nº 265 de 2011, dictada por la Ilma. Sra. Magistrado-Juez de Instrucción número Tres de Zaragoza, en el juicio de Faltas nº 87 de 2011, con fecha 3 de junio de 2011 , la cual CONFIRMO INTEGRAMENTE . Las costas de esta alzada se declaran de oficio.

Devuélvanse los autos con certificación de lo resuelto al Juzgado de procedencia para su notificación y ejecución.

Así por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el M. I. SR. Magistrado-Presidente que la dictó, estando celebrando audiencia pública está Audiencia en el mismo día de su fecha. Doy fe.

Embriaguez
Eximentes completas
Bebida alcohólica
Intoxicación plena por consumo de alcohol
Atestado policial
Intoxicación plena
Consumo de bebidas alcohólicas
Atestado
Atenuante analógica
Eximentes incompletas
Atenuante
Voluntad
Circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal
Práctica de la prueba