Sentencia Penal Nº 64, Audiencia Provincial de A Coruña, Rec 91 de 28 de Abril de 2000

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Penal
  • Fecha: 28 de Abril de 2000
  • Tribunal: AP - A Coruña
  • Ponente: Godoy Mendez, Jose Ramon
  • Núm. Sentencia: 64
  • Núm. Recurso: 91
Resumen:

Contra la sentencia dictada por la Sra. Juez de lo Penal por la que se condenaba al Sr. López F. por un delito contra la seguridad del tráfico se ha interpuesto por el acusado el correspondiente recurso en que interesa su absolución por el supuesto error judicial padecido al valorar las pruebas obrantes en autos, pues si bien el etilómetro de precisión muestra unos resultados de alcohol de 0'85 y 0'89 mg de alcohol por litro de aire espirado en las dos pruebas practicadas, ello no es más que, según dice, demostrativo de que existe una influencia del alcohol en la conducción, pero no puede considerarse que estuviese en un estado de incapacidad para conducir; que además falta el dato de la revisión de dicho aparato etilómetro y que alguno de los síntomas pueden responder a la previa ingesta de sustancias medicamentosas por su parte. No basta, pues, para que deba entenderse cometido el delito de conducción de vehículo de motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas del art. 379 del Código Penal, que el conductor del vehículo rebase las tasas establecidas (v art. 20.1 del Reglamento General de Circulación), sino que es preciso -como se desprende del tenor literal del precepto- que conduzca "bajo la influencia" del alcohol, o de las otras sustancias legalmente previstas, en su caso, de modo que lo haga con indudable alteración de sus facultades psíquicas y físicas, en relación con sus niveles de percepción y de reacción. Para que exista el delito de conducción de vehículo de motor bajo influencia de bebidas alcohólicas es menester que la conducta enjuiciada haya significado un indudable riesgo para los bienes jurídicos protegidos (la vida, la integridad de las personas, la seguridad del tráfico, etc .)".Por estas razones se viene considerando que aunque la impregnación alcohólica constituye el medio más idóneo para acreditar una determinada concentración de alcohol en sangre, ni es la única prueba que puede producirse ni es una prueba imprescindible, ya que pueden entrar en juego otro tipo de pruebas que revelen la afectación de facultades del conductor, como serían incluso la prueba de indicios o de presunciones a que se refieren los arts. En este caso hay que partir del dato objetivo que se obtiene del etilómetro, que revela un grado de impregnación alcohólica considerable, notoriamente superior al admitido reglamentariamente, para a continuación confrontarlo con los datos expuestos por los agentes de la Guardia Civil en la correspondiente diligencia, para comprobar una concreta correlación entre ambos datos. 

 

 


Bebida alcohólica
Delito contra la Seguridad Vial
Consumo de bebidas alcohólicas
Privación del derecho a conducir vehículos
Circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal
Error judicial
Antecedentes penales
Práctica de la prueba
Intoxicación plena por consumo de alcohol
Análisis de sangre
Embriaguez
Estupefacientes
Drogas tóxicas
Psicotrópicos
Consumo de drogas
Comisión del delito
Prueba de indicios
Presunción de inocencia
Agente de la autoridad
Medios de prueba
Tipo penal
Grave riesgo para el tráfico

Ver el documento " Sentencia Penal Nº 64, Audiencia Provincial de A Coruña, Rec 91 de 28 de Abril de 2000 "
¡Es gratis!

  • Accede a más de 4.000.000 documentos
  • Localiza la información que necesitas
No hay legislación relacionada...