Sentencia Penal Nº 69/2011, Audiencia Provincial de Valladolid, Sección 2, Rec 121/2011 de 14 de Marzo de 2011

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Las diferencias entre coautoría y participación y las clases de autoría

    Órden: Penal Fecha última revisión: 03/01/2013

    El Art. 28 ,Código Penal dispone que, el autor directo es aquel que realiza el hecho por sí solo. El autor directo o inmediato, según la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo, será quien realice la acción típica, es decir, quien rea...

  • Delito de realización arbitraria del propio derecho

    Órden: Penal Fecha última revisión: 19/12/2012

    El Capítulo IV "De la realización arbitraria del propio derecho", está compuesto por un único artículo, el Art. 455 ,CP, según el cual, el que, para realizar un derecho propio, actuando fuera de las vías legales, empleare violencia, intim...

  • El delito de agresiones sexuales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 03/01/2013

    Contenido en el Art. 178 ,CP, es un atentado genérico contra la libertad sexual. Las agresiones sexuales siempre han de cometerse con violencia, intimidación y sin consentimiento.   La violencia es entendida como la fuerza física dirigida al...

  • Delito de coacciones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    El delito de coacciones está contenido en el Capítulo III, Título VI "Delitos contra la libertad" del Libro II del Código Penal. Su tipo básico está recogido en el Art. 172 ,CP. NOVEDAD: La LeyOrgánica 1/2015, de 30 de marzo, que modif...

  • Los delitos relativos al ejercicio de derechos fundamentales

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    La tipificación de estos delitos se contempla en los artículos Art. 510 ,CP a Art. 521 ,CP, dentro del del Título XXI, en el Capítulo IV, "De los delitos relativos al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas" que se di...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 14 de Marzo de 2011
  • Tribunal: AP - Valladolid
  • Ponente: Pizarro Garcia, Fernando
  • Núm. Sentencia: 69/2011
  • Núm. Recurso: 121/2011
  • Núm. Cendoj: 47186370022011100057
Resumen:
ROBO CON VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN

Encabezamiento

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 2

VALLADOLID

SENTENCIA: 00069/2011

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 2 de VALLADOLID

-

Domicilio: C/ ANGUSTIAS S/N

Telf: 983 413475

Fax: 983 253828

Modelo: SE0200

N.I.G.: 47186 43 2 2010 0548165

ROLLO: APELACION PROCTO. ABREVIADO 0000121 /2011

Juzgado procedencia: JDO. DE LO PENAL N. 3 de VALLADOLID

Procedimiento de origen: PROCEDIMIENTO ABREVIADO 0000567 /2010

RECURRENTE: Bernabe , Eladio

Procurador/a: DAVID GONZALEZ FORJAS, MARIA SARA RODRIGUEZ VALBUENO

Letrado/a: JOSE MIGUEL TEJEDOR TEMPRANO, MARÍA-MERCEDES ROSON RUBIO

RECURRIDO/A: MINISTERIO FISCAL

Procurador/a:

Letrado/a:

Recurso de apelación: APELACION PROCTO. ABREVIADO 121/11

Procedimiento Abreviado: PROCEDIMIENTO ABREVIADO 567/10

Juzgado de origen: JDO. DE LO PENAL N. 3 de VALLADOLID

SENTENCIA Nº 69/11

ILMOS. SRES. MAGISTRADOS

D. FELICIANO TREBOLLE FERNÁNDEZ

D. FERNANDO PIZARRO GARCÍA

D. MIGUEL ÁNGEL DE LA TORRE APARICIO

En Valladolid, a catorce de marzo de dos mil once.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de esta capital ha visto en grado de apelación, sin celebración de vista pública, el presente procedimiento penal, dimanante del Juzgado de lo Penal núm. Tres de Valladolid, por delito de robo, seguido contra Bernabe y Eladio , respectivamente representados por los procuradores don David González Forjas y doña Sara Rodríguez Valbuena, y defendidos por los letrados don José María Tejedor Temprano y doña Mercedes Rosón Rubio, siendo partes, como apelantes, los referidos acusados, y, como apelado, el Ministerio Fiscal, habiendo sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. FERNANDO PIZARRO GARCÍA.

Antecedentes

Primero.- El Juez del Juzgado de lo Penal núm. Tres de Valladolid, con fecha 18 de enero de 2011 dictó sentencia en el procedimiento de que dimana este recurso declarando probados los siguientes hechos:

" ÚNICO.- Sobre las 11'30 horas del día 28 de agosto de 2010, los acusados, Bernabe y Eladio , mayores de edad, sin antecedentes penales el primero y de ignorados antecedentes el segundo, puestos de acuerdo en la finalidad de obtener un beneficio económico, abordaron en la calle Arca Real de Valladolid al menor Vidal y, mientras el segundo le sujetaba por los brazos, el primero le arrebató una cámara fotográfica y un teléfono móvil, valorado en 125 euros, que llevaba en la mano, tras lo cual le devolvieron la cámara fotográfica, quedándose con el teléfono."

Segundo.- La expresada sentencia en su parte dispositiva dice así:

"Que debo condenar y condeno a cada uno de los acusados, Bernabe y Eladio , como autores responsables de un delito de robo con violencia e intimidación, precedentemente definido, a la pena de un año de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial durante igual tiempo para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo, así como al pago de las costas procesales y a que, en concepto de responsabilidad civil, indemnicen, conjunta, solidariamente y por partes iguales, a Vidal en la cantidad de 125 euros, que devengará el interés legal, incrementado en dos puntos, desde la fecha de esta sentencia.

Para el cumplimiento de la pena principal y responsabilidad subsidiaria en su caso se declara de abono todo el tiempo de privación de libertad sufrido durante la tramitación de la causa."

Tercero.- Notificada mencionada sentencia, contra la misma se formalizó recurso de apelación por las representaciones procesales de Bernabe y Eladio , que fue admitido en ambos efectos, y, practicadas las diligencias oportunas, previo emplazamiento de las partes, fueron elevadas las actuaciones a este Tribunal, y no habiéndose propuesto diligencias probatorias, al estimar la Sala que no era necesaria la celebración de la vista para la correcta formación de una convicción fundada, quedaron los autos vistos para sentencia, previa deliberación.

Cuarto.- Como fundamentos de impugnación de la sentencia se alega error en la apreciación de las pruebas e infracción de precepto legal.

Hechos

Se admiten y esta Sala hace propios los hechos declarados probados por la sentencia de instancia.

Fundamentos

Primero.- Se sostiene, en síntesis, en los recursos (a) que los acusados no ejercieron sobre la víctima violencia ni intimación ni actuaron con ánimo de lucro, pudiendo considerarse los hechos como una "broma", y que, en todo caso, los hechos serían constitutivos de una falta de hurto, sosteniéndose, además, (b) en el interpuesto por la representación procesal de Bernabe , que la conducta de éste acusado no pude tener la misma consideración penal que la del otro.

(a) Para justificar la desestimación de las primeras alegaciones, la Sala no considera necesario recurrir a otros argumentos que el que proporcionan las manifestaciones del propio denunciante (folios 1, 55 y en el acto de la vista) puesto en que ellas se relata que, en contra de lo que se pretende en el recurso, uno de los acusados ejerció violencia sobre Vidal mientras el otro le cogía el teléfono móvil y la cámara de fotos, quedando así descrita una conducta merecedora de la consideración penal que se le atribuye en la sentencia apelada, sin que a ello sea obstáculo tanto el hecho de que el referido denunciante, tras serle arrebatados los indicados objetos, reaccionara de inmediato y lograra recuperar uno de dichos objetos, como la circunstancia de que aquel no formulara la denuncia hasta varios días después para dar tiempo a que los acusados le devolvieran el otro objeto sustraído.

(b) Antes de dar respuesta a la alegación anunciada bajo este epígrafe, resulta oportuno recordar algunas consideraciones jurisprudenciales que resultan de interés para la indicada respuesta.

En relación con la cuestión que ahora nos ocupa, el Tribunal Supremo ha reiterado que "la autoría material que describe el artículo 28 del Código Penal no significa, sin más, que deba identificarse con una participación comisiva ejecutiva, sino que puede tratarse también de una autoría por dirección y por disponibilidad potencial ejecutiva, que requiere el conocimiento expreso o por adhesión del pacto criminal, al que se suma en la consecución conjunta de la finalidad criminal, interviniendo activa y ejecutivamente, o solamente si el caso lo requiere, en función de las circunstancias concurrentes".

Dice también el referido Tribunal que, según dispone el Código Penal, "autor directo es quien realiza la acción típica, quien conjuga como sujeto el verbo nuclear de la acción", y que "característica principal del autor directo es tener el dominio del hecho porque dirige su acción hacia la realización del tipo penal", (...) "apareciendo la autoría cuando varias personas, de común acuerdo, toman parte en la ejecución de un hecho típico constitutivo de delito", añadiendo el repetido Tribunal que "la coautoría aparece caracterizada, desde el plano subjetivo, por una decisión conjunta de los autores que permite engarzar las respectivas actuaciones enmarcadas de una división de funciones acordadas, y, desde el plano objetivo, por la realización de las acciones de los coautores en la fase de ejecución del delito", pudiendo resumirse que existe coautoría cuando concurran a la ejecución más de una persona, en virtud de un concierto o unidad de voluntades, que les hace solidariamente responsables, y en el mismo grado, cualquiera que sea la parte que cada uno toma, ya que todos coadyuvan, de modo eficaz y directo a la persecución del fin propuesto, con independencia de los actos que individualmente realice cada uno de ellos, pudiendo dicho acuerdo ser previo o simultáneo, expreso o tácito, y cabe también que tenga lugar iniciada la ejecución, en los supuestos de coautoría sucesiva o adhesiva.

El indicado Tribunal ha precisado que lo que se ha denominado participación adhesiva o sucesiva, también coautoría aditiva, requiere la concurrencia de los siguientes elementos: 1º) Que alguien hubiera dado comienzo a la ejecución del delito; 2º) que posteriormente otro u otros ensamblen su actividad a la del primero para lograr la consumación del delito cuya ejecución había sido iniciada por aquel; 3º) que quienes intervengan con posterioridad ratifiquen lo ya realizado por quien comenzó la ejecución del delito aprovechándose de la situación previamente creada por él, no bastando el simple conocimiento, y, 4º) que cuando intervengan los que no hayan concurrido a los actos de iniciación no se hubiese producido la consumación, puesto que, quien, interviene después, no puede decirse que haya tomado parte en la ejecución del hecho.

Cabe recordar, por último, que el Tribunal Supremo ha reiterado que la "realización conjunta" que caracteriza la coautoría no supone que todos y cada uno de los elementos del tipo sean ejecutados por los coautores, sino que lo que es necesario para que se hable de realización conjunta de un hecho y para que el mismo sea atribuido, como coautores, a quienes intervienen en él, es que todos aporten durante la fase de ejecución un elemento esencial para la realización del propósito común, llegándose a la misma consecuencia práctica mediante la utilización del instrumento teórico del dominio del hecho puesto que, según esta teoría, son coautores los que realizan una parte necesaria en la ejecución del plan global aunque sus respectivas contribuciones no reproduzcan el acto estrictamente típico, siempre que, aún no reproduciéndolo, tengan el dominio funcional del hecho, de suerte que sea este, en un sentido muy preciso y literal, un hecho de todos que a todos pertenezca.

Partiendo de las consideraciones jurisprudenciales que anteceden, la alegación ahora analizada no ha de ser acogida por cuanto, a los efectos que ahora interesan, resulta irrelevante que la víctima lograra recuperar, de manos de uno de los acusados ( Bernabe ), uno de los objetos sustraidos o que dicho acusado se ofreciera, días después, a abonar el importe del otro objeto robado.

Segundo.- Procede imponer a los apelantes las costas de esta instancia.

Vistos los artículos de pertinente y general aplicación,

Fallo

Que, desestimando los recursos interpuestos por las representaciones procesales de Bernabe y Eladio contra la sentencia dictada en el Procedimiento Abreviado seguido ante el juzgado Penal núm. Tres de Valladolid bajo el núm. 567/10, debemos confirmar y confirmamos dicha resolución, imponiendo al expresado apelante las costas de esta instancia.

Notifíquese la presente Sentencia a las partes, haciéndoles saber que contra la misma no cabe interponer recurso ordinario alguno.

Expídase testimonio de la presente resolución que, con los autos originales, se remitirá al Juzgado de procedencia, quien deberá acusar recibo de los autos y de la certificación, y reportado que sea, archívese este rollo, previa nota.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- La anterior sentencia ha sido leída y publicada por el Ilmo. Sr. Magistrado que en ella se expresa, estando esta Audiencia Provincial de Valladolid, celebrando audiencia pública el día 16 de marzo de dos mil once, de lo que yo como Secretario, doy fé.

Coautoría
Violencia
Autor directo
Ánimo de lucro
Representación procesal
Falta de hurto
Ejecución del delito
Autor material
Tipo penal
Responsabilidad
Voluntad
Consumación del delito
Intimidación
Robo con violencia o intimidación