Sentencia Penal Nº 75/2012, Audiencia Provincial de Madrid, Sección 17, Rec 343/2011 de 17 de Enero de 2012

Documentos relacionados
  • Sentencia Penal Nº 143/2012, AP - Jaen, Sec. 1, Rec 57/2012, 14-06-2012

    Órden: Penal Fecha: 14/06/2012 Tribunal: Ap - Jaen Num. Sentencia: 143/2012 Num. Recurso: 57/2012

    Primero.- Dictada sentencia en la instancia por la cual se condena al acusado Aureliano , como autor criminalmente responsable de un delito de Homicidio Imprudente del artículo 142.1 y 2 del Código Penal en concurso ideal con un delito contra la seguridad vial del artículo 379.2 y un delito de lesiones por imprudencia grave del artículo 152.1.1 y 2, del mismo Código , a las penas antes referidas, se interpone por la representación procesal del mismo el presente recurso de apelación, aleg...

  • Sentencia Penal Nº 250/2013, AP - Castellon, Sec. 1, Rec 441/2013, 17-07-2013

    Órden: Penal Fecha: 17/07/2013 Tribunal: Ap - Castellon Num. Sentencia: 250/2013 Num. Recurso: 441/2013

    PRIMERO.- La sentencia de primer grado condenó a Justino por considerarlo autor de un delito contra la seguridad del tráfico del art. 379 CP , en concurso del art. 382 CP con dos delitos de lesiones por imprudencia del art. 152.1.1º CP en relación con el art. 147.1 CP , en los términos que se expresan en dicha resolución, y por no estar conforme con dicho pronunciamiento interpone recurso de apelación el acusado solicitando de esta Sala su revocación y el dictado de otra nueva sent...

  • Sentencia Constitucional Nº 262/2006, TC, Sala Primera, Rec Recurso de amparo 7008-2003, 11-09-2006

    Órden: Constitucional Fecha: 11/09/2006 Tribunal: Tribunal Constitucional Num. Sentencia: 262/2006 Num. Recurso: Recurso de amparo 7008-2003

    La Sala Primera del Tribunal Constitucional, compuesta por doña María Emilia Casas Baamonde, Presidenta, don Javier Delgado Barrio, don Jorge Rodríguez-Zapata Pérez, don Roberto García-Calvo y Montiel, don Manuel Aragón Reyes y don Pablo Pérez Tremps, Magistrados, ha pronunciadoEN NOMBRE DEL REYla siguienteSENTENCIAEn el recurso de amparo núm. 7008-2003, promovido por don José María Jodar Castellano, representado por la Procuradora de los Tribunales doña Araceli de la Torre Jusdado y ...

  • Sentencia Penal Nº 78/2005, AP - Alava, Sec. 2, Rec 22/2005, 11-05-2005

    Órden: Penal Fecha: 11/05/2005 Tribunal: Ap - Alava Ponente: Medrano Duran, Jesus Maria Num. Sentencia: 78/2005 Num. Recurso: 22/2005

    PRIMERO.- La sentencia de instancia, tras analizar las distintas pruebas vertidas en las actuaciones, viene en condenar al acusado y recurrente, D. Leonardo como autor responsable de un delito contra la seguridad del tráfico (artículo 379 C.P.), de un delito de homicidio imprudente (artículo 142 C.P.) y un delito de lesiones graves imprudentes (artículo 152.1 C.P.) en concurso ideal medial, que de conformidad con el artículo 383 del referido texto legal y aplicando la penalidad más grave ...

  • Sentencia Penal Nº 63/2003, AP - A Coruña, Rec 80/2003, 25-06-2003

    Órden: Penal Fecha: 25/06/2003 Tribunal: Ap - A Coruña Ponente: Fernandez Montells Y Fernandez, Antonio Num. Sentencia: 63/2003 Num. Recurso: 80/2003

    AUDIENCIA PROVINCIAL DE A CORUÑA Sección 4ª Rollo: 80/03 Reparto: 446/03 Órgano Procedencia: JDO. DE LO PENAL N. 1 de FERROL Proc. Origen: PROCEDIMIENTO ABREVIADO n° 29/2002 Núm. 63/03 LA SECCIÓN CUARTA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE LA CORUÑA constituida por los Ilustrísimos señores DON JOSE LUIS SEOANE SPIEGELBERG, DON CARLOS FUENTES CANDELAS, DON ANTONIO MIGUEL FERNÁNDEZ MONTELLS Y FERNÁNDEZ Magistrados, ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente, =SENTENCIA= En el recurso ...

Ver más documentos relacionados
  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a las pruebas de alcohol y drogas Privación derecho conducir de 1 año hasta 4 años + Prisión de 6 meses a 1 año   El Juez o Tribunal, razonándolo en sentencia, podrá rebajar en un grado la pena de prisión en atención a la menor entid...

  • Delitos contra la Seguridad Vial

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesiones o del que resulten lesiones por delitos leves por imprudencia. En los delitos leves por imprudencia, se exige que la imprudencia sea de gravedad, más allá de un mero despiste en la conducción, en los que se seguirán tramitando por la vía p...

  • Delito de conducción bajo los efectos del alcohol

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesiones o del que resulten lesiones por delitos leves por imprudencia. En los delitos leves por imprudencia, se exige que la imprudencia sea de gravedad, más allá de un mero despiste en la conducción, en los que se seguirán tramitando por la vía...

  • Tipos de sanciones en materia de tráfico

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial Las infracciones son todas aquellas conductas que contravienen una norma legal, y por consiguiente, tienen una consecuencia punitiva que no es otra que la sanción que debe imponerse por tal comportamiento ilícito. Toda infracción debe estar tipificada como tal en la legislació...

  • Regulación del delito de lesiones

    Órden: Penal Fecha última revisión: 30/01/2014

    Con el castigo de los delitos de lesiones se busca proteger la salud de las personas, tanto desde un punto de vista físico como psíquico. Es necesario un efectivo menoscabo de la salud, nos encontramos ante delitos de resultado material. Para algunos autores las lesiones eran sinónimo de acciones violentas en las personas, sin que se requiera resultado material alguno. Existen supuestos en los que se afecta a la integridad corporal de la persona, pero sin perjudicar la salud como es el cas...

Ver más documentos relacionados
  • Denuncia de lesiones producidas por atropello y delito de omisión de socorro

    Fecha última revisión: 08/03/2016

      NOTA: El delito de omisión de socorro del art. 195 CP, se consuma desde el momento en que se marcha del lugar el causante del accidente, cuando nadie estaba prestando ningún auxilio a la víctima. El que tal auxilio pudiera producirse después no incide en la realidad de un delito que ya antes había quedado perfeccionado. El enjuiciamiento de este delito es competencia del Tribunal del Jurado, en virtud del art. 24 LOTJ.       AL JUZGADO DE [LOCALIDAD]    D./Dña.[NOMBRE_CLIENTE]...

  • Solicitud de suspensión de prisión por causa de toxicomanía

    Fecha última revisión: 14/03/2016

    NOTA: Según el art. 80 del Código Penal, para acordar la suspensión de la pena de prisión, es necesario que concurran los requisitos previstos en el apartado 2. Como excepción a esta regla general, se puede suspender la ejecución de la pena de prisión- cuando esta no sea superior a cinco años- del penado que hubiese cometido el hecho delictivo a causa de su dependencia de alguna de las sustancias señaladas en el numeral 2.º del artículo 20 del Código Penal, siempre que se certifi...

  • Carta de sanción leve al trabajador por embriaguez no habitual en el trabajo.

    Fecha última revisión: 06/05/2016

    NOTA: La falta leve o amonestación es la sanción disciplinaria de menor gravedad que se puede imponer a un trabajador. Debe contener de forma clara y puntual la falta que se le imputa al trabajador. El presente formulario permite la comunicación al trabajador de una sanción leve por embriaguez no habitual en el trabajo. En [LOCALIDAD], a [DIA] de [MES] de [ANIO]. Sr./Sra.D./Dña. [NOMBRE]. Muy Señor/a nuestro/a: La dirección de esta entidad ha decidido imponerle una falta leve ante el suce...

  • Denucia por omisión del deber de socorro

    Fecha última revisión: 28/03/2016

    NOTA: El delito de omisión de socorro del art. 195 CP, se consuma desde el momento en que se marcha del lugar el causante del accidente, cuando nadie estaba prestando ningún auxilio a la víctima. El que tal auxilio pudiera producirse después no incide en la realidad de un delito que ya antes había quedado perfeccionado.  El enjuiciamiento de este delito es competencia del Tribunal del Jurado, en virtud del art. 1 LOTJ.    AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN [CIUDAD]     D./Dña.[NOMBRE_CLIE...

  • Carta de despido disciplinario (embriaguez habitual/toxicomanía).

    Fecha última revisión: 08/04/2016

    NOTA: El contrato de trabajo podrá extinguirse por despido disciplinario ante la embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo (arts. 54-55, ET). Para que la embriaguez o toxicomanía se consideren causa de despido han de ser reiteradas o habituales y repercutir negativamente en el trabajo realizado.   En [LUGAR], a [DIA] de [MES] de [ANIO]     Sr./Sra. D./Dña. [NOMBRE_TRABAJADOR]   Muy Sr./Sra. mío/a: Por la presente, la dirección de la empresa le comunic...

Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: Responsabilidad empresarial por falta de cobertura de la póliza de seguro establecida en convenio.

    Fecha última revisión: 18/04/2016

  • PLANTEAMIENTOResponsabilidad empresarial por falta de cobertura de la póliza de seguro establecida en convenio. Tomando como ejemplo el Convenio Colectivo del Comercio de Alimentación para la provincia de León se estudia el siguiente supuesto:Un trabajador fallece en un accidente de circulación cuando conducía un vehículo con una tasa de alcohol etílico de 1,66 g/L. Sus padres reclaman la indemnización prevista en el artículo 7 del Convenio Colectivo de Trabajo, ámbito provincial, del...

  • Caso práctico: Tipo de IVA aplicable a las entregas de mosto concentrado utilizado en la elaboración de vino

    Fecha última revisión: 05/01/2017

  • PLANTEAMIENTO¿Cuál es el tipo de IVA que ha de aplicarse a las entregas de mosto concentrado utilizado en la elaboración de vino?RESPUESTAEn el supuesto de que el mosto y/o zumos de uva contuvieran alcohol etílico, independientemente de su proporción, las entregas, adquisiciones intracomunitarias o importaciones de dichos productos tributarían por el IVA al tipo del 21%.En el supuesto de que los mostos y/o zumos de uva no contuvieran en ninguna medida alcohol etílico caben dos posibilidad...

  • Caso práctico: La alcoholemia: ¿delito penal o infracción administrativa?

    Fecha última revisión: 17/11/2014

  • La alcoholemia: ¿delito penal o infracción administrativa?Los criterios para diferenciar la conducción bajo los efectos del alcohol, como una infracción administrativa o como un delito, se encuentran en Art. 14 ,Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y en el Art. 379 ,Código Penal.Nos encontraremos ante una infracción administrativa cuando un conductor haya ing...

  • Análisis de la legitimación de la empresa para intervenir en el procedimiento de declaración de incapacidad permanente

    Fecha última revisión: 19/04/2016

  • PLANTEAMIENTOEl empresario estará activamente legitimado en los procesos sobre prestaciones de invalidez permanente cuando pretenda la revisión hacia un grado inferior de la invalidez de la que ha sido previamente declarado responsable o cuando impugne la resolución administrativa que le haya declarado responsable de las prestaciones. Pero carece de legitimación activa para pretender el reconocimiento a favor del trabajador de una pensión de incapacidad permanente absoluta, porque lo que en...

  • Caso práctico: Viajeros procedentes de Andorra: Franquicia de los derechos de importación, IVA e Impuestos Especiales

    Fecha última revisión: 17/01/2017

  • PLANTEAMIENTOSe pregunta acerca de la franquicia de los derechos de importación, IVA e Impuestos Especiales aplicables a los viajeros procedentes de Andorra.RESPUESTAMedios de pagoSalida o entrada en territorio nacional de moneda metálica, billetes de banco y cheques bancarios al portador:Importe igual o superior a 10.000 euros por persona y viaje, que declararán mediante declaración S-1, conforme al modelo establecido al efecto por Orden EHA/1439/2006.Equipajes:Estarán exentas las mercanc...

Ver más documentos relacionados
  • Resolución de TEAC, 00/6397/2001, 23-04-2003

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 23/04/2003

  • Núm. Resolución: 00/6397/2001
  • ResumenLa falta de notificación a la Intervención del Impuesto de la existencia de pérdidas de alcohol superiores a los porcentajes reglamentariamente admisibles para ser consideradas un supuesto de no sujeción, en el recuento de existencias de productos en proceso de elaboración, deviene en la consideración de no producción. Procede la sanción del 100% de la cuota que correspondería a la diferencia expresada en hectolitros de alcohol puro, aplicando el tipo impositivo establecido para ...

  • Resolución de TEAC, 00/4349/2009, 08-03-2011

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 08/03/2011

  • Núm. Resolución: 00/4349/2009
  • ResumenImpuesto Especial sobre el Alcohol. No procede exención en las adquisiciones de alcohol, en cuantía superior a las autorizadas por la Oficina Gestora. Procede la liquidación del impuesto al receptor del producto a través de varios proveedores. La empresa interesada ha recibido alcohol con exención del Impuesto Especial, pero las cantidades recibidas como destinatario facultado, superaron las cantidades autorizadas en la tarjeta de suministro de alcohol expedida por la Oficina G...

  • Resolución de TEAC, 00/4963/2009, 22-03-2011

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 22/03/2011

  • Núm. Resolución: 00/4963/2009
  • ResumenImpuestos Especiales sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas. Liquidación anual y no trimestral o mensual: calificación como defecto material que no impide la práctica de nuevas liquidaciones. De acuerdo con el criterio establecido en la unificación de Doctrina por la Sala Especial para la Unificación de Doctrina en su reunión de 24 de noviembre de 2010 en el expediente 1/2010, el defecto consistente en liquidar los Impuestos Especiales sobre el alcohol y bebidas alcohóli...

  • Resolución de TEAC, 00/10484/1996, 17-11-1999

    Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central Fecha: 17/11/1999

  • Núm. Resolución: 00/10484/1996
  • ResumenIMPUESTOS ESPECIALES Actuación inspectora que comprueba diferencias sin justificar en los asientos de cargo y data de los libros de cuenta corriente de materias primas y productos terminados a los efectos del Régimen de Perfeccionamiento Activo (aguardiente a envejecer). Liquidación del Impuesto Especial procedente.Descripción FUNDAMENTOS DE DERECHOPRIMERO.-  Consistiendo la cuestión planteada en determinar la transcendencia tributariade la omisión en el ¿argo del libr...

  • Resolución No Vinculante de DGT, 0727-02, 16-05-2002

    Órgano: Sg De Impuestos Especiales Y De Tributos Sobre El Comercio Exterior Fecha: 16/05/2002

  • Núm. Resolución: 0727-02
  • NormativaLey 38/1992 art. 8-6; RD 1165/1995 art. 42-1CuestiónAlcance de la responsabilidad del titular del depósito fiscal desde el que se efectúan los suministros.DescripciónSe produce un cambio en la titularidad de un establecimiento autorizado para recibir alcohol desnaturalizado. Mientras el nuevo titular formaliza su inscripción en el registro territorial y obtiene su propio código de actividad y establecimiento (CAE), el proveedor (titular de un depósito fiscal desde el que se efect...

Ver más documentos relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 17 de Enero de 2012
  • Tribunal: AP - Madrid
  • Ponente: Lamela Diaz, Carmen
  • Núm. Sentencia: 75/2012
  • Núm. Recurso: 343/2011
  • Núm. Cendoj: 28079370172012100049

Encabezamiento

ROLLO DE APELACION Nº 343/11 RP

JUICIO ORAL Nº 15/11

JUZGADO DE LO PENAL Nº 29 de Madrid

SENTENCIA Nº 75/12

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

SECCION DECIMOSÉPTIMA

ILMOS. SRAS.:

Dª CARMEN LAMELA DIAZ

Dª Mª JESÚS CORONADO BUITRAGO

Dª ROSA BROBIA VARONA

En Madrid a diecisiete de enero de dos mil doce.

VISTAS, en segunda instancia, ante la Sección Decimoséptima de esta Audiencia Provincial de Madrid, las presentes diligencias seguidas por el trámite de procedimiento abreviado nº 15/11 , en virtud de recurso de apelación interpuesto por D. Juan Luis , contra la sentencia dictada por la Ilma. Sra. Magistrado-Juez del Juzgado de lo Penal nº 29 de Madrid, de fecha veintisiete de mayo de dos mil once , en la causa citada al margen.

VISTO, siendo Ponente la Magistrada de la Sección, Ilma. Sra. Dª CARMEN LAMELA DIAZ, quien expresa el parecer de la Sala.

Antecedentes

PRIMERO.- Por la Ilma. Sra. Magistrado-Juez del Juzgado de lo Penal nº 29 de Madrid, en el procedimiento que, más arriba se indica, se dictó sentencia, de fecha veintisiete de mayo de dos mil once , cuyo relato fáctico es el siguiente: " Se considera probado y así se declara que el acusado Juan Luis , de 45 años de edad, el día 31 de julio del 2009, sobre las 9:30 horas de la noche circulaba con el vehículo Fiat Seicento matrícula 6866 BLY, propiedad de internacional Comercio e Industria SA, por la Avenida de Buenos Aires de Madrid, saltándose el paso de cebra que le obligaba a para el turismo, lo que provocó que atropellase en dicho paso a la menor Yolanda , de 14 años de edad en el momento del accidente, la cual había iniciado su marcha a pie por el paso de peatones correctamente, consiguiendo tirarla al suelo como consecuencia del impacto.

Realizada la prueba de alcoholemia al acusado arrojó un resultado de 0,49 mg/litro la primera prueba y 0,52 mg/litro por aire espirado la segunda prueba. El acusado presentaba además síntomas de haber ingerido alcohol, ojos vidriosos, y habla repetitiva, como describieron los agentes de la policía municipal que acudieron al lugar del siniestro y levantaron el oportuno croquis del accidente.

Como fruto del impacto, Yolanda sufrió : "traumatismo en pierna izquierda" y "erosiones en pie derecho", requiriendo tratamiento médico: inmovilización, analgésicos y antiinflamatorios, precisando para su curación 15 días, todos impeditivos, como determinó el médico forense.

El vehículo conducido por el acusado está asegurado en la Mutua Madrileña Automovilista".

Y cuyo fallo es del tenor literal siguiente: "Que debo condenar y condeno a Juan Luis como autor criminalmente responsable de un delito contra la seguridad vial con resultado de lesiones producidas por imprudencia grave, sin que concurra en el mismo ninguna circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, imponiéndole la pena de 6 MESES DE PRISIÓN, inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y PRIVACIÓN DEL DERECHO A CONDUCIR VEHÍCULOS A MOTOR Y CICLOMOTORES POR 2 AÑOS Y 6 MESES, lo que entraña la pérdida de vigencia del permiso de conducir.

En concepto de responsabilidad civil el acusado deberá indemnizar ex delito a la perjudicada Yolanda , que al ser menor, está representada por su madre, en la cantidad e 877 euros, más los intereses legales correspondientes.

Es responsable civil directo la Compañía Mutua Madrileña Automovilista, a quien se le imponen los intereses previstos en el art. 20 LCS desde la fecha del siniestro (31 de julio del 2009).

Las costas procesales se imponen al acusado".

SEGUNDO.- Contra dicha sentencia se interpuso en tiempo y forma, por el Procurador D. Javier Cereceda Fernández-Orduña en representación de D. Juan Luis , recurso de apelación que basó en los motivos que se recogen en esta resolución. Admitido el recurso, se dio traslado del mismo a las demás partes personadas, remitiéndose las actuaciones ante esta Audiencia Provincial.

TERCERO.- En fecha cinco de octubre de dos mil once, tuvo entrada en esta Sección Decimoséptima el precedente recurso, formándose el correspondiente rollo de apelación, y se señaló día para la deliberación y resolución del recurso, acto que tuvo lugar el día señalado.

CUARTO.- SE ACEPTAN los antecedentes de hecho de la sentencia recurrida, en cuanto no se opongan a los presentes.

Hechos

SE ACEPTA el apartado de hechos probados de la sentencia recurrida.

Fundamentos

PRIMERO.- SE ACEPTAN los razonamientos jurídicos de la sentencia apelada, en cuanto no se opongan a lo que a continuación se expresa.

SEGUNDO.- Se denuncia en primer lugar por el recurrente infracción del art. 142 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en cuanto a la formación de la sentencia al no reflejarse en el apartado de hechos probados de la misma que la ingesta de bebidas alcohólicas efectuada por el acusado influyera en su conducción.

Es cierto que el apartado de hechos probados no recoge la influencia que la ingesta de alcohol tuvo en la conducción del acusado. Ello no obstante en el Fundamento de Derecho primero apartado 4º de la sentencia se consigna expresamente que "...el acusado ingirió alcohol antes de conducir y que este influyó en la conducción..." lo que permite conocer que tal influencia ha sido considerada probada por la juzgadora de instancia, de manera que el factum queda integrado con los datos incluidos en los fundamentos de derecho, integración que ha sido admitida por el Tribunal Supremo en sentencias de 18/7/2007 y 16/7/1998 (implícitamente). En todo caso, la apreciación de este motivo de recurso llevaría a declarar la nulidad de la sentencia, conforme a lo dispuesto 792.2 en relación con el art. 790.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , y no la absolución del acusado, como se pretende por el recurrente.

TERCERO.- Examinando en segundo lugar la denuncia que efectúa el recurrente, falta de motivación de que adolece la resolución recurrida, es cierto que tal omisión, de haberse producido, podría impedir conocer el razonamiento lógico que ha llevado al juzgador a adoptar la decisión contenida en la misma, pudiendo contravenir con ello el Derecho a la tutela judicial amparado constitucionalmente, debiendo recordar en este punto la doctrina del Tribunal Constitucional ( S.T.C. 18-12-1995 ) que recuerda la doctrina reiterada de dicho Tribunal en el sentido de que el derecho a la tutela judicial, protegido por el artículo 24. 1 CE , entendido como derecho a una resolución jurídicamente fundada, implica integrar en el contenido de esa garantía constitucional el derecho del justiciable a conocer las razones de las decisiones judiciales; de tal manera que la motivación de las resoluciones es una consecuencia necesaria de la propia función judicial y de su vinculación a la Ley, existiendo un derecho del justiciable a exigirla, al objeto de poder contrastar su razonabilidad para ejercitar, en su caso, los recursos judiciales, y, en último término, para oponerse a las decisiones arbitrarias que resulten lesivas del derecho a la tutela judicial efectiva. Sentado lo anterior, no parece sin embargo que el recurrente ignore el motivo que ha llevado al juzgador de instancia a adoptar la resolución recurrida, pues los razonamientos que sirven de base a la resolución impugnada aparecen convenientemente expresados en los fundamentos de derecho de la citada resolución, y, en concreto, en el fundamento primero se expone, no solo los síntomas que presentaba el acusado y los hechos de carácter objetivo que evidencian, a juicio del juzgador, el estado de embriaguez bajo el que se encontraba, sino también qué actos de los realizados por el mismo desencadenaron o fueron la causa eficiente del atropello de la menor, así como qué pruebas de las realizadas a su presencia le llevan a establecer tales conclusiones. No es solo el atropello de la menor, como ahora se verá, lo que llevó a determinar que el acusado conducía bajo los efectos del alcohol, sino que la juzgadora de instancia valoró las declaraciones de los testigos en el acto del juicio oral en donde expresaron los síntomas apreciados en el acusado, y las circunstancias objetivas de la vía explicando porqué el acusado sí tenía la visibilidad suficiente para percatarse de la presencia de la menor en la calzada cruzando por el paso de cebra. El que el recurrente no esté conforme con los hechos que se declaran probados y con la fundamentación jurídica de la sentencia impugnada no significa que ésta esté falta de motivación.

CUARTO.- Se denuncia como tercer motivo de recurso error en la apreciación de la prueba, al no influir la ingesta de bebidas alcohólicas por parte del acusado en su conducción y no ser responsable del resultado del accidente, al entender que la única prueba valorada en la sentencia de instancia son las declaraciones de los agentes que se limitaron a ratificar el atestado exponiéndose por los mismos la apreciación de unos síntomas en el acusado que, además de ser subjetivos, pueden ser consecuencia de otras circunstancias ajenas a la ingesta de alcohol, no siendo necesariamente el accidente consecuencia de la afección de las capacidades del acusado como consecuencia de la ingesta de alcohol.

Frente a los razonamientos expuestos por el recurrente y tras un examen detenido de las actuaciones, puede concluirse junto al juez de instancia que aquel conducía después de haber consumido bebidas alcohólicas, que aquellas influían de forma clara en su conducción y que el estado de embriaguez en que se encontraba el recurrente fue decisivo en la causación del accidente. Así, en primer lugar la regularidad de la prueba de alcoholemia ha sido incuestionable por cuanto ha sido realizada mediante un aparato de detección alcohólica autorizado (etilómetro autorizado Dräger 7110, debidamente verificado, el acusado se sometió voluntariamente a ella siendo informado convenientemente de sus derechos conforme se desprende del acta levantada al efecto (f. 25 y 26), fue requerido a una segunda prueba, dando como resultado, respectivamente 0'49 y 0'52 miligramos de alcohol por litro de aire, y se le ofreció la posibilidad de efectuar una extracción sanguínea, que fue rechazada por aquél. Es cierto que tal resultado no integra el tipo penal contenido en el art. 379.2 in fine del Código Penal , pero, si puede ser valorado, junto con otros datos de carácter objetivo, para valorar si la conducta del acusado puede ser incardinada en el inciso primero del citado art. 379.2. Pero es que, además, el Juez de instancia ha contado con otras pruebas para formar la convicción que expresa en la sentencia recurrida; así, comparecieron en el acto del juicio oral los agentes de la policía municipal que acudieron al lugar de los hechos tras producirse el accidente, los cuales no se limitaron a ratificar el atestado, sino que manifestaron los síntomas que apreciaron en el acusado, coincidiendo básicamente en señalar que éste presentaba fuerte olor a alcohol en el aliento, ojos enrojecidos, conversación repetitiva y rostro sudoroso, llegando a expresar el agente nº NUM000 que tenía un aspecto que no supo definir pero indicaba como si fuera desaliñado. Y el agente nº NUM001 señaló que solicitaron el equipo de atestados como consecuencia de haber implicada una menor y por los síntomas que presentaba el acusado. También explicaron que la zona estaba iluminada y había visibilidad y que existía un seto en la mediana, concretando el agente nº NUM001 que se trataba de arbustos que no dificultan la visibilidad, circunstancia que, conforme se señala en la sentencia, puede comprobarse con el examen de la fotografía obrante al folio 23 de las actuaciones. A estos testimonios se suman las declaraciones de la menor atropellada, Yolanda y de sus amigas, también menores, Esperanza y Paloma , quienes señalaron que el accidente se produjo en el segundo carril de circulación, cuando Yolanda ya había rebasado el primer carril donde se habían detenido los vehículos que por él circulaban, lo que pone de manifiesto que el seto permitía ver a las menores, (las vieron los conductores del primer carril más próximo al mismo y por tanto a los que más podría haber sorprendido su presencia), que iba a mayor velocidad de lo que aconsejaban las circunstancias de la circulación, y que no respetó el paso de cebra, ya que siguió circulando pese a la existencia del mismo y la presencia de las menores en la calzada, cuando Yolanda procedía a atravesar el segundo carril, y sus amigas, a las que tampoco vio, se encontraban en el primero. También pusieron de manifiesto la actitud del acusado tras el accidente, en concreto, que no paró inmediatamente lo que incluso les llevó a pensar que iba abandonar el lugar sin detenerse, (circunstancia que también se objetiva en el atestado en el que se indica el punto de detención del vehículo alejado del paso de cebra (f.22)), que se bajó del vehículo nervioso, como yendo para todos lados, según explicó Paloma , como riendo y sin aparentar la más mínima preocupación por lo que acababa de suceder, llegando a señalar Paloma , a preguntas del letrado de la defensa, que el acusado iba un poco bebido y que se bajó del coche y solo se reía, lo cual solo es explicable desde la desinhibición que la ingesta de alcohol podía producir en aquel.

Y es evidente que el accidente se produjo al no ir el acusado atento a las circunstancias del tráfico debido a esa ingesta de bebidas alcohólicas, pues de otra manera, necesariamente tendría que haberse apercibido de la presencia de las tres menores en la calzada y de la detención en el paso de cebra de los vehículos que circulaban por el primer carril, hecho este que ya por si solo implica la presencia de personas en la calzada. Y, consecuentemente con ello, debería haber detenido su vehículo a tiempo o desplazarlo de tal manera que no colisionara a la menor, lo que podía haber hecho (si como explica la velocidad a la que circulaba no era excesiva) si se hubiera encontrado en pleno uso de sus facultades.

No debemos olvidar en este punto que nos encontramos ante un tramo recto de doble sentido, que el acusado circulaba por el segundo carril de circulación, y que el seto en la mediana, como ya se ha razonado, no le impedía la visibilidad, encontrándose la vía suficientemente iluminada. En las mismas circunstancias los demás vehículos vieron a las menores y detuvieron su marcha ante su presencia en el paso de cebra.

Por todo ello es obvio que la juzgadora de instancia ha dispuesto de pruebas más que suficientes para afirmar que la conducción estuvo influenciada por el alcohol, realizando así la apreciación racional y en conciencia que le compete por el art. 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal .

Procede por lo expuesto la desestimación, también en este punto, del recurso formulado.

QUINTO.- Se interesa con carácter subsidiario por el recurrente que se le absuelva del delito de lesiones por imprudencia grave por el que ha sido condenado y se le condene como autor responsable de un falta de lesiones por imprudencia, tipificada en el art. 621 del Código Penal , a la pena de multa de un mes, a razón de cinco euros diarios.

Tal pretensión no puede ser estimada por cuanto que, conforme a los razonamientos expuestos en el apartado anterior, los hechos declarados probados son constitutivos de un delito contra la seguridad vial previsto y penado en el art. 379.2 inciso primero del Código Penal , si bien el acusado ha sido condenado como autor de un delito de lesiones causado por imprudencia grave del art. 152.1.1º y 147.1 del Código Penal por aplicación de lo dispuesto en el art. 382 del mismo texto legal .

Ahora bien, el art. 382 del Código Penal exige para su aplicación que se haya producido un resultado lesivo constitutivo de delito, esto es, conforme señala el art. 147 del mismo texto legal , que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. Expresado en otros términos, los hechos enjuiciados solo serán constitutivos de delito de lesiones causados por imprudencia si las lesiones padecidas por la menor Yolanda precisaron para su curación tratamiento médico, ya que de otra manera no se podría aplicar el art. 152.1,1º del Código Penal al no concurrir los elementos del tipo penal descrito en el art. 147.1 del Código Penal .

Tal concepto debe ser examinado en términos legales y no estrictamente médicos. Pues bien, si entendemos por tratamiento médico el resto de los actos terapéuticos subsiguientes a la primera asistencia y considerados necesarios para la curación de las lesiones del sujeto y una vez perfilado el diagnóstico que corresponde al concepto de "primera asistencia", a la vista de los informes médicos obrantes en las actuaciones, la menor Yolanda no precisó para su curación tratamiento médico,

Según consta en las actuaciones, la menor fue asistida en el lugar de los hechos por facultativos del SAMUR (f. 28) que apreciaron "herida inciso en pie derecho y contusión en pie izquierdo" haciendo constar que la misma accedió a la unidad por sus medios, siendo trasladada no obstante a un centro hospitalario para la valoración de sus lesiones, en concreto, al Hospital Gregorio Marañón (f.29) presentando contusión en pierna izquierda y erosión en pie derecho que precisó reposo relativo, pierna en alto, hielo local e Ibuprofeno aconsejando cita con su médico a los 2 ó 3 días. Por su parte, el Médico Forense (f.64) señala que precisó tratamiento médico consistente en inmovilización, analgésicos y antinflamatorios, tardando en curar quince días, durante los cuales estuvo impedida para sus ocupaciones habituales, curando sin secuelas.

Ahora bien, viene señalando el Tribunal Supremo ( S.T.S. 18.02.00 ) que el concepto de tratamiento médico "es un concepto normativo que, en ausencia de una definición legal, debe ser alcanzado mediante las aportaciones doctrinales y jurisprudenciales que otorgan al mismo la necesaria seguridad jurídica que la interpretación del tipo requiere".

La propia expresión típica del art. 147 del Código penal nos permite delimitar su alcance. Así nos señala que el tratamiento médico debe ser requerido objetivamente para alcanzar la sanidad, lo que excluye la subjetividad de su dispensa por un facultativo o de la propia víctima. Además, debe trascender de la primera asistencia facultativa, como acto médico separado, y no se integra por la dispensada para efectuar simples vigilancias o seguimientos facultativos.

De ahí que jurisprudencialmente se haya señalado que por tal debe entenderse "toda actividad posterior a la primera asistencia... tendente a la sanidad de las lesiones y prescrita por un médico" (Cfr. STS 2.2.94 ). "Aquel sistema que se utiliza para curar una enfermedad o para tratar de reducir sus consecuencias, si aquella no es curable... siendo indiferente que tal actividad posterior la realice el propio médico o la haya encomendado a auxiliares sanitarios, también cuando se imponga la misma al paciente por la prescripción de fármacos o por la fijación de comportamientos a seguir, quedando al margen del tratamiento médico el simple diagnóstico o la pura prevención médica" (Cfr. STS 9.1.96 ).

El tratamiento quirúrgico es la acción reparadora del cuerpo para restaurar o corregir, mediante la aplicación de arte quirúrgico mayor o menor, cualquier alteración funcional u orgánica producida como consecuencia de la lesión ( STS 28-2-92 , 13-7-93 y 2-3- 94).

De lo hasta aquí expuesto, debe resaltarse como requisito imprescindible para que la actividad reparadora pueda definirse como tratamiento médico la necesidad del recurso a tal aplicación o tratamiento para la obtención de la sanidad de la lesión padecida, cuya valoración ha de realizarse de forma objetiva, conforme expresamente recoge el artículo 147 del Código Penal , con independencia de que la misma se haya llevado a cabo efectiva y realmente, ya que, como se recoge en las Sentencias del T.S. de fecha 26-02-1.998 y 9-12-1.998 , en el mismo sentido antes expuesto, "de lo contrario quedaría en manos del facultativo, más o menos exigente, la presencia de un delito o de una falta, de la misma manera que tampoco puede quedar en manos de la víctima el decidir si se necesita, tras la primera asistencia, un tratamiento posterior, médico o quirúrgico".

Trasladada la anterior doctrina al supuesto de autos, habrá de determinarse si el tratamiento pautado a la menor Yolanda constituye verdadero y necesario tratamiento médico o quirúrgico y en consecuencia determinaría la calificación de las lesiones como delito.

Así, únicamente consta en las actuaciones (f. 28 a 30 y 60 a 63) los partes de lesiones emitidos por el SAMUR y por el Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón en los que, como antes se expresaba, consta que la menor presentaba contusión en pierna izquierda y erosión en pie derecho que precisó reposo relativo, pierna en alto, hielo local e Ibuprofeno aconsejando cita con su médico a los 2 ó 3 días. Por su parte, el Médico Forense señala (f.64) que precisó tratamiento médico consistente en inmovilización, analgésicos y antinflamatorios, tardando en curar quince días, durante los cuales estuvo impedida para sus ocupaciones habituales, curando sin secuelas, sin que obre en la causa documentación alguna de la que se infiera que la menor haya precisado cualquier otra atención médica. No consta ningún otro informe de facultativo que ponga de manifiesto que la menor haya sido revisada después. Tampoco se preguntó sobre este extremo a Yolanda en el acto del juicio oral. Pero es que, además, del informe elaborado por el Médico Forense (f. 64) no se desprende que la lesionada haya necesitado para su curación, además de una primera asistencia, tratamiento médico en sentido legal. Así, únicamente consta que presentó las lesiones descritas por las que se le recomendó inmovilización, analgésicos y antinflamatorios. No consta sin embargo informe alguno en el que figure qué tipo de inmovilización se le pautó y el informe de urgencias, como veíamos, sólo recomendó reposo relativo, que no debió durar más allá de 15 días pues son estos los que la perjudicada tardó en sanar con impedimento para sus ocupaciones habituales.

En consecuencia, teniendo en cuenta la no constancia atenciones médicas o sanitarias posteriores a la asistencia recibida en el servicio de urgencias del Hospital Gregorio Marañón y el escaso tiempo de curación de las lesiones, debe concluirse estimando que no ha habido un tratamiento posterior a la primera asistencia, que resultase necesario e imprescindible para obtener la curación.

Debe concluirse, por tanto, estimando que la acción del acusado, en su caso, no integraría el delito de lesiones causadas por imprudencia por el que venía siendo condenado y tampoco falta de lesiones por imprudencia prevista en el art 621 del Código Penal .

Por ello, siendo la conducta protagonizada por el acusado incardinable en el art. 379.2 inciso primero del Código Penal , y siguiendo el criterio de la sentencia impugnada y la petición subsidiaria del recurrente que fija la cuantía de la cuota de multa que solicita en cinco euros, la pena a imponer será la de multa de seis meses con una cuota diaria de cinco euros y responsabilidad personal subsidiaria de un día por cada dos cuotas que resultaran impagadas y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de un año.

SEXTO.- Procede declarar de oficio las costas procesales causadas en esta alzada.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación,

Fallo

ESTIMANDO EN PARTE el recurso de apelación interpuesto por el Procurador D. Javier Cereceda Fernández-Orduña en representación de D. Juan Luis , contra la sentencia dictada por la Ilma. Sra. Magistrado-Juez del Juzgado de lo Penal nº 29 de Madrid, de fecha veintisiete de mayo de dos mil once , y a los que este procedimiento se contrae, REVOCAMOS EN PARTE la citada resolución en el sentido de ABSOLVER a D. Juan Luis del delito contra la seguridad vial con resultado de lesiones producidas por imprudencia grave, CONDENADOLE como autor responsable de un delito contra la seguridad vial, sin concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de MULTA de SEIS MESES con una cuota diaria de cinco euros y responsabilidad personal subsidiaria de un día por cada dos cuotas que resultaran impagadas y PRIVACIÓN DEL DERECHO A CONDUCIR VEHÍCULOS A MOTOR Y CICLOMOTORES por tiempo de UN AÑO, confirmando en lo demás el resto de los pronunciamientos contenidos en el fallo de la sentencia impugnada, y declarando de oficio las costas causadas en esta alzada.

Devuélvanse las actuaciones al Juzgado de su procedencia, para su conocimiento y ejecución.

Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando en segunda instancia, y de la que se llevará certificación al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- Leída y publicada ha sido la anterior sentencia por la Ilma. Sra. Magistrada Ponente, en Audiencia Pública de la Sección Decimoséptima, en el día de su fecha. Doy fe.-

Bebida alcohólica
Atestado
Embriaguez
Delitos de lesiones
Tipo penal
Omisión
Derecho a la tutela judicial efectiva
Causa eficiente
Error en la valoración de la prueba
Imprudencia grave
Responsabilidad
Declaración de agente de la autoridad
Consumo de bebidas alcohólicas
Primera asistencia facultativa
Falta de lesiones por imprudencia
Autor responsable
Lesividad
Delito contra la Seguridad Vial
Lesión imprudente
Seguridad jurídica
Privación del derecho a conducir vehículos