Sentencia Penal Nº 96/2012, Audiencia Provincial de Tarragona, Sección 2, Rec 1186/2011 de 23 de Febrero de 2012

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Elementos de las causas de justificación en los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 08/03/2013

    En el Código Penal de 1995 se reconocen como causas de justificación las siguientes: legítima defensa (20.4 ,Código Penal), estado de necesidad (20.5 ,Código Penal) y el cumplimiento de un deber o ejercicio legítimo del derecho, oficio o cargo...

  • El consentimiento como supuesto de exoneración de la responsabilidad

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños prod...

  • El estado de necesidad

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    El estado de necesidad viene definido y regulado en el 20.5 ,CP, según el cual está exento de responsabilidad criminal el que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona o infrinja un deb...

  • El estado de necesidad como supuesto de exoneración de la responsabilidad civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El estado de necesidad es aquella situación que ampara a quien, en circunstancias de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno debe causar otro mal, siempre que este no sea mayor que el que trata de evitar. Se requiere que no haya provocación i...

  • Los agravantes y los atenuantes en el Código Penal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Partiendo de la base de que la pena debe ser correlativa al delito cometido y a las circunstancias que lo rodeen, éstas podrán consistir en atenuantes o agravantes 1. las atenuantes son las que conllevan una disminución de la responsabilidad...

Ver más documentos relacionados
  • Escrito de defensa alegando eximente incompleta en procedimiento abreviado

    Fecha última revisión: 10/03/2016

    NOTA: El artículo 21 del Código Penal se establece efectos atenuatorios para las causas de justificación y exculpación previstas en el artículo 20 CP cuando no concurran todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad.    AL J...

  • Denuncia por delito de chantaje

    Fecha última revisión: 08/03/2016

    NOTA: La denuncia de este delito, tiene el efecto particular de que el juez o tribunal podrá abstenerse de acusar por el delito cuya revelación se hubiere amenazado, si estuviera castigado con una pena de prisión inferior a dos años. En caso de ...

  • Denuncia por delito de amenazas

    Fecha última revisión: 29/03/2016

    NOTA: En las amenazas condicionales, si el culpable hubiere conseguido su propósito,se castiga con la pena de uno a cinco años si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición. De no conseguirlo, la p...

  • Recurso de apelación contra auto de prisión provisional en proceso abreviado

    Fecha última revisión: 04/04/2016

    NOTA: Para acordar la prisión o la libertad provisional con fianza de quien estuviere en libertad se requerirá solicitud del Ministerio Fiscal o de alguna parte acusadora, resolviéndose previa celebración de la comparecencia a que se refiere el ...

  • Escrito de acusación en juicio rápido por delito de violencia de género

    Fecha última revisión: 10/03/2016

    NOTA: En cuanto al procedimiento de juicio rápido, si se hubiere constituido acusación particular que hubiere solicitado la apertura del juicio oral y así lo hubiere acordado el Juez de guardia, éste emplazará en el acto a aquélla y al Ministe...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Orden: Penal
  • Fecha: 23 de Febrero de 2012
  • Tribunal: AP - Tarragona
  • Ponente: Romero Adan, Samantha
  • Núm. Sentencia: 96/2012
  • Núm. Recurso: 1186/2011
  • Núm. Cendoj: 43148370022012100094

Encabezamiento

AUDIENCIA PROVINCIAL DE TARRAGONA

SECCIÓN SEGUNDA

Rollo de apelación nº 1186/2011

J. Oral núm.: 356/2009 del Juzgado Penal 4 Tarragona

S E N T E N C I A NÚM.

Tribunal.

Magistrados,

D. José Manuel Sánchez Siscart (Presidente)

D. Ángel Martínez Sáez

Dª. Samantha Romero Adán

En Tarragona, a 23 de Febrero de 2012

Visto ante la Sección 2ª de esta Audiencia Provincial el recurso de apelación interpuesto por D. Secundino , representado por la Procuradora Sra. López Cano y defendido por la Letrada Sra. Serral Carrillo, contra la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal núm. 4 de Tarragona, con fecha 29 de Septiembre de 2011, en Procedimiento Abreviado nº 41/2009 seguido por delito de Falsedad documental, en el que figura como acusado D. Secundino , y siendo parte el Ministerio Fiscal.

Ha sido ponente la Magistrada Dª. Samantha Romero Adán .

Antecedentes

ACEPTANDO los antecedentes de hecho de la sentencia recurrida, y

Primero.- La sentencia recurrida declaró probados los hechos siguientes: "De lo actuado en juicio resulta probado y así se declara que: el día 11 de noviembre de 2008, el acusado, Secundino , mayor de edad, natural de Lituania, en situación irregular en España, sin antecedentes penales con motivo de solicitar que se le expidiera un certificado de NIE como ciudadano de la Unión Europea, presentó ante la oficina de Expedición de documentos Extranjeros de la Comisaría de Tarragona una Carta de Identidad de Lituania con número NUM000 , expedida a nombre de Aureliano , que había sido confeccionado con un soporte íntegramente falso, para cuya confección el acusado había aportado su fotografía".

Segundo.- Dicha sentencia contiene el siguiente fallo: "Condeno a Secundino , como autor responsable de un delito de falsedad en documento oficial, no habiendo apreciado en él la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de un año y nueve meses de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y a la pena de nueve meses de multa con una cuota diaria de 12 euros con aplicación de la responsabilidad personal subsidiaria que establece el artículo 53 del Código Penal para el caso de impago.

Le condeno asimismo al pago de las costas procesales".

Tercero.- Contra la mencionada sentencia se interpuso recurso de apelación por la representación procesal de D. Secundino , fundamentándolo en los motivos que constan en el escrito articulando el recurso.

Cuarto.- Admitido el recurso y dado traslado por diez días a las demás partes para que presentasen escritos de impugnación o adhesión, el Ministerio Fiscal solicitó la confirmación de la resolución recurrida.

Hechos

Único.- Se aceptan los que así se declaran en la sentencia de instancia.

Fundamentos

Primero.- La STS de 14 de Diciembre de 2009 , con cita de las SSTS de 2 de octubre de 2002, nº 1629/2002 y nº2003/2002, de 28.11.2002 , dispuso que la esencia de la eximente de estado de necesidad radica de un conflicto entre distintos bienes o intereses jurídicos, de modo que, sea necesario llevar a cabo la realización del mal que el delito supone, dañando el bien jurídico protegido por esa figura delictiva, con la finalidad de librarse del mal que amenaza al agente, siendo preciso, además, que no exista otro remedio razonable y asequible para evitar este último, que debe ser grave, real y actual.

El núcleo de esta circunstancia viene determinado por los conceptos de proporcionalidad y necesidad. En cuanto a la proporcionalidad del mal se ha establecido que si el mal que se pretende evitar es de superior o igual entidad que la gravedad que entraña el delito cometido para evitarlo y, no hay otro remedio humanamente aceptable, la eximente debe ser aplicada de modo completo; si esa balanza comparativa se inclina mínimamente en favor de la acción delictiva y se aprecian en el agente poderosas necesidades, tal circunstancia modificativa debe aceptarse con carácter parcial (eximente incompleta); pero si ese escalón comparativo revela una diferencia muy apreciable, no puede ser aplicada en ninguna de las modalidades.

Por lo que al elemento de necesidad se refiere, la apreciación de esta circunstancia exige que el mal que se pretende evitar sea real, grave y actual o inminente así como la comprobación de que el agente haya agotado todos los medios alternativos lícitos para soslayar ese mal antes de acudir a la vía delictiva, de tal manera que, fracasados aquéllos, no quepa otra posibilidad humanamente razonable que el delito, pues a nadie se le puede exigir la heroicidad.

No consta acreditada la existencia de un mal real, grave, actual e inminente que justificara la acción del acusado. Así, de la existencia de ese mal inminente únicamente se tiene constancia por las alegaciones del acusado interesado, como es obvio, en la obtención de algún beneficio susceptible de reducir la pena que solicita la acusación, quien no aporta elemento objetivo alguno susceptible de acreditar la realidad de las mismas., circunstancia que debe conducir a la desestimación del motivo invocado.

Segundo.- Jurisprudencialmente la eximente de miedo insuperable exige la concurrencia de una serie de requisitos: a) La presencia de un temor que coloque al sujeto en una situación de terror invencible determinante de la anulación de la voluntad del sujeto; b) Que dicho miedo esté inspirado en un hecho efectivo, real y acreditado; c) Que dicho temor anuncie un mal igual o mayor que el causado por el sujeto con su conducta; d) Que el miedo ha de ser insuperable, esto es, invencible, en el sentido de que no sea controlable o dominable por el común de las personas, huyendo de concepciones extremas de los casos de hombres valerosos o temerarios y de las personas pusilánimes o miedosas; e) El miedo ha de ser el único móvil de la acción. Como eximente incompleta se prevé en los supuestos en los que el miedo siendo intenso, nunca fue insuperable.

Tomando en consideración el resultado de la prueba practicada en el acto de juicio oral, no consta acreditada la existencia de un miedo real y efectivo ni, obviamente, que el único móvil de la conducta del acusado fuera el miedo. Tampoco consta acreditado la existencia de un estímulo de tal entidad que justificara la conducta del acusado en tanto no le fuera exigible un proceder distinto del que realizó.

Por lo tanto, la ausencia de acreditación de los elementos constitutivos de las circunstancias modificativas de la responsabilidad alegadas, impiden estimar la pretensión del apelante.

Tercero.- El error de tipo, según reconoce la jurisprudencia, supone un conocimiento equivocado o juicio falso sobre alguno o algunos de lo elementos descritos en el tipo delictivo, con distinta relevancia según afecte a los elementos esenciales del tipo, error que puede ser vencible o invencible, con distintas consecuencias, o sobre circunstancias del tipo que lo cualifiquen o agraven. Asimismo no es suficiente su mera alegación, sino que deberá probarse, tanto en su existencia como en su carácter invencible ( SSTS de 28.3.1994 y de 30.6.94 , entre otras), debiendo tomar en consideración las condiciones psicológicas y de cultura del infractor así como las posibilidades que se le ofrecieran de instrucción o asesoramiento o de acudir a medios que le permitieran conocer la trascendencia jurídica de su obrar.

No se ha acreditado que el acusado presente déficit alguno cognitivo o de cualquier otro tipo que le impidieran conocer la ilicitud de la conducta, máxime cuando es de conocimiento general que la confección de un documento encomendada a un tercero a quien se aporta una identidad falsa y una fotografía es una conducta reprochable penalmente.

Por lo tanto, debe procederse a la desestimación del motivo invocado.

Cuarto.- Se imponen al apelante las costas causadas en esta alzada, de conformidad con lo dispuesto en los arts. 239 y 240 LECRim .

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación,

Fallo

LA SALA ACUERDA :

a) DESESTIMAR el recurso de apelación interpuesto por la representación de D. Secundino .

b) CONFIRMAR la sentencia de fecha 29 de Septiembre de 2011, dictada por el Juzgado de lo Penal núm. 4 de Tarragona en el Juicio Oral 356/2009.

c) IMPONER AL APELANTE las costas procesales causadas en esta instancia.

Esta es nuestra sentencia, contra la que no cabe recurso ordinario alguno, que pronunciamos, mandamos y firmamos.

Eximentes incompletas
Estado de necesidad
Amenazas
Reducción de la pena
Miedo insuperable
Voluntad
Práctica de la prueba
Responsabilidad
Error de tipo
Tipo penal