ORDEN de 22 de julio de 2004, relativa al control del gasto que devengan los efectivos reales al servicio de la Comunidad Autonoma de Canarias. - Boletín Oficial de Canarias, de 10-08-2004

TIEMPO DE LECTURA:

  • Ámbito: Canarias
  • Boletín: Boletín Oficial de Canarias Número 154
  • Fecha de Publicación: 10/08/2004

El sistema denominado de "control de los efectivos reales" se alumbró a principios de los años noventa, principalmente, como un procedimiento que permitiese al gestor de recursos humanos disponer de la información necesaria para adecuar la gestión de los distintos actos con trascendencia económica a la cobertura financiera de la que se dispone, evitando así el reconocimiento de obligaciones económicas para las que se careciera de cobertura, que diese lugar a una eventual paralización de la contabilización de las nóminas.

Conscientes de que una gestión de personal proactiva y dinámica precisaba que se adoptasen las medidas tendentes a solucionar los distintos problemas de manera anticipada a que éstos se produjeran y de que el mayor problema que podía presentar la tramitación de la nómina era el de la imposibilidad de su contabilización debido a la inexistencia o insuficiencia de crédito presupuestario para ello, el procedimiento de control de los efectivos reales se reveló como un método eficaz para el adecuado seguimiento de los gastos de personal.

No obstante lo anterior, distintas circunstancias hacen aconsejable, ahora, una modificación del sistema seguido hasta la fecha:

En primer lugar, el tiempo transcurrido desde el establecimiento de este modelo ha contribuido a consolidar en la cultura organizativa vigente la función del seguimiento de los gastos de personal como práctica inherente a la buena gestión de los recursos humanos.

De otro lado, la implementación del sistema de información económico financiera de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias (PICCAC) y de nuevos sistemas de información para la gestión de los recursos humanos, incorporan una serie de garantías a los procesos de gestión, fiscalización y contabilización de los gastos de personal, inexistentes en el momento en que se diseñó el sistema de control de los efectivos reales. En particular, merece destacarse que el sistema PICCAC actual impide a los centros gestores la captura precontable de documentos en caso de insuficiencia de crédito.

Asimismo, la necesidad de ajustar todos los meses el importe del crédito comprometido para atender al gasto de los efectivos reales hasta el final del ejercicio se ha revelado excesivamente rígido para la gestión de los gastos de determinados colectivos que presentan mensualmente una gran contingencia de retribuciones variables.

Como consecuencia de lo anterior, parece conveniente reorientar el sistema a fin de alcanzar los siguientes objetivos:

En primer lugar, evitar a los centros gestores la obligación de aportar, a las correspondientes Intervenciones Delegadas, gran parte de la exhaustiva justificación documental que hasta ahora se preveía en el indicado modelo, al considerar que, en este momento, no aportan un gran valor añadido a las garantías que ofrecen los sistemas de información anteriormente indicados.

En segundo lugar, permitir a los centros gestores adecuar el seguimiento de los créditos presupuestarios a las necesidades y peculiaridades que presenta su gestión, posibilitando, en un ciclo temporal superior al mes, el reajuste del importe global de los créditos que ha de tenerse en fase contable de compromiso, a fin de evitar la constante tramitación de documentos contables que reflejen compromisos de gastos positivos y negativos con anterioridad a cada nómina mensual cuando se juzgue innecesaria.

Asimismo, se ha estimado conveniente abordar el control de la ejecución presupuestaria de los gastos de personal desde la óptica del control financiero, efectuando una serie de análisis programados en determinados momentos del ejercicio, a fin de colaborar con los centros gestores, tanto en la detección anticipada de las posibles insuficiencias presupuestarias que pudieran incidir negativamente en el cumplimiento de sus responsabilidades, como en el análisis de sus causas, en orden a efectuar recomendaciones que redunden en una mejora de su gestión.

En su virtud, y de conformidad con lo dispuesto en el artº. 19.2.c) del Decreto 12/2004, de 10 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de la Consejería de Economía y Hacienda, a propuesta de la Intervención General de la Comunidad Autónoma de Canarias

D I S P O N G O:

Esta norma contiene tablas, si desea consultarlas pulse AQUI

(Para poder leer los documentos es necesario el lector Adobe Acrobat)


No hay versiones para esta norma