RESOLUCION de 27 de junio de 2005, de la Consejeria de Medio Ambiente, Ordenacion del Territorio eInfraestructuras, por la que se formula declaracion de impacto ambiental del Plan Parcial de La Atala promovido por la Junta de Compensacion de La Tala, en Llanes. Expediente numero IA-IA-0116/05. - Boletín Oficial del Principado de Asturias, de 03-08-2005

TIEMPO DE LECTURA:

  • Ámbito: Asturias
  • Boletín: Boletín Oficial del Principado de Asturias Número 179
  • Fecha de Publicación: 03/08/2005

RESOLUCION de 27 de junio de 2005, de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio eInfraestructuras, por la que se formula declaración de impacto ambiental del Plan Parcial de “La Atalá” promovido por la Junta de Compensación de La Tala, en Llanes. Expediente número IA-IA-0116/05.

El Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y su Reglamento de ejecución aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, establecen la obligación de formular declaración de impacto ambiental, con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte para la realización o, en su caso, autorización de la obra, instalación o actividad de las comprendidas en los anexos a las citadas disposiciones.

El Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo, regula el trámite ambiental al que deben someterse las actuaciones o programas de ordenación del territorio y urbanismo.

Por Resolución de 14 de abril de 2004, de la Alcaldesa-Presidenta en funciones del Ayuntamiento de Llanes, se aprueba inicialmente la propuesta de adaptación y modificación del Plan Parcial de La Atalá al P.G.O.U. de Llanes, de fecha 10 de julio de 2002, del que forma parte el estudio de impacto ambiental. La resolución hace referencia a la necesidad de realizar, con carácter previo a la aprobación del Plan Parcial, una “evaluación de las implicaciones derivadas de la consideración del área como zona de espacial protección de las aves ZEPA”, mediante la oportuna evaluación de impacto ambiental o documento similar, tal y como se recoge en la ficha de desarrollo del Plan para este ámbito, de acuerdo con la prescripción recogida en el documento de la aprobación definitiva. Este aspecto fue resuelto por CUOTA, resolviendo parcialmente los recursos interpuestos, en el sentido de exigir, en el momento de planificar el suelo urbanizable de La Atalá, la evaluación en el entorno de las repercusiones ambientales.

Conforme a las previsiones de los citados textos legislativos, el Ayuntamiento de Llanes sometió el documento denominado “propuesta de adaptación y modificación del Plan Parcial del ámbito de La Atalá al P.G.O.U. de Llanes”, y su estudio de impacto ambiental, al trámite de información pública en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias de 26 de abril de 2004, presentándose alegaciones que se incorporan a esta declaración como anexo II y que fueron contestadas por el Ayuntamiento desestimándolas en base a las razones que consideró oportunas.

En consecuencia, la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el Real Decreto-Ley 1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental y los artículos 4.2, 16.1 y 18 de su Reglamento de ejecución aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, formula, a los exclusivos efectos ambientales, la siguiente declaración de impacto ambiental, sobre la propuesta de adaptación y modificación del Plan Parcial del ámbito de La Atalá al P.G.O.U. de Llanes, que fue examinada por la Comisión para Asuntos Medioambientales de Asturias, en su sesión de 21 de junio de 2005, siendo informada la propuesta en los términos de la presente declaración.

Declaración de Impacto Ambiental

Examinada la documentación incorporada al expediente, y de acuerdo con los antecedentes expuestos, esta Consejería considera ambientalmente viable la propuesta de adaptación y modificación del Plan Parcial del ámbito de La Atalá al P.G.O.U. de Llanes, siempre que se cumpla el siguiente condicionado ambiental, que no exime del cumplimiento de las medidas contempladas en el estudio de impacto ambiental e información complementaria aportada, en tanto no sean contradictorias con las aquí dictadas:

Ambito de la actuación.

1. El área de actuación se corresponderá con el área grafiada en el plano de situación incorporado al estudio de impacto ambiental que afecta a una superficie de 27,926 Ha. El área comprendida entre la línea de costa y la línea de 200 metros de protección específica quedará exenta de edificios y construcciones de cualquier naturaleza. En consonancia con las observaciones formuladas por la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente se modificará el deslinde representado en el plano número 2 (propuesta de reajuste de la delimitación del ámbito), ya que la servidumbre de protección, en las proximidades de la Playa de La Talá, se ha corregido de manera incorrecta tomando como referencia el deslinde en lugar de la línea de ribera del mar que el proyecto de deslinde diferencia en esta zona.

Condiciones generales.

2. Antes de la aprobación definitiva del Plan se determinará la traza definitiva de la senda costera que, a los efectos ambientales, se considera incluida en esta declaración.

3. Los documentos de planeamiento y demás instrumentos de desarrollo incorporarán una evaluación de las consecuencias ambientales de las actuaciones, que comprenderá, al menos:

- Identificación de las determinaciones del planeamiento potencialmente generadoras de impactos.

- Análisis del grado de adecuación entre las determinaciones del planeamiento, la calidad ambiental y la capacidad del ámbito para acoger los diferentes usos propuestos, así como su grado de adecuación a los criterios y objetivos ambientales de carácter general.

- Valoración detallada y signo de los impactos inducidos por el desarrollo urbanístico.

- Descripción y justificación del conjunto de medidas ambientales protectoras y correctoras contenidas en los distintos instrumentos de planeamiento o remitidas al planeamiento de desarrollo, incluyendo la justificación del cumplimiento de las medidas correctoras que, en su caso, establece el planeamiento territorial de ámbito superior. Asimismo, incorporarán fichas ambientales del ámbito de la actuación, su diagnóstico ambiental y su compatibilidad con los usos e intensidades asignados en la modificación del Plan Parcial, señalando medidas protectoras, correctoras o compensadoras que garanticen la calidad ambiental de la zona, así como medidas de integración de los nuevos usos en su entorno natural inmediato. También incorporarán medidas correctoras de los efectos ambientales que puedan producirse durante la fase de ejecución de obras y edificaciones, con especial referencia a movimientos de tierra, desmontes, destino de los escombros generados y reutilización de suelo vegetal.

4. Cualquier modificación del Plan, respecto a la ocupación de suelo, volumetrías y densidades será comunicada al órgano ambiental el cual informará al respecto. Podrá exigirse una nueva evaluación de impacto ambiental, si se considera que los efectos de la modificación sobre las variables ambientales afectadas lo justifica.

Residuos y vertederos.

5. En la fase de desarrollo urbanístico del Plan se habilitarán las correspondientes zonas de almacenamiento temporal de tierras, previo a su traslado a vertederos o zonas de relleno autorizadas. En todo caso, se tendrán en consideración el seguimiento de las condiciones de calidad atmosférica con relación a las operaciones de movimientos de tierras y vertidos, así como el cumplimiento de los niveles de emisión previstos en el Decreto 833/1975, limitándose la altura de vertido y disponiéndose sistemas de riego para la humectación de los materiales. Todos los residuos y tierras de excavación que puedan ser valorizarse o reciclarse se destinarán a este fin, prohibiéndose su eliminación por vertido. La tierra vegetal se retirará y almacenará de forma independiente con el fin de reutilizarla en la restauración de otras zonas y en la formación de zonas verdes.

Protección del sistema hidrogeológico.

6. En la fase de desarrollo urbanístico, sin perjuicio de las actuaciones que se realicen por el órgano competente en materia de aguas, se establecerá un programa de control y seguimiento de los vertidos de aguas de escorrentía de la zona de actuación, instalando sistemas que eviten la incorporación de estas aguas al sistema general de saneamiento o a los sistemas naturales de drenaje, sin tratamiento previo.

7. Las actuaciones sobre las dolinas existentes en la zona de actuación, requerirán un estudio previo de sus características y, en su caso, el aislamiento de las potenciales surgencias.

Protección de la atmósfera, prevención de ruidos y vibraciones.

8. En las operaciones de movimiento de tierras se adoptarán prácticas tendentes a minimizar las emisiones de polvo que garanticen el cumplimiento de los niveles de emisión señalados en el Decreto 833/1975, de 6 de febrero, por el que se desarrolla la Ley de Protección del Ambiente Atmosférico y demás normativa vigente en materia de contaminación atmosférica.

9. Las zonas de tránsito de vehículos se acondicionarán a fin de evitar las emisiones difusas de polvo, se dotarán de firmes adecuados y se establecerán sistemas de riego. Se instalará un sistema de limpieza de vehículos que impida la salida de los mismos a las carreteras de uso público con restos de suelos. En los vehículos se adoptarán sistemas y prácticas que eviten pérdidas de carga.

10. Los niveles de ruido se limitarán de manera tal que los niveles de inmisión en las fachadas de los edificios próximos se ajusten a los criterios del Decreto 99/1985, de 17 de octubre, normas sobre condiciones técnicas de los proyectos de aislamiento acústico y de vibraciones.

Protección del suelo.

11. Sin perjuicio de las condiciones generales que se establecen en las ordenanzas municipales en orden a la adecuada gestión de residuos asimilables a urbanos, se establecerá un programa de gestión para las tierras de excavación y residuos de construcción y demolición. Con carácter previo al inicio de las actuaciones de urbanización y construcción el promotor deberá definir los vertederos y zonas de relleno en que los materiales excedentes serán depositados. Estas zonas deberán contar con autorización del órgano ambiental.

12. Los residuos de carácter peligroso se gestionarán de forma independiente a través de gestores autorizados.

Protección de la flora y la fauna.

13. En orden a asegurar la protección de la flora y la fauna, con carácter previo al inicio de las actuaciones deberá realizarse una prospección del terreno con el fin de determinar la posible existencia de especies protegidas de la flora y la fauna. Si durante las operaciones de desbroce y eliminación de la cubierta vegetal se detectase la presencia de alguna especie catalogada o incluida en alguna de las directivas europeas de obligado cumplimiento, o en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora y la Fauna del Principado de Asturias, se procederá, previa autorización de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, al traslado de los ejemplares a ambientes adecuados en zonas próximas que se encuentren libres de posibles afecciones.

14. La eliminación de la vegetación arbustiva de la zona (sebes, zarzales, tojales, etc.) se realizará fuera de los periodos de cría de las especies.

15. En el espacio comprendido entre la zona urbanizada (límite sur de la zona de protección específica) y la línea de costa se preservará la vegetación arbórea y arbustiva existente a fin de que pueda servir de abrigo a las especies que potencialmente pueden habitar la zona.

Protección del patrimonio histórico, artístico y arqueológico.

16. En razón a la incidencia sobre el patrimonio histórico y arqueológico, se adoptarán las prescripciones establecidas por la Dirección General de Promoción Cultural y Política Lingüística que establecen retrasar la franja urbanizable al sur de la línea de 200 metros y proyectar un recorrido para la senda peatonal litoral por el interior del espacio comprendido entre la línea de 100 y la de 200 metros.

Protección paisajística.

17. Para reducir y atenuar el impacto paisajístico de la actuación se presentará un proyecto de integración paisajística de manera que se garantice la menor incidencia en el medio natural de la infraestructura viaria y los volúmenes edificatorios. Se prestará especial atención a los espacios de borde con el suelo no urbanizable y con el suelo incluido en la modificación del Plan situado al norte de la línea de protección específica. La integración ambiental de estos espacios se realizará con especies arbóreas y arbustivas autóctonas, mediante la formación de setos y bosquetes con una configuración lo más naturalizada posible, evitando, en todo caso, la formación de pantallas vegetales de configuración lineal.

18. Cualquier tipo de actuación que suponga la formación de taludes o escolleras requerirá su revegetación. Con carácter general, en la zona de borde entre la zona urbanizada y los espacios libres, siempre que sea técnicamente posible, se evitará la construcción de muros de hormigón.

Seguimiento y vigilancia.

19. Con el fin de minimizar, lo más posible, los efectos negativos sobre la flora y la fauna afectados por la actuación se elaborará un plan de vigilancia ambiental consistente en la verificación de la correcta evolución de las labores de restauración propuestas en el E.I.A., así como planes de seguimiento específicos para las especies de aves con mayor relevancia en la zona. El plan de seguimiento y vigilancia ambiental se presentará con carácter previo al inicio de las obras y deberá ser aprobado por la Dirección General de Recursos Naturales y Protección Ambiental. Los informes se presentarán con periodicidad anual e incluirán información detallada del seguimiento de las especies a que hace referencia el estudio de impacto ambiental. Los programas de seguimiento incorporarán en su memoria un apartado que justifique en qué manera se han incorporado las medidas de protección del medio ambiente.

20. El promotor del Plan se responsabilizará de la ejecución del programa de vigilancia ambiental y de sus costes. Asimismo quedará obligado a remitir a la Dirección General de Calidad Ambiental y Obras Hidráulicas copia de los proyectos que desarrollen el sector, a los que se habrán incorporado las medidas definidas en el estudio de impacto ambiental y en esta declaración.

Condiciones complementarias.

21. El promotor podrá solicitar al órgano ambiental la revisión de las medidas correctoras propuestas, aportando documentación técnica justificativa.

22. Esta Consejería, a iniciativa propia o a propuesta del órgano sustantivo, podrá dictar condiciones adicionales a la presente D.I.A. en función tanto de los resultados del seguimiento ambiental, como de lo que aconteciera durante la fase de desarrollo del planeamiento o ante la manifestación de cualquier tipo de impacto no contemplado inicialmente. Si se pusiese de manifiesto algún impacto sobre el medio ambiente de características severo o crítico, el órgano sustantivo por iniciativa propia, o a solicitud del órgano ambiental, podrá suspender cautelarmente la actuación, en tanto se determinan las causas del impacto y se definen las medidas correctoras precisas para corregirlo o minimizar sus efectos.

En Oviedo, a 27 de junio de 2005.El Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras.12.638.

Anexo I

Resumen del proyecto

• Peticionario: Ayuntamiento de Llanes.

Emplazamiento: La Atalá.

Municipio: LLanes.

Denominación: Propuesta de adaptación y modificación del Plan Parcial de La Atalá.

Superficie de afección: 27,926 Ha.

Superficie de espacios libres: 12,380 Ha.

Superficie de viario: 3,123 Ha.

Tipología de edificación:

- Vivienda unifamiliar aislada o pareada con densidades de 0,30 y 0,35 m2/m2.

- Edificación abierta con densidades de 0,649 y 1,00 m2/m2.

- Usos terciarios.

Anexo II

Resumen de las alegaciones

Dentro del plazo de información pública se han presentado alegaciones por la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (AVALL), don Luis Carrera Buergo en representación de Seo BirdLife, doña María José Rodríguez Fernández en representación de Unión Llanisca Independiente (ULLI), don Manuel Angel Puente Arin y don Domingo Goñi Tirapu, cuyo contenido se resume a continuación:

- Don Domingo Goñi Tirapu, en representación de la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (AVALL): En las alegaciones presentadas con fecha 7 de mayo de 2004, tras una relación del contenido de los distintos planos de la documentación incorporada al expediente, señala la interceptación del camino público costero entre Llanes y Poo, que coincide en el ámbito de la actuación con la senda costera entre Llanes y Celorio, por las manzanas denominadas M6-VU1 y M7-VU2 y por los viales V-4 y V-5. Asimismo señala la existencia de un segundo camino afectado, que se presume público, y conecta el camino costero con la carretera AS-263, que es interceptado por otras manzanas de la urbanización. En base a lo anterior solicita la rectificación del planeamiento de manera que se respeten los caminos de titularidad pública.

En el escrito que presentan con fecha 26 de mayo de 2004, después de realizar una descripción pormenorizada de los trámites urbanísticos seguidos para el desarrollo del sector de La Talá, concluye en la exigencia de delimitar el área en base a lo previsto en las Normas Subsidiarias de 1986, sin incorporar nuevos aspectos ambientales.

- Don Luis Carrera Buergo, en representación de la Sociedad Española de Ornitología: En las alegaciones presentadas con fecha 13 de mayo de 2004 plantea que el Acuerdo de 15 de marzo de 2003 adoptado por la CUOTA exige, en el momento de planificar el suelo urbanizable de La Talá, evaluar en el entorno las correspondientes repercusiones ambientales, señalando que el Ayuntamiento de Llanes carece de técnicos cualificados y que de acuerdo con la legislación vigente el estudio de impacto ambiental debe ser considerado como una evaluación de impacto ambiental. Asimismo plantea que el Plan afecta al paisaje protegido de la costa oriental y a la ZEPA “Ribadesella-Tinamayor”, así como a seis especies del catálogo de la fauna vertebrada del Principado de Asturias, con plan de manejo aprobado, y, al menos, a otras 106 especies de aves catalogadas de interés especial. Concluye señalando la obligación de someter el expediente al procedimiento reglado en el Real Decreto 1302/1986, subordinando la aprobación del Plan a la solución de las repercusiones ambientales de la actuación, e interesando la realización del trámite ambiental reglado y la emisión de la declaración correspondiente por la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras.

En el escrito presentado con fecha 26 de mayo de 2004, plantea alegaciones al estudio de impacto ambiental que se refieren a la falta de definición de alternativas, aunque referidas, fundamentalmente, a las variables constructivas, con criterios relativos a superficie ocupada, altura de las edificaciones, ocupación de espacios, etc. Además plantea deficiencias de contenido en el inventario ambiental y hace una identificación y evaluación de los impactos con la que desvirtúa el estudio realizado por el promotor, señalando la existencia de impactos críticos sobre la vegetación y la fauna. La misma consideración hace en cuanto a las afecciones al paisaje protegido de la costa occidental y sobre el medio perceptual, considerando el impacto global de la actuación como crítico y proponiendo una solución alternativa sostenible para el ámbito de La Talá que compatibilice desarrollo urbanístico y protección ambiental. En otro escrito de fecha 27 de mayo de 2004, se incide en los aspectos urbanísticos de la actuación, la afección a caminos públicos, interesando la supresión de viales exteriores y peatonales, el respeto de la franja de servidumbre de 200 metros y de la red de caminos públicos y la anulación de las calificaciones contenidas en la cartografía, sustituyéndolas por la que considera más adecuada: SNU de Costas.

- Doña María José Rodríguez Fernández, en representación de Unión Llanisca Independiente: Las alegaciones presentadas con fecha 14 de mayo de 2004 se refieren a aspectos urbanísticos de aprovechamientos y usos sin incorporar aspectos ambientales. En las presentadas con fecha 26 de mayo de 2004 se refiere a aspectos de nulidad de las Normas Subsidiarias vigentes, al valor paisajístico, ecológico, etnográfico y arqueológico de La Talá y a su necesidad de preservación. Asimismo plantea la necesidad de restringir el ámbito del Plan a los suelos urbanizables que se contemplaban en las Normas Subsidiarias de 1986.

- Don Manuel Angel Puente Arin: En las alegaciones presentadas con fecha 24 de mayo de 2004, plantea aspectos relativos a dominio y propiedad de los terrenos afectados por el Plan, sin contenido medioambiental.

Asimismo, constan en el expediente escritos presentados por los alegantes antes citados, con fecha 27 de mayo de 2004, interesando se les ponga de manifiesto el mismo, en su integridad.


No hay versiones para esta norma