Resolución de 28 de junio de 2012, de la Consejería de Sanidad, por la que se dictan normas sobre el reconocimiento triquinoscópico del ganado porcino y de las piezas de caza mayor destinadas al consumo familiar en el territorio del Principado de Asturias. [Cód. 2012-12808], - Boletín Oficial del Principado de Asturias, de 24-07-2012

TIEMPO DE LECTURA:

  • Ámbito: Asturias
  • Boletín: Boletín Oficial del Principado de Asturias Número 171
  • Fecha de Publicación: 24/07/2012
  • PDF de la disposición
  • Este documento NO tiene versiones

La costumbre de sacrificar animales de la especie porcina en domicilios particulares, constituye una actividad tradicional que se configura administrativamente como una excepción al régimen general de producción de carnes frescas destinadas al consumo humano actualmente sujeto al Reglamento (CE) n.º 852/2004, de 29 de abril de 2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios y al Reglamento (CE) n.º 853/2004, de 29 de abril de 2004, por el que se establecen normas de higiene específicas de los alimentos de origen animal.

Esta excepcionalidad también aparece en el Real Decreto 640/2006, de 26 de mayo, por el que se regulan determinadas condiciones de aplicación de las disposiciones comunitarias en materia de higiene, de la producción y comercialización de los productos alimenticios, recogiéndose en su artículo 4 que las autoridades sanitarias competentes podrán autorizar el sacrificio de ganado porcino para consumo doméstico privado, siempre que se sometan a análisis de detección de triquina.

A su vez el consumo privado de piezas de caza mayor abatidas por los propios cazadores es una actividad creciente, que requiere garantías de investigación sobre la posible presencia de triquinas.

En consecuencia, se hace necesario proceder a determinar los requisitos para asegurar el análisis micrográfico del consumo familiar de carnes de porcinos y de piezas de caza mayor abatidas por los propios cazadores.

Por ello, en atención a las competencias atribuidas al Principado de Asturias sobre el control sanitario de los productos relacionados con la alimentación humana y en uso de las facultades conferidas a los titulares de las Consejerías en el art. 38 de la Ley 6/84, de 5 de julio, del Presidente y del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias, por la presente,

Resuelvo

Dictar las siguientes normas sobre reconocimiento de carnes de porcinos y de piezas de caza mayor abatidas por los propios cazadores para consumo familiar en el territorio del Principado de Asturias:

Primera.-La campaña de sacrificio porcino domiciliario se llevará a cabo entre el 1 de noviembre de 2012 y el 31 de marzo del 2013.

En cuanto a la inspección triquinoscópica de la caza mayor presentada para consumo privado se ajustará a los períodos autorizados por la Disposición General de Vedas del Principado de Asturias.

Segunda.-Los Ayuntamientos o agrupaciones de municipios interesados en la organización de la campaña presentarán ante la Consejería de Sanidad, antes del 15 de octubre de 2012, comunicación escrita de dicha circunstancia, debiendo acogerse a las normas de la presente resolución y a aportar la documentación que se menciona como anexo. También puede emplearse como modelo normalizado el que figura en www.asturias.es (ruta de consulta Inicio temas Consumo Seguridad Alimentaria Trámites).

Tercera.-Los Ayuntamientos organizarán la campaña en sus respectivos términos municipales, responsabilizándose de su correcto desarrollo y del cumplimiento de la normativa en materia de higiene alimentaria, de sanidad y bienestar animal y de aquellas otras que sean de aplicación.

Los Ayuntamientos o agrupaciones de municipios en los que exista matadero procurarán que el ganado porcino sea sacrificado en dicha instalación, dando para ello todas las facilidades necesarias.

Cuando el Ayuntamiento o agrupación de municipios no pueda desarrollar la campaña de acuerdo con lo establecido en el párrafo anterior, autorizará el sacrificio de ganado porcino en domicilios particulares.

Cuarta.-El examen micrográfico de las canales será realizado por los Servicios Veterinarios Oficiales de la Consejería de Sanidad.

Quinta.-Cuando los Ayuntamientos consideren, en función de los hábitos y características de su municipio, que es necesario reforzar los servicios prestados por los Servicios Veterinarios Oficiales de las Unidades Territoriales de la Consejería de Sanidad, podrán autorizar la actuación de "Servicios Veterinarios Colaboradores" de acuerdo con la definición y obligaciones establecidas en las normas séptima y octava.

Sexta.-Los Responsables de la Unidades Territoriales de la Consejería de Sanidad, con la colaboración de los Servicios Veterinarios Oficiales, tendrán encomendadas las siguientes funciones:

a) Informar y asesorar a los responsables municipales sobre el desarrollo de la campaña.

b) Elaborar un calendario único para todos los Ayuntamientos de la Unidad Territorial de la Consejería de Sanidad, en el que se indiquen las ubicaciones, días y horarios en los que los Servicios Veterinarios Oficiales realizarán los análisis micrográficos de las muestras. Dicho calendario único se pondrá en conocimiento de los Ayuntamientos correspondientes, para que éstos procedan a su divulgación.

c) Desarrollar actividades de educación sanitaria dirigida a la población en general, sobre los riesgos potenciales para la salud derivados del consumo de estas carnes no sometidas a control, así como de los riesgos del procesado incorrecto de residuos y decomisos. Contará para el desarrollo de estas actividades con la colaboración necesaria por parte de las administraciones competentes.

d) Coordinar las comunicaciones y actuaciones en aquellos casos de no aptitud para el consumo, procediendo en su caso a la inmovilización cautelar reglamentaria.

e) Participar en la obtención de la información sanitaria que se señale en su caso por la Consejería de Sanidad.

Séptima.-Se entiende por Servicio Veterinario Colaborador a las personas debidamente colegiadas y con dotación propia de medios técnicos, autorizadas por el Ayuntamiento o agrupación de municipios para actuar en las campañas de inspección triquinoscópica de carnes de porcinos y de piezas de caza mayor abatidas por los propios cazadores, para consumo familiar en el territorio del Principado de Asturias:

Octava.-En ningún caso el servicio veterinario colaborador podrá pertenecer a la Escala de Veterinarios de la Administración del Principado de Asturias. Tendrán asignadas las siguientes obligaciones y responsabilidades:

a) Colaborará con los Ayuntamientos, en la organización y desarrollo de la campaña en sus respectivos términos municipales.

b) Anunciará el lugar, días y horarios en lo que realizará los análisis de las muestras.

c) Realizará el examen micrográfico de las canales, comunicando con carácter urgente al Veterinario Oficial cualquier causa de no aptitud para el consumo.

d) Dispondrá de los medios para el desarrollo de la campaña, y en concreto de un local acondicionado donde pueda realizar el examen micrográfico, dotado al menos con un triquinoscopio que garantice una visión adecuada, agua corriente, placas compresoras en cantidad suficiente a las estimaciones previstas de sacrificio, tijeras y pinzas de disección.

e) Enviará mensualmente a los Servicios Veterinarios Oficiales correspondientes la información sobre los animales investigados.

f) Proporcionará la información sanitaria que se señale en su caso por la Consejería de Sanidad.

Novena.-Para solicitar la prestación de los Servicios Veterinarios Oficiales, y con carácter previo a su intervención, los beneficiarios justificarán la liquidación de la tasa establecida en el artículo 57, Decreto Legislativo 1/1998, de 11 de junio, por el que se aprueba la Ley de Tasas y de Precios Públicos del Principado de Asturias.

Los actos prestados por los Servicios Veterinarios Colaboradores, de acuerdo a sus honorarios profesionales, les serán abonados por los propietarios de los animales sacrificados.

Décima.-Terminada la campaña y dentro del mes de abril, los Servicios Veterinarios Oficiales de la Consejería de Sanidad remitirán al Responsable de la Unidad Territorial de la Consejería de Sanidad, un resumen por municipios y meses con la información sobre los animales investigados, incidencias y desarrollo de la campaña.

Los Responsables de la Unidad Territorial de la Consejería de Sanidad enviarán al Servicio de Riesgos Ambientales y Alimentarios, resumen de final de campaña, utilizando el modelo normalizado que se les proporcione.

Decimoprimera.-El número de porcinos a sacrificar por cada familia será únicamente el necesario para satisfacer sus necesidades de consumo y deberá ser autorizado por el Ayuntamiento correspondiente. Dicha autorización se reflejará en un escrito que expedirá el Ayuntamiento a petición del interesado, por triplicado, uno de ellos para el solicitante, otro para el servicio veterinario y el tercero para archivo y constancia en el Ayuntamiento. En dicha autorización figurará el día y lugar señalados para el sacrificio, siempre de acuerdo con el calendario que se haya fijado en la organización de la campaña.

Decimosegunda.-Tras el reconocimiento triquinoscópico, las carnes y productos resultantes se destinarán únicamente al consumo familiar, estando prohibida su comercialización.

Decimotercera.-El incumplimiento de las prescripciones contenidas en la presente Resolución, será sancionado con arreglo a lo dispuesto en los artículos 34 a 36 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, artículos 50 a 53 de la Ley 17/2011, de 5 de julio, de Seguridad Alimentaria y Nutrición, artículos 57 a 58 de la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública y artículo 2 del Real Decreto 1945/83, de 22 de junio, por el que se regulan las infracciones y sanciones en materia de defensa del consumidor y de la producción agroalimentaria.

Decimocuarta.-El incumplimiento por parte del Servicio Veterinario Colaborador de los preceptos recogidos en esta Resolución, significará la pérdida inmediata de su condición de autorizado, sin perjuicio de las responsabilidades a las que hubiera lugar.

Decimoquinta.-La Consejería de Sanidad dará la mayor difusión a esta Resolución, y se adoptarán las medidas pertinentes para el mejor cumplimiento de la misma.

Oviedo, a 28 de junio de 2012.-El Consejero de Sanidad, Faustino Blanco González.-Cód. 2012-12808.

Anexo

Este documento contiene un PDF, para descargarlo pulse AQUI


No hay versiones para esta norma