RESOLUCION 66/2005, de la Viceconsejeria de Asistencia e Infraestructuras Sanitarias, por la que se da contestacion a las alegaciones presentadas al Estudio de Viabilidad de la obra publica Hospital de Arganda del Rey. - Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, de 06-04-2005

TIEMPO DE LECTURA:

  • Ámbito: Madrid
  • Boletín: Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid Número 81
  • Fecha de Publicación: 06/04/2005
  • Este documento NO tiene versiones

Transcurrido el plazo de información pública del Estudio de Viabilidad de la obra pública Hospital de Arganda del Rey, una vez analizadas las alegaciones presentadas, y en virtud del artículo 73 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común,

RESUELVO Dar contestación a las alegaciones al Estudio de Viabilidad de la obra pública Hospital de Arganda del Rey presentadas en tiempo y forma.

AYUNTAMIENTO DE RIVASVACIAMADRID

Sobre el sistema de contratación de la obra del Hospital

1. Respecto al instrumento jurídico utilizado para la construcción y explotación del Hospital, el contrato de concesión de obra pública regulado en la Ley 13/2003, de 23 de mayo

La elección por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid de la figura del contrato de concesión de obras públicas para la redacción del proyecto, construcción y explotación del Hospital de Arganda del Rey, se adecua al régimen legal establecido por el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas (en adelante, TRLCAP).

De conformidad con lo previsto en el artículo 220.1 del mencionado texto legal, “se entiende por contrato de concesión de obras públicas aquel en cuya virtud la Administración Pública o entidad de Derecho público concedente otorga a un concesionario, durante un plazo, la construcción y explotación, o solamente la explotación, de obras relacionadas en el artículo 120 o, en general, de aquellas que siendo susceptibles de explotación, sean necesarias para la prestación de servicios públicos de naturaleza económica o para el desarrollo de actividades o servicios económicos de interés general...”.

La inclusión de infraestructuras hospitalarias dentro del ámbito de aplicación del artículo 120 del TRLCAP, responde a la caracterización de las mismas en el concepto tradicional de obra pública, esto es, una infraestructura promovida por el sector público, en el presente supuesto, por la Comunidad de Madrid, cuya finalidad ha de consistir en la satisfacción de un interés público, manifestado en el presente supuesto en la efectiva prestación de los servicios sanitarios. Así, la obra pública Hospital de Arganda del Rey se revela como instrumental respecto de la prestación de los referidos servicios de interés general.

A mayor abundamiento, la modificación introducida en el TRLCAP por la Ley 13/2003, Reguladora del Contrato de Concesión de Obras Públicas, supone una ampliación del concepto de obra pública objeto de concesión, de suerte que las obras públicas susceptibles de ser objeto de este contrato se extienden más allá del tradicional ámbito objetivo de aplicación establecido en el artículo 120, toda vez que, una vez contempladas aquéllas, el artículo 220 del TRLCAP se refiere, en general, a “aquellas que siendo susceptibles de explotación, sean necesarias para la prestación de servicios públicos de naturaleza económica o para el desarrollo de actividades o servicios económicos de interés general...”. Este carácter amplio viene asimismo reflejado en la Comunicación interpretativa de la Comisión Europea 2000/C 121/02 sobre las concesiones en el Derecho comunitario.

Una vez determinada la inclusión de la infraestructura hospitalaria Hospital de Arganda del Rey en el concepto de obra pública establecido en el artículo 220 del TRLCAP, es preciso señalar a continuación la relación existente entre la construcción y explotación de la obra pública y la legislación vigente en materia sanitaria.

La externalización de determinados servicios prevista en el Estudio de Viabilidad se refiere, única y exclusivamente, a servicios no sanitarios vinculados a la explotación de la infraestructura hospitalaria, y no a la gestión del servicio público sanitario. En este sentido, es preciso señalar que la argumentación realizada por el Ayuntamiento de RivasVaciamadrid parece englobar dentro del mismo concepto el régimen jurídico de dos figuras claramente diferenciadas, tales como el contrato de concesión de obras públicas y el contrato de gestión de servicios públicos. Así, en el futuro contrato, se concederá solamente la redacción del proyecto, construcción y explotación de la obra pública sin conceder el servicio público sanitario que ha de prestarse sobre la misma, prestando el concesionario únicamente servicios complementarios a los servicios sanitarios, siendo por tanto este esquema indudablemente compatible con la prestación en régimen de gestión directa de la asistencia sanitaria por la propia Administración.

En consecuencia, la efectiva protección del derecho a la salud, reconocida en el artículo 43 de la Constitución española, y en el artículo 1 de la Ley General de Sanidad, así como, con carácter general, la prestación de los servicios y asistencia sanitaria no se ven influenciados en ningún caso por el modelo contractual elegido para la construcción de la infraestructura hospitalaria, toda vez que los servicios sanitarios se prestarán a través de la modalidad de gestión directa por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid.

En todo caso, a mayor abundamiento, es preciso señalar que, de conformidad con lo previsto en los artículos 156 y siguientes del TRLCAP, y en el artículo 67.3 de la Ley General de Sanidad, la gestión indirecta del servicio público sanitario no resulta incompatible con la naturaleza de servicio esencial del mismo, esto es, no resulta incompatible con el régimen concesional. Así, la legislación española permite el establecimiento de fórmulas contractuales con personificaciones jurídicoprivadas, con la finalidad de colaborar en la prestación de los servicios sanitarios, conservando éstos su titularidad y responsabilidad por parte de la Administración Pública. No obstante lo anterior, debido al carácter no asistencial de los servicios prestados por el concesionario, no se estará ante un supuesto de gestión indirecta de servicios públicos sanitarios.

2. Respecto al régimen de utilización y futura gestión del Hospital

Al respecto del régimen de utilización del Hospital de Arganda del Rey cabe destacar, en primer lugar, la apreciación errónea realizada por el Ayuntamiento de RivasVaciamadrid en relación con aquél. En este sentido, el alegante afirma que “los servicios estrictamente sanitarios son gestionados por la Administración concedente a cambio de un canon o tarifa, y de los servicios no estrictamente sanitarios se hará cargo el concesionario”, conclusión que no se corresponde con la realidad de la gestión de las referidas prestaciones.

Así, en el Hospital de Arganda del Rey, los servicios estrictamente sanitarios no serán gestionados por la Administración a cambio de un canon o tarifa, sino que la gestión de estos servicios se realizará de forma directa desde las propias estructuras administrativas de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid.

En segundo lugar, es preciso señalar que en ningún caso se podrá entender quebrantada la prestación integral de los servicios sanitarios, toda vez que, tal y como se señala anteriormente, aquéllos serán prestados directamente en su totalidad por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, cabe señalar que, en referencia a la apertura y puesta en funcionamiento de la nueva infraestructura hospitalaria, existe una doble garantía en cuanto a la continuidad, eficiencia y calidad en la prestación de los servicios sanitarios en la misma.

En este sentido, la normativa vigente en materia sanitaria prevé la determinación, con carácter básico, de ciertas garantías mínimas de seguridad y calidad, con la finalidad de asegurar que en el hospital de que se trate cuente con los medios necesarios para desarrollar las actividades a las que va destinado.

Además, el contrato de concesión de obras públicas para la construcción y explotación del Hospital de Arganda del Rey prevé una serie de mecanismos de control y evaluación de la prestación de los diferentes servicios, basado esencialmente en la definición de unos indicadores que permiten de forma objetiva establecer mediante tres parámetros (tipo de fallo de servicio o de calidad, tiempo de respuesta y tiempo de corrección), el adecuado funcionamiento del mismo, realizándose, en su caso, deducciones en el precio del servicio.

En todo caso, la explotación de los servicios externalizados ha de venir informada por el principio de continuidad en la explotación de la obra pública, según el cual la obra pública no podrá dejar de explotarse en perjuicio de los usuarios en ningún momento de su vida útil.

Para garantizar la continuidad en la prestación de los servicios externalizados, así como los estándares de calidad previstos para los mismos, la Consejería de Sanidad y Consumo, además de los amplios derechos que se establezcan en el correspondiente contrato administrativo en defensa y garantía del servicio público sanitario, gozará de una serie de prerrogativas legalmente atribuidas por el TRLCAP, las cuales implicarán el ejercicio de un poder unilateral por parte de la Consejería, orientado precisamente en el presente supuesto a la defensa del interés público y a lagarantía de la actividad, calidad y continuidad de los servicios externalizados.

3. Respecto al sistema de financiación

La previsión establecida en el artículo 79 de la Ley General de Sanidad, en relación con la financiación de la asistencia sanitaria, se cumple sin ningún género de dudas en el presente supuesto, toda vez que la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid financiará con cargo a sus presupuestos la prestación de los referidos servicios, con cargo a créditos públicos. Dicho en otros términos, la asistencia sanitaria será financiada por al titular de la misma a través de fondos públicos.

En relación con la forma de financiación de la construcción de la infraestructura hospitalaria cabe señalar que resulta el modo habitual empleado en todas las construcciones de infraestructura, toda vez que los contratistas serán los encargados de construirla con sus propios medios de financiación, abonando posteriormente la Administración al contratista las cantidades adeudadas por la construcción.

A mayor abundamiento, es preciso volver a reiterar que la externalización de determinados servicios prevista en el Estudio de Viabilidad del Hospital de Arganda se refieren única y exclusivamente a servicios no sanitarios, vinculados a la explotación de la infraestructura hospitalaria, y no a la gestión del servicio público sanitario.

Así, la asistencia sanitaria será gestionada directamente por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid, respetando, en todo caso, la previsión contenida en el artículo 79 de la Ley General de Sanidad, toda vez que (i) será financiada directamente con cargo a fondos públicos, y (ii) en todo caso, los servicios no sanitarios no se verían afectados dentro del ámbito de aplicación de dicho artículo.

Finalmente, en relación con el régimen tarifario de la concesión, cabe señalar que éste se determinará con concreción en diferentes apartados del Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares de la concesión.

Sobre el Estudio de Viabilidad

1. Respecto a la ubicación del nuevo Hospital

1.1. Situación geográfica y comunicaciones

La ubicación del Hospital en Arganda se justifica por la situación geográfica de este municipio en relación al conjunto de municipios que constituyen el Distrito Sanitario y por las comunicaciones existentes entre los mismos, tal como se refiere a continuación:

En el Plan de Infraestructuras Sanitarias 2004- 2007 se recoge un nuevo centro hospitalario para atender a la población situada en el ámbito más oriental del territorio de la Comunidad de Madrid. Esta población se integra en el Distrito Sanitario de Arganda, compuesto por un conjunto de 22 municipios que se agrupan en tres Zonas Básicas de Salud. Este Distrito Sanitario tiene una extensión total de 1.028 kilómetros cuadrados y una densidad media de 113 habitantes por kilómetro cuadrado, siendo el Distrito con menor densidad de población de la Comunidad. Su población está, por tanto, dispersa, siendo el eje principal de comunicaciones del Distrito la carretera nacional A3 que comunica los municipios de Rivas, Arganda, Perales, Villarejo y Fuentidueña entre sí y con Madrid, y con la que enlazan el resto de carreteras regionales y locales que intercomunican los demás municipios del ámbito, entre las principales están la M209, que une Arganda con Campo Real y Villar del Olmo, y la M204, que enlaza varios municipios del distrito entre sí y con la nacional III. La red de comunicaciones del Distrito cuenta con una importante red de autobuses interurbanos que intercomunica los municipios del ámbito entre sí y con Arganda. Todos los municipios del ámbito tienen comunicación con Arganda por autobús, con mayor o menor frecuencia. Existen dos grupos de líneas de transporte, en función de su recorrido, en el ámbito: Las que parten de Madrid, ya sea de Atocha o de Conde de Casal, y comunican todos los municipios próximos a la A3, pasando por Rivas y Arganda, llegando en algunos casos a sobrepasar el límite de la Comunidad. Entre ellas, cabe destacar la 326, 337, 351 y 352. Por otro lado, están las líneas interurbanas que parten de Arganda y enlazan con municipios más alejados del eje de la carretera de Valencia, como puedan ser Olmeda de las Fuentes, Ambite o Nuevo Baztán, entre ellas, la 313, 321 y 322. Estas últimas tienen su cabecera en Arganda, mientras que las que enlazan con RivasVaciamadrid tienen su origen o destino (depende del sentido del viaje) en Madrid. Las frecuencias de paso son muy variables en función de la hora del día, pero en general todas tienen frecuencias suficientes en las horas punta. Las líneas con una menor frecuencia de paso son la 313 y 313- A que comunican Madrid y Arganda con Valdilecha a través de Campo Real, pero ambos municipios tienen la alternativa de la 321 con una mayor frecuencia de paso. Además hay que destacar la línea 9 de Metro que comunica

Rivas, Arganda y sus urbanizaciones entre sí y con Madrid, y dispone de cuatro paradas en el Distrito. Desde el punto de vista territorial, el municipio de Arganda ocupa una posición de equidistancia, además de ser, para el conjunto de municipios del ámbito rural, referente para diversos aspectos de actividad municipal, y el primer gran municipio en el recorrido hacia la capital. El Anexo 1 recoge las líneas de transporte público que comunican Arganda con los municipios del Distrito y la frecuencia de paso de los mismos.

1.2. Población

La ubicación del Hospital en Arganda se justifica por el mayor número de habitantes del Distrito que resultan beneficiados con la infraestructura hospitalaria. Así:

El Distrito Sanitario de Arganda cuenta con una población de 115.893 habitantes, según el último dato oficial procedente del Padrón Municipal de Habitantes a 1 deenero de 2003. La evolución demográfica del Distrito ha sido desigual a lo largo de los últimos años, como corresponde a un ámbito de composición mixta: Los municipios rurales han crecido de forma moderada mientras que Arganda y RivasVaciamadrid han crecido por encima del indicador del incremento medio de la Comunidad. La población de Arganda más la de los municipios del ámbito rural que se benefician de la ubicación del Hospital en este municipio, suponen, para el año 2007, el 64 por 100 de la población del Distrito. Hacia el futuro, para este Distrito Sanitario, se prevé un incremento importante de población, que alcanzará 175.000 habitantes en el 2017, lo que supone un crecimiento superior al 50 por 100 durante el período proyectivo.

1.3. Accesibilidad al Hospital de Arganda

La ubicación del Hospital en Arganda se justifica por la mejora de los tiempos de acceso y el porcentaje de población cubierta en los intervalos de tiempo más favorables, tal como se especifica a continuación:

Los datos de accesibilidad al Hospital de Arganda, tanto los tiempos medios de acceso en transporte público como el porcentaje de población cubierta en los distintos intervalos de tiempo, reflejan una considerable mejora como consecuencia de la localización de la nueva estructura, y de la oferta de transporte público del Distrito. El tiempo promedio de las ZBS pasa de setenta y siete minutos al actual hospital de referencia, a cuarenta y siete minutos a la nueva localización. Los tiempos medios de desplazamiento mejorarán aún más cuando, una vez construido el centro, se dote de los servicios de transporte público necesarios y que en el momento actual, como es lógico, no existen.

2. Respecto a los servicios residenciales y complementarios que se otorgan en concesión a la adjudicataria para su explotación

Comentario general a todas las alegaciones sobre servicios externalizados

El Pliego de Prescripciones Técnicas para la explotación de la obra recogerá las obligaciones generales comunes a los diferentes servicios que debe cumplir el concesionario.

Se establece también el “Sistema de medición de los niveles de disponibilidad y calidad” requeridos para las prestaciones de los servicios que integran la explotación de la obra, especificando el “Modelo matemático de evaluación”.

Asimismo, en el Pliego de Prescripciones Técnicas para la explotación de la obra se desarrollarán de forma individualizada doce apartados, correspondientes a los Servicios que se externalizan (Servicio de Limpieza, Servicio Integral de Seguridad, Servicio de Gestión de Restauración, Servicio de Residuos Urbanos y Sanitarios, Servicio de Gestión de Mantenimiento, Conservación de Viales y Jardines, Servicio Integral de Lavandería, Servicio Integral de Esterilización, Servicio de Desinfección y Desratización, Servicio de Transporte Interno y Externo, Servicio de Gestión de Almacenes y Distribución, Servicio de Gestión de Personal Administrativo de Recepción/Información y Centralita Telefónica).

En cada uno de los apartados se recogen de forma individualizada las obligaciones específicas y las especificaciones técnicas a las que ha de ajustarse la prestación del servicio y los indicadores de cumplimiento para la medición de las prestaciones.

Estos indicadores permiten de forma objetiva establecer mediante tres parámetros (tipo de fallo, tiempo de respuesta y tiempo de corrección), aplicados a cada uno de los indicadores de cumplimiento, el correcto/incorrecto funcionamiento del servicio.

2.1. Servicio de Restauración

La incidencia de este servicio en el resultado global de la actividad del Hospital es evidente, por su función básica nutricional y por la repercusión en el grado de satisfacción del usuario.

En el apartado 3 del Pliego de Prescripciones Técnicas para la explotación de la obra, se especificarán, entre otros, los siguientes ítems:

Control de calidad, tanto en las materias primas como en los utensilios de uso común, estableciéndose un protocolo de actuación bromatológica. Control del proceso en todas las etapas por las que han de pasar los alimentos. Plan de dietas que deberá presentar la concesionaria, que se adaptarán periódicamente según las directrices que emanen del Servicio de Nutrición. Establecimiento de horarios adecuados a las necesidades de los pacientes, ya que todos los menús han de ser autorizados por la Administración Sanitaria. Oferta alternativa alimentaria a colectivos minoritarios por razones de religión. Etcétera.

2.2. Servicios de Limpieza, Gestión de Mantenimiento y Lavandería

En los Servicios de Limpieza, Gestión de Mantenimiento, Lavandería, así como en el resto de los servicios objeto de la concesión, tal como se ha indicado, se recogen indicadores de cumplimiento para, en caso de no cumplirse con las especificaciones técnicas, realizar las oportunas deducciones del precio del servicio.

2.3. Servicio de Gestión de Personal Administrativo, de Recepción/Información y Centralita Telefónica

El Servicio de Gestión de Personal Administrativo, de Recepción/Información y Centralita Telefónica, tiene por objeto “desarrollar las actuaciones administrativas necesarias para que el personal de la Administración sanitaria pueda desarrollar su trabajo, y proporcionar el Servicio de Recepción/Información de Pacientes y Visitantes, así como el funcionamiento de la Centralita Telefónica”.

Este servicio efectuará tareas instrumentales, dirigidas por mandos intermedios de la Administración Sanitaria.

2.4. Servicio Integral de Esterilización

La observación realizada no corresponde al Hospital de Arganda porque en la página 70 del Plan Funcional del referido Hospital se establece un espacio de reserva para la esterilización de 200 metros.

2.5. Servicio de Gestión de Almacenes

La compra de todo tipo de material necesario para realizar la actividad asistencial, así como la de los productos farmacéuticos será realizada por la Administración Sanitaria.

La empresa concesionaria solo realizará la recepción del material en el Almacén General, así como su distribución a los servicios del Hospital, de acuerdo con los Manuales de Procedimiento y Protocolos que se establezcan.

2.6. Transporte interno y externo

Dentro de las especificaciones técnicas que se establecen en el apartado 10 del PPTE, y que recogen las tareas a realizar por este personal, existen unas de apoyo a la asistencia y otras de apoyo a la gestión en general, trasladando todo tipo de material.

No existe ningún inconveniente, de hecho, entendemos que es fundamental que el personal ya sea de la Administración Sanitaria o de la empresa concesionaria realice un trabajo en equipo, ya que será muy positivo para el enfermo y para la organización global del centro hospitalario.

2.7. Explotaciones comerciales

El Anexo IV del PPTE establecerá las explotaciones comerciales que, en primera instancia, se permitirá realizar a la empresa concesionaria. Locales comerciales y tiendas, máquinas expendedoras de sólidos y líquidos, servicio de cafetería/bar y comedor, servicio de aparcamiento y servicios de teléfonos y televisiones en habitaciones y zonas comunes.

Para cada uno de estos servicios, se establecerán condiciones que deberán ser obligatoriamente cumplidas, tales como productos a comercializar, horarios, limpieza, tarifas, etcétera. En cualquier caso, será la Administración Sanitaria la que deba autorizar el contenido de la prestación, las tarifas, los horarios, etcétera, que las explotaciones comerciales propongan. En todo caso, la autorización de la Administración habrá de ser expresa.

3. Respecto a la finalidad y justificación de la obra

3.1. Población

Respecto a los datos de población, tal y como se ha expresado en el punto 1.2 del apartado “sobre el estudio de viabilidad”, se acepta un crecimiento para el período analizado superior al 50 por 100 de la población del Distrito, tal como lo refleja el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. Otros crecimientos por encima de los previstos carecen de la adecuada justificación en el momento actual.

3.2. Aspectos que el Hospital debe garantizar

Las bases del “Modelo de los Hospitales Generales de la Comunidad de Madrid” elaborado por la Consejería de Sanidad y Consumo y reflexionado con profesionales del sector sanitario, recogen los aspectos del ciudadano como centro del sistema sanitario, la accesibilidad y el acercamiento de los servicios a la población, la prestación de servicios sanitarios de calidad, la satisfacción de los ciudadanos y la búsqueda de la eficacia y la eficiencia en la prestación de los servicios. Los estándares de calidad previstos y los criterios de organización y funcionamiento del futuro Hospital de Arganda están orientados a la mejora de la eficacia, eficiencia y satisfacción del ciudadano.

4. Respecto a las previsiones de demanda y uso de la obra

4.1 y 4.2. Aspectos relacionados con la población y la demanda

Tal y como se señala anteriormente, la ubicación del Hospital en Arganda se justifica por el mayor número de habitantes del Distrito que resultan beneficiados con la infraestructura hospitalaria. Así:

El Distrito Sanitario de Arganda cuenta con una población de 115.893 habitantes, según el último dato oficial procedente del Padrón Municipal de Habitantes a 1 deenero de 2003. La evolución demográfica del Distrito ha sido desigual a lo largo de los últimos años, como corresponde a un ámbito de composición mixta: Los municipios rurales han crecido de forma moderada mientras que Arganda y RivasVaciamadrid han crecido por encima del indicador del incremento medio de la Comunidad. La población de Arganda más la de los municipios del ámbito rural que se benefician de la ubicación del Hospital en este municipio suponen, para el año 2007, el 64 por 100 de la población del Distrito. Hacia el futuro, para este Distrito Sanitario, se prevé un incremento importante de población que alcanzará 175.000 habitantes en el 2017, lo que supone un crecimiento superior al 50 por 100 durante el período proyectivo. Respecto a los datos de población, tal y como se señala anteriormente, se acepta un crecimiento para el período analizado superior al 50 por 100 de la población del Distrito, tal como lo refleja el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. Otros crecimientos por encima de los previstos carecen de la adecuada justificación en el momento actual. Además, dada la dificultad de realización de las previsiones de incremento de la población, independientemente del criterio que se aplique para la proyección, se considera imprescindible el control de los indicadores de utilización que se recogen en los Sistemas de Información de los hospitales y en la Consejería de Sanidad y Consumo para evaluar la actividad del hospital y decidir su ampliación cuando, en función de las necesidades asistenciales, se considere oportuno.

4.3 y 4.4. Dotación de recursos

Es necesario aclarar que el dimensionado del conjunto de los nuevos hospitales y, en particular, del Hospital de Arganda se ha establecido teniendo en cuenta: El volumen de población, la evolución de los datos de actividad y demanda de los hospitales de la Red Sanitaria de Utilización Pública, las tendencias de evolución de indicadores clave para el dimensionado que se están produciendo en países de nuestro entorno, el incremento de los tiempos de funcionamiento de los recursos por encima de los tiempos habituales y la dotación y complejidad de los servicios especializados existentes en el Área. Todos estos aspectos determinan el dimensionado del Hospital. En este sentido, se desconocen cuáles han sido los criterios que han llevado al Ayuntamiento de Rivas a plantear su desacuerdo con el dimensionado, ya que éstos no están especificados en las alegaciones.

5. Respecto a la viabilidad económica

Los criterios relativos al cumplimiento de los ratios de disponibilidad y calidad en la prestación de los servicios serán contemplados en los Pliegos del concurso, así como las garantías del cumplimiento de los mismos.

6. Respecto a los riesgos operativos y tecnológicos en la construcción y explotación de la obra

La Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid tendrá en cuenta, en la elaboración de los pliegos del contrato para la concesión de la construcción y explotación de la obra pública Hospital de Arganda las cautelas necesarias y tomará las medidas oportunas con la finalidad de que no se produzca ningún tipo de riesgo para la prestación del servicio sanitario ajeno al inherente a la gestión directa del mismo por la propia Administración.

Sobre el programa funcional

1. Habitaciones que se construyen y entran en funcionamiento

Se considera que el programa funcional es bastante claro en relación con las camas que se equiparán en el año 2007 y, por tanto, entrarán en funcionamiento, y con las camas totales que podrán ponerse en funcionamiento en el año 2017.

La estructura arquitectónica de todas las unidades de hospitalización debe ser idéntica para favorecer los cambios de uso con un mínimo de obras. Las unidades con un programa funcional específico deben constituir variaciones menores en su estructura arquitectónica en relación a la demás. Las soluciones propuestas son:

En el caso de obstetricia y pediatría, cuya previsión de actividad es inferior a la capacidad estructural de una unidad de hospitalización, se configuran con el máximo de capacidad que estructuralmente pueden tener (30 camas menos los espacios específicos de estas unidades). Ello permite una gran flexibilidad para acoger los incrementos de actividad o alternativamente el uso polivalente de las camas restantes o simplemente el que permanezcan vacías. En el caso de psiquiatría, se prevé que el uso del resto del espacio sea para hospital de día. Sí bien, la decisión de si el hospital de día debe ubicarse en el Hospital o en el medio comunitario está siendo objeto de un análisis específico.

2. Hospitalización madrehijo

Al tratarse de habitaciones individuales, no es imprescindible prever espacios comunes específicos, como se indica, para la relajación, ni vestuarios o aseos adicionales a los que ya tienen las habitaciones, aun así se contempla una sala de lactancia materna.

3. Incubadoras

El espacio previsto por puesto de incubadora se considera adecuado, sin embargo, en el programa funcional se contempla una zona de reserva que puede ser utilizada si se planteasen mayores requerimientos de espacio por niño en el futuro.

4. Estructura asistencial de psiquiatría

La decisión de integrar toda la actividad psiquiátrica es un tema en estudio por parte de la Consejería de Sanidad y Consumo. Dada la configuración de los espacios de hospitalización y la dotación de consultas externas, el programa funcional no limita en absoluto la posibilidad de desarrollar completamente la psiquiatría, que se puede incorporar sin modificación de volúmenes construidos. El único aspecto a considerar (que ya está previsto para ser decidido en su momento) será la validación de que el proyecto arquitectónico integre adecuadamente las relaciones funcionales y la singularización de los espacios ambulatorios, del hospital de día y de hospitalización.

5. Quirófano para cesáreas

No existe quirófano asignado a cesáreas como no existe ningún quirófano asignado a otra actividad quirúrgica. La integración del bloque obstétrico y quirúrgico permite cualquier opción de organización dependiendo de las necesidades reales al abrir el centro.

6. Urgencias

Los espacios de expansión para catástrofes no son espacios construidos específicamente para este fin, por tanto, debe existir una reserva de espacio que debe ser validada y que existe, con las circulaciones correspondientes, en el proyecto arquitectónico.

7. Espacios de personal de urgencias y emergencias externas

Está previsto en la zona de llegada de emergencias incluyendo el aparcamiento de ambulancias, aunque la denominación no es apropiada (sala de estar y aseo conductores). De acuerdo en cambiar la denominación por “personal dotación UVI móvil”.

8. Integración en urgencias de la atención primaria

Los espacios de urgencias se han dimensionado contando con la integración de la atención primaria, por tanto, los espacios no serán un obstáculo para desarrollar esta medida.

9. Hospital de día

En general, toda el área ambulatoria requiere que se diseñe con una importante flexibilidad para poder cambiar los usos previstos en función de la demanda. No obstante, se puede prever una zona de expansión del área asistencial del hospital de día para crecer en unos cuatro puestos más (40 m 2 ).

10 y 11. Área de laboratorio y anatomía patológica

Se considera que estas alegaciones no corresponden al Hospital de Arganda, ya que en el programa funcional de este centro se recoge un espacio de reserva para la instalación de laboratorio de rutina y anatomía patológica en el caso de que el análisis funcional así lo recomiende en un futuro.

12 y 14. Área de recepción y atención al cliente y Servicio de atención al paciente

Hay que tener en cuenta que se parte de un diseño organizativo bastante diferenciado del de muchos de los actuales hospitales: El espacio de recepción y atención al cliente citado en admisiones, es un área en que se concentrarán sólo los pacientes para ser hospitalizados de forma programada (por ejemplo, un máximo de 20 paciente/día programados a lo largo de toda la jornada). La mayor parte de gestiones se realizará en los puntos periféricos de atención en consulta externa y otros servicios con lo que no existirán zonas de grandes concentraciones de pacientes.

Además, hay que tener en cuenta que estas zonas se ubican en las áreas principales de circulación del Hospital que se diseñan con espacios de espera específicos no incluidos en el programa funcional, dado que este tipo de espacios se diseña a criterio del arquitecto.

El área de atención al paciente está íntimamente integrada con el resto de servicios de admisiones, que incluye algunos servicios centrales y puntos periféricos de recepción y programación de actividad. Como espacios específicos, diferenciados de los de admisiones y recepciónprogramación, tiene previstos:

Un punto de información en vestíbulo. En hospitalización:

Una zona de atención al paciente. Despachos polivalentes (4) en donde está previsto ubicar (1- 2 despachos) los profesionales que atiendan problemas (reclamaciones, etcétera)

En urgencias existen dos despachos de atención al paciente. En consulta externa: Está previsto el espacio de información, recepción y programación, pero no específicamente un despacho para gestiones más personalizadas. Revisado el tema se añade un despacho de atención al paciente en la zona de consulta externa.

En el resto de áreas se ha planteado una estructura de puestos de informaciónrecepción distribuidos por módulos en las consultas y servicios que ejercerán las funciones de atención al paciente. Esta dotación es ya muy superior a las necesidades y dotaciones habituales en este aspecto (que se suelen limitar a 1- 2 puestos de atención de reclamaciones y problemas).

13. Vestíbulo

Como ya se especifica en el programa funcional, el desarrollo de esta área se deja a las propuestas arquitectónicas. En el programa funcional se dan líneas generales y la relación de espacios concretos que deben ser previstos.

15. Servicio de asistencia religiosa

La Consejería de Sanidad y Consumo se muestra conforme a sustituir el término “capilla” de la página 229 por el de “sala de cultos”, tal como se recoge en la página 230.

16. Área de docencia

No se considera que tenga sesgo endogámico ya que en el programa funcional de este Hospital esta área se define para atender las necesidades y requerimientos del personal del Hospital en su conjunto. Los requerimientos que se generen de la actividad de las asociaciones y voluntariado, se ubicarán en la zona que se ha definido para la integración y participación ciudadana.

Se considera que la definición de la biblioteca de pacientes como un espacio diferente es adecuada para el desarrollo de las actividades de este servicio.

17. Almacén de lencería

En principio se entiende que un suministro ágil debe garantizar la reposición diaria, incluyendo sábados y laborables entre festivos. Es por esto por lo que se fija la previsión del stock a tres días. De todas formas, es un dimensionado orientativo modificable por los licitadores y deberán valorarse las ofertas en conjunto con los compromisos de gestión de la lencería.

18. Aparcamiento

El uso de la relación plazas/cama que se utiliza en el programa funcional está corregido con un ratio 50 por 100 superior al habitual para prever las necesidades de aparcamiento de un centro con una elevada actividad ambulatoria. En cuanto al personal, el aparcamiento supone una plaza para más del 60 por 100 del personal total de hospitales similares. Entendemos, y la validación con expertos así nos lo indica, que se ha hecho un dimensionado superior en más de un 50 por 100 a lo habitual. Existe alguna reserva técnica sobre el aspecto de sostenibilidad ambiental, al entender que puede favorecer el uso del transporte privado en lugar de potenciar el uso del transporte público.

19. Zona de integración y participación

Esta zona se encuentra específicamente definida con una serie de espacios que se recogen en el programa funcional. Sin embargo, no se considera adecuado adscribir a unidades y servicios específicos las salas de reuniones y aulas que son espacios de una intensidad de uso no regular. El Hospital está suficientemente dotado de espacios de trabajo de este tipo que deben ser polivalentes y de uso común para todas las finalidades del Hospital. La adscripción restrictiva a determinadas unidades conlleva un uso ineficiente del espacio. Es de destacar que existen, además de las aulas y salas de reuniones, varios espacios polivalentes que pueden ser utilizados con este fin.

Confederación General del Trabajo

1. Respecto a la forma jurídica

Con independencia de la finalidad y justificación de la obra pública Hospital de Arganda del Rey, contenida en el Estudio de Viabilidad objeto del presente trámite de información pública, la elección por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid de la figura del contrato de concesión de obras públicas para la redacción del proyecto, construcción y explotación del Hospital de Arganda del Rey, se adecua al régimen legal establecido por el TRLCAP.

De conformidad con lo previsto en el artículo 220.1 del mencionado texto legal, “se entiende por contrato de concesión de obras públicas aquel en cuya virtud la Administración Pública o entidad de Derecho público concedente otorga a un concesionario, durante un plazo, la construcción y explotación, o solamente la explotación, de obras relacionadas en el artículo 120 o, en general, de aquellas que siendo susceptibles de explotación, sean necesarias para la prestación de servicios públicos de naturaleza económica o para el desarrollo de actividades o servicios económicos de interés general...”.

En consecuencia, para determinar si las infraestructuras hospitalarias tienen el carácter de obra pública de ingeniería civil, es preciso acudir al tenor literal del artículo 120 del TRLCAP, el cual establece como objeto del mismo en su apartado a) “la construcción de bienes que tengan naturaleza inmueble, tales como carreteras, ferrocarriles, puertos, canales, presas, edificios, fortificaciones, aeropuertos, bases navales, defensa del litoral y seña lización marítima, monumentos, instalaciones viarias, así como cualquier otra análoga de ingeniería civil”. Por tanto, el artículo 120 del TRLCAP contiene una enumeración abierta, omnicomprensiva de todas aquellas obras o construcciones destinadas a la prestación de servicios que se hallen a cargo de una Administración Pública, no siendo posible, de una interpretación literal y sistemática del mismo, el considerar la enumeración realizada como “númerus clausus”. Por todo lo anterior, la calificación de una obra pública viene determinada por: (i) el sujeto que la promueve, y (ii) la finalidad de la misma.

(i) Para que una obra se encuentre dentro del objeto del artículo 120 del TRLCAP, es preciso que aquélla sea promovida por una Administración Pública, con independencia del sujeto que la realice. En consecuencia, no resulta capital a la hora de caracterizar una obra pública de las previstas en el artículo 120 del TRLCAP el identificarla con el sujeto que la ejecuta, puesto que lo trascendente para calificarla como tal es la cualidad del sujeto o persona que la encarga, que decide que sea ejecutada, en el presente supuesto, la Comunidad de Madrid. (ii) La finalidad que se persigue con la obra ha de consistir en la satisfacción de un interés público, manifestado en la efectiva prestación de los servicios sanitarios. Así, en el presente supuesto, la obra pública Hospital de Arganda del Rey se revela como instrumental respecto de la prestación de los referidos servicios de interés general.

Por todo lo anterior, cabe afirmar que la infraestructura hospitalaria se encuentra en el ámbito objetivo de aplicación del artículo 220 del TRLCAP y por tanto, del artículo 120 del mismo texto normativo.

Además, es preciso señalar que la modificación introducida en el TRLCAP por la Ley 13/2003, Reguladora del Contrato de Concesión de Obras Públicas, supone una ampliación del concepto de obra pública objeto de concesión, de suerte que las obras públicas susceptibles de ser objeto de este contrato se extienden más allá del ámbito mencionado en el artículo 120, toda vez que, una vez contempladas aquellas, el artículo 220 del TRLCAP se refiere, en general, a “aquellas que siendo susceptibles de explotación, sean necesarias para la prestación de servicios públicos de naturaleza económica o para el desarrollo de actividades o servicios económicos de interés general...”. Este carácter amplio viene, asimismo, reflejado en la Comunicación interpretativa de la Comisión Europea 2000/C 121/02 sobre las concesiones en el Derecho comunitario.

En consecuencia, cabe calificar de errónea la interpretación realizada por la parte alegante de que la infraestructura hospitalaria no se encuentra dentro del ámbito objetivo de aplicación de los artículos 120 y 220 del TRLCAP, toda vez que, tal y como se señala anteriormente, el Hospital de Arganda del Rey se trata sin lugar a dudas de una obra pública de ingeniería civil, tangible y necesaria para la prestación de un servicio público como es el sanitario. Por tanto, la Consejería de Sanidad y Consumo podrá optar por la fórmula de la concesión de obras públicas para la construcción y explotación del Hospital.

Por otro lado, es preciso señalar que, en relación con el modelo de gestión propuesto, éste se refiere única y exclusivamente a servicios no sanitarios, vinculados a la explotación de la infraestructura hospitalaria, y no a la gestión del servicio público sanitario, por lo que, en ningún caso, se puede considerar vulnerada la Ley General de Sanidad. Así, la financiación y gestión de los servicios sanitarios se efectuará de conformidad con los parámetros establecidos en la Ley General de Sanidad, no sufriendo ninguna alteración el modelo en relación con la forma habitual de gestión del mismo.

2. Respecto a la dotación y el equipamiento

1. En relación con lo expresado respecto a la dotación del número de camas, se hace necesario realizar las siguientes consideraciones que justifican el dimensionado de la misma:

Las bases del nuevo modelo para hospitales de la Comunidad de Madrid que orientan el diseño y dotación de los nuevos centros, incorporan las tendencias que se están produciendo en otros países de nuestro entorno. Así, respecto a indicadores clave como la estancia media, se asume que disminuye progresivamente, o respecto al cambio del “centro de gravedad” del hospital, se asume un modelo en el que la hospitalización pierde peso y volumen y se desarrollan toda una serie de formas alternativas a la hospitalización, basadas en el área ambulatoria, que permiten agilizar la práctica asistencial en beneficio del paciente, manteniendo la seguridad y calidad de la atención sanitaria. El centro está dimensionado en su área de hospitalización de manera que todas las habitaciones cuentan con el espacio e instalación necesarias para hacerlas dobles y así asumir los hipotéticos picos de actividad que pudieran ocurrir. Por último, las camas y servicios que utilizará la población del Distrito de Arganda corresponderán a los instalados en el nuevo Hospital así como a los instalados en el Hospital “Gregorio Marañón”, centro de referencia, que esta población frecuentará en razón a la complejidad de las prestaciones que se requiera en cada proceso.

2. El Hospital de Arganda contará con una cartera de servicios que responderá, mejorando claramente la accesibilidad geográfica de la población, a los problemas más frecuentes y que suponen el mayor porcentaje de utilización de los servicios especializados. Las especialidades que se relacionan en el último párrafo de este punto como no mencionadas en el informe de viabilidad, se prestarán en el Hospital de Arganda en aquellos modalidades que la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes aconsejen como idóneos, desarrollando en el Hospital de referencia los niveles de mayor complejidad.

3. En este apartado se hacen similares consideraciones a las que se comentan en el apartado 1, en el que se hace referencia a la dotación de camas, ya que la dotación de camas es resultado de los ingresos previstos.

La potenciación del área ambulatoria, diagnóstica y de hospitalización a domicilio disminuirá las necesidades de ingresos. Asimismo, la población del Distrito Sanitario de Arganda utilizará los recursos del Hospital de referencia en razón de la complejidad de las prestaciones que requiera cada proceso.

4. En la zona de diagnóstico por la imagen, lo que se prevé en el programa funcional son los espacios para la posible instalación de determinados equipos, en ningún momento se refiere a equipos propiamente dichos. En relación con estos espacios es necesario puntualizar los siguientes aspectos:

Ecografía: En el servicio de diagnóstico por la imagen está previsto el espacio para dotar de un segundo equipo en el año 2017. Asimismo, se cuenta con espacio para dotar con equipo de ecografía en tres gabinetes de exploraciones funcionales: Obstetricia, ginecología y digestivo. Ecodoppler y ganmacámara: No se prevé frecuentación suficiente para dotar de este equipamiento. Resonancia magnética: En el momento actual no se prevé actividad suficiente para dotar de este recurso al nuevo Hospital. Sin embargo, si esta dotación fuera necesaria, se ha previsto en el Programa Funcional una zona de expansión que permitiría la ubicación de este recurso.

El espacio reservado en el servicio de diagnóstico por la imagen para futuras expansiones sería utilizado para la ubicación de aquellos equipos, no previstos en la actualidad, cuyo incremento de actividad aconsejara su dotación.

5. En esta fase del proceso lo que se presenta es el dimensionado del futuro Hospital para sacar a concurso la construcción del mismo. El dimensionado se ha basado en la previsión de necesidades de una determinada población y tomando en cuenta los recursos existentes en la zona y la complejidad de los mismos. Los recursos humanos se dotarán en una fase posterior y se adecuarán a las características de los servicios que se van a prestar, siguiendo los criterios que garanticen la calidad en la asistencia, la seguridad de los usuarios y la eficiencia del sistema.

3. Respecto a la externalización de determinados servicios

Inicialmente es preciso señalar que la externalización de determinados servicios prevista en el Estudio de Viabilidad se refiere única y exclusivamente a servicios no sanitarios, vinculados a la explotación de la infraestructura hospitalaria, y no a la gestión del servicio público sanitario. Así, en el futuro contrato, se con cederá solamente la redacción del proyecto, construcción y explotación de la obra pública sin conceder el servicio público sanitario que ha de prestarse sobre la misma.

En segundo lugar, las alegaciones plantean, en relación con los servicios externalizados, la calidad y continuidad en la prestación de los mismos.

La explotación de los referidos servicios de la obra pública se realizará de conformidad con una serie de estándares de calidad predeterminados en el Pliego de Prescripciones Técnicas que se elaborará para regular los servicios objeto de la citada explotación, con la finalidad de adaptarlos a las características técnicas y funcionales requeridas para la correcta prestación de los servicios sanitarios. En el Pliego se especificará pormenorizadamente por cada uno de los servicios objeto de la concesión las Obligaciones Generales, las Especificaciones Técnicas y los Indicadores de Cumplimiento.

El concesionario, además de realizar la normal prestación de los servicios, habrá de realizar aquellas actuaciones de reposición, conservación y gran reparación que sean exigibles a fin de que los servicios y actividades sanitarias a los que la infraestructura hospitalaria sirve puedan ser desarrollados adecuadamente de conformidad con las exigencias y demandas sociales. Asimismo, el concesionario se verá obligado a mantener la infraestructura hospitalaria en las mejores condiciones de explotación a lo largo de todo el período de vida útil de la concesión, de acuerdo con los estándares técnicos establecidos en cada momento, lo que además de asumir inversiones adicionales a lo largo de la vida de la concesión, exigirá del concesionario una experiencia y una capacitación técnica de alto nivel.

Para garantizar dicho cumplimiento se establecerá por la Administración un sistema de control y evaluación de la prestación de los diferentes servicios, basado esencialmente en la definición de unos indicadores que permiten de forma objetiva establecer mediante tres parámetros (tipo de fallo de servicio o de calidad, tiempo de respuesta y tiempo de corrección), el adecuado funcionamiento del mismo, realizándose, en su caso, deducciones en el precio del servicio.

En todo caso, la explotación de los servicios externalizados ha de venir informada por el principio de continuidad en la explotación de la obra pública, según el cual la obra pública no podrá dejar de explotarse en perjuicio de los usuarios en ningún momento de su vida útil.

Para garantizar la continuidad en la prestación de los servicios externalizados, así como los estándares de calidad previstos para los mismos, la Consejería de Sanidad y Consumo, además de los amplios derechos que se establezcan en el correspondiente contrato administrativo en defensa y garantía del servicio público sanitario, gozará de una serie de prerrogativas legalmente atribuidas por el TRLCAP, las cuales implicarán el ejercicio de un poder unilateral por parte de la Consejería, orientado precisamente en el presente supuesto a la defensa del interés público, y a lagarantía de la actividad, calidad y continuidad de los servicios externalizados.

Por otra parte, la retribución del concesionario se determinará en función del grado de calidad y disponibilidad de los servicios prestados. A estos efectos, para cada uno de los servicios externalizados se establecerán unos estándares de prestación relativos al grado de disponibilidad y calidad requeridos para la utilización de los mismos por la Consejería de Sanidad y Consumo en la prestación de los servicios sanitarios.

En este sentido, con carácter mensual se efectuarán mediciones de los niveles de disponibilidad y calidad de los servicios. La prestación de aquellos por debajo de los niveles definidos como óptimos dará lugar a la aplicación automática de porcentajes de deducción, ponderados según el tipo de deficiencia, que disminuirán la retribución del concesionario.

Por todo lo anterior, cabe concluir que la prestación de los servicios externalizados no sanitarios previstos en el Estudio de Viabilidad se realizará con las suficientes garantías de continuidad y calidad, primando en su ejercicio la defensa de los intereses públicos y no el beneficio económico del concesionario, bajo el estricto cumplimiento de las necesidades que a lo largo del período de vida útil de la concesión requiera la correcta prestación del servicio sanitario.

Dada en Madrid, 2005. El Viceconsejero de Asistencia e Infraestructuras Sanitarias, Arturo Canalda González.


No hay versiones para esta norma