Uso de la vivienda conyugal en caso de matrimonio sin hijos o siendo los mismos mayores de edad.

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Uso de la vivienda familiar

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por vivienda familiar hay que entender aquella en la que los cónyuges cumplen su deber de vivir juntos. El uso de la misma, en los llamados casos de crisis del matrimonio, parte de la regulación que del asunto realiza el Art. 96 ,Código Civil.  ...

  • Contenido del convenio regulador

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

     Según la definición del Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ, el convenio regulador se puede entender como "aquel negocio jurídico de carácter mixto por intervenir los particulares y la autoridad judicial que tiene por final...

  • El uso de la vivienda familiar y el inventario de bienes en el Código Civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Una vez admitida la demanda de nulidad, separación o divorcio, el Juez, a falta de acuerdo de ambos cónyuges aprobado judicialmente, adoptará, con audiencia de éstos, las medidas a que se refiere el Art. 103 ,Código Civil, cuyo numeral segundo ...

  • Medidas provisionales derivadas de la presentación de la demanda

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Dentro de las medidas provisionales de la nulidad, separación o divorcio, se pueden distinguir aquellas que se solicitan en un momento previo a la interposición de la demanda y las que se solicitan junto con ésta. En este sentido, los efectos de...

  • Regulación del proceso de divorcio contencioso o iniciado de mutuo acuerdo

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El divorcio es la institución legal que permite la disolución del matrimonio en vida de ambos cónyuges. A diferencia de la separación, el divorcio extingue el vínculo matrimonial, lo que implica que los antiguos cónyuges quedan liberados para, ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados

El Tribunal Supremo indica que la subsistencia de habitación del hijo no resulta factor determinante para adjudicarle el uso de la vivienda familiar.

  • Materias: Civil
  • Fecha: 17/07/2017

zapatillas-café- fuego

Una de los aspectos a discutir en los casos de separación y divorcio, es la atribución del domicilio familiar.

Desde la reciente (Sentencia CIVIL Nº 390/2017, TS, Sala de lo Civil, Sec. 1, Rec 2345/2016, 20-06-2017) Esta doctrina es aplicable tanto cuando se adjudica el uso de la vivienda al «cónyuge no titular» (al que literalmente se refiere el párrafo tercero del art 96 CC ) porque la vivienda es privativa del otro como cuando la vivienda tiene el carácter de bien ganancial, como es el caso del presente recurso. Ya la sentencia 1067/1998, de 23 de noviembre , consideró aplicable el art. 96 párrafo tercero cuando la vivienda es ganancial, mediante una interpretación lógica y extensiva del precepto, y otras sentencias de esta sala así lo han venido entendiendo con posterioridad (sentencias 624/2011, de 5 de septiembre y 707/2013, de 11 de noviembre), proveniente, por ejemplo de la (Uso y disfrute del domicilio familiar no existiendo menores. Sentencia del T. S. de 05-09-2011, núm. 624/2011. Doctrina TS Pleno. Rec.núm. 1755/2008 .) nos expresa que: La mayoría de edad alcanzada por los hijos a quienes se atribuyó el uso deja en situación de igualdad a marido y mujer ante este derecho, enfrentándose uno y otro a una nueva situación que tiene necesariamente en cuenta, no el derecho preferente que resulta de la medida complementaria de guarda y custodia, sino el interés de superior protección, que a partir de entonces justifiquen, y por un tiempo determinado. Y es que, adquirida la mayoría de edad por los hijos, tal variación objetiva hace cesar el criterio de atribución automática del uso de la vivienda que el artículo 96 establece a falta de acuerdo entre los cónyuges, y cabe plantearse de nuevo el tema de su asignación, pudiendo ambos cónyuges instar un régimen distinto del que fué asignación inicialmente fijado por la minoría de edad de los hijos, en concurrencia con otras circunstancias sobrevenidas."

Pasando, por ejemplo por las sentencias (Sentencia Civil Nº 73/2014, TS, Sala de lo Civil, Sec. 1, Rec 383/2012, 12-02-2014): “el mantenimiento del uso de la vivienda o su modificación deberá estar justificado, necesariamente, en el interés más necesitado de protección que, como concepto jurídico indeterminado, deberá ser objeto de un juicio de ponderación en el que, al lado de las circunstancias señaladas, se contrasten directamente (plano de igualdad) las circunstancias e intereses dignos de protección o consideración que presente la situación de cada cónyuge. Todo ello, dentro de una clara flexibilidad valorativa que permite dicho concepto en orden a valorar aspectos tanto de índole práctica como de orden social, particularmente el referido a las circunstancias económicas del cónyuge más desfavorecido, por un tiempo prudencialmente fijado por el Juez.”

(Sentencia Civil Nº 707/2013, TS, Sala de lo Civil, Sec. 1, Rec 2590/2011, 11-11-2013), en la que ya se venía aplicando la referida doctrina:  “ la decisión del hijo mayor de convivir con el padre no debió considerarse factor determinante a la hora de privar a la esposa de su derecho a usar el domicilio familiar, como venía haciéndolo hasta ese momento una vez acreditado que las circunstancias en ella concurrentes lo hacían aconsejable por ser su interés el más necesitado de protección, no solo porque ya estaba en la casa sino porque carece de sentido que quien salio de la misma vuelva para ocuparla en un tiempo tasado, y que quien estaba salga por la decisión del hijo de trasladarse a vivir con su padre, cuando no está enfrentado a su madre con la que de hecho ha venido conviviendo hasta que decidió residir en la vivienda de su padre. Este uso se mantendrá hasta el momento de la liquidación del régimen matrimonial, si antes no se produce su venta.”

Se llega a la casuística de que incluso el cónyuge no titular de la vivienda puede obtener su uso y disfrute.

A este respecto, es de aplicación lo normado en el Art. 96 del Código Civil el cual nos expone que:
En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.
Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.
No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.
Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

Según este precepto, en primer lugar se otorgará el uso y disfrute de la vivienda familiar a los menores y al progenitor que los guarde, si bien, tanto en el caso de que alcancen la mayoría de edad como si no existiesen hijos, primarán las circunstancias de los cónyuges, primando la más necesitada de protección.

Por tanto, debemos concluir que los aspectos determinantes para la atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar son: Falta de acuerdo, interés de superior protección y temporalidad de la atribución.

Uso de la vivienda
Mayor de dieciocho años
Cónyuge no titular
Vivienda conyugal
Vivienda familiar
Divorcio
Atribución vivienda familiar
Bienes gananciales
Guarda y custodia
Menor de edad
Capacidad económica
Uso vivienda familiar
Liquidación del régimen matrimonial
Disfrute vivienda familiar
Autorización judicial