Análisis de la Consulta vinculante V1980-15. Deducción por inversión en vivienda habitual en la sociedad de gananciales

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 10/01/2017
  • Origen: Iberley

PLANTEAMIENTO

El consultante adquiere una vivienda en enero de 2010. Dos años después, contrae matrimonio en régimen de sociedad de gananciales.

En octubre de 2014, tiene intención de aportar la vivienda, a la sociedad de gananciales, con carácter oneroso. La adquisición de tal vivienda, se encuentra financiada mediante un préstamo hipotecario.

Se pregunta acerca de, si a partir de la fecha en la que aporte la vivienda a la sociedad de gananciales, ya sea en 2014 o en momento posterior, podrá continuar practicando la deducción por inversión en vivienda habitual, aun haber sido esta suprimida con efectos de 1 de enero de 2013.

Si tendrá derecho a practicarla a partir de entonces su cónyuge, considerando que contrajeron matrimonio en gananciales en 2012, y en función de qué cantidad destinada de los fondos gananciales a amortizar el préstamo podrá practicarla.

RESPUESTA

Se suprime la deducción por inversión en vivienda habitual a partir de 1 de enero de 2013. (Ley 16/2012, de 27 de diciembre). Aunque, se establece un régimen transitorio (DT18 ,LIRPF) por el que podrán continuar practicando la deducción por inversión en vivienda en ejercicios futuros todos aquellos contribuyentes que hubieran adquirido antes de 31 de diciembre de 2012 su vivienda habitual o satisfecho cantidades antes de dicha fecha para la construcción, ampliación, rehabilitación o realización de obras por razones de discapacidad en su vivienda habitual.

La Dirección General de Tributos (DGT), en su consulta vinculante DGT V1980-15, de 25/06/2015, otorga dos respuestas al respecto:

A) Mientras no se realice la aportación, y se mantenga el régimen de sociedad de gananciales acordado al contraer matrimonio en 2012, el cónyuge del consultante al ir adquiriendo titularidad de la vivienda por su participación en dicha sociedad a medida que se satisfacen cantidades con fondos gananciales, de haber satisfecho cantidades con antelación a 1 de enero de 2013 y, además, de haber practicado por ello la deducción, le es de aplicación el régimen transitorio señalado, teniendo, por tanto, derecho a continuar practicando la deducción a partir de 2013, de conformidad con la disposición transitoria decimoctava de la LIRPF.
En tal situación, el consultante, propietario originario, podrá continuar configurando su base de deducción en función de la mitad de las cantidades satisfechas con fondos gananciales.

B) Si se produjese la aportación en cualquier caso a partir de 1 de enero de 2013, el cónyuge del consultante adquiriría en ese momento la propiedad de la mitad indivisa de la participación aportada de la vivienda a la sociedad de gananciales, con independencia del momento en el que satisficiese la contraprestación acordada por la misma. Por la adquisición de dicha parte indivisa, al producirse con posterioridad a 31 de diciembre de 2012, no le será de aplicación el régimen transitorio y, en consecuencia, no podrá practicar la deducción por inversión en vivienda habitual por las cantidades que satisfaga por su adquisición. Asimismo, por ésta mitad indivisa tampoco el consultante, el titular originario, podrá practicarla, al no ser ya de su propiedad.

ANÁLISIS

La DGT, en la DGT V1980-15, de 25/06/2015, parte de la premisa de que el inmueble constituye la vivienda familiar del matrimonio, y de la hipótesis de que en la fecha de la aportación ya tendría la consideración de vivienda habitual para el consultante, “residencia habitual durante tres años.”

Respecto a la titularidad de la vivienda, señala lo siguiente:

El artículo 1.357 del Código Civil, en su segundo párrafo, tratándose de la adquisición de la vivienda familiar y del ajuar doméstico, excepciona la regla establecida en su primer párrafo de que los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aun cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial, estableciendo, para dichos bienes (vivienda y ajuar), la aplicación de la regla establecida en su artículo 1.354, según la cual “Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso, a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas”.


Y el Tribunal Supremo en sentencia de 31 de octubre de 1989, en relación con estas normas sobre titularidad jurídica, equipara los pagos efectuados para amortizar la hipoteca con la compraventa a plazos, a efectos de la aplicación de la excepción contenida en el segundo párrafo del artículo 1.357.

Residiendo el matrimonio en la vivienda, de origen privativo de uno de los cónyuges, ésta constituye su vivienda familiar, término acuñado en el párrafo segundo del artículo 1.357 del Código Civil siendo por tanto de aplicación, y, en consecuencia, también su artículo 1.354

Conforme a dichos preceptos del Código Civil, la titularidad del bien corresponderá en pro indiviso a cada uno de los cónyuges y a la propia sociedad de gananciales, en proporción a la valoración de sus respectivas aportaciones.

Al cónyuge titular originario por las aportaciones efectuadas desde su adquisición hasta la celebración del matrimonio y por las que tras éste pudiera efectuar con fondos privativos; al otro cónyuge, en su caso, si tras contraer matrimonio satisficiese cantidades pendientes de pago con fondos privativos, y a la sociedad de gananciales, por las aportaciones realizadas con fondos que le sean propios; cada uno adquirirá propiedad sobre la vivienda en la proporción que los respectivos fondos representen sobre el valor de la misma.

En definitiva, al regirse el matrimonio por el régimen de gananciales, constante dicha sociedad y siendo las aportaciones gananciales, el porcentaje de propiedad sobre la vivienda se adquirirá conforme lo señalado, no requiriendo de mayor título de justificación a efectos tributarios

Las cantidades que, en cada ejercicio, el matrimonio satisfaga con fondos gananciales, tendentes a reducir la financiación ajena obtenida de soltero por el cónyuge titular originario, corresponderán y se imputarán por mitad a ambos cónyuges, y no únicamente a aquél “como antes de contraer matrimonio en gananciales.”

En el presente caso, la transmisión de la vivienda a la sociedad de gananciales se produce mediante un acuerdo voluntario en su totalidad y en el momento de la celebración de dicho acuerdo, con independencia del pago del precio (y, por tanto, con independencia de si este queda aplazado o no y de si se transmite a título oneroso o gratuito).

Únicamente en el supuesto de que la transmisión de la vivienda a la sociedad de gananciales se hiciese a través de múltiples y sucesivas aportaciones y cada aportación se hiciese coincidir con el desembolso efectivo de fondos gananciales y en proporción a dicho desembolso, la adquisición efectuada podría considerarse como la prevista en el referido artículo 1.354 del Código Civil.

Respeto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF):

La aportación de un bien privativo a la sociedad de gananciales conlleva que el aportante y el adquirente de un 50 por ciento de la propiedad transmitida son la misma persona, no produciéndose alteración en la composición de su patrimonio.

En el presente caso, a aportación de la otra mitad, a favor del cónyuge del consultante provoca en el aportante una alteración en la composición de su patrimonio que “salvo que la transmisión se entendiera producida al amparo del artículo 1.354 del Código Civil, conforme lo señalado anteriormente, debido a múltiples y sucesivas transmisiones”, queda sujeta al IRPF, de acuerdo con el artículo 33.1 de la LIRPF, la cual ha de reflejarse en la declaración por el IRPF correspondiente al ejercicio en el que se produce la transmisión.

Los valores de adquisición y transmisión del bien aportado habrán de determinarse conforme disponen los artículos 34 a 36 de dicha Ley, determinando así la probable ganancia o pérdida patrimonial.

En relación con la deducción por inversión en vivienda habitual, la cual se configura en el artículo 68 LIRPF, en su redacción en vigor a 31/12/2012, y teniendo en cuenta el concepto de vivienda habitual señalado en el mismo, la DGT viene manteniendo el criterio de que los beneficios fiscales relacionados con la residencia habitual del contribuyente están ligados a la titularidad del pleno dominio del inmueble. Tanto del que se adquiere o rehabilita, en cuanto a la deducción por inversión en vivienda habitual, como, también, del que se transmite, a efectos de acogerse a la exención por reinversión en vivienda habitual, y de la exención en el supuesto de transmisión por mayor de 65 años, dispuesta en el artículo 33.4,b) de la LIRPF

Para poder practicar dicha deducción se requiere la concurrencia en el contribuyente de dos requisitos: adquisición de la vivienda propia, aunque sea compartida, en su caso, y que dicha vivienda constituya o vaya a constituir su residencia habitual. Y, por tanto, con independencia de cómo se instrumente su financiación, del estado civil del contribuyente y, en su caso, del régimen económico matrimonial.
Para considerar que la vivienda constituye la residencia habitual del contribuyente desde su adquisición, debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obra.

Por todo lo expuesto, constante la sociedad de gananciales, las cantidades que, en cada ejercicio, satisfaga el matrimonio con fondos gananciales, tendentes a reducir la financiación ajena obtenida de soltero por el cónyuge titular originario corresponderán y se imputarán por mitad a ambos cónyuges, como antes se ha dicho, ello implica que ambos podrán practicar la deducción configurando su respectiva base de deducción en función del 50 por ciento de cada una de las cantidades satisfechas.

Es necesario tener en cuenta que, con efectos de aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual a partir del ejercicio 2013, desde 1 de enero de 2013 quedó suprimida la deducción por inversión en vivienda habitual, estableciéndose un régimen transitorio que permite practicar dicha deducción a aquellos contribuyentes que cumplan determinados requisitos, en concreto, para aquellos contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013, que podrán seguir aplicando la deducción.

Ahora bien, será necesario, además, que el contribuyente hubiera practicado la deducción por inversión en vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas por la adquisición de dicha vivienda en un periodo impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero de 2013, salvo que hubiera resultado de aplicación lo dispuesto en el artículo 68.1.2º de la LIRPF en su redacción vigente a 31 de diciembre de 2012.

Conforme a todo ello, la DGT resuelve lo siguiente en este caso:

A) Mientras no se realice la aportación, y se mantenga el régimen de sociedad de gananciales acordado al contraer matrimonio en 2012, el cónyuge del consultante al ir adquiriendo titularidad de la vivienda por su participación en dicha sociedad a medida que se satisfacen cantidades con fondos gananciales, de haber satisfecho cantidades con antelación a 1 de enero de 2013 y, además, de haber practicado por ello la deducción, le es de aplicación el régimen transitorio señalado, teniendo, por tanto, derecho a continuar practicando la deducción a partir de 2013, de conformidad con la disposición transitoria decimoctava de la LIRPF.
En tal situación, el consultante, propietario originario, podrá continuar configurando su base de deducción en función de la mitad de las cantidades satisfechas con fondos gananciales.

B) Si se produjese la aportación en cualquier caso a partir de 1 de enero de 2013, el cónyuge del consultante adquiriría en ese momento la propiedad de la mitad indivisa de la participación aportada de la vivienda a la sociedad de gananciales, con independencia del momento en el que satisficiese la contraprestación acordada por la misma. Por la adquisición de dicha parte indivisa, al producirse con posterioridad a 31 de diciembre de 2012, no le será de aplicación el régimen transitorio y, en consecuencia, no podrá practicar la deducción por inversión en vivienda habitual por las cantidades que satisfaga por su adquisición. Asimismo, por ésta mitad indivisa tampoco el consultante, el titular originario, podrá practicarla, al no ser ya de su propiedad.

BASE JURÍDICA

- DGT V1980-15, de 25/06/2015
- Ley 35/2006, de 28 de noviembre
- Código Civil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sociedad de gananciales
Deducción inversión vivienda habitual
Vivienda habitual
Vivienda familiar
Mitad indivisa
Contraprestación
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Base de deducción
Contrato de hipoteca
Préstamo hipotecario
Discapacidad
Realización de obras
Residencia habitual
Ajuar doméstico
Hipoteca
Compraventa a plazos
Residencia habitual del sujeto pasivo
A título oneroso
Pérdidas patrimoniales
Bienes privativos
Beneficios fiscales
Pleno dominio
Estado civil
Exención por reinversión en vivienda habitual
Régimen económico del matrimonio
Período impositivo

Ley 35/2006 de 28 de Nov (IRPF -Impuesto sobre la renta de las personas físicas-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 285 Fecha de Publicación: 29/11/2006 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Ley 16/2012 de 27 de Dic (Medidas tributarias para consolidación de finanzas públicas e impulso de la actividad económica) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 312 Fecha de Publicación: 28/12/2012 Fecha de entrada en vigor: 28/12/2012 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Comienzo de la sociedad de gananciales. Bienes adquiridos por los cónyuges antes del matrimonio

    Orden: Civil Fecha última revisión: 12/02/2021

    El régimen económico-matrimonial de gananciales se puede definir como aquella sociedad por la que se convierten en comunes para los cónyuge, las ganancias o beneficios obtenidos, sin distinción alguna, por cualquiera de ellos, y que en el supuest...

  • Deducción inversión vivienda habitual IRPF ejercicio 2019

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 19/02/2018

    ResumenPLAZO DE PRESENTACIÓN: ABRIL-JUNIO 2020Para la deducción por inversión en vivienda habitual, suprimida con efectos a partir de 01/01/2013, se establece un régimen transitorio. En este sentido, la deducción se aplicará conforme a lo disp...

  • Situación de pro indiviso entre uno de los cónyuges y la sociedad de gananciales

    Orden: Civil Fecha última revisión: 25/02/2021

    "Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas". (Art. 1...

  • Los bienes privativos

    Orden: Civil Fecha última revisión: 25/02/2021

    Los bienes privativos pueden ser:Por atribución legal.Por atribución convencional.Por confesión del otro cónyuge.  ¿Cuáles son los denominados bienes privativos?Constituido el régimen económico matrimonial de la sociedad de gananciales en v...

  • Deducción IRPF inversión vivienda habitual Navarra ejercicio 2016 (Derogada)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 20/02/2018

    ResumenPara contribuyentes con residencia habitual en Navarra se reconoce una deducción por inversión en vivienda habitual en la cuota íntegra del IRPF del 15% (18% o 30%) de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisici...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados