Caso práctico: Contrato por obra o servicio determinado. Cómputo de días para la reclamación del despido

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 19/04/2016
  • Origen: Iberley

PLANTEAMIENTO

El apdo. 3, Art. 59 ,Estatuto de los Trabajadores señala, respecto al plazo de caducidad de 20 días para el ejercicio de la acción contra el despido, que los 20 días serán los “siguientes de aquél en que se hubiera producido”. Pero, para el cómputo de la caducidad de la acción de despido de los contratos de obra

  • ¿Cuándo se entiende producido el despido? ¿El día en el que el trabajador recibe la carta de despido, o el día en que cesa en su puesto?

RESPUESTA

El cómputo del plazo de veinte días empieza a correr el día del cese real y efectivo en la empresa por decisión de esta.

ANÁLISIS

La regla general en orden a la prescripción de las acciones judiciales derivadas del contrato de trabajo viene establecida en el inciso inicial del apdo. 1, Art. 59 ,Estatuto de los Trabajadores, al disponer que “las acciones derivadas del contrato de trabajo que no tengan señalado plazo especial prescribirán al año de su terminación”. Llevando a cabo una interpretación auténtica del concepto –un tanto indeterminado- “terminación”, es el propio legislador quien aclara a continuación, dentro del propio apartado 1 del artículo de referencia, cuándo debe entenderse finalizado el contrato en los dos supuestos a los que allí se refiere. Esta interpretación auténtica tiene por finalidad concretar cuál es el día inicial (“dies a quo”) a partir del cual comienza a correr el cómputo del plazo general de prescripción.

Sin embargo, existen plazos especiales de prescripción –y aun de caducidad- en los que habría sido necesario –aún con mayor motivo, dada su corta duración- que el legislador hubiera concretado, más de lo que lo ha hecho, cuándo comienza a correr el plazo para el ejercicio de la acción allí regulada. Nos estamos refiriendo específicamente al plazo de caducidad de 20 días para el ejercicio de la acción contra el despido, respecto de la cual el apartado 3 del citado Art. 59 ,ET señala que esos 20 días serán los “siguientes de aquél en que se hubiera producido”.  Esta inconcreción legislativa sobre el plazo de caducidad de la acción de despido en los contratos por obra o servicio determinado, ha dado lugar a que el Tribunal Supremo haya tenido que pronunciarse en diversas ocasiones acerca de cuál debe ser –en determinados supuestos concretos- el “dies a quo” del cómputo del plazo hábil para el ejercicio de la acción de despido, conveniendo recordar la doctrina de la Sala IV del Tribunal Supremo, sobre la extinción de los contratos para obra determinada consistente en la ejecución de una contrata, sentada en SSTS de 17/06/2008 y 18 /06/2008  (Rud. 4426/2006 y 1669/2007) y reiterada, entre otras, en las SSTS de 23/09/2008 (Rud. 2126/2007 ) y 14/06/2010 (Rd. 361/2009) 

"De las disposiciones, antes citadas, que regulan el contrato de trabajo que nos ocupa, se desprende que nos encontramos ante un contrato temporal cuya duración depende del cumplimiento de un plazo que normalmente es indeterminado, lo que supone que al tiempo de firmarse el contrato se sabe que es de duración determinada, pero se ignora cuando se extinguirá, pues ello dependerá de la ejecución del encargo recibido de un tercero y de la voluntad de este, de si decide mantener o renovar su encargo. Conviene insistir en que estamos ante un contrato temporal en el que la duración depende del vencimiento de un plazo, la ejecución de la obra o servicio, y no ante un contrato sujeto a condición resolutoria porque, cual se deriva del Art. 1125 ,Código Civil, cuando el hecho futuro del que depende la subsistencia del contrato es cierto, aunque no se sepa cuando llegará, estamos ante un plazo (resolutorio), mientras que si es incierta la producción del hecho que extinguirá el contrato nos encontraremos ante una condición (resolutoria). Que el artículo a) del apdo. 1, Art. 15 ,ET, establece un contrato sujeto a plazo resolutorio lo evidencia el que regule un contrato sujeto a un límite temporal cierto, aunque sea incierta su duración concreta. Y lo corrobora el hecho de que tal contratación temporal sólo se autorice en atención a que la empresa contratante necesita temporalmente de trabajadores para atender una actividad concreta, determinada y con autonomía y sustantividad propias, razón por la que se vincula la duración del contrato a la subsistencia de la necesidad que se atiende con él.

Por ello, cuando la contrata o concesión que lo motiva se nova, renueva o es sustituida por otra posterior en la que el objeto sigue siendo el mismo, el contrato de trabajo no se extingue por no haber transcurrido el plazo pactado para su duración: la ejecución de la obra que lo motiva y la consiguiente desaparición de la necesidad temporal de mano de obra que requiere la ejecución de la "obra o servicio" que la empleadora se comprometió a realizar, objetivo que es el que, legalmente, autoriza una contratación temporal que en otro caso no sería acorde con la norma. Así pues, en la modalidad contractual estudiada cabe que se pacte un plazo resolutorio determinado o indeterminado, según las circunstancias de la obra o servicio a ejecutar o de la concesión obtenida, aunque la mayoría de las veces será difícil determinar la fecha exacta de la extinción.

Pero lo que no será posible es que el contrato determine ese plazo resolutorio en contra de la naturaleza de ese contrato y del objetivo perseguido por la ley al admitirlo: cubrir una necesidad temporal de mano de obra que tiene una empresa para ejecutar una obra o servicio temporalmente, en el sentido amplio que tiene esta expresión. Por ello, mientras subsista esa necesidad temporal de empleados, mientras la empleadora siga siendo adjudicataria de la contrata o concesión que motivó el contrato temporal, la vigencia de este continua, al no haber vencido el plazo pactado para su duración, que por disposición legal debe coincidir con la de las necesidades que satisface. Por todo ello, procede, estimar el recurso y cambiar la doctrina de la Sala que aplica la sentencia recurrida".

EL "DIES A QUO" PARA EL CÓMPUTO DEL PLAZO DE VEINTE DÍAS EMPIEZA A CORRER EL DÍA DEL CESE REAL Y EFECTIVO EN LA EMPRESA POR DECISIÓN DE ESTA. En este sentido podemos citar las SSTS 25/09/2010 (R. 39/1995), 08/02/2010 (Rud. 2000/2009) y 17/05/2010 (Rud. 4042/2008), entre otras en las que se ha señalado que el despido no se produce hasta el día del cese efectivo en el trabajo, fecha a partir de la que empieza a correr el plazo de caducidad de la acción para impugnar esa decisión, como señala la STS 15/10/2012 (R. 3124/2011).  

BASE JURÍDICA

- Art. 59 ,Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

- Art. 1125 ,Código Civil

- TS, Sala de lo Social, de 08/02/2010, Rec. 2000/2009TS, Sala de lo Social, de 17/05/2010, Rec. 4042/2008TS, Sala de lo Social, de 15/10/2012, Rec. 3124/2011TS, Sala de lo Social, de 14/06/2010, Rec. 361/2009TS, Sala de lo Social, de 15/10/2012, Rec. 3124/2011 y TS, Sala de lo Social, de 17/05/2010, Rec. 4042/2008

Plazo de caducidad
Contrato por obra o servicio determinado
Caducidad de la acción
Contrato de Trabajo
Impugnación del despido
Dies a quo
Contrato de trabajo de duración determinada
Carta de despido
Prescripción de la acción
Acciones derivadas del contrato de trabajo
Condición resolutoria
Caducidad
Extinción del contrato
Plazo de contrato
Adjudicataria

RDLeg. 2/2015 de 23 de Oct (Estatuto de los Trabajadores) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 255 Fecha de Publicación: 24/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 13/11/2015 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Suspensión del plazo de impugnación del despido

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/10/2016

    El ejercicio de la acción contra el despido o resolución de contratos temporales caducará a los veinte días siguientes de aquel en que se hubiera producido. El plazo de caducidad contra la acción de despido queda «congelado» durante la sustanc...

  • Autonomía y sustantividad propia de los contratos por obra o servicio determinado

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 10/02/2016

    La contratación por obra y servicio determinados para la realización de actividades ordinarias, continuadas y permanentes de la empresa constituye un fraude de ley que lleva aparejada la consideración del contrato como indefinido. Contratos de ob...

  • Plazos de prescripción y caducidad del proceso laboral

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 15/12/2016

    Es el Art. 59 ,Estatuto de los Trabajadores, regula la prescripción y la caducidad de las acciones derivadas del contrato de trabajo y el Art. 60 ,Estatuto de los Trabajadores, la prescripción de las infracciones y faltas.  Plazos de prescripci...

  • Proceso por despido disciplinario en el orden social

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/04/2019

    El proceso sobre despido disciplinario, se encuentra regulado a lo largo de los art. 103-113 LJS.NOVEDAD- Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo: con efectos de 08/03/2019, se modifica la regulación de la nulidad de la extinción por despido discipl...

  • Procesos especiales de trabajo en el orden social

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/10/2016

    Los Art. 103-184 ,LJS, establecen modalidades procesales especiales dentro de la jurisdicción social. Estos procesos especiales en materia laboral contienen características propias en relación con su iniciación, tramitación, conciliación o plaz...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados