Caso práctico: Indemnización en caso de culpabilidad exclusiva del peatón en un accidente de tráfico

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 12/12/2014
  • Origen: Iberley

PLANTEAMIENTO

¿En que consiste la indemnización en caso de culpabilidad exclusiva del peatón, en un accidente de tráfico?

RESPUESTA

El Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, en su artículo 1 establece lo siguiente:

"1. El conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción de estos, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación.

En el caso de daños a las personas, de esta responsabilidad sólo quedará exonerado cuando pruebe que los daños fueron debidos a la culpa exclusiva del perjudicado o a fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo; no se considerarán casos de fuerza mayor los defectos del vehículo ni la rotura o fallo de alguna de sus piezas o mecanismos.

En el caso de daños en los bienes, el conductor responderá frente a terceros cuando resulte civilmente responsable según lo establecido en los artículos 1.902 y siguientes del Código Civil, artículos 109 y siguientes del Código Penal, y según lo dispuesto en esta Ley.

2. Sin perjuicio de que pueda existir culpa exclusiva de acuerdo con el apartado 1, cuando la víctima capaz de culpa civil sólo contribuya a la producción del daño se reducirán todas las indemnizaciones, incluidas las relativas a los gastos en que se haya incurrido en los supuestos de muerte, secuelas y lesiones temporales, en atención a la culpa concurrente hasta un máximo del setenta y cinco por ciento. Se entiende que existe dicha contribución si la víctima, por falta de uso o por uso inadecuado de cinturones, casco u otros elementos protectores, incumple la normativa de seguridad y provoca la agravación del daño.

En los supuestos de secuelas y lesiones temporales, la culpa exclusiva o concurrente de víctimas no conductoras de vehículos a motor que sean menores de catorce años o que sufran un menoscabo físico, intelectual, sensorial u orgánico que les prive de capacidad de culpa civil, no suprime ni reduce la indemnización y se excluye la acción de repetición contra los padres, tutores y demás personas físicas que, en su caso, deban responder por ellas legalmente. Tales reglas no procederán si el menor o alguna de las personas mencionadas han contribuido dolosamente a la producción del daño.

Las reglas de los dos párrafos anteriores se aplicarán también si la víctima incumple su deber de mitigar el daño. La víctima incumple este deber si deja de llevar a cabo una conducta generalmente exigible que, sin comportar riesgo alguno para su salud o integridad física, habría evitado la agravación del daño producido y, en especial, si abandona de modo injustificado el proceso curativo.

3. El propietario no conductor responderá de los daños a las personas y en los bienes ocasionados por el conductor cuando esté vinculado con este por alguna de las relaciones que regulan los artículos 1.903 del Código Civil y 120.5 del Código Penal. Esta responsabilidad cesará cuando el mencionado propietario pruebe que empleó toda la diligencia de un buen padre de familia para prevenir el daño.

El propietario no conductor de un vehículo sin el seguro de suscripción obligatoria responderá civilmente con el conductor del mismo de los daños a las personas y en los bienes ocasionados por éste, salvo que pruebe que el vehículo le hubiera sido sustraído.

4. Los daños y perjuicios causados a las personas como consecuencia del daño corporal ocasionado por hechos de la circulación regulados en esta Ley, se cuantificarán en todo caso con arreglo a los criterios del Título IV y dentro de los límites indemnizatorios fijados en el Anexo.

5. Las indemnizaciones pagadas con arreglo a lo dispuesto en el apartado 4 tendrán la consideración de indemnizaciones en la cuantía legalmente reconocida, a los efectos de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, en tanto sean abonadas por una entidad aseguradora como consecuencia de la responsabilidad civil de su asegurado.

6. Reglamentariamente, se definirán los conceptos de vehículos a motor y hecho de la circulación, a los efectos de esta Ley. En todo caso, no se considerarán hechos de la circulación los derivados de la utilización del vehículo a motor como instrumento de la comisión de delitos dolosos contra las personas y los bienes."

En la sentencia que analizamos (Ver: AP Salamanca, Sección 1, nº 365/2013, de 07/11/2013, Rec. 343/2013) se establece en los hechos que “cuando estaba en rojo el semáforo para los peatones, haciéndolo además de manera súbita e inesperada y cuando el autobús que lo atropelló se encontraba ya muy próximo al referido paso, según los acredita el lugar del mismo con el que se produjo el impacto, que lo fue en la parte frontal derecha; por tanto, es manifiesto su comportamiento imprudente al realizar el cruce de la calle cuando no le estaba permitido por encontrarse en rojo el semáforo para los peatones (…) y hacerlo además sin adoptar la más mínima precaución (…)”

En lo relativo a la posible culpa del conductor la sentencia establece lo siguiente:

“Sin embargo, y no obstante reconocer el esfuerzo alegatorio realizado por la defensa de la demandante en el escrito de interposición del recurso, ha de convenirse con la sentencia impugnada en que en el presente caso no puede imputarse ningún tipo de imprudencia o negligencia al conductor del autobús. Y así, en primer lugar, en manera alguna puede considerarse debidamente acreditado en función del resultado de las pruebas practicadas que circulara en el momento del atropello del peatón a una velocidad superior a la permitida de 50 kilómetros/hora o que pudiera considerarse inadecuada, ya que, aparte de lo afirmado por los diversos testigos (a excepción de uno de ellos) y por los agentes policiales así como por lo concluido en el informe pericial, existe un hecho objetivo incontrovertido que pone de manifiesto que el autobús circulaba a escasa velocidad, como es la distancia recorrida desde el punto de impacto con el peatón hasta el lugar en que quedó finalmente detenido, inferior incluso a la longitud de las bandas señalizadotas del paso de peatones. Y, en segundo término, tampoco puede imputarse con fundamento al conductor del autobús que no realizara maniobra alguna con anterioridad al atropello del peatón, ya que, aun admitiendo que pudiera haberse percatado de la presencia de personas en la acera, no consta que por ninguna de ellas o por el peatón atropellado se hubiera realizado acto que manifestara su intención de cruzar la calle en ese momento (como de hecho ocurrió con la persona que intentó hacerlo en el paso de peatones anterior y por ello el conductor pudo advertirlo de la proximidad del autobús, desistiendo dicha persona de realizar el cruce). Por otro lado, el carácter súbito e inesperado de la irrupción del peatón en la calzada y cuando el autobús se encontraba ya a muy escasa distancia justifica plenamente que las maniobras de aviso, de frenada o de cambio de dirección, por el escaso margen temporal de reacción y respuesta, o bien se realizaran ya una vez producido el impacto o con escasa anterioridad que no pudieron evitarlo.”

No se imputa, por tanto, imprudencia o negligencia alguna, ni siquiera de carácter leve, al conductor del autobús, y se establece como única causa del accidente la negligente conducta del peatón que resultó atropellado, exonerando de la obligación de indemnizar por parte de la aseguradora demandada.

BASE JURÍDICA

Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor

Daños y perjuicios
Culpa
Accidente de tráfico
Fuerza mayor
Responsabilidad civil
Secuelas
Culpa exclusiva
Producción del daño
Circulación de vehículos
Atropello
Culpa exclusiva de la víctima
Riesgo creado
Tutor
Persona física
Acción de repetición
Integridad física
Buen padre de familia
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Daño corporal
Delito doloso
Rentas sujetas al IRNR
Compañía aseguradora
Impuesto sobre sociedades
Escrito de interposición
Práctica de la prueba
Aceras
Informes periciales
Aseguradora demandada
Accidente

Ley 35/2006 de 28 de Nov (IRPF -Impuesto sobre la renta de las personas físicas-) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 285 Fecha de Publicación: 29/11/2006 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2007 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RDLeg. 8/2004 de 29 de Oct (TR. Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 267 Fecha de Publicación: 05/11/2004 Fecha de entrada en vigor: 06/11/2004 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Daños causados por circulación de vehículos a motor

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    En cuanto a los daños causados por la circulación de vehículos a motor debe tenerse en cuenta, fundamentalmente, lo establecido en el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre r...

  • Reclamación de daños y perjuicios por accidente de trabajo

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 09/03/2016

    Para al reclamación de daños y perjuicios en el orden laboral ante accidentes de trabajo, a pesar de existir varias acciones (reclamación de prestaciones de Seguridad Social, recargo de prestaciones y eventual responsabilidad civil), para evitar e...

  • La responsabilidad civil

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños prod...

  • Prescripción de la acción de reparación de daños

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El Art. 1968 ,Código Civil señala que prescriben por el transcurso de un año la acción para exigir la responsabilidad civil por injuria o calumnia, y por las obligaciones derivadas de la culpa o negligencia de que se trata en en el Art. 1902 ,C...

  • El consentimiento como supuesto de exoneración de la responsabilidad

    Orden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños prod...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados