Caso práctico: Fiscalidad de los centros especiales de empleo

TIEMPO DE LECTURA:

  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 12/12/1990
  • Origen: Iberley

PLANTEAMIENTO

¿Cómo es la fiscalidad de los centros especiales de empleo?

ANÁLISIS

El Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, regula, en su art. 43 los centros especiales de empleo en los siguientes términos:

“1. Los centros especiales de empleo son aquellos cuyo objetivo principal es el de realizar una actividad productiva de bienes o de servicios, participando regularmente en las operaciones del mercado, y tienen como finalidad el asegurar un empleo remunerado para las personas con discapacidad; a la vez que son un medio de inclusión del mayor número de estas personas en el régimen de empleo ordinario. Igualmente, los centros especiales de empleo deberán prestar, a través de las unidades de apoyo, los servicios de ajuste personal y social que requieran las personas trabajadoras con discapacidad, según sus circunstancias y conforme a lo que se determine reglamentariamente.

2. La plantilla de los centros especiales de empleo estará constituida por el mayor número de personas trabajadoras con discapacidad que permita la naturaleza del proceso productivo y, en todo caso, por el 70 por 100 de aquélla. A estos efectos no se contemplará el personal sin discapacidad dedicado a la prestación de servicios de ajuste personal y social.

Se entenderán por servicios de ajuste personal y social los que permitan ayudar a superar las barreras, obstáculos o dificultades que las personas trabajadoras con discapacidad de los centros especiales de empleo tengan en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como en la permanencia y progresión en el mismo. Igualmente se encontrarán comprendidos aquellos dirigidos a la inclusión social, cultural y deportiva.

3. La relación laboral de los trabajadores con discapacidad que presten sus servicios en los centros especiales de empleo es de carácter especial, conforme al artículo 2.1.g) de Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, y se rige por su normativa específica.”

Los centros especiales de empleo podrán ser creados tanto por organismos públicos y privados como por las empresas, siempre con sujeción a las normas legales, reglamentarias y convencionales que regulen las condiciones de trabajo.

Por otra parte, atendiendo a la aplicación de sus posibles beneficios, los CEEmp pueden tener o no ánimo de lucro en función de si los beneficios obtenidos pueden ser distribuidos entre los titulares de la entidad o necesariamente han de ser reinvertidos en la misma.

Partiendo de esta doble división (públicos o privados, y con o sin ánimo de lucro) la tributación de estos centros puede sistematizarse en función del titular o promotor del CEEmp.:

Entidad pública:

Si una entidad pública constituye un CEEmp sin dotarle de personalidad jurídica, tributará conforme el régimen de la propia entidad pública que, según el art. 9 de la ley 27/2014, de 27 de noviembre, es el de exención plena. Es decir, ninguna de las rentas que obtiene la entidad en el ejercicio de la explotación económica que se realiza en el CEEmp está sometida a gravamen. Si, por el contrario, la entidad pública dota al CEEmp de personalidad jurídica tributará según el tipo de persona privada que haya sido constituida.

Entidad privada:

Las personas físicas, las jurídicas y los entes sin personalidad, pueden constituir también un CCEmp. La forma jurídica que los promotores dan a este tipo de organizaciones empresariales generalmente es la de fundación, asociación sin ánimo de lucro o, incluso, cooperativas.

No obstante, también es posible que el promotor de un CEEmp sea una entidad con ánimo de lucro en cualquiera de sus formas.

Desde el punto de vista de la tributación de las entidades no lucrativas en el IS, existen dos grupos de fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro.

El primero está constituido por las fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública (sólo lo son las asociaciones no lucrativas que hayan obtenido esta calificación administrativa) que cumplen con los requisitos previstos en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. El cumplimiento de estos requisitos les permite disfrutar del régimen fiscal de esa Ley que contiene beneficios fiscales en el IS y en impuestos locales (IBI, IAE, e IIVTNU), además de diversos incentivos al mecenazgo.

El segundo grupo lo forman las fundaciones y asociaciones de utilidad pública que no cumplan con los requisitos de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre y el resto de asociaciones no lucrativas (las que no tengan la declaración de utilidad pública).

Este tipo de entidades tributa de acuerdo con el régimen general de cada impuesto, salvo en el IS, en el que existe un régimen especial que se aplica a las mismas.

De acuerdo con esta división podemos distinguir entre el régimen aplicable en el IS a las entidades de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, y el del resto de las entidades sin ánimo de lucro.

Si las entidades no lucrativas cumplen los requisitos establecidos en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre podrán disfrutar del régimen fiscal establecido en la misma, que en cuanto al IS se caracteriza por el reconocimiento de unas rentas como exentas y de un tipo reducido de gravamen para las no exentas.

En lo no previsto por la Ley 49/2002, serán de aplicación a las entidades sin fines lucrativos las normas generales del Impuesto de sociedades.

Las entidades no lucrativas que no cumplan con los requisitos de la Ley 49/2002, o que cumpliéndolos no quieran optar por ese régimen fiscal, tributarán en el Impuesto de sociedades según lo dispuesto para las Entidades parcialmente exentas por el @@109-111@@##Ley 27/2014, de 27 de noviembre##.

Este régimen también se caracteriza por el reconocimiento de una serie de rentas exentas y un tipo de gravamen reducido respecto del general. La diferencia con el régimen de la Ley 49/2002, es que esas exenciones son más reducidas, el tipo de gravamen es superior y a las entidades no se les considera entidades beneficiarias de los incentivos al mecenazgo.

BASE JURÍDICA

- @@109-111@@##Ley 27/2014, de 27 de noviembre##

- Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre.

- Ley 49/2002, de 23 de diciembre.

Centros especiales de empleo
Discapacidad
Sin ánimo de lucro
Personalidad jurídica
Fundaciones y asociaciones
Ánimo de lucro
Prestación de servicios
Trabajador discapacitado
Puesto de trabajo
Entidades sin animo de lucro
Beneficios fiscales
Organismos públicos
Condiciones de trabajo
Utilidad pública
Explotación económica
Persona física
Fundaciones
Tipo reducido
Impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana
Impuesto sobre Bienes Inmuebles
Impuesto sobre Actividades Económicas
Impuestos locales
Impuesto sobre sociedades
Declaración de utilidad pública

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados