Resolución No Vinculante de Dirección General de Tributos, 0070-02 de 22 de Enero de 2002

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas
  • Fecha: 22 de Enero de 2002
  • Núm. Resolución: 0070-02

Normativa

Ley 43/1995 art. 36-3

Cuestión

Aplicación de la deducción por gastos de formación del personal en el uso de las nuevas tecnologías.
Deducción del Impuesto sobre el Valor Añadido correspondiente a la compra de los equipos.

Descripción

La entidad consultante va a adquirir, para su entrega gratuita a varios empleados, unos ordenadores personales con impresora, software de ofimática e internet.

Contestación

1. Con el objeto de crear nuevos incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades para el fomento de la formación del personal en el uso de las nuevas tecnologías, así como las inversiones en innovación tecnológica de las empresas, la Ley 6/2000, de 13 de diciembre, por la que se aprueban medidas fiscales urgentes de estímulo al ahorro familiar y a la pequeña y mediana empresa, con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir de 25 de junio de 2000, añade un nuevo apartado 3 al artículo 36 de la Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante LIS) según el cual:

"3. La deducción también se aplicará por aquellos gastos efectuados por la entidad con la finalidad de habituar a los empleados en la utilización de nuevas tecnologías. Se incluyen entre dichos gastos los realizados para proporcionar, facilitar o financiar su conexión a Internet, así como los derivados de la entrega gratuita, o a precios rebajados, o de la concesión de préstamos y ayudas económicas para la adquisición de los equipos y terminales necesarios para acceder a aquélla, con su "software" y periféricos asociados, incluso cuando el uso de los mismos por los empleados se pueda efectuar fuera del lugar y horario de trabajo. Los gastos a que se refiere este apartado tendrán la consideración, a efectos fiscales, de gastos de formación de personal y no determinarán la obtención de rendimiento de trabajo para el empleado."

En primer lugar, es necesario delimitar el ámbito de aplicación de este incentivo fiscal atendiendo a la finalidad del mismo. En este sentido, hay que tener en cuenta que el precepto transcrito se enmarca dentro del artículo 36 de la LIS, regulador de la deducción por gastos de formación profesional, esto es, derivados de aquellas actividades de la empresa dirigidas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal. En particular, esta deducción tiene por objeto facilitar a las empresas la aplicación de políticas tendentes a habituar a sus empleados en la utilización de las nuevas tecnologías en materia informática y de tratamiento de la información, contribuyendo de este modo a mejorar la posición competitiva y los niveles de eficiencia empresarial de los contribuyentes. Para ello, la norma acepta la validez de cualquier fórmula que suponga aportar los medios materiales o el dinero necesarios para proporcionar la conexión y acceso a Internet a los trabajadores que no la tuvieran ya, cualquiera que sea el titular de los equipos necesarios para ello, empresa o trabajador.

En este sentido, los gastos derivados de los elementos que se entreguen a los empleados, para su utilización fuera del lugar y horario de trabajo, en la medida en que tengan como finalidad habituar a los empleados en la utilización de nuevas tecnologías y permitan acceder a Internet, podrán formar parte de la base para el cálculo de la deducción, en tanto sean soportados directa o indirectamente por la entidad consultante y no sean repercutidos en modo alguno al trabajador (mediante detracción de sus nóminas o cualquier fórmula de efectos análogos), siempre que sean elementos o servicios sin cuyo concurso resulte imposible el acceso a Internet, lo cual excluye aquellos que permitan un mejor aprovechamiento de la red pero que no resultan necesarios para acceder a la misma.

No obstante, en atención a la finalidad de la presente deducción, ésta no procederá cuando el gasto realizado obedezca a motivaciones distintas a la formación y habituación de los trabajadores en el uso de las nuevas tecnologías, lo que excluye del ámbito de la deducción, entre otros, los gastos relacionados con activos e inversiones que sean utilizados simultáneamente en la actividad productiva y en la formativa del empleado, por cuanto su objeto directo se centraría en la modernización de los procedimientos y del activo empresarial. Por el mismo motivo, tampoco podrán disfrutar de esta deducción los gastos que correspondan a la renovación de dichos elementos.

Del mismo modo, no formarán parte de la base de cálculo los gastos correspondientes a elementos entregados a los empleados para su uso fuera de lugar y horario de trabajo cuando dichos elementos se afecten a fórmulas de organización empresarial que se aglutinan en la actualidad bajo el término anglosajón de "home office", los cuales, lógicamente, nada tienen que ver con los procesos de formación del personal que la nueva deducción pretende incentivar.

Por la misma razón, la falta de adecuación a los fines del incentivo, tampoco generarán deducción los gastos destinados a proporcionar medios adicionales de acceso a las nuevas tecnologías a trabajadores ya habituados a su uso.

Respecto a la base de la deducción, será el gasto soportado por el sujeto pasivo derivado de la finalidad establecida en la Ley, teniendo la consideración de gasto aquél que tenga esta misma calificación según la normativa contable (Plan General de Contabilidad aprobado por Real Decreto 1643/1990, de 20 de diciembre), dado que ante la ausencia de una calificación expresa en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, el artículo 10, apartado 3 del esta Ley nos remite a la normativa contable.
Esto supone que, en el caso de que la formación de personal suponga para la entidad la adquisición de elementos a terceros o la prestación de servicios por terceros, tendrá la consideración de gasto para la base de la deducción el precio de adquisición de los mismos. Si la formación de personal se realiza con bienes producidos o servicios prestados por la propia entidad, tendrá la consideración de gasto para la base de la deducción el coste de producción de éstos.

2. En relación con la deducibilidad en el Impuesto sobre el Valor Añadido de las cuotas soportadas por la sociedad consultante por la adquisición de los bienes a que se refiere en la consulta para su posterior entrega gratuita a los empleados, hay que tener en cuenta lo previsto en el artículo 95 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, modificado por la Ley 66/1997, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social que dispone lo siguiente:

"Uno. Los empresarios o profesionales no podrán deducir las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes o servicios que no se afecten, directa y exclusivamente, a su actividad empresarial o profesional.

Dos. No se entenderán afectos directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional, entre otros: (…)

5º Los bienes destinados a ser utilizados en la satisfacción de necesidades personales o particulares de los empresarios o profesionales, de sus familiares o del personal dependiente de los mismos, con excepción de los destinados al alojamiento gratuito en los locales o instalaciones de la empresa del personal encargado de la vigilancia y seguridad de los mismos, y a los servicios económicos y socio-culturales del personal al servicios de la actividad.

Tres. No obstante, lo dispuesto en los apartados anteriores, las cuotas soportadas por la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título de los bienes de inversión que se empleen en todo o en parte en el desarrollo de la actividad empresaria o profesional podrán deducirse de acuerdo con las siguientes reglas:

1ª. Cuando se trate de bienes de inversión distintos de los comprendidos en la letra siguiente, en la medida en que dichos bienes vayan a utilizarse previsiblemente, de acuerdo con criterios fundados, en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

(…)

3ª. Las deducciones a que se refieren las reglas anteriores deberán regularizarse cuando se acredite que el grado efectivo de utilización de los bienes en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional es diferente del que se haya utilizado inicialmente.

La mencionada regularización se ajustará al procedimiento establecido en el capítulo I del título VIII de esta Ley para la deducción y regularización de las cuotas soportadas por la adquisición de los bienes de inversión, sustituyendo el porcentaje de operaciones que originan derecho a la deducción respecto del total por el porcentaje que represente el grado de utilización en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional.

4ª.El grado de utilización en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional deberá acreditarse por el sujeto pasivo por cualquier medio de prueba admitido en derecho. No será medio de prueba suficiente la declaración-liquidación presentada por el sujeto pasivo ni la contabilización o inclusión de los correspondientes bienes de inversión en los registros oficiales de la actividad empresarial o profesional.

5ª. A efectos de lo dispuesto en este apartado, no se entenderán afectos en ninguna proporción a una actividad empresarial o profesional los bienes que se encuentren en los supuestos previstos en los números 3º y 4º del apartado dos de este artículo.

(…)"

De lo dispuesto en tal precepto se deriva que cuando el sujeto pasivo adquiere o produce un bien que no afecta directa y exclusivamente a su actividad empresarial o profesional, las cuotas soportadas no podrán ser deducidas en ninguna medida ni cuantía, salvo que se trate de bienes de inversión, en cuyo caso la afectación parcial de tales bienes permitirá la deducción parcial de las cuotas soportadas conforme a las reglas establecidas por el mismo artículo.

Si como parece desprenderse del escrito de consulta los bienes a que se refiere la misma, de acuerdo con el artículo 108 de la Ley, no pueden considerarse como de inversión, la sociedad consultante no podrá deducir las cuotas que le sean repercutidas por la adquisición de ordenadores personales, impresoras, software e internet para su entrega gratuita a sus empleados puesto que no se puede entender que se trate de bienes afectos directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional de la entidad consultante.

Por otro lado, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 4 y 9, número 1º, de la Ley 37/1992, están sujetas a dicho Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios y profesionales en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional, tanto las efectuadas a título oneroso (mediante contraprestación) como las efectuadas a título gratuito (sin contraprestación).

El artículo 7, número 7º de la Ley 37/1992 establece que no estarán sujetas al Impuesto las operaciones descritas en el artículo 9, número 1º y en el artículo 12, números 1º y 2º de esta Ley, siempre que no se hubiese atribuido al sujeto pasivo el derecho a efectuar la deducción total o parcial del Impuesto sobre el Valor Añadido efectivamente soportado con ocasión de la adquisición o importación de los bienes o de sus elementos componentes que sean objeto de dichas operaciones.

En aplicación de lo previsto en el artículo 7, número 7º de la Ley 37/1992, no están sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido las entregas sin contraprestación de los bienes a que se refiere el escrito de consulta, por la sociedad consultante a sus empleados, siempre que, como se ha señalado previamente, la sociedad consultante no haya tenido derecho a deducir las cuotas del Impuesto que, por la adquisición de los referidos bienes, le han sido repercutidas

Impuesto sobre sociedades
Actividades empresariales
Horario laboral
Impuesto sobre el Valor Añadido
Inversiones
Base de deducción
Bienes de inversión
Beneficios fiscales
Innovación tecnológica
Pyme
Período impositivo
Rendimientos del trabajo
Deducciones por gastos de formación profesional
Importaciones de bienes
Recibo de salarios
Prestación de servicios
Medios de prueba
Contraprestación
Vigilancia y seguridad
Declaraciones-autoliquidaciones
Modelo 564. Impuesto sobre Hidrocarburos
A título oneroso
A título gratuito
Entrega de bienes

Ley 6/2000 de 13 de Dic (Medidas fiscales urgentes de estímulo al ahorro familiar y a la pyme) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 299 Fecha de Publicación: 14/12/2000 Fecha de entrada en vigor: 15/12/2000 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Deducciones (IVA). Cuotas deducibles

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 05/02/2021

    Los sujetos pasivos del IVA pueden restar de las cuotas devengadas por las operaciones que realizan las cuotas que han soportado en sus adquisiciones de bienes y servicios, siempre que se cumplan determinados requisitos. Este derecho de deducción de...

  • Requisitos para considerar gastos como deducibles para los autónomos: Afectación a la actividad

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 12/05/2020

    La afectación a la actividad económica de un gasto es uno de los requisitos necesarios para que este tenga la condición de deducible tanto a efectos del IVA como del IRPF.La Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido regula en su título VIII todo l...

  • Particularidades

    Orden: Contable Fecha última revisión: 12/01/2017

    Particularidades en el registro del IVA: Regla de la prorrata, Autoconsumo, Operaciones con contraprestación no dineraria, Operaciones a precio único, Arrendamiento financiero  1- Regla de la Prorrata.Aplicaremos la regla de la prorrata cuando el...

  • Regla de la prorrata (IVA)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 05/02/2021

    La prorrata en el IVA: artículo 101 de la LIVA.La deducción en sectores diferenciados(Artículo 101 de la LIVA)Los sujetos pasivos que realicen actividades económicas en sectores diferenciados de la actividad empresarial o profesional deben aplica...

  • Listado de gastos que puede deducirse el autónomo en el IRPF

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 12/05/2020

    Pueden consultar en este tema aquellas partidas que el autónomo puede deducirse en su declaración del IRPF.* Consumos de explotaciónEsta partida recoge las compras de mercaderías, materias primas y auxiliares, combustibles, envases, embalajes, as...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados