Resolución de Tribunal Económico Administrativo Central, 00/367/1999 de 12 de Mayo de 2000

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central
  • Fecha: 12 de Mayo de 2000
  • Núm. Resolución: 00/367/1999

Resumen



Se estima en parte el recurso y se declara la improcedencia de derivar las deudas tributarias a quien fue administrador de empresa fallida, a partir del momento en que renunció a esta función practicando los requerimientos notariales que constan en el expediente y ello aunque su cese no se hiciera constar en el Registro. Se continua, en cambio, el acto impugnado en lo restante, pero las simples desavenencias internas no son causa de extinción de la responsabilidad subsidiaria.

Descripción

FUNDAMENTOS DE DERECHO.SEGUNDO.- El motivo básico del presente  recurso de alzada es la falta por parte de los recurrentes de la condición de administradores de la empresa fallida en el momento de cometerse las infracciones tributarias de las que son declarados responsables subsidiarios, ya que de apreciarse esa condición, la derivación de responsabilidad impugnada habría de recibir el mismo tratamiento que condujo a este Tribunal en reciente acuerdo de 11 de febrero de 2000 (R.G.       ) a confirmar, con alguna matización en cuanto a su extensión, la de derivación de responsabilidad a los demás administradores de la empresa fallida, impugnada por éstos por razones coincidentes con las que a título subsidiario se alegan en este caso.TERCERO.- Tanto la Dependencia de Recaudación, al responder de las alegaciones hechas por los interesados antes del acuerdo de derivación, como el Tribunal de instancia, entiende que ha de confirmarse el carácter de administradores de los interesados en el momento de producirse las deudas tributarias que se les imputan puesto que, como ellos mismos reconocen, tuvieron esa condición desde el momento mismo de constituirse la empresa y no hay mención de su cese o pérdida de condición en el Registro Mercantil, lo que es obligado (artículos 97, 4 y 13 y 147 del Reglamento del Registro) y en ausencia de ello no puede oponerse a terceros de buena fe (artículo 9,1,).  Este Tribunal ha mantenido reiteradamente este mismo parecer, pero matizándolo no obstante puesto que se está en presencia de una presunción iuris tantum que admite, como tal, prueba en su contra (ad ex. resoluciones de 26 de octubre de 1996 y 25 de febrero de 1998), lo que admite igualmente el Tribunal de instancia al señalar que "si se probara suficientemente que se había renunciado a los cargos en el Consejo de Administración... quedarían los reclamantes excluidos de cualquier responsabilidad".CUARTO.- El problema queda así delimitado a la apreciación de la prueba aportada por los reclamantes y que el Tribunal de instancia estima insuficiente, en cuanto que solamente acredita, a su entender, "la existencia de tensiones en el Consejo de Administración de la Sociedad". Esto es indudablemente cierto en cuanto se refiere a los dos requerimientos notariales de junio y noviembre de 1989, reveladoras de esas tensiones y acreditativas, además, de la ausencia, por no ser siquiera convocados los reclamantes a las reuniones del Consejo de Administración; pero, además, obran en el documento público -pues tal carácter ha de reconocerse a las Pólizas de Contrato de compraventa de acciones formalizadas ante Corredor de Comercio colegiado que las interviene- las permutas de las acciones ya referidas que, puestas en relación con la participación de cada uno de los reclamantes en el capital de la empresa fallida, según la inscripción registral al efecto, se extienden efectivamente a la totalidad de su participación en aquél de la recurrente; y si es cierto que la pérdida de condición de socio no lleva necesariamente aparejada la de administrador, los documentos anteriores no son sino la formalización pública del contrato privado suscrito entre los reclamantes y los demás miembros del Consejo de Administración el 17 de febrero de 1990, en el que además de la permuta anterior se establece expresamente la renuncia de los recurrentes a su condición de administradores de                       desde ese mismo momento, la aceptación de la renuncia por los demás administradores, y un reconocimiento de deuda de éstos a los recurrentes con plazos y modalidades de reembolso. Por último hay que atribuir un valor puramente indiciario, pero no nulo, al escrito del Notario denegando a los recurrentes copia de la escritura relativa a la Junta General de la citada Sociedad de 25 de mayo de 1992 al no tener los solicitantes interés legítimo alguno, según el firmante, por no ser socios de la entidad en esa fecha.Todos los datos contemplados conducen, a juicio de este Tribunal, a entender suficientemente acreditado que los recurrentes dejaron de ser administradores de la sociedad no más tarde del 17 de marzo de 1990, y que por lo tanto no puede declarárseles responsables subsidiarios en esa condición de las deudas sociales posteriores a esta fecha, lo que, a sensu contrario, sí les hace responsables de las deudas liquidadas en concepto del  Impuesto de Sociedades, ejercicio 1988, responsabilidad que debe confirmarse por cuanto el resto de las impugnaciones formuladas por los recurrentes han sido correctamente rebatidas, con apoyo en la doctrina de este Tribunal, por el de instancia en el acuerdo recurrido y han sido igualmente desestimadas respecto del resto de los administradores de la entidad fallida.EL TRIBUNAL ECONOMICO-ADMINISTRATIVO CENTRAL, EN SALA, en el recurso de alzada interpuesto porcontra resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de          de fecharecaída en expediente numero         en asunto relativo a derivación de responsabilidad, ACUERDA: Estimar en parte el recurso, confirmando la responsabilidad de los recurrentes en cuanto a las deudas liquidadas por Impuesto de Sociedades, ejercicio de 1988, y anulando el acuerdo recurrido y los actos de gestión en lo restante.

Responsabilidad
Deuda tributaria
Derivación de responsabilidad
Consejo de administración
Extinción de la responsabilidad
Infracciones tributarias
Registro Mercantil
Permuta
Buena fe del tercero
Presunción iuris tantum
Valoración de la prueba
Pruebas aportadas
Documento público
Colegiado
Contrato de compraventa
Compraventa de acciones
Inscripción registral
Condición de socio
Contrato privado
Reconocimiento de deuda
Reembolso
Impuesto sobre sociedades
Interés legitimo
Administrador social
Deudas sociales

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delegación de facultades administrativas del consejo de administración

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    El funcionamiento del consejo como órgano colegiado hace necesario que el consejo tenga que delegar a veces parte de las facultades administrativas, lo que impone también por el hecho de corresponderle la representación de la sociedad. (Art. 249 ,...

  • Recursos contra sanciones en el procedimiento sancionador tributario

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 30/03/2020

    En virtud de lo establecido en el artículo 212 de la LGT, el acto de resolución del procedimiento sancionador podrá ser objeto de recurso o reclamación independiente. En el supuesto de que el contribuyente impugne también la deuda tributaria, se...

  • Responsable (IRNR)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 27/07/2021

    La figura del responsable tiene el mismo objeto uque la figura del representante, es decir, garantizar el efectivo cobro del tributo. ¿Quiénes son los responsables del pago del IRNR?A TENER EN CUENTA. Este artículo ha sido modificado por la Ley...

  • Impugnación de acuerdos del consejo de administración

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    Los administradores podrán impugnar los acuerdos del consejo de administración de la Sociedad Anónima o de cualquier otro órgano colegiado de administración, en el plazo de 30 días desde su adopción.(Art. 251 ,Ley de Sociedades de Capital) I...

  • Funciones del consejo de administración en la Sociedad Anónima

    Orden: Mercantil Fecha última revisión: 26/01/2016

    El consejo de administración, en cuanto órgano colegiado ha de funcionar mediante la adopción de acuerdos, si bien, normalmente delega en una comisión delegada o ejecutiva o en un consejero delegado, buena parte de sus funciones de gestión y rep...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados