Resolución de Tribunal Económico Administrativo Central, 00/4171/2006 de 19 de Diciembre de 2007

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central
  • Fecha: 19 de Diciembre de 2007
  • Núm. Resolución: 00/4171/2006

Resumen

Se confirma la desestimación de rehabilitación de pensión del primer marido solicitada por una viuda de funcionario a quien se reconoció pensión de viudedad y contrajo nuevo matrimonio que se anula, en aplicación del artículo 59.1 del Texto Refundido de 1987 por ser su estado civil el de divorciada. Tanto conforme al artículo 38.2 del Texto Refundido de 1987, como al citado artículo 59.1, las pensiones se extinguirán cuando sus titulares contraigan nuevas nupcias y ninguno de los supuestos en los que no produce dicha extinción se refiere al caso de nulidad del matrimonio.

Descripción

En la Villa de Madrid, a 19 de diciembre de 2007, en la reclamación económico-administrativa que, en única instancia, pende ante este Tribunal Económico-Administrativo Central, interpuesta por D.ª ... en nombre y representación de D.ª A, con domicilio a efectos de notificaciones en ... contra acuerdo de la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas de 18 de octubre de 2006, sobre denegación de rehabilitación de pensión de viudedad.

                                                          ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: D. B, del Cuerpo de ..., en servicio activo, falleció el ... de 1984, y la Dirección General de Gastos de Personal, por acuerdo de ... de 1984, reconoció a su viuda D.ª A, pensión de viudedad con efectos de ... de 1984, en aplicación de la Ley de Derechos Pasivos del Estado, Texto Refundido aprobado por Decreto 1120/1966, de 21 de abril, cesando en el percibo de la misma por haber contraído nuevo matrimonio el día 23 de diciembre de 1993 con D. C.

SEGUNDO: Con fecha 15 de septiembre de 2006, en nombre de la interesada, se presentó en la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas solicitud de rehabilitación de la pensión de viudedad causada por D. B alegando la nulidad del segundo matrimonio, y para acreditarlo presentaba auto de ... de 2006 del Juzgado de 1ª Instancia nº ... de los de ..., que en su parte dispositiva dice: "1.- Se acuerda reconocer eficacia civil a la resolución dictada por el Tribunal Eclesiástico del Arzobispado de ... el día 21/4/05 ratificado por Decreto del Tribunal de la Rota de fecha 28/9/05 por la que se declaró la nulidad del matrimonio celebrado en Madrid el 23/12/1993 entre D.ª A y D. C, sin especial declaración de costas. 2.- Comuníquese el presente auto al Encargado del Registro Civil de ...".

TERCERO: La Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas, por acuerdo de 18 de octubre de 2006, denegó el reconocimiento de la pensión de viudedad solicitado en base a los siguientes hechos y fundamentos de derecho: "1- D. B, ..., cesó en el servicio activo por fallecimiento en ... de 1984. 2 - Por resolución de este Centro de fecha ... de 1984, se concedió pensión de viudedad a D.ª A, cesando en el percibo de la misma por contraer nuevo matrimonio el 23 de diciembre de 1993. 3.- En fecha 15 de septiembre de 2006, la interesada solicita la rehabilitación de dicho haber pasivo por ostentar el estado civil de divorciada desde el 28 de septiembre de 2005. Fundamentos de Derecho. I- Por haber cesado el causante en el servicio activo con anterioridad a 01-01-1985, le es de aplicación, a efectos de determinar los haberes pasivos que pudiera haber causado, la legislación vigente en esta materia al 31-12-1984, con las modificaciones que se recogen en el Título II del Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas del Estado de 1987, según se establece en el artículo 3.2 del mismo texto legal.

II.- De acuerdo con el artículo 6 del Texto Refundido de la Ley de Derechos Pasivos de 1966, Ley aplicable según lo expuesto anteriormente, esta Dirección General es el órgano competente para resolver los expedientes tanto de reconocimiento como de revisión de las pensiones causadas por funcionarios civiles del Régimen de Clases Pasivas del Estado. III.- El artículo 59.1 del Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas del Estado, establece que: "las pensiones en favor de familiares del Régimen de Clases Pasivas del Estado, reconocidas al amparo de la legislación vigente a 31 de diciembre de 1984, se extinguirán cuando sus titulares contraigan matrimonio sin que pueda posteriormente recuperarse el derecho a las mismas si el matrimonio se hubiera celebrado con posterioridad al 23 de agosto de 1984, en las pensiones causadas por el personal comprendido en el ámbito de aplicación de la Ley 30/1984, de 2 de agosto, o después del 31 de diciembre del mismo año, en las pensiones causadas por el resto del personal incluido en el ámbito subjetivo del Régimen de Clases Pasivas del Estado". Como ha quedado expuesto anteriormente, la solicitante contrajo matrimonio con posterioridad a 23 de agosto de 1984".

CUARTO: Contra el anterior acuerdo, cuya fecha de notificación no consta acreditada, en nombre y representación de D.ª A se interpone la presente reclamación mediante escrito presentado el 13 de noviembre de 2006 en este Tribunal Central, en el que se suplica: "Que habiendo por presentado esta reclamación o recurso con los documentos adjuntos, contra la resolución dictada por el Ministerio de Economía y Hacienda, Servicio de Pensiones Generales Familiares, Sección 1ª se sirva admitirlos y, previos los trámites a que haya lugar en Derecho, dictar resolución por la que, anulando la emitida por el Organismo mencionado, declare procedente la petición hecha por DOÑA A, sobre la rehabilitación de pensión por viudedad a su favor, por haberse declarado nulo el matrimonio contraído con DON C que, por haberlo contraído había perdido el derecho a la misma". Funda su petición en los siguientes hechos y fundamentos de derecho: A.- Hechos "PRIMERO.- Doña A contrajo matrimonio con DON B (Se acompaña fotocopia del certificado de matrimonio doc. n° 2, cuyo original obra en el expediente cuya resolución se recurre y solicitamos que sea incorporado dicho expediente completo o testimonio del mismo al que se forma con este recurso ante el Tribunal al que me cabe el honor de dirigirme). SEGUNDO.- Don B, falleció el día ... de 1.984. (Se acompañan fotocopias del certificado de defunción doc. n° 3, el original obra igualmente en el expediente ya referido). Naturalmente, la Sra. A, solicitó y obtuvo dos pensiones de viudedad, una del Ministerio de Hacienda y la otra de la Mutualidad de ... TERCERO.- Doña A, una vez viuda, contrajo nuevas nupcias con DON C, por cuyo motivo dejó de percibir las referidas pensiones de viudedad. CUARTO.- Con fecha doce de junio de dos mil seis, la Sra. A obtuvo la eficacia o efectos civiles de la Sentencia canónica que declara nulo el matrimonio que había contraído con el referido Sr. C. Por tal motivo, ha vuelto a su estado de viuda de DON B ya que, como decimos, dicho matrimonio fue declarado nulo a todos los efectos. (Se acompaña fotocopia de la correspondiente resolución del Juzgado (Doc. n° 4) cuyo original obra en el expediente ya referido). QUINTO.- Doña A vive en la actualidad. (Se acompaña fotocopia del certificado de FE DE VIDA Y ESTADO, el original, obra en el tan repetido expediente). SEXTO.- Mi representada, a la vez que solicitó de nuevo su pensión de viudedad ante el Ministerio de Hacienda, lo hizo igualmente ante la Mutualidad de ... Naturalmente, ya está cobrando dicha pensión como se acredita con el oficio que de dicha Mutualidad ha recibido con fecha 19 de septiembre de 2006. (Doc. n° 6). Sin embargo, el Ministerio de Economía y Hacienda se lo denegó (Doc. n° 7). B.- Fundamentos de derecho. 1.- Parece evidente que existe un error en la resolución recurrida, toda vez que, en el apartado 3 de los hechos dice: "En fecha 15 de septiembre de 2006, la interesada solicita la rehabilitación de dicho haber pasivo por ostentar el estado civil de divorciada desde el 28 de septiembre de 2005". Está claro el error ya que, Doña A no ostenta el estado de divorciada sino el de viuda de su primer marido. No se puede divorciar o disolver un matrimonio que no existe como es el caso que nos ocupa. Entendemos que debido al error se ha producido la resolución negativa. Cuando un matrimonio es declarado nulo, las personas que lo componían vuelven a su estado anterior. Es decir, no existía dicho matrimonio, solo era en apariencia pero quedó demostrado que no existía como tal. 2.- Dicho lo anterior y a tal respecto, parece conveniente transcribir una Sentencia del Tribunal Supremo que, entre otras, aclara la cuestión motivo de este recurso. Veamos: "Tribunal Supremo, Sala Cuarta de lo Social, Sentencia de 29 de mayo de 2001.- Ponente: Fernández López, Arturo.- N° de recurso: 3794/2000, Jurisdicción SOCIAL.- LA LEY JURIS: 4116/2001.- Pensión de Viudedad. Rehabilitación de pensión de viudedad tras la declaración de nulidad del matrimonio que provocó la retirada de la pensión. Alegación de quebrantamiento de doctrina y aportación de sentencia de contraste. Estimación del recurso de casación para la unificación de doctrina y revocación de la sentencia que no reconocía el derecho a tal rehabilitación." TEXTO.- Madrid 29 de mayo de 2001.- Vistos los presentes autos, pendientes ante esta Sala, en virtud de recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por Doña Dolores V. G., representada por la Procuradora Doña ..., contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social de T.A.S.J. de Cataluña de fecha 12 jul. 2000, que resolvió el recurso de suplicación interpuesto contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social núm. 22 de los de Barcelona, de fecha 29 sep. L.999, en autos seguidos a instancia de la misma contra el Instituto, demanda sobre viudedad.- Se ha personado ante esta Sala en concepto de recurrido el Procurador Don ..., en representación del INSS.- Es Magistrado Ponente el Excmo. Sr. Don Arturo Fernández López.- ANTECEDENTES DE HECHO.- Primero: Con fecha 12 de jul. 2000 la Sala de lo Social de TSJ de Cataluña, dictó sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: -Fallamos: Que debemos estimar y estimamos el recurso de suplicación presentado por el INSS contra la sentencia de fecha 29 sep. 1999 dictada por el Juzgado de lo Social núm. 22 de los de Barcelona en el procedimiento núm. 261/1999 seguido a instancia de Doña Dolores V. G. contra INSS. Revocamos dicha Sentencia y desestimamos la demanda, con absolución en sus pedimentos, de la Entidad Gestora recurrente. Sin costas. Segundo: La sentencia de instancia dictada el 29 sep. 1999 por el Juzgado de lo Social núm. 22 de los de Barcelona,  contenía los siguientes hechos probados: "l. La actora, Doña Dolores V. G. estuvo casada con Don Emilio R. B., funcionario y mutualista de la Munpal 2. Al fallecer su esposo, causó pensión de viudedad, pensión que vino percibiendo hasta que contrajo segundas nupcias con Don Francisco M. D. el 15 feb. 1992. La actora comunicó tal circunstancia al INSS provocando así la extinción del derecho al percibo de la pensión de viudedad. 3. El segundo matrimonio de la actora fue declarado nulo por Auto del Juzgado de 1ª Instancia num. 2 de Sabadell que reconoció los efectos civiles de la Sentencia del Tribunal Eclesiástico de Barcelona. El de instancia, llegó a una solución negativa considerando que la demandante no tiene derecho a tal rehabilitación.- Segundo: Frente a dicha sentencia, la actora interpone el presente recurso de casación para la unificación de doctrina, invocando en concepto de contradictoria la dictada por la Sala de lo Social del TSJ de Murcia, con fecha 3 de jul. 1997.- Esta sentencia de contraste contempla un supuesto fáctico y jurídico sustancialmente idéntico, alcanzando, no obstante, conclusión distinta en cuanto que la actora tenía derecho a la citada reanudación.- Tercero: Esta Sala se ha pronunciado sobre la cuestión controvertida en su sentencia de 28 jul. 2000 (recurso 2190/1999), dictada en Sala General, en cuyo recurso también se invocaba como contradictoria la misma sentencia de la Sala de lo Social del TSJ de Murcia, razonando que esta contenía la doctrina correcta.- Procede, por tanto, reiterar las argumentaciones básicas de la referida sentencia de esta Sala:- a) Con carácter previo y por su esencial diferencia de efectos, debe distinguirse la disolución del matrimonio por divorcio y la nulidad matrimonial. En el primer supuesto, de ser declarado disuelto por divorcio ese posterior matrimonio, éste ha tenido plena validez jurídica a todos los efectos durante su subsistencia, al establecer expresamente la normativa civil que la sentencia que declara tal disolución por divorcio solo producirá efectos a partir de su firmeza no hay una vuelta al estado de cosas inicial ni una reposición en las situaciones jurídicas precedentes, por ende, el divorcio no recupera ni el precedente estado civil de viudo/a ni la prestación de viudedad extinguida y le resta exclusivamente la expectativa de derecho, de no contraer a su vez nuevas nupcias y de fallecer primero el otro cónyuge, a percibir en su día pensión de viudedad derivada del fallecimiento de éste último, en cuantía proporcional al tiempo vivido con éste, y "con independencia de las causas que hubieren determinado... el divorcio" (arg. Ex arts. 85 y 89 CC, 174.2.1 LGSS); b) La problemática es más compleja sí, como en el supuesto ahora enjuiciado, este ulterior matrimonio se declara nulo. En estos casos, a diferencia de lo que se ha indicado acontece en la disolución matrimonial por divorcio, quedan invalidados todos los efectos del matrimonio declarado nulo como si el mismo no hubiera existido, salvo y a favor o en beneficio de estos, para los hijos y para el contrayente de buena fe, como se deduce a sensu contrario del art. 79 CC ("la declaración de nulidad del matrimonio no invalidará los efectos ya producidos respecto de los hijos y, del contrayente o contrayentes de buena fe"). Por tanto, la declaración de nulidad produce sus efectos desde la fecha de celebración del matrimonio -y no ya solo a partir de su firmeza con lo que el ninguna de las dos resoluciones se declaraba que la actora sea contrayente de mala fe por lo que se accede a su petición de nulidad. 4. La actora solicitó la rehabilitación de la pensión de viudedad por fallecimiento de su primer y único esposo (Dada la nulidad del segundo matrimonio) (DOC. n° 2 de la actora) que fue denegada por resolución de 18 dic. 1998. Formulada reclamación previa, le fue desestimada el 22 feb. 1.999, 5. En supuestos idénticos (Doc. nums. 10 y 11 ) el INSS resolvió la rehabilitación de la pensión.- La parte dispositiva de esta sentencia dice: - FALLO. Que estimando la demanda presentada por Doña Dolores V. G., contra el INSS, declaro el derecho de la actora a percibir la pensión que tenía reconocida como consecuencia del fallecimiento de su esposo, Don Emilio R. B., con efectos de 30 sep. 1998, debidamente revalorizada. En consecuencia condeno al INSS a estar y pasar por esta declaración y al pago de la pensión correspondiente.- Tercero: La procuradora Doña ..., en nombre y representación de Doña Dolores V. G preparó recurso de casación para la unificación de doctrina contra meritada Sentencia del "TSJ de Cataluña y, emplazadas la partes y remitidos los autos, formalizó en tiempo y forma el trámite de interposición del presente recurso, alegando sustancialmente lo siguiente: En primer lugar, señala y aporta como sentencia contradictoria con la hoy impugnada la dictada por la Sala de lo Social del T.S.J. de Murcia el 3 de jul. 1997, a continuación aduce como preceptos infringidos los siguientes: arts. 79 CC y lo dispuesto en el art. 174 de la Ley General de la Seguridad Social. Razonando, por último, lo que estima oportuno sobre el quebranto producido en la unificación de la interpretación del derecho y la formación de la jurisprudencia.- Cuarto: Evacuado el traslado conferido por el Ministerio Fiscal, emitió informe en el sentido de considerar procedente el recurso. E instruido el Excmo. Sr. Magistrado Ponente. se declararon conclusos los autos, señalándose para la votación y fallo el día 23 may. 2001, en el que tuvo lugar.- FUNDAMENTOS DE DERECHO.- Primero: La cuestión debatida estriba en determinar si la titular de una prestación por muerte y supervivencia, en concreto de "una pensión vitalicia de viudedad", que se extinguió por la causa reglamentariamente establecida consistente en "contraer nuevas nupcias" tiene o no derecho a obtener la rehabilitación reanudación de la prestación por tal motivo extinguida cuando el ulterior matrimonio sea declarado nulo por tribunal competente con eficacia en el ámbito civil. En el presente caso, la sentencia impugnada, dictada por la Sala de lo Social del TAS.J de Cataluña con fecha 12 jul. 2000 que revocó la de mismo, al dejarse sin efecto, cabe reputarle inexistencia, limitándose sus posibles efectos a los generados en beneficio de los hijos y del contrayente o contrayentes de buena fe.- c) En concordancia con la normativa civil, y a favor exclusivo del cónyuge de "buena fe", dispone el art. 174.2.11 LGSS que "en caso de nulidad matrimonial el derecho a la pensión de viudedad correspondería al superviviente respecto del que no cupiera la apreciación de mala fe y siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias, en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante". Por tanto, el ex - cónyuge "de mala fe cuyo matrimonio fue anulado, no tendrá, en su caso derecho a la parte proporcional de la pensión de viudedad, Obsérvese, que la norma análoga para los casos de separación o divorcio establece por el contrario, que "con independencia de las causas que hubieren-.- Cuarto: Por todo lo cual, de acuerdo con el informe del Ministerio Fiscal se debe estimar el recurso. ya que la sentencia impugnada quebranta la unidad de doctrina.- Por lo expuesto, en nombre de S. M. El Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.- FALLAMOS.- Estimamos el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por Doña Dolores V. G., contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social del TSSJ de Cataluña de fecha 12 de jul. 2000. Casamos y anulamos dicha sentencia y resolviendo el debate planteado en suplicación, estimamos el recurso de igual clase formulado por el INSS y confirmamos la sentencia de instancia en autos promovidos por Doña Dolores V. G. contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social sobre pensión de viudedad. Sin costas. - Devuélvanse las actuaciones al órgano Jurisdiccional correspondiente, con la certificación y comunicación de esta resolución".

                                                    FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Concurren en el supuesto los requisitos de competencia, legitimación y formulación en plazo, que son presupuesto para la admisión a trámite de la reclamación, en la que la cuestión planteada consiste en determinar si la reclamante tiene o no derecho a la pensión de viudedad solicitada.

SEGUNDO: Según el artículo 327 del Código Civil la prueba del estado civil de las personas son las actas del Registro Civil y según el artículo 2 de la Ley de 8 de junio de 1957 del Registro Civil: "El Registro Civil constituye la prueba de los hechos inscritos. Solo en los casos de falta de inscripción o en los que no fuere posible certificar el asiento se admitirán otros medios de prueba; pero en el primer supuesto será requisito indispensable para su admisión que, previa o simultáneamente, se haya instado la inscripción omitida o la reconstrucción del asiento". Según el artículo 326 del Código Civil: "El registro del estado civil comprenderá las inscripciones o anotaciones de nacimientos, matrimonios, emancipaciones, reconocimiento y legitimaciones, defunciones, naturalizaciones y vecindad, y estará a cargo de los Jueces municipales u otros funcionarios del orden civil en España y de los agentes consulares o diplomáticos en el extranjero". En el presente caso, conforme se indica en el antecedente de hecho tercero, el Centro Gestor considera hecho probado: "3. En fecha 15 de septiembre de 2006 la interesada solicita la rehabilitación de dicho haber pasivo por ostentar el estado civil de divorciada desde el 28 de septiembre de 2005". Sin embargo la reclamante manifiesta que existe un error de hecho puesto que su matrimonio y el de su marido D. C ha sido declarado nulo por sentencia del Tribunal Eclesiástico declarada con eficacia civil por auto de ... de 2006 del Juzgado de 1ª Instancia nº ... de los de ..., según se indica en el antecedente de hecho segundo, presentándose copia del referido auto. A estos efectos conviene señalar que el estado civil de la interesada no es el de divorciada, e indicar que para acreditar su estado actual la sentencia debería constar inscrita en el Registro Civil, para tenerse en cuenta, si bien el Centro Gestor da por cumplido, tácitamente, el mandato del auto del Juez que dice: "comuníquese el presente auto al Encargado del Registro Civil de ...".

          TERCERO: Conforme al Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas, aprobado por Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril, artículo 3.2 se regularán por la legislación vigente a 31 de diciembre de 1984, con las modificaciones que se recogen en el Título II, los derechos pasivos causados por los funcionarios de carrera de carácter civil de la Administración del Estado que con anterioridad a 1 de enero de 1985 hayan fallecido o hayan sido declarados jubilados. Por consiguiente, habiendo fallecido en servicio activo D. B el ... de 1984, las pensiones familiares causadas por él se regularán por el Texto Refundido de la Ley de Derechos Pasivos de los funcionarios de la Administración Civil del Estado, aprobado por Decreto Legislativo 1120/1966, de 21 de abril, con sus normas de desarrollo, normativa vigente al 31 de diciembre de 1984. Todo ello con las modificaciones que puedan establecer los artículos 54 a 64 del Texto Refundido de 1987 (Título II) del mismo. El artículo 59.1 -Extinción de pensiones- del Texto Refundido de 1987, después de la redacción de la Ley 24/2001, de 7 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, dice: "Las pensiones en favor de familiares del Régimen de Clases Pasivas del Estado, reconocidas al amparo de la legislación vigente a 31 de diciembre de 1984, se extinguirán cuando sus titulares contraigan matrimonio, sin que pueda posteriormente recuperarse el derecho a las mismas si el matrimonio se hubiera celebrado con posterioridad al 23 de agosto de 1984, en las pensiones causadas por el personal comprendido en el ámbito de aplicación de la Ley 30/1984, de 2 de agosto, o después del 31 de diciembre del mismo año, en las pensiones causadas por el resto del personal incluido en el ámbito subjetivo del Régimen de Clases Pasivas del Estado. No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, la pensión de viudedad no se extinguirá en los supuestos y en las condiciones que reglamentariamente se establezcan". Esta normativa se desarrolló por el Real Decreto 134/2002, en el sentido que la pensión de viudedad no se extingue con un nuevo matrimonio en algunos supuestos relacionados con la edad, la incapacidad y la renta percibida por los nuevos esposos, pero entre ellos no hay ninguno que sea el supuesto de hecho planteado en el caso presente.

CUARTO: El Texto Refundido de la Ley de Derechos Pasivos de 1966, en su artículo 37.1 decía: "La pensionista viuda del causante que contraiga nuevas nupcias perderá el derecho a la pensión causada por aquél, sin perjuicio de que al enviudar de nuevo, pueda recobrarlo y, en su caso, ejercitar la opción que se autoriza en el artículo 46 en la forma y términos que en el mismo se establecen". Posteriormente, la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, en su artículo 32.2 decía: "a partir de la entrada en vigor de la presente Ley, los derechos en favor de los familiares de los causantes se extinguirán cuando contraigan matrimonio, sin que puedan posteriormente recuperarse". A partir de la publicación del Texto Refundido de 1987, la Disposición Derogatoria Primera 1.a) deja al artículo 37.1 antes citado con la siguiente redacción: "la pensionista viuda del causante que contraiga nuevas nupcias perderá el derecho a la pensión causada por aquél". Esta es la evolución legislativa que culmina en el ya referido artículo 59.1 del Texto Refundido de 1987, planteándose la cuestión de si basta contraer matrimonio o nuevas nupcias para perder el derecho a la pensión de viudedad causada por el marido/esposa fallecido o tal derecho a pensión de viudedad se mantiene en el caso de declararse nulas las nuevas nupcias o nuevo matrimonio.

           QUINTO: Respecto del personal funcionario viudo/viuda de un funcionario/a del Cuerpo de ... que falleciese en servicio activo después de 1 de enero de 1985, la legislación aplicable sería el artículo 38 del Texto Refundido de 1987, que en su redacción actual dice así: "Artículo 38. Condiciones del derecho a la pensión. 1 Tendrán derecho a la pensión de viudedad quienes sean o hayan sido cónyuges legítimos del causante de los derechos pasivos, siempre en proporción al tiempo que hubieran vivido con el cónyuge fallecido y con independencia de las causas que hubieran determinado la anulación o el divorcio en cada caso. 2 La pensión de viudedad se extinguirá por contraer su titular nuevo matrimonio, sin perjuicio de las excepciones que reglamentariamente se establezcan". Por su parte, el Real Decreto 134/2002, de 1 de febrero, por el que se modifica parcialmente el Régimen Jurídico de las pensiones de viudedad y orfandad de Clases Pasivas, dice así: "a) Exposición de motivos: Hasta la entrada en vigor de la Ley 3011984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, respecto del personal civil, y de la Ley 50/1984, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 1985, con carácter general, la pensión de viudedad en Clases Pasivas quedaba en suspenso cuando su titular contraía nuevo matrimonio, pudiendo recuperarse al fallecimiento del nuevo cónyuge si en estos supuestos, el percibo de ambas pensiones de viudedad era incompatible. A partir de la entrada en vigor de dichas leyes las mencionadas pensiones se extinguen cuando sus titulares contraen nuevas nupcias. Ambas situaciones quedan expresamente recogidas en los artículos 38.2 y 59.1 del vigente texto refundido de la Ley de Clases Pasivas el Estado, aprobado por el Real Decreto legislativo 670/1987, de 30 de abril. El artículo 55 de la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas fiscales, administrativas y del orden social, viene a modificar, entre otros preceptos los citados artículos 38.2 y 59.1 del texto refundido, a fin de introducir la previsión de que en un posterior desarrollo reglamentario se regularán los supuestos en que la pensión de viudedad no se extinguirá por contraer su titular nuevo matrimonio. Ambas medidas, que se corresponden con las adoptadas por la misma Ley en el ámbito de la Seguridad Social, suponen no sólo una mejora de la acción protectora de las prestaciones por muerte y supervivencia, sino también una importante armonización de la legislación que regula la materia en los distintos regímenes básicos de protección social, mediante la extensión a Clases Pasivas de los criterios contenidos en el Acuerdo Social de 9 de abril de 2001, para la mejora y el desarrollo del sistema de protección social, insertos en el marco de la Recomendación 12.ª del Pacto de Toledo. B) Artículo primero. Extinción de la pensión de viudedad. 1. Las pensiones de viudedad del Régimen de Clases Pasivas del Estado, cualquiera que sea su legislación reguladora, así como las reconocidas al amparo de la legislación especial derivada de la guerra civil, se extinguirán por contraer su titular nuevo matrimonio. No obstante, los beneficiarios de pensión de viudedad que contraigan matrimonio a partir de 1 de enero de 2002, podrán mantener el percibo de la misma en aquellos supuestos en que concurran todos y cada uno de los requisitos siguientes: a) Ser mayor de sesenta y un años o tener reconocida una incapacidad permanente que inhabilite a su titular para toda profesión u oficio, o sea constitutiva de gran invalidez, o acreditar un grado de minusvalía igual o superior al 65 por 100. b) Constituir la pensión o pensiones de viudedad percibidas por el pensionista la principal o única fuente de ingresos. c) Tener el matrimonio unos ingresos anuales de cualquier naturaleza, incluidas las pensiones, que no superen en cómputo anual el doble del salario mínimo interprofesional vigente en cada momento".

        SEXTO: Según el artículo 79 del Código Civil "la declaración de nulidad del matrimonio no invalidará los efectos ya producidos respecto de los hijos y del contrayente o contrayentes de buena fe. La buena fe se presume". Es decir, que con carácter general el matrimonio nulo no retrotrae la total nulidad de sus efectos, en el ámbito civil, al momento de su celebración, sino que surte efectos en numerosos supuestos. El propio artículo 98 del Código Civil dice: "el cónyuge de buena fe cuyo matrimonio haya sido declarado nulo tendrá derecho a una indemnización si ha existido convivencia conyugal, atendidas las circunstancias previstas en el artículo 97". Por su parte el artículo 101 dice: "el derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona. El derecho a la pensión no se extingue por el solo hecho de la muerte del deudor. No obstante, los herederos de éste podrán solicitar del Juez la reducción o supresión de aquélla, si el caudal hereditario no pudiera satisfacer las necesidades de la deuda o afectara a sus derechos en la legítima". De idéntica manera hay que estudiar si en el ámbito del Régimen de Clases Pasivas la nulidad del matrimonio, en el presente caso, hace que pueda recuperar la interesada la pensión causada en su día por su primer marido D. B, por entenderse que el segundo matrimonio celebrado por la interesada no ha existido, al ser declarado nulo. O dicho de otra manera, si a efectos de Clases Pasivas los efectos de la nulidad son ex tunc (desde entonces) desde que se celebró el matrimonio, o ex nunc (desde ahora), desde que se ha declarado la nulidad del matrimonio. A este respecto hay que señalar que este Tribunal Central, en supuestos de aplicación del artículo 38.1 del Texto Refundido de 1987, ha considerado que basta contraer un nuevo matrimonio o nuevas nupcias para que, con independencia de que se declare nulo, se anule o se disuelva por divorcio, se pierda el derecho a la primera pensión de viudedad.

        SÉPTIMO: Este Tribunal Central confirmó acuerdo denegatorio del Centro Gestor, por resolución de 20 de octubre de 1999, R.G. 5707/97, cuyo supuesto de hecho era la solicitud de pensión de viudedad por parte de una viuda de fallecido en servicio activo el ... de 1996, con el que había contraído matrimonio el 26 de octubre de 1974 y del que se había divorciado en virtud de sentencia de 13 de julio de 1990, habiendo contraído nuevo matrimonio con otra persona en 31 de marzo de 1995, que fue declarado nulo por sentencia de 14 de marzo de 1997, y la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas había desestimado la pretensión, de conformidad con el artículo 38 del Texto Refundido de 1987. En los fundamentos de derecho de la referida resolución de 20 de octubre de 1999, se dice: "Segundo: ... de conformidad con lo prevenido en el número 2 (del artículo 38 T.R. 87), la reclamante no tiene derecho a pensión alguna, dado que, efectivamente contrajo, con posterioridad a su divorcio con el causante, otro matrimonio. TERCERO: Tal conclusión, ya establecida en el acuerdo impugnado, no viene afectada por el hecho de que dicho segundo matrimonio fuese declarado nulo ya que el precepto citado no condiciona la pérdida del derecho a la validez del segundo matrimonio, lo que constituye un futurible de imposible determinación, ni establece una pendencia del derecho en tanto se mantenga dicho segundo matrimonio, sino que el mero hecho de contraerlo determina de forma total y definitiva la pérdida del derecho a pensión de viudedad, sin que tal interpretación pueda ser tachada de literalista ya que, sí el divorcio disuelve el matrimonio y hace desaparecer el vínculo "ex nunc", es decir, desde la fecha de la sentencia que lo declara, la nulidad, aún cuando comporta que no existió matrimonio ni vinculo "ex tunc" no invalida los efectos ya producidos que cesan "ex nunc" y por ello, a efectos de adquisición del derecho a pensión, el número 1 del propio precepto citado, iguala ambos supuestos, y dicha igualdad debe mantenerse asimismo a efectos de su pérdida, ya que no es posible mantener, ni lógica ni teleológícamente, que la cónyuge en segundas nupcias en los casos de muerte, separación o divorcio haya perdido, sin duda alguna, el derecho a pensión de un primer causante, y lo mantenga la del anulado, máxime cuando, extremando el razonamiento de la reclamante hasta sus últimas consecuencias, lo que es evidente que no autoriza la normativa vigente ni su interpretación lógica, resultaría que ella misma no habría tenido nunca la condición de cónyuge legítimo de su segundo marido, conclusión rotundamente contradicha por los artículos 79, 90 y siguientes del Código Civil. Por otra parte la evolución de la propia normativa de Clases Pasivas señala de manera inequívoca que la indicada es la intención del precepto comentado, puesto que el anterior Texto Refundido de Derechos Pasivos de 1966 en el n° 1 del artículo 37 preveía la posibilidad de que la viuda en segundas nupcias recuperase, en tal supuesto, el derecho al percibo de pensión de viudedad de su primer marido, pero la disposición derogatoria primera del actual texto vigente, el de 1987, deroga precisamente el inciso final del precepto que autorizaba la recuperación del derecho, con lo que tampoco para las pensiones causadas a partir de la entrada en vigor del Texto de 1987, bajo la legislación vigente a 31 de diciembre de 1984, existe la posibilidad que se pretende por la reclamante. CUARTO: De otro lado es de notar que el Código Civil, en el artículo 98 establece en favor del cónyuge de buena fe cuyo matrimonio haya sido declarado nulo, el derecho a una indemnización si ha existido convivencia conyugal, atendidas las circunstancias previstas en el artículo 97, entre las que se recoge, y que tal pensión (establecida para los supuestos de separación o divorcio)se pierde asimismo, según el siguiente artículo 101 "por contraer el acreedor nuevo matrimonio", lo que indica que el legislador tuvo muy presente, en tales casos, lo que ha constituido norma y criterio constante, no solo en el ámbito de los derechos pasivos, sino en el de la Seguridad Social, en el cual el Tribunal Central de Trabajo lo mantuvo de forma invariable y, con posterioridad el Tribunal Supremo, aún cuando no se ha pronunciado sobre el extremo concreto debatido, puede estimarse que comparte idéntica postura en cuanto, en sus sentencias de 11 de febrero de 1985 y de 11 de febrero de 1994, igualó los efectos del matrimonio nulo con los disueltos por divorcio a los efectos de adquisición del derecho, lo que motivó la reforma en tal sentido de la norma de aplicación en la materia".

OCTAVO: La resolución de este Tribunal Central de 20 de octubre de 1999 ha sido confirmada por sentencia de 22 de marzo de 2001, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, recurso nº 430/2000, en base a los siguientes fundamentos de derecho: "SEGUNDO: Dispone el art. 38 del Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas del Estado, aprobado por Real Decreto Legislativo 670/87, aplicable al caso que nos ocupa, desde la fecha de la muerte del causante de la pensión de viudedad reclamada, lo siguiente: "1.- Tendrán derecho a la pensión de viudedad quienes sean o hayan sido cónyuges legítimos del causante de los derechos pasivos, siempre en proporción al tiempo que hubieran vivido con el cónyuge fallecido y con independencia de las causas que hubieran determinado la anulación o el divorcio en cada caso. 2.- No obstante, si éstos hubieran contraído matrimonio posterior con otra persona diferente del causante, no tendrán derecho a pensión alguna por este concepto, sin perjuicio de los derechos que pudiera causar en su favor el nuevo cónyuge". Efectivamente, tal y como reconoce la actora, la misma contrajo matrimonio tras su divorcio del causante, lo que en aplicación del segundo apartado del precepto señalado impide que tenga derecho a pensión alguna por la muerte de su primer cónyuge. Alega la actora que la declaración de nulidad de su segundo matrimonio, con efectos "ex tunc" determina la recuperación por su parte del derecho a la pensión de viudedad por la muerte de su primer cónyuge. Sin embargo, no es esa la interpretación que debe hacerse del precepto examinado. El art. 38.2 del Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas, aprobado por Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril, no condiciona su aplicación, es decir, la pérdida del derecho a pensión de viudedad, a la validez o subsistencia del segundo matrimonio ni establece una pendencia del derecho en tanto se mantenga el segundo matrimonio, sino que el mero hecho de contraerlo determina de forma automática la pérdida irreparable del derecho a la pensión de viudedad por la muerte de su primer cónyuge. Tal interpretación, sujeta a la literalidad, del precepto, resulta también de la interpretación sistemática del precepto legal en su conjunto, pues su apartado primero reconoce el derecho a pensión de viudedad al cónyuge del causante, aun en los supuestos de anulación o divorcio. Asimismo, una interpretación histórica de la normativa reguladora de tal materia nos conduce a la misma conclusión. Así, el art. 37.1 del Decreto 1120 de 21 de abril de 1966, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Derechos Pasivos de los Funcionarios de la Administración Civil del Estado, tras establecer que la pensionista viuda del causante que contraiga nuevas nupcias perderá el derecho a la pensión causada por aquél, dispone la posible recuperación del derecho a tal pensión, cuando se enviude de nuevo. Posteriormente, el vigente Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas en su disposición derogatoria primera, apartado primero, derogó el inciso final del número primero del art. 37 referido o, lo que es lo mismo, la posibilidad de recuperación de la pensión expresada. De manera que, la nueva normativa ha pretendido impedir que contraídas nuevas nupcias por la que fue cónyuge del causante de la pensión, esta pueda recuperar su derecho a la misma, perdida por el nuevo matrimonio. Por otro lado, conviene señalar que nuestro Código Civil en la redacción dada por la Ley 30/1981 de 7 de julio, no distingue en sentido estricto entre nulidad y anulabilidad del matrimonio, sino que contempla junto a los supuestos de nulidad del matrimonio, los de divorcio y separación, de manera  que el vínculo matrimonial solo desaparece en los dos primeros, aunque con efectos diferentes. De modo que, no cabe ampararse en que los efectos de la nulidad sean "ex tunc" y los de divorcio "ex nunc" para pretender la rehabilitación de la pensión perdida tras la nulidad del segundo matrimonio contraído por la actora. Precisamente por ello cuando el apartado primero del art. 38 del vigente Texto Refundido de Clases Pasivas reconoce el derecho a la pensión de viudedad a quienes sean o hayan sido cónyuges legítimos del causante de los derechos pasivos con independencia de las causas que hayan determinado la anulación o el divorcio en cada caso, el término anulación debe entenderse comprensivo de la nulidad matrimonial regulado en los artículos 73 a 80 del Código civil, al igual que cuando el apartado segundo priva del derecho a tal pensión al que habiendo sido cónyuge del fallecido que contrajo nuevo matrimonio, no cabría recuperar tal derecho por la "anulación" o "nulidad" del citado nuevo matrimonio. Por último, la tesis sostenida por la actora permitiría a la misma, en hipótesis, el percibo de dos pensiones de viudedad, una como consecuencia de la muerte del primer cónyuge del que se halla divorciada y otra derivada de la muerte del segundo cónyuge cuyo matrimonio se declaró nulo, posibilidad no contemplada por el vigente régimen de Clases Pasivas, a diferencia de lo que ocurría con el anterior. En consecuencia, procede la desestimación del recurso contencioso administrativo que nos ocupa".

NOVENO: En un supuesto similar al descrito en el antecedente de hecho anterior, este Tribunal Central, por resolución de 24 de abril de 2003, R.G. 118-02, confirmó la resolución del Centro Gestor de 11 de diciembre de 2001, desestimatorio de recurso de reposición interpuesto contra acuerdo de 3 de septiembre de 2001, denegatorio de rehabilitación del cobro de pensión de viudedad a quien había contraído nuevo matrimonio. La Audiencia Nacional, por sentencia de 15 de septiembre de 2005, desestimó el recurso contencioso-administrativo 540/2003, y el Tribunal Supremo desestimó el recurso de queja 274/2005 por auto de 15 de septiembre de 2005, interpuesto contra la anterior sentencia de la Audiencia Nacional.

DÉCIMO: Ciertamente que los supuestos examinados en los fundamentos anteriores en los que este Tribunal Central confirma la denegación de pensión de viudedad causada por el marido fallecido a la viuda vuelta a casar, cuyo matrimonio se ha declarado nulo, han sido en aplicación del artículo 38 del Texto Refundido (pensiones causadas desde 1 de enero de 1985) y no en aplicación del artículo 59 -pensiones causadas antes de 1 de enero de 1985- pero los razonamientos expuestos valen para ambos supuestos y las lagunas legales pueden suplirse extendiendo a todos los supuestos la misma doctrina legal, por aplicación de la analogía.

UNDÉCIMO: El Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, en la redacción actualmente vigente, en su artículo 174 -Pensión de viudedad- dice: "1.-Tendrá derecho a la pensión de viudedad, con carácter vitalicio, salvo que se produzca alguna de las causas de extinción que legal o reglamentariamente se establezcan, el cónyuge superviviente cuando, al fallecimiento de su cónyuge éste, si al fallecer se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, hubiera completado un período de cotización de quinientos días, dentro de un periodo ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión. En los supuestos en que se cause aquélla desde una situación de alta o de asimilada al alta, sin obligación de cotizar el período de cotización de quinientos días deberá estar comprendido dentro de un período ininterrumpido de cinco años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar. En cualquier caso, si la causa de la muerte fuere un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización. No obstante, también tendrá derecho a la pensión de viudedad el cónyuge superviviente aunque el causante, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de afta, siempre que el mismo hubiera completado un período mínimo de cotización de quince años. 2.- En los supuestos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiese contraído nuevas nupcias, en cuantía proporcional al tiempo vivido con el cónyuge fallecido, con independencia de las causas que hubieran determinado la separación o el divorcio. En caso de nulidad matrimonial, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá al superviviente respecto del que no cupiera la apreciación de mala fe y siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias, en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante. 3.- Los derechos derivados del apartado anterior quedarán sin efecto en los supuestos del artículo 101 del Código Civil, sin perjuicio de lo que reglamentariamente se establezca en el supuesto de que se contraiga nuevo matrimonio". Se advierte que aunque el supuesto sea idéntico (efectos de la nulidad del matrimonio) la regulación en el Texto Refundido de la Ley de la Seguridad Social de 1994 es diferente, formalmente, a la redacción dada por el Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas de 1987, y también con las modificaciones de la Ley 24/2001, por lo que las conclusiones a que llegó el Tribunal Supremo, Sala de lo Social, al interpretar la legislación del Régimen General de la Seguridad Social no tienen porqué ser iguales a las que haga en tal materia la Audiencia Nacional o el propio Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-Administrativo.

DUODÉCIMO: La Ley General de la Seguridad Social, Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, que entró en vigor el 1 de septiembre de 1994, en su artículo 10, apartado 2, letra d), considera Régimen Especial, dentro de la estructura del Sistema de la Seguridad Social, al de los funcionarios públicos, civiles y militares, y en el apartado 2 del citado artículo indica que el Régimen Especial correspondiente al grupo d) del apartado anterior se regirá por la Ley o Leyes especiales que se dicten al efecto. Este artículo tiene su precedente en el artículo 10, párrafos 2 y 3, del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobada por Decreto 2065/1974, de 30 de mayo, que fue desarrollado por la Ley 29 /1975, de 27 de junio, sobre Seguridad Social de los Funcionarios Civiles del Estado, cuyo artículo 2 dice que el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Funcionarios Civiles del Estado queda integrado por: "tres mecanismos de cobertura: a) el de Derechos Pasivos, de acuerdo con sus normas específicas; b) el de Ayuda Familiar, igualmente de acuerdo con sus normas específicas y c) el del Mutualismo Administrativo, que se regula en la presente Ley". En la actualidad, el mecanismo de Derechos Pasivos se halla regulado en el ya citado Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas, aprobado por Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril, que no contiene norma alguna que considere supletoria del mismo la legislación del Régimen General de la Seguridad Social ni con carácter general ni, en concreto, en materia de prestaciones. Por todo ello cabe concluir que si la legislación aplicable en el Régimen General de la Seguridad Social no es de aplicación supletoria en el Régimen de Clases Pasivas tampoco lo será la jurisprudencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Social, pues la jurisdicción contencioso-administrativa es la única competente para pronunciarse sobre los actos de aplicación del Texto Refundido de Clases Pasivas que pongan fin a la vía administrativa, lo que en el presente caso se lleva a cabo por la presente resolución.

DECIMOTERCERO: Los agravios comparativos esgrimidos por la reclamante con supuestos similares al suyo en el ámbito de la Seguridad Social no fundamentan la rehabilitación de la pensión de viudedad solicitada en el ámbito de Clases Pasivas ya que, por una parte, se ha demostrado que el Centro Gestor se ha ceñido a la legalidad vigente, y, por otra, el principio de igualdad, reconocido en el artículo 14 de la Constitución Española, no ampara la aplicación Indiscriminada de soluciones iguales a supuestos de hecho distintos o amparados por legislación diferentes (como es su caso que se compara con sujeto a Seguridad Social y, no a Clases Pasivas) ni la extensión a supuestos iguales de soluciones ilegales que, en su caso, pudiesen haberse adoptado.

DECIMOCUARTO: Corregidos los datos fácticos (nulidad del matrimonio por disolución por divorcio) que constan en el acuerdo inicial de 18 de octubre de 2006, y discutida únicamente la fundamentación legal del citado acuerdo, lo anteriormente expuesto en los fundamentos de derecho precedentes impide la aplicación directa o supletoria de la Ley General de la Seguridad Social, Ley de Procedimiento Laboral, sus normas de aplicación y desarrollo y las decisiones jurisprudenciales de la jurisdicción laboral que afectan a materia de prestaciones del Régimen de Clases Pasivas que tiene su normativa específica y doctrina jurisprudencial propia en la materia a la que se ha ceñido el acuerdo del Centro Gestor impugnado.

DECIMOQUINTO: Por lo expuesto, procede confirmar el acuerdo impugnado por hallarse ajustado a Derecho.

Por lo expuesto,

EL TRIBUNAL ECONÓMICO-ADMINISTRATIVO CENTRAL, EN SALA, ACUERDA: Desestimar la reclamación económico-administrativa interpuesta en nombre y representación de D.ª A, contra acuerdo de la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas de 18 de octubre de 2006, sobre denegación de rehabilitación de pensión de viudedad, a pensionista viuda vuelta a casar, cuyo matrimonio se declara nulo, que se confirma por las razones de la presente.

Pensión de viudedad
Divorcio
Instituto Nacional de la Seguridad Social
Estado civil
Nulidad matrimonial
Régimen de Clases Pasivas
Servicio activo
Registro Civil
Buena fe
Viudedad
Mala fe
Declaración de nulidad del matrimonio
Funcionarios públicos
Efectos civiles
Disolución del matrimonio
Gastos de personal
Cónyuge de buena fe
Efectos del matrimonio
Haberes pasivos
Resolución recurrida
Prestación por muerte y supervivencia
Fecha de notificación
Ex tunc
Ex nunc
Vecindad
Medios de prueba
Fallecimiento del cónyuge
Error de hecho
Mandato
Acuerdos sociales
Grado de minusvalía
Incapacidad permanente
Constitución de pensión
Presupuestos generales del Estado
Orfandad
Gran invalidez
Incapacidad
Régimen General de la Seguridad Social
Caudal hereditario
Salario mínimo interprofesional

RDLeg. 1/1994 de 20 de Jun (TR. de la ley general de la seguridad social) DEROGADO

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 154 Fecha de Publicación: 29/06/1994 Fecha de entrada en vigor: 01/09/1994 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo Y Seguridad Social

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Prestaciones contributivas por muerte y supervivencia

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 08/01/2016

    Este tipo de prestaciones tiene por objeto proteger a los familiares que dependían económicamente del trabajador o pensionista fallecido. Siempre y cuando el finado hubiese cumplido con unos determinados períodos de cotización previa para acceder...

  • Régimen general de la pensión de viudedad

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 20/07/2018

    Pueden solicitar esta pensión las personas que (arts. 219-223, Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre):a) estuvieran casadas con el fallecido en el momento del fallecimiento;b) su matrimonio con el fallecido hubiera sido declarado nulo y ...

  • Trámite de solicitud para la pensión de viudedad

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 04/04/2016

    Los trámites de solicitud para la pensión de viudedad requerirá el original acompañado de copia para su compulsa o fotocopia ya compulsada de la documentación aportada, excepto para los documentos de identidad, en los que será suficiente la ex...

  • Cuantía y abono de la pensión de orfandad

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/01/2016

    Para el cálculo de la cuantía y abono de la prestación por orfanda se siguen las mismas reglas que en la pensión de viudedad, salvo en los porcentajes a aplicar a la base reguladora que será, con carácter general, el 20 por 100 de la base regul...

  • Subsidio temporal en favor de familiares que hayan convivido y dependan económicamente del fallecido

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/01/2016

    Tendrán derecho al subsidio temporal en favor de familiares los hijos y hermanos que, en la fecha del hecho causante, sean mayores de veintiún años de edad, solteros o viudos, y reúnan las condiciones de los apdos. 1. c), d) y e) del art. 22, de ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados