Resolución de Tribunal Económico Administrativo Central, 00/62/2007 de 16 de Abril de 2008

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico Administrativo Central
  • Fecha: 16 de Abril de 2008
  • Núm. Resolución: 00/62/2007

Resumen

Se confirma el requerimiento de información, en base al artículo 91.3 de la LGT de 2003 (Ley 58/2003), a una entidad bancaria respecto a los titulares de contratos de alquiler de cajas de seguridad. La naturaleza de los datos requeridos conlleva implícitamente la motivación y trascendencia tributaria de la información solicitada, al referirse a la vigencia de contratos de alquiler de cajas de seguridad, elementos susceptibles de ser utilizados como recinto blindado para salvaguardar elementos patrimoniales de alta volatibilidad. Por tanto, la información solicitada no vulnera el principio de proporcionalidad ni ninguna obligación legal de confidencialidad, como tampoco el derecho a la intimidad.

Descripción

En la Villa de Madrid, en la fecha arriba señalada (16/04/2008), y en la reclamación económico-administrativa que, en única instancia, pende de resolución ante este Tribunal Económico-Administrativo Central, en Sala, interpuesta por ..., S.A. y en su nombre y representación por D. ..., con domicilio a efectos de notificaciones en ..., contra acuerdo de la Jefa de Unidad Regional del Departamento de Recaudación de la Delegación Especial de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de ... de 13 de noviembre de 2006, en asunto relativo a requerimiento de información sobre titulares de contratos de alquiler de cajas de seguridad.

                                                         ANTECEDENTES DE HECHO

        PRIMERO: Con fecha 18 de septiembre de 2006, la Jefa de Unidad Regional de Recaudación de la Dependencia Regional de Recaudación de la Delegación Especial de la Agencia Estatal de Administración Tributaria en ... dirigió a ..., S.A. un requerimiento de información en el que se solicitaba la relación de titulares (así como autorizados para la apertura) de contratos de alquiler de cajas de seguridad concertados con dicha entidad financiera, que estuvieran actualmente vigentes en ..., con expresión del número y localización física de las mismas. Todo ello, al amparo del artículo 93.1 de la Ley General Tributaria 58/2003 de 17 de diciembre.

        SEGUNDO: Frente al citado requerimiento, la entidad interesada interpone recurso de reposición que fue desestimado por acuerdo de la Jefa de Unidad Regional de Recaudación de la Dependencia Regional de Recaudación de la Delegación Especial de la Agencia Estatal de Administración Tributaria en ... de 13 de noviembre de 2006 notificado el 4 de diciembre de 2006, frente al que promueve el día 20 de dicho mes y año, la presente reclamación económico-administrativa, manifestando en síntesis en trámite de alegaciones, que el requerimiento no se ajusta a lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 93 de la vigente Ley General Tributaria, pues no se precisan los obligados tributarios afectados, titulares o autorizados y el período de tiempo a que se refieren; tampoco se hace referencia alguna en el requerimiento a la trascendencia tributaria de la información requerida, ni se hace referencia a que afecte a deudores a la Administración en período ejecutivo; por último manifiesta el carácter genérico del requerimiento que contraviene el principio de proporcionalidad.

                                                                FUNDAMENTOS DE DERECHO

        PRIMERO: Concurren los requisitos de competencia, legitimación y formulación en plazo, que son presupuesto para la admisión a trámite de la presente reclamación económico-administrativa.

        SEGUNDO: El requerimiento de información efectuado tiene su base jurídica en el artículo 93.1 párrafo primero de la LGT, interpretado conforme a la jurisprudencia del Tribunal Supremo que configura el presupuesto habilitante de la trascendencia tributaria de forma amplia (cabiendo la trascendencia indirecta e hipotética) siempre que el dato requerido pueda servir a la aplicación de los tributos. Esta configuración amplia del presupuesto que habilita a la Administración para el ejercicio de la facultad tiene su límite lógico en el principio de proporcionalidad. Así, entendemos que no puede imponerse una obligación que suponga una carga excesiva o una merma de otros derechos si no lleva aparejada un beneficio superior para los fines públicos perseguidos. En el presente caso, la actuación se limita a requerir un listado de titularidades de contratos de arrendamiento de cajas de seguridad, de forma tal que, una vez obtenido el mismo, para aquellos titulares que no resulten deudores a la Hacienda Pública la actuación no tendrá la más mínima trascendencia, más allá del conocimiento global de ese dato por parte de los funcionarios públicos que resultan, a su vez, obligados a mantener el más estricto sigilo respecto del mismo. Para los titulares que resulten, sin embargo, deudores a la Hacienda Pública con deudas pendientes en periodo ejecutivo, la actuación podrá, lógicamente, continuar, dependiendo tal decisión, de nuevo, de la adecuada ponderación de intereses en juego. Así, de existir otro patrimonio embargable no parece que, de acuerdo con el principio de proporcionalidad, resulte oportuno proseguir la investigación del contenido de las cajas. Sin embargo, la actuación frente a aquellos deudores sin otro patrimonio embargable y con un volumen de deuda relevante si puede requerir el uso de las facultades legales dirigidas a localizar patrimonio con el que resarcir los créditos públicos.

           Así, el artículo 93 de la Ley 58/2003, como hacía el 111 de la Ley 230/1963 General Tributaria, atribuye en su apartado 1 a toda persona física o jurídica, pública o privada, la obligación de proporcionar a la Administración tributaria toda clase de datos, informes o antecedentes "con trascendencia tributaria" deducidos de sus relaciones económicas, profesionales o financieras con otras personas, estableciendo en sus párrafos finales a), b) y c), precedidos de la expresión "en particular", distintos supuestos ejemplificativos, y señalando en su apartado 2 que dicha obligación debe cumplirse bien "con carácter general", o bien "mediante requerimiento individualizado". Por su parte el artículo 162 de la Ley 58/2003 reconoce a los funcionarios que desarrollen funciones de recaudación, con el fin de "asegurar o efectuar el cobro de la deuda tributaria", la potestad de "comprobar e investigar la existencia y situación de los bienes o derechos de los obligados tributarios", así como "las facultades que se reconocen a la Administración tributaria en el artículo 142 de esta Ley", o sea las propias de la Inspección de los tributos. Siendo muy clarificador de todo lo expuesto el desarrollo reglamentario llevado a cabo en el Reglamento General de Recaudación aprobado por Real Decreto 939/2005, cuyo Capítulo 1, titulado "la gestión recaudatoria", incorpora una Sección 4ª sobre "Obtención de información, facultades y adopción de medidas cautelares en la gestión recaudatoria", integrado por un artículo 10 titulado "facultades de los órganos de recaudación " que indica lo siguiente:

"1. Los funcionarios que desempeñen funciones de recaudación serán considerados agentes de la autoridad y tendrán las facultades previstas en el artículo 142 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. Asimismo, podrán adoptar las medidas cautelares recogidas en el artículo 146 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, previstas para el procedimiento de inspección.

2. Los funcionarios que desempeñen funciones de recaudación podrán realizar actuaciones de obtención de información previstas en los artículos 93 y 94 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria".

Aclarando por último en la Disposición transitoria segunda, también relativa a "Obtención de información, facultades y adopción de medidas cautelares en la gestión recaudatoria" que "Lo dispuesto en el artículo 10 de este reglamento se regirá por el Reglamento General de la Inspección de los Tributos, aprobado por el Real Decreto 939/1986, de 25 de abril, en tanto no se dicten las normas reglamentarias de desarrollo de los artículos 93, 94, 142 y 146 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria".

        TERCERO: En cuanto a la alegada falta de "trascendencia tributaria" del requerimiento de información en cuestión, la sentencia de la Audiencia Nacional de 8 de marzo de 1994, señala que "El concepto de trascendencia tributaria ya fue precisado por esta Sección (Sentencia de 16 de mayo de 1990), considerando como tal la cualidad de aquellos hechos o actos que puedan ser útiles a la Administración para, con respeto a los derechos fundamentales, y de acuerdo con la Ley, averiguar si ciertas personas cumplen o no con la obligación establecida en el artículo 31.1 de la Constitución de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica, y poder, en caso contrario, obrar en consecuencia". La obligación de facilitar información a la Hacienda Pública tiene su encaje en el deber de contribuir que establece el mencionado artículo 31 de la Constitución. No obstante, sobre todo en relación a los datos que poseen las personas físicas o jurídicas, tiene que conjugarse el deber de informar sobre los datos requeridos y el derecho a la intimidad reconocido en el artículo 18 de nuestra Carta Magna. El Tribunal Constitucional ha dejado claro en diversas sentencias que no existe contradicción per se entre el deber de facilitar la información y el derecho a la intimidad, como cualquiera de los otros derechos que se garantizan en la Constitución, ya que no es un derecho absoluto, sino que puede y debe ser matizado cuando entre en colisión con otros bienes jurídicos, igualmente constitucionalizados, a los que se dé prioridad en un momento histórico concreto, como es el caso de la contribución justa a las cargas públicas, tal y como establece la doctrina y la jurisprudencia.

           En relación al objeto de información la citada Sentencia de la Audiencia Nacional de 8 de marzo de 1994 insiste en que "La Administración Tributaria ejerce su facultad de solicitar determinada información porque no le constan los datos pedidos o porque no puede obtenerlos por otra vía. Es decir, solicita un dato porque lo desconoce. De ahí que el requerimiento vaya precisado en la medida en que sea posible y necesario para el esclarecimiento de la actuación que se desarrolla, sin que puedan añadir otros condicionantes, en principio y de momento. Aunque con posterioridad resulta que los datos obtenidos no puedan utilizarse. En efecto, la Administración pide información sobre determinadas circunstancias con trascendencia tributaria, ignorando en principio si de tales datos va a seguirse o no un expediente. Será precisamente a partir de ellos cuando se determine el grado de trascendencia tributaria de los mismos y la utilización que de ellos puede hacerse". En lo relativo a la falta de motivación aparte de lo que se acaba de exponer, este Tribunal Económico-Administrativo Central en resolución de 30 de abril de 1999 dice, que, "es muy frecuente, en la práctica, que la trascendencia sea tan evidente que haga ociosa toda motivación expresa de la misma, que de ser exigida degeneraría en un requisito burocrático tan inútil como fácil de cumplimentar mediante cualquier fórmula común que nada añadiría a la evidencia que la naturaleza de los datos solicitados pudiera irradiar por sí sola".

        CUARTO: En el caso que nos ocupa, la naturaleza de los datos requeridos conlleva implícitamente la motivación y trascendencia tributaria de la información solicitada, al referirse a vigencia de contratos de alquiler de cajas de seguridad, elementos últimos que a nadie escapa son susceptibles de ser utilizados, y en la práctica lo son, como recinto blindado para salvaguardar elementos patrimoniales de alta volatibilidad. Por tanto la información solicitada posee de forma implícita y evidente trascendencia tributaria, y ello con independencia de que tales dependencias bancarias puedan acoger otro tipo de elementos o enseres, cuestión que formará parte de un problema y escenario posterior distinto y ajeno a la  mera titularidad del contrato, que no olvidemos era el dato solicitado, dándose la circunstancia de que éste afecta únicamente a la relación económica mantenida entre la entidad bancaria y sus clientes, por lo que se sitúa dentro de la obligación del artículo 93.1 de la Ley General Tributaria y no vulnera el principio de proporcionalidad ni ninguna obligación legal de confidencialidad, como tampoco el derecho a la intimidad. Comparado con el beneficio que de la actuación puede obtenerse, el perjuicio resulta, en términos de proporcionalidad, justificado, toda vez que, para quien no resulta un incumplidor reiterado, la actuación administrativa supone un perjuicio prácticamente inexistente y para quien, por el contrario, está produciendo con su conducta un perjuicio inaceptable socialmente, el perjuicio que en última instancia puede suponer esta actuación no ofrece dudas en cuanto a su proporcionalidad.

            Para finalizar, cabe añadir que la actuación analizada hasta este momento no es sino la realización de un requerimiento individualizado de información, con trascendencia sobre una pluralidad indeterminada de personas. El perjuicio que debe ponderarse a efectos de su valoración es, por tanto, el conocimiento por parte de la Administración tributaria de la mera existencia del contrato de arrendamiento de la caja de seguridad y no, por el momento, de su contenido.

        Por lo expuesto,

         ESTE TRIBUNAL ECONÓMICO-ADMINISTRATIVO CENTRAL, EN SALA, ACUERDA: Desestimar la presente reclamación económico-administrativa y confirmar la resolución impugnada.

Caja de seguridad
Administración Tributaria del Estado
Derecho a la intimidad
Obligado tributario
Elementos patrimoniales
Vigencia del contrato
Entidades financieras
Inspección tributaria
Persona física
Funcionarios públicos
Cobro de la deuda tributaria
Agente de la autoridad
Procedimiento inspector
Capacidad económica
Actuación administrativa
Contrato de arrendamiento
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La reclamación económico-administrativa

    Orden: Administrativo Fecha última revisión: 23/01/2017

    El apartado 4 del Art. 112 ,Ley 39/2015, de 1 de octubre establece que las reclamaciones económico-administrativas se ajustarán a los procedimientos establecidos por su legislación específica. A día de hoy, tal remisión debe entenderse efectuad...

  • Facultades de la recaudación tributaria

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 26/10/2015

    Los funcionarios que desarrollen funciones de recaudación podrán comprobar e investigar la existencia y situación de los bienes o derechos de los obligados tributarios. Facultades para el ejercicio de las funciones.Tendrán las facultades que oto...

  • Procedimiento de Inspección tributaria

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 09/10/2015

    El procedimiento de inspección tributaria se encuentra regulado en el Art. 141 ,LGT y siguientes. Las actuaciones inspectoras se realizarán mediante el examen de documentos, libros, contabilidad principal y auxiliar, ficheros, facturas, justifica...

  • Facultades de la inspección de los tributos.

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 26/10/2015

    Las actuaciones inspectoras se realizarán mediante el examen de documentos, libros, contabilidad principal y auxiliar, ficheros, facturas, justificantes, correspondencia con trascendencia tributaria, bases de datos informatizadas, programas, registr...

  • Iniciación del procedimiento de inspección tributaria

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 23/10/2015

    De acuerdo con el Art. 147 ,LGT el procedimiento de inspección podrá iniciarse:De oficio.A petición del obligado tributario, en los términos establecidos en el Art. 149 ,LGT. NOVEDADES: La Ley General Tributaria ha sido modificada por la Ley 34/...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados