Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 08 de Septiembre de 2000

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 08 de Septiembre de 2000
  • Núm. Resolución: R000081

Resumen

Las parejas de hecho con hijos comunes no pueden tributar en el IRPF en un mismo ejercicio en la modalidad conjunta como dos unidades familiares -el padre con un hijo y la madre con el otro-, puesto que esta opción propuesta no tiene cabida en la normativa del impuesto. La deducción por descendientes exige la convivencia, así como otros requisitos de edad y de ingresos de éstos, condicionantes que se cumplen, por lo que procede imputar en la declaración de cada progenitor el 50 % de dicha deducción, así como de la de estudios de los hijos fuera del municipio de residencia habitual, pues ésta última está vinculada al derecho a la desgravación antedicha.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a ocho de septiembre de dos mil.- Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 269/97, interpuesta por D. y dña. , con DNIs. y domicilio a efectos de notificaciones en , contra las liquidaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicio 1996; cuotas tributarias: 376.705 ptas. y 88.280 ptas. a devolver, respectivamente.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La Hacienda Foral gira liquidaciones provisionales a los reclamantes en las que, por una parte, al Sr. aplica la escala de gravamen de tributación individual suprimiendo la deducción por convivencia con un descendiente y la de los estudios de éste fuera del municipio de residencia habitual y, por otra, añade estas dos desgravaciones a la Sra. . Dicha actuación se fundamenta en que se trata de una pareja de hecho con dos hijos menores y la madre había declarado previamente en tributación conjunta con el primogénito.

Segundo.-Contra ellas, los interesados formulan la presente reclamación en la que alegan una contestación de la Dirección General de Tributos que sostiene la existencia de dos unidades familiares en estos casos, formada cada una por uno de los progenitores con un hijo, posibilitando con ello la presentación de dos declaraciones conjuntas con las deducciones correspondientes a los descendientes. Asimismo afirman que este criterio no choca con lo preceptuado por la normativa alavesa del impuesto y que la no admisión de esta pretensión vulneraría el libre ejercicio de la elección de la modalidad de tributación.

Tercero.-En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Las cuestiones a resolver se circunscriben a: 1) si la pareja de hecho que tiene dos hijos puede tributar conjuntamente por el IRPF del ejercicio 1996 como dos unidades familiares, el padre con un hijo y la madre con otro; y 2) a quién corresponde la deducción por convivencia con los menores y la de los estudios de éstos fuera del municipio de residencia habitual.

Segundo.-En cuanto a la primera, el art. 87 de la Norma Foral del impuesto, de 11 de diciembre de 1991, tenía establecido, al igual que el de la Ley 18/91, de 6 de junio:

'Unidad familiar.

Constituyen modalidades de unidad familiar las siguientes:

1º.- La integrada por los cónyuges no separados legalmente y, si los hubiere, los hijos menores, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientes de estos.

2º.- La formada por el padre o la madre y los hijos que reúnan los requisitos a que se refiere la regla anterior.

Nadie podrá formar parte de dos unidades familiares al mismo tiempo.'

Tercero.-Si bien la doctrina de la Dirección General de Tributos admite la constitución de dos unidades familiares en el caso de las parejas de hecho con más de un hijo, este criterio, que no está fundamentado en sus textos, no fue compartido por este Organismo Jurídico en sus resoluciones de 24 de febrero de 1999 y de 28 del mismo mes del 2000, en las que se argumenta que es admisible optar entre tributar individual o conjuntamente, pero que, una vez elegida la segunda alternativa, la cuota se determina conforme a los parámetros reglados, sin prever una nueva opción, circunscrita ahora a con quién se quiere tributar, pues la unidad familiar no se concibe en la norma fiscal como un concepto jurídico mutable.

Procede ahora mantener este criterio no sólo por lo que se acaba de exponer, sino también porque la admisión de la modalidad que proponen los reclamantes no encuentra cabida en el precepto legal. En efecto, el hecho de que el apartado 2º antes transcrito no diga 'la formada por el padre o la madre y todos los hijos', como dice el art. 68 de la Ley 40/1998, de 9 de diciembre, vigente a partir de 1 de enero de 1999, no conlleva necesariamente que las unidades familiares matrimoniales y las que puedan surgir de las parejas de hecho se conciban de distinto modo en la norma tributaria, porque el controvertido término 'los hijos' está presente tanto en el apartado 1º-unidad matrimonial- como en el 2º -unidad no matrimonial-, de forma que si se admite para esta última también habría de proceder para la primera.

Tampoco conforme a un criterio gramatical puede sostenerse la interpretación de los reclamantes, pues el término 'los' es un artículo determinado plural que se refiere a los concretos hijos de ese o esos progenitores, no a una parte de ellos, tanto si se trata de matrimonio como de pareja de hecho, y porque el término 'conjunta' (tributación conjunta) pertenece al género singular y equivale a suma total, incompatible, por tanto, con la existencia de más de una.

Con ello no se vulnera la libertad de opción por la modalidad de tributación conjunta -prevista únicamente por el artículo 86 de la disposición citada para las personas integradas en una unidad familiar- tal y como señalan los interesados, pues esta circunstancia no puede concurrir para uno de los progenitores de una pareja de hecho por lo anteriormente glosado.

Cuarto.-La segunda cuestión guarda afinidad con la primera pero no está abocada a la misma solución, pues la deducción por convivencia con descendiente soltero menor de treinta años y sin ingresos, regulada en el apartado Uno.a) del art. 78 de la Norma Foral del impuesto, en la redacción dada por el Decreto Normativo de Urgencia Fiscal 2/96, de 30 de enero, sólo requiere que el mismo dependa económicamente del sujeto pasivo. No discutido este requisito, y presumiéndose que este sostenimiento concurre en todo buen padre de familia cumplidor de lo ordenado por los arts. 154 y ss. del Código Civil, lo que exime en este caso de la acreditación exigida en los supuestos de nulidad, separación o divorcio, los aquí reclamantes tienen derecho cada uno a la deducción por sus dos hijos, en la proporción que establece el citado apartado Uno.a): 'cuando los descendientes convivan con varios ascendientes del mismo grado, la deducción se practicará por partes iguales en la declaración de cada uno.'.

La cuantía que para esta deducción estableció el Decreto Normativo antedicho era de 21.500 ptas. por cada uno de los dos primeros descendientes, como correctamente autoliquidaron el Sr. y la Sra .

Quinto.-De otro lado, la deducción por estudios realizados por hijos o hijas, conforme al art. 78. Tres. d) de la Norma reseñada y al 37 del Reglamento del impuesto aprobado por el Decreto Foral 154/1992, de 10 de marzo, está vinculada al derecho a la desgravación antedicha, a la realización de los mismos en municipio diferente a aquél donde radique la residencia, a que éstos estén incluidos en los planes de estudios del sistema educativo y finalmente a que originen la expedición de una titulación reconocida oficialmente por el centro que imparte la enseñanza. En este caso, el único motivo de oposición esgrimido por la Oficina Gestora del impuesto para no incluirla en la liquidación del padre es el de la imposibilidad de practicar la desgravación por los descendientes, cuestión que ya ha sido solventada en el Fundamento de Derecho Quinto, por lo que también procede el 50% de ésta para los reclamantes.

Sexto.-En consecuencia, habría que suprimir de la liquidación de la Sra. la mitad de las deducciones controvertidas, e incluirlas en la del Sr. , sin embargo, no procede lo primero en virtud de la doctrina reiterada del Tribunal Constitucional (por todas, STC 120/95, de 17 de julio) según la cual 'la reformatio in peius constituye una modalidad de incongruencia procesal que tiene lugar cuando la decisión de un concreto medio de impugnación ocasiona un empeoramiento o un agravamiento de la situación jurídica en que ha quedado el recurrente con la resolución impugnada, el cual, de esta forma, experimenta el efecto contrario al perseguido con el ejercicio del recurso -que no es otro que el de eliminar o aminorar el gravamen impuesto por la resolución objeto de impugnación- introduciéndose, así, un elemento disuasorio al ejercicio al derecho constitucional a los recursos establecidos en la Ley...'.

Séptimo.- Por lo anteriormente expuesto y razonado procede estimar en parte la presente reclamación, anular la liquidación del Sr. y disponer lo pertinente para que se gire a éste una nueva en la que manteniendo el resto de elementos de la anulada se compute el 50% de la deducción por convivencia con dos descendientes y de la de los estudios de éstos fuera del municipio de residencia habitual, así como confirmar el acto impugnado correspondiente a la Sra. .

Vistos los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 269/97, interpuesta por D. y dña. , contra las liquidaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicio 1996,RESUELVEESTIMAR EN PARTE la misma y, en su virtud:

Primero.-Anular el acto impugnado relativo al Sr. por no ser conforme a derecho, y

Segundo.-Que la Hacienda Foral gire liquidación provisional al interesado en la que, manteniendo el resto de elementos de la anulada, compute el 50% de la deducción por convivencia con dos descendientes y de la de los estudios de éstos fuera del municipio de residencia habitual.

Tercero.-Confirmar la liquidación correspondiente a la Sra. .

Unidad familiar
Uniones de hecho
Descendientes
Residencia habitual
Tributación conjunta
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Hijo menor
Hijo común
Liquidación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Liquidación provisional del impuesto
Cuota tributaria
Escala de gravamen
Tributación individual
Buen padre de familia
Divorcio
Ascendientes
Residencia
Reformatio in peius

Ley 40/1998 de 9 de Dic (IRPF y otras Normas Tributarias) DEROGADO PARCIALMENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 295 Fecha de Publicación: 10/12/1998 Fecha de entrada en vigor: 01/01/1999 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados