Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 14 de Junio de 2002

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 14 de Junio de 2002
  • Núm. Resolución: R020029

Resumen

No están exentas en el IRPF las cantidades satisfechas por el empleador a un trabajador, en virtud de un acuerdo de prejubilación pactado en un contrato de suspensión de la relación laboral, al no responder las indemnizaciones por cese de mutuo acuerdo a las fórmulas de extinción de la relación laboral que originan indemnizaciones exentas del impuesto.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a catorce de junio de dos mil dos. Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 277/01, interpuesta por D.,con DNI y domicilio a efectos de notificaciones en la calle , nº de esta ciudad, contra la resolución del Jefe de Sección de Renta y Patrimonio, de octubre de 2001, que confirma las autoliquidaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicios 1998, 1999 y 2000; cuantía: inestimada.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La resolución de referencia deniega la solicitud del reclamante de que se imputen como rendimientos irregulares del trabajo las cantidades abonadas en los ejercicios reseñados por el Banco -19.755,27 €, en 1998, y 22.850,48 €, en cada uno de los otros dos períodos impositivos-, en concepto de compensación indemnizatoria semestral por prejubilación pactada de mutuo acuerdo en un contrato de suspensión de la relación laboral -desde el 1 de marzo de 1998 hasta el 24 de diciembre de 2001, fecha de acceso a la situación de jubilación-, por entender la Oficina Gestora que aquéllas ni se obtienen de forma notoriamente irregular en el tiempo, ni su período de generación es superior a un año.

Así mismo, como consta en el expediente administrativo, el Sr. percibió en marzo de 1998, de conformidad con los términos del citado acuerdo, un pago único de carácter indemnizatorio por importe de 4.032,79 € y otra cantidad, ascendente a 3871,3 €, correspondiente a un incentivo extraordinario, concedido en mayo 1997, cuya materialización estaba prevista inicialmente en el año 2002.

Segundo.-Contra la mencionada resolución desestimatoria, el interesado promueve la presente reclamación económico-administrativa alegando que -al equipararse la situación de prejubilación a una extinción colectiva de la relación laboral por motivos tecnológicos, organizativos, económicos o productivos- los importes percibidos, a partir de la entrada en vigor del mencionado acuerdo, de la empresa en la que había prestado sus servicios -imputados en las correspondientes autoliquidaciones como rendimientos regulares del trabajo- deben calificarse en parte como exentos y, en relación a la parte no exenta, deben tributar con el carácter de renta irregular.

Tercero.-En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de Procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas aprobado por Real Decreto 391/96, de 1 de marzo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-Las cuestiones planteadas son: 1º) Si las cantidades satisfechas por el a un empleado, en virtud de un acuerdo de suspensión de la relación laboral desde el 1 de marzo de 1998 hasta la fecha de jubilación, están o no parcialmente exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas; 2º) Si la parte de dichas cantidades abonada en el ejercicio 1998 -por los conceptos de compensación indemnizatoria semestral, pago único de carácter indemnizatorio e incentivo extraordinario- debe recibir el tratamiento previsto para los rendimientos irregulares en la normativa del impuesto vigente en dicho ejercicio; y 3º) Si la compensación indemnizatoria semestral percibida a lo largo de los períodos impositivos 1999 y 2000 debe tributar previa aplicación de los porcentajes de integración contemplados, para las rentas irregulares, en la normativa en vigor en estos períodos.

Segundo.-Como paso previo debemos examinar la verdadera naturaleza del acuerdo de suspensión firmado por ambas partes, pues, aunque exonera al asalariado de la obligación de trabajar, no surte todos los efectos que conlleva esta situación contractual, dado que dicho pacto compromete a la empresa al pago de determinadas cantidades y no contempla la posibilidad del reingreso en alguna circunstancia, sino el acceso a la situación de jubilación a partir de que aquél cumpla sesenta años. Por tanto, tal y como entiende el Tribunal Supremo en sentencia de 25 de junio de 2001 (Ar. 7079), este supuesto'a falta de causa específica propia en nuestro ordenamiento legal laboral, puede tener ... normal encaje en el art. 49.1.a) ET(Estatuto de los Trabajadores),regulador de la extinción contractual por mutuo acuerdo de las partes (...). Asimismo señala que' el pacto de prejubilación comportó el cese definitivo en la actividad por parte del demandante incentivada por la empresa', dado que'la suspensión lleva consigo la expectativa de reiniciar la prestación laboral, mientras que la prejubilación supone la ruptura definitiva del contrato aunque la empresa se vincule con el trabajador a través de una serie de compromisos que surgen como consecuencia del pacto en que se fijen las condiciones de la prejubilación.'

Tercero.-Para los casos de cese definitivo del trabajo, tanto la Norma Foral 24/91, de 11 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, vigente en el ejercicio 1998, como la 35/98, de 16 de diciembre, en vigor desde el 1 de enero de 1999, establecen en su respectivo artículo 9.d) que están exentas:

'las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa reglamentaria de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato,...'

Y, sin perjuicio de lo anterior, en caso de despido o cese a consecuencia de expedientes de regulación de empleo, tramitados de conformidad con el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores y previa aprobación de la autoridad competente, como disponía la redacción dada por la Norma Foral 17/98, de 15 de junio, al mencionado precepto de la Norma Foral 24/91, con efectos para el ejercicio 1998, queda exenta la parte de la indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el caso de despido improcedente, igual que prevé la Norma Foral 35/98 para este supuesto y para el despido o cese producidos por las causas previstas en el artículo 52.c) del mismo Estatuto.

Por cuanto el interesado percibe las cantidades controvertidas en virtud de un contrato, formalizado conforme al correspondiente Convenio Colectivo, sin que la fórmula adoptada se corresponda con una extinción de la relación laboral al amparo de los artículos 51 y 52.c) del Estatuto de los Trabajadores -causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que, en caso de grandes empresas, cuando afecte a treinta o más trabajadores, exige expediente de regulación ante la autoridad laboral-, ha de concluirse que el caso aquí planteado no resulta englobable en los supuestos de indemnizaciones exentas antes citados.

Cuarto.-Descartada la exención, debe considerarse, en primer lugar, que los artículos 23.Uno de la Norma Foral 24/91 y 13 de la 35/98 disponen que la base imponible estará constituida por la renta obtenida en el período impositivo y que el fenómeno de la irregularidad es incorporado al IRPF, aparte de la concreta regulación que cada norma pueda disponer, para evitar el efecto no deseable de la acumulación en un solo ejercicio de rentas generadas en varios, lo que determinaría, dado el carácter progresivo del impuesto, la aplicación de un tipo de gravamen superior al que correspondería si se hubiera tributado por ellas en cada período impositivo.

Quinto.-En relación con las cantidades percibidas en el ejercicio 1998, la mencionada Norma Foral 24/91 dispone en su artículo 59.1.b) que serán rentas irregulares:'Los rendimientos que se obtengan por el sujeto pasivo de forma notoriamente irregular en el tiempo o que, siendo regular, su ciclo de producción sea superior a un año', es decir, conforme ha entendido el Tribunal Supremo en sentencias de 13 de mayo de 1993 (Ar. 3616) y 15 de febrero de 1995 (Ar. 1016), rentas devengadas de forma discorde con el período impositivo y acorde con períodos uniformes superiores de tiempo.

En consecuencia, -y no pudiendo afirmarse nada, con la documentación obrante en el expediente, sobre la naturaleza del pago único de carácter indemnizatorio al desconocerse el procedimiento de obtención de su cuantía concreta-, la calificación fiscal atribuible a los otros dos conceptos satisfechos en dicho ejercicio, compensación indemnizatoria semestral e incentivo extraordinario, debe ser determinada en base al criterio jurisprudencial expuesto en el parráfo anterior.

Por lo que se refiere al primero de los conceptos mencionados, al tratarse de rentas integrantes de un conjunto de prestaciones semestrales, no puede apreciarse discordancia entre su período de percepción y el período impositivo, el año natural, ni, por tanto, acumulación de rentas correspondientes a otros ejercicios, de modo que la progresividad no puede aquí causar ningún efecto no querido, por lo que deben tributar como rendimientos del trabajo regulares.

En lo que respecta a la cantidad correspondiente al segundo concepto, cobrada en marzo de 1998, por la naturaleza repetitiva en el tiempo de este tipo de retribuciones, que responden a programas de incentivación de la entidad bancaria de concreción anual en función de unos objetivos, debe entenderse obtenida de forma regular, sin que su ciclo de producción pueda ser superior a un año, teniendo en cuenta que, si bien el incentivo fue concedido en mayo de 1997 con previsión de hacerse efectivo en el año 2002, la materialización del mismo se produjo finalmente antes de transcurrido un año desde su concesión.

Sexto.-Respecto a la compensación indemnizatoria semestral abonada a lo largo de los ejercicios 1999 y 2000, el artículo 16.1 de la Norma Foral 35/98 señala que el rendimiento íntegro del trabajo estará constituido por la totalidad de los rendimientos satisfechos; relacionando, no obstante, el punto 2 una serie de supuestos en los que aquél se obtendrá por aplicación de unos determinados porcentajes de integración sobre las retribuciones totales. Así, el apartado a) indica:

'Cuando los rendimientos de trabajo tengan un período de generación superior a dos años y no se obtengan de forma periódica o recurrente o se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, el 70 por 100; este porcentaje será del 60 por 100 en el supuesto de que el período de generación sea superior a 5 años.'

A estos efectos, el artículo 7.5 del Decreto Foral 86/99, de 29 de junio, que desarrolla parcialmente la Norma del Impuesto, dispone:

'En ningún caso se aplicarán los porcentajes de integración previstos en el artículo 16.2.a) de la Norma Foral del Impuesto a los importes de las indemnizaciones por despido o cese que superen las cuantías que gocen de exención en este Impuesto, que sean percibidas en forma de renta.'

De la interpretación conjunta de ambas disposiciones se extrae que la finalidad que persigue el artículo 16.2.a) de la Norma Foral del impuesto, al establecer unos porcentajes de integración a determinadas retribuciones cuando se obtengan en forma de capital, y no cuando se perciban en forma de renta, es la de corregir los efectos ya comentados que podría provocar la aplicación de una tarifa progresiva sobre cantidades cobradas capitalizadamente respecto a la tributación que obtendrían de haberse percibido de forma más equilibrada, ejercicio tras ejercicio, por lo que no tiene sentido entrar a analizar si las prestaciones obtenidas por el Sr. tienen o no un período de generación superior a dos años o se encuentran entre las calificadas reglamentariamente como 'obtenidas de forma notoriamente irregular en el tiempo', ya que lo pactado entre las partes ha sido la percepción de unas cantidades anuales-durante los ejercicios 1998 a 2001-, lo que, de conformidad con el precepto reglamentario transcrito, determina la inaplicabilidad de los porcentajes de integración contemplados en el mencionado artículo 16.2.a).

Por otra parte, tampoco resulta aplicable a esta renta la integración al 70%, prevista en el apartado 3 del mismo artículo -introducido, con fecha de efectos de 1 de enero de 1999, por la Norma Foral 19/2000, de 26 de diciembre- para las prestaciones periódicas recibidas por los trabajadores cuya relación laboral se hubiera extinguido al amparo de los artículos 51 y 52.c) del Estatuto de los Trabajadores, puesto que, como ha quedado expuesto en el Fundamento de Derecho tercero, el acuerdo controvertido no responde a ninguna de estas fórmulas de extinción y la imputación porcentual requiere, entre otros requisitos, que las cantidades periódicas sean complementarias de las prestaciones del Instituto Nacional de Empleo o de la Seguridad Social, circunstancia que no concurre en este supuesto.

Séptimo.-Por lo anteriormente expuesto, procede desestimar la reclamación y confirmar el acto administrativo impugnado.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 277/01 interpuesta por D. , contra la resolución del Jefe de Sección de Renta y Patrimonio, de octubre de 2001, que confirma las autoliquidaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicios 1998, 1999 y 2000,RESUELVEDESESTIMAR la misma y confirmar el acto administrativo impugnado por ser conforme a derecho.

Prejubilación
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Período impositivo
Suspensión del contrato de trabajo
Renta irregular
Extinción del contrato de trabajo
Expediente de regulación de empleo
Indemnización por despido
Extinción del contrato
Falta de causa
Ejecución de sentencia
Cese del trabajador
Causas económicas, técnicas, organizativas y de producción
Rendimientos del trabajo
Grandes empresas
Despido improcedente
Convenio colectivo
Autoridad laboral
Rendimientos íntegros del trabajo
Acto administrativo impugnado

RDLeg. 1/1995 de 24 de Mar (Estatuto de los Trabajadores) DEROGADO

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 75 Fecha de Publicación: 29/03/1995 Fecha de entrada en vigor: 01/05/1995 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo Y Seguridad Social

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Extinción del contrato de trabajo por prejubilación del trabajador

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 25/02/2016

    Prejubilación del trabajador. La prejubilación es una figura que no aparece regulada en nuestro Derecho Positivo, y que, por tanto, ha de regirse por lo pactado válidamente entre las partes, siendo definido por la doctrina como el cese prematuro y...

  • Regulación de las jubilaciones anticipadas por expediente de regulación de empleo

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 09/06/2016

    La DT4 ,Ley General de la Seguridad Social, en su apartado segundo, regula el acceso a la jubilación anticipada, a partir de los sesenta años, para quienes tuvieran la condición de mutualista el 1 de enero de 1967; viendo reducida la cuantía de l...

  • Suspensión del contrato de trabajo por prejubilación

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 11/02/2016

    Prejubilación del trabajador. La prejubilación es una figura que no aparece regulada en nuestro Derecho Positivo, y que, por tanto, ha de regirse por lo pactado válidamente entre las partes, siendo definido por la doctrina como el cese prematuro y...

  • Clasificación del despido (procedente, improcedente y nulo)

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 16/02/2016

    Una vez celebrado el juicio por reclamación del despido, el Juez de lo Social, en el plazo de 5 días, dictará sentencia (que se notificará a las partes dentro de los 2 días siguientes). En el fallo de la sentencia, el juez calificará el despido...

  • Tributación de las indemnizaciones laborales (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/01/2019

    A partir del 01/01/2015, las indemnizaciones por despido estarán exentas hasta los 180.000 euros, con independencia de la antigüedad del contrato. Todo lo que supere esa cifra deberá tributar. No obstante, en el caso de despidos derivados de exped...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados