Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 16 de Febrero de 2007

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 16 de Febrero de 2007
  • Núm. Resolución: R070011

Resumen

IRPF 2000. La ganancia patrimonial no justificada se imputa, sin más esfuerzo probatorio que el acreditar su existencia, al período impositivo en que aflore la riqueza en la que se ha materializado, trasladando al contribuyente la carga de la prueba de que la adquisición del elemento descubierto fue con cargo a rentas existentes en ejercicios afectados por la prescripción.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a dieciséis de febrero de dos mil siete. Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación núm. 218/06 interpuesta por contra la resolución del Jefe de la Sección de Renta y Patrimonio, de 16 de junio de 2006, que confirma las liquidaciones provisionales núms. 2005/310.599 y 310.600 relativas al IRPF, ejercicio 2000.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-Las liquidaciones de referencia tienen su origen en las actuaciones de inspección relativas al IRPF e Impuesto sobre el Patrimonio de los ejercicios 2000 a 2002, que, iniciadas mediante comunicación emitida el 7 de julio de 2004, culminaron, entre otras, con las actas de disconformidad números 01629VG y 01628VG, de fecha 20 de julio de 2005.

Las propuestas de liquidación incluidas en las citadas actas aumentan la base imponible declarada por cada uno de los interesados en 125.985,02 €. De dicha cantidad, 121.556,66 € corresponden a una ganancia de patrimonio no justificada por el ingreso de 243.113,32 €, el 20 de marzo de 2000, en una cuenta que los interesados tenían en la entidad de Jersey, sin que el origen del citado ingreso haya sido suficientemente acreditado.

El resto de la imputación efectuada -4.428,36 €- corresponde a los rendimientos derivados del depósito indicado, según justificantes bancarios aportados por los interesados y no declarados.

Como consecuencia de ello, las liquidaciones impugnadas incluyen los siguientes conceptos e importes:

Liquidaciones

Cuota a ingresar

Sanción

Intereses de demora

A ingresar

Nº 2006/310.599

59.694,44 €

29.847,22 €

13.035,88 €

102.577,54 €

Nº 2006/310.600

52.234,56 €

26.117,28 €

11.406,81 €

89.758,65 €

Segundo.-Contra los actos liquidatorios mencionados y la resolución que los confirma, los interesados formulan la presente reclamación económico-administrativa en la que solicitan su anulación, alegando que el origen del depósito es la cancelación de un préstamo concedido a sus hijos ( ), el 10 de febrero de 1999, por importe de 257.015,63 €, para lo que solicitaron un préstamo al (de 180.303,63 €) y vendieron unas participaciones en fondos de inversión (por 78.131,57 €). El destino de todo ello fue la compra, en ese mismo mes, de un piso sito en , cuya venta el 15 de febrero de 2000 permitió a los prestatarios la devolución total del capital, que se ingresó en parte en la cuenta de la entidad de Jersey.

En prueba de ello aportan los siguientes documentos: 1.- certificado expedido por el de que el 29 de enero de 1999 se transfirió de una cuenta que el Sr. y la Sra. tenían en una oficina de Vitoria a otra cuenta del ' ' un importe de 257.015,63 €; 2.- copia del extracto correspondiente a la cuenta desde la que se efectuó la transferencia indicada en la que constan dos entradas, de fecha 29 de enero de 1999, por importes de 30.000.000 de pesetas -180.303,63 €- y de 13.000.000 de pesetas -78.131,57 €- y una salida, en ese mismo día, de 42.763.804 pesetas (257.015,63 €); 3.- contrato privado de préstamo sin interés, de fecha 10 de febrero de 1999, suscrito por los reclamantes y sus hijos, en el que los prestatarios declaran recibir 257.015,63 € para destinarlos a la compra de un piso en ; 4.- documento privado de carta de pago y cancelación de préstamo, de 18 de marzo de 2000; 5.- actas de manifestaciones de los prestatarios, de 9 de septiembre de 2005, en las que declaran la existencia del citado préstamo, su destino y cancelación; y 6.- documentos que, según traducción solicitada a instancia de parte, se refieren a la adquisición -por 193.000 libras esterlinas- y la venta -en el precio de 248.000 libras esterlinas-, el 5 de febrero de 1999 y el 15 de febrero de 2000, respectivamente, de un piso en por los hijos de los reclamantes.

Tercero.-Constan en el expediente administrativo las autoliquidaciones del Impuesto sobre el Patrimonio del Sr. y de la Sra. , correspondientes al ejercicio 1999, en las que no aparece el derecho de crédito frente a sus hijos.

Cuarto.-En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones de la Norma Foral 6/05, de 28 de febrero, General Tributaria de Álava, y del Decreto Foral 2/2007 del Consejo de Diputados, de 30 de enero, que aprueba el Reglamento regulador del Procedimiento de las reclamaciones y recursos en vía económico-administrativa.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La cuestión a resolver en la presente reclamación consiste en si la ganancia patrimonial no justificada imputada por la Hacienda Foral como consecuencia de un ingreso, el 20 de marzo de 2000, de 243.113,32 € en una cuenta cuya titularidad corresponde a los interesados es o no conforme a derecho, lo que vendrá determinado por si queda o no acreditado que se corresponde con rentas o con un patrimonio declarados, o bien que el Sr. y la Sra. eran titulares de dichos fondos desde una fecha incluida en un período prescrito.

Segundo.-Al respecto, el artículo 47 de la Norma Foral 35/1998, de 16 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, dispone:

'1. Tendrán la consideración de ganancias de patrimonio no justificadas, los bienes o derechos cuya tenencia, declaración o adquisición no se corresponda con la renta o patrimonio declarados por el contribuyente, así como la inclusión de deudas inexistentes en cualquier declaración por este Impuesto o por el Impuesto sobre el Patrimonio, o la anotación en los libros o registros oficiales.

2. Las ganancias patrimoniales no justificadas se integrarán en la base liquidable general del período impositivo respecto del que se descubran, salvo que el contribuyente pruebe suficientemente que ha sido titular de los bienes o derechos correspondientes desde una fecha incluida en un período impositivo prescrito.'

El precepto transcrito contempla dos presupuestos de hecho: 1.- que el contribuyente adquiera, declare o posea bienes o derechos sin que exista una fuente de ingresos declarada en el IRPF o un patrimonio previo declarado en el Impuesto sobre el Patrimonio; o 2.- que se declaren deudas inexistentes. La prueba del presupuesto de hecho habilitante para calificar la tenencia, declaración o adquisición de un activo como ganancia patrimonial no justificada corresponde a la Administración y se derivará del análisis de los bienes descubiertos en relación con las declaraciones tributarias efectuadas por el contribuyente.

Una vez acreditada la discordancia entre las rentas o patrimonio declarados y los bienes descubiertos, el citado precepto impone, sin más, la inclusión de la riqueza aflorada en la base liquidable general del impuesto correspondiente al ejercicio respecto del que se haya descubierto el bien, salvo que el contribuyente acredite suficientemente que era titular de dicho bien desde una fecha incluida en un ejercicio prescrito, es decir, la imputación temporal de la renta calificada como ganancia patrimonial no justificada debe producirse, sin más esfuerzo probatorio que la de su existencia, en el período impositivo en que aflore la riqueza en la que se ha materializado, trasladando al contribuyente la carga de la prueba de que la adquisición del elemento descubierto fue con cargo a rentas prescritas.

La conclusión anterior es la consecuencia de la interpretación jurisprudencial de la carga de la prueba, recogida, entre otras, en Sentencias como la del Tribunal Supremo, de 17 de marzo de 1995 (Ar. 2492), que señala:'procede reiterar la doctrina uniforme de esta Sala, según la cual cada parte ha de probar el supuesto de hecho de la norma, cuyas consecuencias invoca a su favor, doctrina jurisprudencial puesta de manifiesto por el Tribunal Supremo en Sentencias de 20 y 13 de marzo y 24 de enero de 1989, y reiterada en las Sentencias de 29 de noviembre de 1991 y 19 de febrero de 1994.'

Tercero.-En este caso, la Inspección de Tributos, mediante las actuaciones de comprobación e investigación para las que está legitimada, acredita la existencia de una ganancia patrimonial no justificada, manifestada en un ingreso en una cuenta en de Jersey -cuya titularidad corresponde a los interesados- que aflora una riqueza que no corresponde ni a las rentas ni a los patrimonios declarados por los contribuyentes.

La prueba de dicho presupuesto de hecho no ha sido desvirtuada por los reclamantes, que no han acreditado que el citado ingreso bancario derive de rentas declaradas o de un elemento patrimonial contenido en la autoliquidación del Impuesto sobre Patrimonio. Es más, afirman que el origen de los fondos es la cancelación de un préstamo concertado con sus hijos que, dado que no ha sido incluido en el Impuesto sobre el Patrimonio de los reclamantes correspondiente al ejercicio, no impide que concurra el presupuesto de hecho que habilita a la Administración Tributaria para calificar la riqueza aflorada de ganancia patrimonial no justificada por tener origen en un elemento patrimonial no declarado.

En consecuencia con la citada calificación, la Hacienda Foral debe imputar a la base liquidable del impuesto del ejercicio 2000, período respecto del que se descubre, el importe del patrimonio puesto de manifiesto, trasladando al contribuyente la carga de la prueba de que dicho patrimonio le pertenecía desde una fecha incluida en un período impositivo prescrito y, por tanto, que se financió con rentas prescritas.

Cuarto.-Llegados a este punto, es preciso analizar si, en este caso, los reclamantes han justificado que los fondos proceden de la desinversión de un elemento patrimonial de su titularidad desde una fecha incluida en un ejercicio prescrito.

Pues bien, de la valoración de la prueba aportada debe concluirse que no puede considerarse acreditado ni que el ingreso de los 243.113,32 € en la cuenta en el , de Jersey proceda de la cancelación del préstamo, ni la propia existencia del préstamo, porque: 1.- está formalizado en un documento privado cuya fecha, conforme al artículo 1227 del C.C., no puede afectar a la Administración Tributaria sino desde que el documento se incorpore a un registro público (circunstancia ésta que, en este caso, ha tenido lugar ya iniciadas las actuaciones inspectoras), y cuya fuerza probatoria, según Sentencia del Tribunal Supremo, de 9 de julio de 1986 (Ar. 4341), no puede extenderse a la veracidad, realidad o autenticidad de su contenido respecto a terceros; 2.- la realidad de la transacción no viene respaldada por el certificado bancario, en el que no se especifican ni los beneficiarios ni el concepto de la transferencia; 3.- las actas de manifestaciones realizadas por los hijos de los reclamantes, casi cinco años después, no hacen prueba frente a terceros, conforme al artículo 1.218 del Código Civil, de la veracidad del contenido de las manifestaciones; y 4.- la documentación relativa a la compra del piso por los hijos no pone de manifiesto que ésta se financiara con un préstamo concedido por los padres si dicha transacción no queda acreditada.

En consecuencia con todo lo anterior y teniendo en cuenta que a los reclamantes corresponde la prueba de que eran titulares de la riqueza aflorada desde una fecha incluida en un período prescrito, debe concluirse que la calificación del ingreso como ganancia patrimonial no justificada, y su inclusión en el IRPF del ejercicio 2000, son conformes a derecho.

Quinto.-Por lo anteriormente expuesto y razonado, procede desestimar la presente reclamación y confirmar los actos impugnados por ser conformes a derecho

Vistos los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación,

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 218/06 interpuesta por contra la resolución del Jefe de la Sección de Renta y Patrimonio, de 16 de junio de 2006, que confirma las liquidaciones provisionales núms. 2005/310.599 y 310.600 relativas al IRPF, ejercicio 2000,RESUELVEDESESTIMAR la misma y confirmar los actos administrativos impugnados, por ser conformes a derecho.

Ganancia patrimonial no justificada
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Impuesto sobre el Patrimonio
Período impositivo
Prestatario
Carga de la prueba
Liquidación provisional del impuesto
Acta de disconformidad
Intereses de demora
Documento privado
Base liquidable general
Participaciones en Fondos de Inversión
Contrato privado
Cancelación de préstamo
Carta de pago
Derecho de crédito
Ejercicio prescrito
Declaraciones Tributarias
Imputación temporal
Autoliquidaciones tributarias
Base liquidable
Fuerza probatoria
Pruebas aportadas
Valoración de la prueba
Acto administrativo impugnado
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados