Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 16 de Junio de 1998

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 16 de Junio de 1998
  • Núm. Resolución: R980099

Resumen

La certificación municipal de que el volumen del aparato de música del vecino era excesivo prueba la veracidad del hecho, pero no acredita, por sí sola, que esta causa ha obligado necesariamente al reclamante a vender su vivienda antes de transcurrir los tres años de permanencia exigidos por la normativa para beneficiarse de las ventajas fiscales reconocidas a la vivienda habitual.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a dieciséis de junio de mil novecientos noventa y ocho.- Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 102/94, interpuesta por D. , contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de marzo 1994, que confirma liquidación por el impuesto del ejercicio 1992; cuantía: 400.398 ptas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.- La liquidación recurrida imputa un incremento patrimonial de 1.428.000 ptas. derivado de la venta por el reclamante del piso sito , y no considera invertidos en vivienda habitual los importes de 474.925 y 6.059.069 ptas. satisfechos, respectivamente, como intereses y amortización del préstamo que financió su compra. El motivo de esta actuación es que se adquirió en octubre de 1990 por 6.200.000 ptas., y se enajenó en junio de 1992 por 8.000.000 ptas., cuando el período mínimo de permanencia en la propiedad, a estos efectos, es de tres años.

Segundo.- Contra ella el sujeto pasivo interpone la presente reclamación y solicita se anule, alegando en favor de su pretensión que se vio obligado a venderla porque eran insoportables durante la noche y la madrugada los decibelios procedentes del equipo de música de su vecino, motivo por el cual la Policía municipal comprobó el hecho y levantó acta, conforme acredita con el documento administrativo que aporta.

Tercero.- En la sustanciación de estas actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.- La cuestión a decidir consiste en si los ruidos excesivos y a horas intempestivas, procedentes de la vivienda contigua, que propician que el reclamante venda la suya, son causa suficiente para cambiar de domicilio antes de transcurridos tres años sin que por ello pierda los beneficios de su consideración como vivienda habitual a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Segundo.- La normativa aplicable al caso se encuentra recogida en los arts. 78.Cuatro.b) de la Norma Foral del impuesto de 11 de diciembre de 1991 y 34 de su Reglamento de 10 de marzo de 1992, el último de los cuales dispone:

'Se entiende por vivienda habitual la edificación que constituya la residencia del sujeto pasivo durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio.'

Tercero.- La delimitación de tales circunstancias no tenía amparo expreso en ninguna disposición legal o reglamentaria en el año 1992, por lo que la decisión está condicionada por la valoración extensa o restringida que se de al término 'necesariamente', resultando por lo general indiscutido que esta necesidad es manifiesta en los supuestos de traslado de lugar de trabajo de un municipio a otro, separación conyugal por sentencia judicial, aumento de familia, enfermedad invalidante, asistencia médica especializada, etc., es decir, en todos aquellos casos en los que el cambio no está impulsado por razones especulativas o de mercado, sino por otras ajenas a la voluntad del sujeto pasivo.

En el que aquí se examina, el documento del Negociado de Medio Ambiente del Ayuntamiento, que se aporta como prueba de la necesidad del cambio, da cuenta de que los Servicios Municipales realizaron una inspección a la una de la madrugada, que el nivel sonoro detectado era de 38 dB-A, y que asesoraron al propietario del aparato musical para evitar perturbaciones futuras. Con ello, ha quedado acreditada la causa que alega el reclamante, pero no que la misma sea de la entidad suficiente para exigir necesariamente el cambio de domicilio. Y ello por las siguientes razones: el documento administrativo no indica en qué fecha se realizó la inspección municipal; está extendido un mes después de escriturada la venta de la vivienda; no hay constancia de que existieran denuncias reiteradas previas; y se desconoce si con posterioridad a esa actuación policial persistía o no la insolidaridad vecinal antedicha; razones que inducen a la conclusión de que esta circunstancia no fue la única tenida en cuenta para decidir el cambio de domicilio, sino una más entre otras debidas a la conveniencia del aquí recurrente.

Por lo demás, esta causa tampoco tendría acogimiento en la redacción que al art. 78 de la Norma dio el Decreto Normativo de Urgencia Fiscal 3/97, de 11 de marzo, aplicable a partir de 1 de enero de 1997, el cual mantiene la regulación anterior, añadiendo, a modo de ejemplo y expresamente, los supuestos de separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo, empleo más ventajoso o situaciones análogas.

Cuarto.- Si lo anteriormente expuesto es suficiente para concluir en un pronunciamiento desestimatorio, es también cierto que no se podría haber llegado a otro de signo contrario sin tener en cuenta que la exención del incremento habría exigido, además de la concurrencia de una causa necesaria para el cambio, que el precio obtenido se hubiera reinvertido en otra vivienda habitual dentro de los dos años siguientes al 29 de junio de 1992 en que tuvo lugar la venta, de conformidad a lo dispuesto en el art. 10.Dos del Reglamento.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 102/94 interpuesta por D. contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de marzo 1994, que confirma liquidación por el impuesto del ejercicio 1992,RESUELVEDESESTIMAR la misma y confirmar los actos administrativos impugnados, por ser conformes a Derecho.

Vivienda habitual
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Traslado de domicilio
Documentos administrativos
Incremento del patrimonio
Ruido
Residencia
Voluntad
Dueño
Acogimiento
Separación judicial del matrimonio
Acto administrativo impugnado

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados