Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 18 de Diciembre de 2008

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 18 de Diciembre de 2008
  • Núm. Resolución: R080101

Resumen

IRPF 2007. Desde la normativa vigente en el ejercicio 1992 no cabe modificar la opción de modalidad de tributación una vez que la Administración ha girado liquidación provisional. Además, en este caso, la cuota efectiva es menor mediante tributación conjunta que mediante liquidaciones individuales.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a dieciocho de diciembre de dos mil ocho. Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 278/08, interpuesta por , contra la resolución del Jefe de la Sección de Renta y Patrimonio, de 14 de noviembre de 2008, que confirma la liquidación nº 2008/311.556 por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio 2007.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. La resolución impugnada deniega la posibilidad de modificar la opción de tributación, de conjunta a individual, porque lo impide el art. 99.4 de la Norma Foral del impuesto y porque es más beneficioso económicamente, para la Sra. y su esposo, la tributación en modalidad conjunta.

Segundo. Contra la misma y contra la liquidación que determina una deuda complementaria de 1.274,92 €, incluidos 18,32 € de intereses de demora, la Sra. promueve la presente reclamación y solicita la tributación individual, porque así ha sido admitido para otras compañeras de trabajo.

Tercero. En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento del Procedimiento de las reclamaciones y recursos en vía económico-administrativa, aprobado por el Decreto Foral 2/2007, del Consejo de Diputados, de 30 de enero.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. La cuestión a resolver se circunscribe a si es o no conforme a derecho la resolución que deniega el cambio de modalidad de tributación por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio 2007.

Segundo. La normativa aplicable está recogida en el artículo 99 de la Norma Foral 3/2007, de 29 de enero, del IRPF, citado en la resolución recurrida, y en los artículos 73 y 76 del Reglamento del Impuesto aprobado por el Decreto Foral 76/2007, de 11 de diciembre.

El primero establece:

'1. Las personas físicas integradas en una unidad familiar de cualquiera de las modalidades señaladas en el artículo siguiente podrán optar, en cualquier período impositivo, por tributar conjuntamente en este impuesto, con arreglo a las normas generales del mismo y a las disposiciones especiales contenidas en el presente Título, siempre que todos sus miembros sean contribuyentes por este Impuesto.

2. La opción por la tributación conjunta no vinculará para períodos impositivos sucesivos.

4. La opción ejercitada para un período impositivo podrá ser modificada con posterioridad, hasta el momento en que se realice cualquier actuación por la Administración tributaria.

…'

La opción entre una u otra modalidad responde a un cálculo económico en sentido estricto, esto es, que si la cuota líquida a satisfacer a la Hacienda Foral, resultante de acumular los rendimientos de todos los miembros de la unidad familiar, es menor en tributación conjunta que en individual, no hay duda de que procederá realizar una declaración-liquidación de acuerdo con la primera modalidad, y viceversa.

Ambas modalidades tienen en común que aplican la misma tabla o escala de gravamen, la del artículo 77 de la Norma Foral, que fija los porcentajes de tributación según los diferentes tramos de renta, es decir, a mayor nivel de ingresos, mayor porcentaje de tributación y mayor deuda tributaria.

Por el contrario, ambas se diferencian en que la modalidad conjunta aplica una reducción de la base imponible que para el año 2007 el art. 75.1 de la citada Norma Foral la fijaba en 3.800,00 €, reducción que no existe en tributación individual.

Teniendo en cuenta los tres parámetros citados en el párrafo anterior, esto es, la suma de los rendimientos netos obtenidos por toda la familia, la reducción de 3.800,00 €, y la escala de tributación, se calcula la cuota íntegra de cada ejercicio, primero, de forma conjunta, y, después, individualizando los rendimientos de cada uno de los contribuyentes de la familia y no aplicando la reducción de 3.800 €. Si la suma de todas las cuotas individuales es inferior a la cuota que resulta de la tributación conjunta procederá la tributación individual, y a la inversa.

Ahora bien, realizados estos cálculos y tomada una decisión, la misma solo puede ser modificada en tanto en cuanto la Hacienda Foral no haya actuado, dada la previsión normativa del apartado 4 del artículo 99 antes transcrita, por lo que es indudable que después de la notificación a los interesados de la liquidación 2008/311.556 no puede modificarse la opción de tributación aplicada en la misma, imposibilidad que también estaba prevista en la Norma Foral precedente, la 35/1998, de 16 de diciembre, y en la anterior a ésta, la 24/1991, de 11 de diciembre.

Tercero.- Esta conclusión es doctrina reiterada de este Organismo Jurídico Administrativo, que viene sosteniendo inequívocamente, con base en los términos claros y categóricos en que está redactado el precepto, que no cabe la posibilidad de modificar la opción de la modalidad de tributación una vez que la Administración ha practicado liquidación provisional, doctrina administrativa que ha sido confirmada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en su sentencia de 20 de febrero de 2003 (JUR 2003\116774), recaída en un recurso contencioso administrativo contra una resolución de este Organismo Jurídico Administrativo que fue desestimado con idénticos o similares argumentos a los anteriormente expuestos, y en la de 14 de noviembre de 2007 (La Ley 238560/2007). No solo este Tribunal, sino también otros Superiores de Justicia mantienen invariable esta doctrina, como el de Castilla y León en sentencias de 5 septiembre 2001 (La Ley 156070/2001) y 17 de junio de 2005 (JT 2006\136); el de Cantabria, el 14 de diciembre de 2006 (JUR 2007\83188); el de Madrid, de 1 diciembre 2004 (La Ley 254163/2004) y 16 de marzo de 2007 (JT 2007\767); el de Galicia en sentencia de 28 junio 2002 (La Ley 122867/2002); y la Audiencia Nacional en su reciente sentencia de 25 de septiembre de 2008 (Rec. 112/2006).

La del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 16 de marzo de 2007, fundamenta su decisión en los siguientes términos:

'Es el propio sujeto pasivo el que puede y debe optar en cada ejercicio por la modalidad de declaración que prefiere, una vez estudiadas y valoradas las condiciones económicas, personales y familiares. El que una vez ejercitada la opción deba ser mantenida por todo el ejercicio no es más que una consecuencia de la libre voluntad manifestada por el sujeto pasivo, dentro del trámite de cumplimiento de obligaciones formales que le impone la norma reguladora del Impuesto….Aunque puede resultar evidente que el contribuyente ejercite la opción en el sentido más ventajoso para sus intereses en virtud de la menor fiscalidad, es una decisión que solo a él le corresponde y le vincula 'durante todo el ejercicio' en los términos redactados por la norma'.

Cuarto.- Además de lo anterior, en este caso en concreto, una liquidación individual por los ingresos de Dña. Mercedes determina una cuota diferencial de 202,46 € a su favor, y otra liquidación individual por los ingresos de su esposo da una cuota diferencial de 954,77 € a favor del mismo, que, en conjunto, suman un importe a devolver de 1.157,23 €. La cuota diferencial es el término utilizado por el art. 97 de la Norma Foral citada para definir la cantidad que finalmente ha de ingresarse (por los contribuyentes) o devolverse (por la Hacienda Foral), una vez descontados los pagos o retenciones realizados a lo largo del ejercicio, por la renta neta global obtenida en el año.

La comparación de esta última cifra, 1.157,23 €, con la que resulta de la liquidación 2008/311.556 aquí impugnada -cuota diferencial a devolver de 1.248,03 €-, pone en evidencia que es más ventajoso en términos económicos, en 90,80 €, conjuntamente para la Sra. y para su esposo, que la tributación se realice en modalidad conjunta, cuota a devolver que, sin embargo, no se materializa con esta liquidación, dado que la Hacienda Foral ya había devuelto a los contribuyentes los 2.504,63 € que resultaban de su declaración-liquidación, por lo que ahora deben reintegrar el exceso percibido, con sus intereses de demora.

Quinto. Por lo anteriormente expuesto y razonado procede desestimar la presente reclamación y confirmar los actos impugnados.

Vistos los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 278/08, interpuesta por , contra la resolución del Jefe de la Sección de Renta y Patrimonio, de 14 de noviembre de 2008, que confirma la liquidación nº 2008/311.556 por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio 2007,RESUELVEDESESTIMARla misma y, en su virtud, confirmar la resolución y la liquidación impugnadas por ser conformes a derecho.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Tributación conjunta
Período impositivo
Tributación individual
Liquidación provisional del impuesto
Unidad familiar
Intereses de demora
Resolución recurrida
Persona física
Declaraciones-autoliquidaciones
Modelo 564. Impuesto sobre Hidrocarburos
Cuota diferencial IRPF
Cuota líquida
Escala de gravamen
Deuda tributaria
Disminución de la base imponible
Reducción de la base imponible
Rendimientos netos
Cuota íntegra
Cumplimiento de las obligaciones
Voluntad
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados