Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 23 de Abril de 1999

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 23 de Abril de 1999
  • Núm. Resolución: R990031

Resumen

La prestación por Incapacidad Laboral Transitoria percibida por un autónomo no es rendimiento de trabajo, sino de actividad empresarial, porque sustituye a ingresos de este carácter, por lo que en el IRPF del ejercicio 1994 no procede la reducción del 5% ni la deducción prevista para los rendimientos por cuenta ajena. Es intranscendente que la prestación se haya percibido cuando ya no ejercía la actividad por haberse dado de baja en el IAE y cerrar el negocio, pues se trata de una situación asimilada al alta, en la que subsiste la obligación de cotizar. Por el contrario, cuando el subsidio de la acción protectora se materializa en forma de pensión vitalicia la normativa del impuesto califica a dicha percepción como procedente del trabajo.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a veintitrés de abril de mil novecientos noventa y nueve. Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 360/95, interpuesta por Dña. , contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de septiembre 1995, relativa a liquidación del ejercicio 1994; cuantía: 70.538 ptas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-La liquidación recurrida imputa 1.168.438 ptas. de rendimiento neto empresarial, determinado por la modalidad de módulos, del negocio de Comercio al por menor de pan, bollería y leche que la titular ejercía en la calle núm. , hasta el mes de junio en que cerró.

Segundo.-Contra la misma y contra la resolución que desestima el recurso previo, aquélla interpone la presente reclamación solicitando se minore en las 557.943 ptas. percibidas de la Seguridad Social en concepto de ILT (Incapacidad Laboral Transitoria) por los periodos en que estuvo de baja laboral, pues ese importe debe tributar como rendimiento de trabajo con el consiguiente derecho a la respectiva deducción de cuota -68.000 ptas.-.

Subsidiariamente, y dado que el tiempo de inactividad fue del 17-1 al 28-3-94 y del 27-5-94 al 30-11-95, lo que le obligó a causar baja en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas) el 31 de mayo, solicita se considere de aquel modo al menos la parte correspondiente a este segundo periodo.

Tercero.-En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La cuestión a resolver se circunscribe a si el importe que el empresario percibe de la Seguridad Social en concepto de prestación por Incapacidad Laboral Transitoria debe tributar, como rendimiento de trabajo por cuenta ajena, o como rendimiento de su actividad empresarial, teniendo en cuenta que una parte ha de corresponder a cuando el negocio estaba cerrado y el titular dado de baja en el IAE.

Segundo.-La diferencia entre una u otra calificación no es baladí, no sólo porque si se considera ingreso de trabajo se reduce en un 5% -art. 28.2 de la Norma Foral del impuesto de 11 de diciembre de 1991-, sino también y principalmente, porque todo ingreso de esta clase, inferior a 1.000.000 ptas., por mínimo que sea y siempre que el resto de base imponible sea menor de 2 millones, conlleva el disfrute automático de una deducción de la cuota de 68.000 ptas. -art. 78.Siete.c)-, lo que no sucede en los casos de rendimientos empresariales.

Tercero.-Desde un punto de vista teórico o conceptual no hay problema en diferenciar los rendimientos de trabajo por cuenta ajena de los rendimientos empresariales, siendo suficiente a estos efectos con la lectura somera de los artículos 24 y 40 de la Norma Foral.

Conforme al primero, son rendimientos de trabajo aquellos que proceden de esta fuente y no tienen la calificación de empresariales. De acuerdo con el segundo, son rendimientos empresariales aquéllos que se obtienen por un sujeto pasivo que ordena por cuenta propia los medios de producción y los recursos humanos o uno solo de ambos, interviniendo en la producción o distribución de bienes o servicios.

Cuarto.-Bajo estas premisas, todo lo que perciba la reclamante como consecuencia de su trabajo personal sólo puede calificarse de rendimiento empresarial, pues no consta que actuara a las órdenes o bajo la dirección de un empleador o empresario, entendiendo por tal aquél que hace suyos los frutos del trabajo de otro y que corre con el riesgo y ventura del negocio.

Y es así porque los subsidios por contingencias producidas antes de la entrada en vigor del Texto Refundido de la Seguridad Social de 20 de junio de 1994 y del Real Decreto 2110/94, de 28 de octubre, y reconocidos con arreglo al Decreto 2530/70, de 20 de agosto, Orden de 28 de julio de 1978 y Real Decreto 43/84, de 4 de enero, no pueden tener, al menos desde un punto de vista fiscal, una naturaleza distinta de las rentas a las que sustituyen o complementan, luego, si tales subsidios no sólo no derivan del trabajo personal dependiente, sino que, como sucede en este caso, traen su origen, precisamente, en la condición de empresario del beneficiario incluido en el ámbito de aplicación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, han de tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimiento empresarial.

Quinto.-Cuestión distinta es cuando el subsidio de la acción protectora de la Seguridad Social se materializa en forma de pensión vitalicia, en cuyo caso la norma fiscal no distingue si procede del Régimen General o del Especial de Trabajadores Autónomos, sino que, según expresión literal del artículo 25.g),'cualquiera que sea la persona que haya generado el derecho a su percepción'y el sistema al que se haya cotizado, las pensiones y haberes pasivos se consideran rendimientos de trabajo.

Sexto.-No es óbice a la anterior conclusión el que una parte de la prestación correspondiera a un periodo en el que fiscalmente la reclamante ya no era empresaria al haberse dado de baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas, pues la prestación se percibe cuando la situación es asimilada al alta de acuerdo con lo dispuesto en los arts. 70.4 y 95 del entonces vigente Texto Refundido de la Seguridad Social de 30 de mayo de 1974, asimilación a la que el derecho tributario debe responder de igual forma, computando como ingresos las percepciones y como gastos las cotizaciones, porque la situación temporal o transitoria en que coloca al empresario su estado de salud no puede convertir en rendimiento derivado del trabajo por cuenta ajena a lo que nunca ha tenido este origen.

Séptimo.- Lo anteriormente expuesto conlleva desestimar la presente reclamación, pues las cantidades percibidas de la Seguridad Social por Incapacidad Laboral Transitoria, por un afiliado al Régimen de Trabajadores Autónomos, derivan de sus cotizaciones a tal Régimen protector empresarial y fiscalmente se consideran rendimiento de este carácter.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 360/95, interpuesta por Dña. , contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de septiembre 1995, relativa a liquidación del ejercicio 1994,RESUELVEDESESTIMAR la misma y confirmar los actos administrativos impugnados, por ser conformes a Derecho.

Rendimientos del trabajo
Impuesto sobre Actividades Económicas
Incapacidad temporal
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Rendimientos de actividades económicas
Actividades empresariales
Acción protectora
Situación asimilada alta Seguridad Social
Obligación de cotizar a la Seg. Social
Rendimientos netos
Baja en la seguridad social
Frutos
Régimen especial de trabajadores autónomos
Haberes pasivos
Acto administrativo impugnado

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Deducción obtención rendimientos trabajo o actividades económicas IRPF (Suprimida)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 01/01/2015

    ResumenLa deducción por obtención de rendimientos del trabajo o de actividades económicas en el IRPF se suprime con efectos a partir de 01/01/2015. Esta deducción permitía a los contribuyentes cuya base imponible fuera inferior a 12.000€ anua...

  • Rendimientos del trabajo (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 09/01/2019

    Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo, tal y como dispone el Art. 17 ,LIRPF, todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, de...

  • Deducción IRPF rendimientos trabajo Navarra ejercicio 2018

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 20/02/2018

    ResumenPara contribuyentes con residencia habitual en Navarra se reconoce una deducción por trabajo en la cuota íntegra IRPF. En este sentido, los sujetos pasivos que obtengan rendimientos del trabajo podrán deducir determinadas cantidades.Para...

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas GIPUZKOA (IRPF)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 30/07/2018

    El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en Gipuzkoa (IRPF Gipuzkoa) se encuentra regulado en la NORMA FORAL 3/2014, de 17 de enero, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del Territorio Histórico de Gipuzkoa, y en el Reglam...

  • Deducción IRPF por trabajo dependiente Extremadura ejercicio 2018

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 25/05/2018

    ResumenPara contribuyentes con residencia habitual en Extremadura se reconoce una deducción en la cuota íntegra autonómica del IRPF por trabajo dependiente. En este sentido, los contribuyentes que perciban rendimientos del trabajo cuyo importe ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados