Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 26 de Enero de 2001

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 26 de Enero de 2001
  • Núm. Resolución: R010020

Resumen

No procede la deducción en el IRPF de los intereses y la amortización de un préstamo hipotecario con el que se manifiesta haber financiado la adquisición de una vivienda, pues, si bien el padrón no puede ser considerado prueba irrefutable de residencia, las pruebas aportadas (consumo de luz y agua e informe testifical) tampoco acreditan esta circunstancia en el inmueble y, además, toda la documentación adjuntada con la autoliquidación fue enviada a otro domicilio, el de empadronamiento.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a veintiséis de enero de dos mil uno. Vista ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 250/98 interpuesta por D. , con DNI , y domicilio a efectos de notificaciones en el despacho profesional del letrado D. , calle , contra la resolución del Jefe del Servicio de Tributos Directos, de julio de 1998, que desestima el recurso de reposición impugnatorio de la liquidación provisional del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicio 1997; cuantía: 312.711 ptas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.-. La Oficina Gestora del impuesto gira liquidación provisional suprimiendo las desgravaciones correspondientes a los intereses (695.780 ptas.) y a la amortización (529.820 ptas.) de un préstamo, destinado a financiar la adquisición, en el año 1994, de una vivienda en la localidad de E (Álava), por entender que la situada en la calle , de Vitoria-Gasteiz, era la habitual.

Segundo.-Contra la misma, el interesado interpuso recurso de reposición que fue desestimado por la resolución de referencia, reiterando que la de esta ciudad era la habitual del interesado, al encontrarse empadronado en ella.

Tercero.-Frente a ésta promueve la presente reclamación económico-administrativa en la que solicita se considere como vivienda habitual la sita en E

, para el ejercicio 1997 y siguientes. Alega que: 1) los consumos de agua y luz acreditan que residió; 2) por motivos laborales pasa períodos importantes fuera de la única vivienda de la que es titular; 3) el domicilio de Vitoria es el de sus padres y lo utiliza solo a efectos de correspondencia; y 4) la normativa del impuesto no contempla la circunstancia del empadronamiento. Aporta como prueba informe testifical expedido por el Ayuntamiento de E .

Cuarto.-En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de Procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas aprobado por Real Decreto 391/96, de 1 de marzo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.-La cuestión que debe ser resuelta en la presente reclamación económico-administrativa es si procede o no la deducción, de los intereses y el 15% de la amortización de un crédito con el que se ha financiado la compra de una vivienda sita en la localidad de E (Álava).

Segundo.-La deducción de los intereses de capitales ajenos y la correspondiente a la amortización de los mismos procede, según los artículos 35.B) y 78. Cuatro b) de la Norma Foral 24/1991, de 11 de diciembre, cuando su destino es la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya la habitual del sujeto pasivo. El art. 34 del Reglamento del Impuesto, de 10 de marzo de 1992, define la vivienda habitual como aquélla en la que el sujeto pasivo resida, con unos requisitos en cuanto a plazos de ocupación y de permanencia. Respecto del primero, dicho artículo establece que no se considera habitual si el sujeto pasivo no la ha habitado de manera efectiva y con carácter permanente en el plazo de doce meses a partir de la adquisición.

Tercero.-En el caso que nos ocupa, la liquidación impugnada y la resolución que la confirma se basan en el incumplimiento del requisito de residencia efectiva, si bien hay que señalar que el Padrón Municipal no puede considerarse prueba irrefutable de que el contribuyente no resida en el inmueble de su propiedad, como tampoco el que haya declarado otro domicilio en la autoliquidación, pudiendo admitirse prueba en contrario. En efecto, el incumplimiento de la exigida actualización de estos datos no puede por sí solo acarrear la pérdida de un beneficio fiscal ajeno a la citada obligación. Menos aún, cuando esta interrelación, bien es cierto que lógica, no está prevista en la normativa aplicable.

Cuarto.-Sentado lo anterior, resulta necesario plantearse si se ha acreditado o no la residencia reivindicada, puesto que el artículo 111 de la Norma Foral General Tributaria, de 31 de mayo de 1981, establece que:'Tanto en el procedimiento de gestión como en el de resolución de reclamaciones, quien haga valer su derecho deberá probar los hechos normalmente constitutivos del mismo'.

Al respecto, de las facturas aportadas relativas a la luz y al agua no se desprende que la vivienda de E (Álava) constituyera su residencia habitual, pues, la dirección a la que fue enviada la del agua -al igual que el resto de la documentación bancaria obrante en el expediente- era la del empadronamiento, y la del suministro eléctrico, si bien lo fue al del inmueble discutido, figuraba como titular el anterior propietario, aunque, según el interesado, fue motivado por problemas de reglamentación que ni se concretan ni acreditan. Conclusión ésta que tampoco queda desvirtuada por el informe testifical del Ayuntamiento de E

, que, por ser realizado a instancia de parte, tiene menor verosimilitud que el resto de pruebas consideradas, ni que por la profesión del reclamante pase períodos importantes fuera de ella, más bien esto último contradice su pretensión y refuerza la postura de que no residió habitualmente durante el ejercicio 1997 en la vivienda controvertida.

Quinto.-Por lo que respecta a los períodos impositivos sucesivos, este Organismo Jurídico no puede resolver al no haber constancia de actos administrativos relativos a un ejercicio posterior al aquí discutido, que decidan favorable o desfavorablemente al respecto, y es que en la vía económico-administrativa procede la revisión de los actos de gestión tributaria, de acuerdo con lo establecido por el art. 156 de la citada Norma General Tributaria.

Sexto.-Por lo anteriormente expuesto y razonado, procede desestimar la reclamación y confirmar los actos administrativos impugnados por ser conformes a derecho.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 250/98 interpuesta por D. , contra la resolución del Jefe del Servicio de Tributos Directos, de julio de 1998, que desestima el recurso de reposición impugnatorio de la liquidación provisional del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicio 1997,RESUELVEDESESTIMAR la misma y confirmar los actos administrativos impugnados, por ser conformes a derecho.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Empadronamiento
Liquidación provisional del impuesto
Residencia
Vivienda habitual
Préstamo hipotecario
Contrato de hipoteca
Pruebas aportadas
Prueba en contrario
Beneficios fiscales
Residencia habitual
Suministro de electricidad
Dueño
Acto administrativo impugnado
Período impositivo
Ejercicio posterior
Gestión tributaria

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados