Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava de 27 de Febrero de 1998

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Álava
  • Fecha: 27 de Febrero de 1998
  • Núm. Resolución: R980033

Resumen

La imposibilidad económica de hacer frente a los préstamos para adquirir su parte al otro cotitular es circunstancia excepcional que necesariamente exige el cambio de vivienda, por lo que, aún no habiendo residido en ella durante al menos tres años, procede considerarla la habitual del sujeto pasivo, quedando el incremento patrimonial derivado de su enajenación, exento por reinversión.

Descripción

En Vitoria-Gasteiz, a veintisiete de febrero de mil novecientos noventa y ocho.- Vistas ante este Organismo Jurídico Administrativo de Álava la reclamación económico-administrativa núm. 348/94, y su acumulada núm. 70/95 interpuestas por D , contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de enero de 1995, que desestima el recurso de reposición impugnatorio de liquidación por dicho Impuesto, ejercicio 1993; cuantía: 332.753,- ptas..

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.- El interesado presentó autoliquidación por el Impuesto y ejercicio citados, en la cual declaró un incremento de patrimonio derivado de la enajenación, el 27 de mayo de 1993, de una vivienda sita en la calle , de la cual era copropietario al 50%, dejando tal plusvalía exenta por la reinversión del importe obtenido en otra vivienda que adquirió en 24 de marzo de 1994.

Segundo.- La Oficina Gestora giró liquidación provisional en la que sujetó a gravamen el incremento de patrimonio citado y eliminó las deducciones correspondientes a intereses y amortización del préstamo con que se había financiado. Contra la misma, el interesado interpuso recurso de reposición, alegando la procedencia de la exención debido a la efectividad de la reinversión, en prueba de lo cual adjuntó copia de la escritura de adquisición de su nueva vivienda, recurso que fue desestimado por la resolución de referencia en base a que entre la fecha de adquisición y la de transmisión no había transcurrido el plazo de tres años preceptivo para que la primera tuviera el carácter de habitual.

Tercero.- Contra la liquidación y contra la resolución que la confirma, el Sr. interpone las presentes reclamaciones económico-administrativas, en las que alega que la venta trae causa de la separación de su pareja, copropietaria del citado inmueble.

Cuarto.- En la sustanciación de las presentes actuaciones se han observado todos los trámites y prescripciones del Reglamento de procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas, incluida una prueba de oficio interesando al reclamante para que acreditara la concurrencia de circunstancias económicas, laborales o de cualquier otra índole, que hicieron necesario el cambio de domicilio.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.- La cuestión a resolver en las presentes reclamaciones económico administrativas consiste en si la liquidación impugnada es o no conforme a derecho, y en concreto, si el incremento de patrimonio derivado de la enajenación de un piso del cual el reclamante era cotitular, está o no exento de gravamen, lo cual se contrae a dilucidar si dicha vivienda era o no la suya habitual.

Segundo.- La enajenación de cualquier elemento patrimonial por parte de un sujeto pasivo origina una variación de patrimonio que, de resultar positivo y para el caso de que se trate de la vivienda habitual, estará exento, según el artículo 50 de la Norma Foral 24/1991, de 11 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, cuando el total del importe de la enajenación se destine a la adquisición de otra.

A este respecto, el artículo 34 del Reglamento del Impuesto, de 10 de marzo de 1992, define la vivienda habitual en los siguientes términos:

'Se entiende por vivienda habitual la edificación que constituya la residencia del sujeto pasivo durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio'.

Tercero.- En el presente caso, según la documentación del expediente, el 5 de junio de 1991, el reclamante adquirió junto con Dª la vivienda sita en , que fue enajenada el 27 de mayo de 1993 por un precio escriturado de 10.300.000 ptas., lo cual evidencia que residió menos de tres años en ella, por lo que ésta únicamente tendrá carácter de habitual si concurre alguna circunstancia que necesariamente haya exigido el cambio de domicilio.

Y es en este punto donde radica la cuestión, pues el enunciado genérico de dicho precepto deja al arbitrio de la Administración la consideración de la concurrencia de la 'necesidad'. No siendo, pues, de fácil determinación, máxime en casos como el presente, en que las circunstancias alegadas son de carácter personal, conviene estudiar la intención o finalidad que perseguía el legislador al redactar este precepto, y que no es otra que evitar la pérdida del derecho al beneficio fiscal -deducción, reinversión- en aquellos casos en que, aún no cumpliendo el requisito de la permanencia mínima por tres años, la transmisión no viene motivada por un posible enriquecimiento para el vendedor, efecto que, evidentemente, no es el protegido por la ley tributaria.

Cuarto.- De la documentación aportada a estas actuaciones y, en concreto, de las nóminas, de las condiciones de los préstamos y de los extractos bancarios, se deduce que, cualquiera que fueren las circunstancias personales concurrentes, la disolución del condominio sobre el piso y el mantenimiento de la residencia habitual en él por parte del ahora reclamante sólo podían tener lugar simultáneamente si adquiría a la otra copropietaria su participación -en 3.430.236 ptas., una vez descontada la parte del préstamo correspondiente a su cuota de propiedad que aquélla dejaba pendiente-. Para ello habría sido preciso un nuevo endeudamiento por el citado importe, superpuesto al preexistente de 3.439.528 ptas. contratado en base a una cuota mensual de 78.448 ptas.. Ambas obligaciones habría tenido que afrontarlas con un salario mensual que en aquél entonces ascendía a 100.818 ptas., conforme acreditan las nóminas aportadas.

En resumen, y con independencia de la concurrencia o no de otras circunstancias, la situación económica que resulta del expediente impedía en aquél momento al aquí reclamante hacer frente al desembolso necesario para mantener la residencia en el inmueble que había adquirido en copropiedad para vivienda habitual, lo que conlleva reconocerla con la entidad suficiente a efectos de lo dispuesto en el citado art. 34 del Reglamento, siempre que el importe líquido obtenido -3.430.236 ptas.- se invierta íntegro en otra vivienda habitual; extremo éste que ha quedado acreditado con la compra de la vivienda en la calle realizada en marzo de 1994 por importe de 8.300.000 ptas.

Quinto.- Se concluye así el carácter habitual de la vivienda de la calle , lo cual supone, por una parte, la improcedencia de sujetar a gravamen el incremento derivado de su enajenación, y por otra, admitir la deducción de los intereses y amortización satisfechos en el ejercicio por el préstamo destinado a la adquisición de la misma.

Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

El Organismo Jurídico Administrativo de Álava, conociendo de la reclamación económico-administrativa núm. 348/94, y de su acumulada núm. 70/95 interpuestas por D. , contra resolución del Jefe de Sección del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de enero de 1995, que desestima el recurso de reposición impugnatorio de liquidación por dicho Impuesto, ejercicio 1993,RESUELVEESTIMAR las mismas, y en su virtud:

Primero.- Anular los actos administrativos impugnados, por no ser conformes a Derecho.

Segundo.- Ordenar a la Oficina Gestora la práctica de nueva liquidación en la que se exonere de gravamen el incremento de patrimonio y se admita la deducción de amortización e intereses del préstamo destinado a la adquisición de la vivienda enajenada.

Vivienda habitual
Copropietario
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Traslado de domicilio
Incremento del patrimonio
Plusvalías
Liquidación provisional del impuesto
Residencia
Recibo de salarios
Beneficios fiscales
Disolución del condominio
Residencia habitual
Condominio
Copropiedad
Acto administrativo impugnado

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados