Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia, 11431 de 10 de Abril de 2006

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia
  • Fecha: 10 de Abril de 2006

Normativa

Arts. 30.2.b) y 77 de la Norma Foral 10/1998, de 21 de diciembre.
Arts. 56 y 58 del Decreto Foral 132/2002, de 29 de julio.

Resumen

Comunicación de destino laboral. Venta de vivienda antes de tres años adquirida con su pareja.

Cuestión

El consultante ha venido practicando deducciones por aportación a cuenta de ahorro vivienda en ejercicios anteriores. Ha conseguido una plaza de trabajo en el Insalud, pero se encuentra a la espera de que se le comunique el destino concreto de la misma, hecho éste que podría dilatarse tres meses o más. En la actualidad, tiene intención de comprar una vivienda en Bizkaia en común con su pareja, quien también ha venido practicado deducciones por aportación a cuenta vivienda.

Desea conocer si perdería los beneficios fiscales asociados a la cuenta de ahorro vivienda en el supuesto de que, como consecuencia del destino que finalmente le sea adjudicado, tenga que vender la vivienda que va a adquirir en Bizkaia, con anterioridad al transcurso del plazo de tres años de residencia continuada que la normativa tributaria exige para que una vivienda alcance la condición de habitual.
Además, se plantea si las circunstancias que le permitieran a él trasladar su residencia sin perder las deducciones practicadas beneficiarían también a su pareja.

Descripción

En relación con la cuestión planteada en su escrito de consulta, de aplicación la Norma Foral 10/1998, de 21 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (NFIRPF), cuyo artículo 77.2 establece, al regular la deducción por inversión en vivienda habitual, que: 'Se entenderá por inversión en vivienda habitual: (...) c) Las cantidades que se depositen en entidades de crédito, en cuentas que cumplan los requisitos de formalización y disposición que se establezcan reglamentariamente y siempre que las cantidades que hayan generado el derecho a la deducción se destinen, antes del transcurso de 6 años, a partir de la fecha de apertura de la cuenta, a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual. Se entenderá que se cumplen los requisitos de disposición cuando las cantidades depositadas que hayan generado el derecho a la deducción se repongan o se aporten íntegramente a la misma o a otra entidad de crédito con anterioridad al devengo del Impuesto. No se entenderá incumplido el requisito del destino del importe de la cuenta vivienda a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual en el supuesto de fallecimiento del contribuyente antes de la finalización del plazo a que se refiere el párrafo primero de esta letra'.


Este precepto se encuentra desarrollado en el artículo 58 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Decreto Foral 132/2002, de 29 de julio (RIRPF), donde se prevé que: '1. Se considerará que se han destinado a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente las cantidades que se depositen en Entidades de Crédito, en cuentas separadas de cualquier otro tipo de imposición, siempre que las cantidades que han generado el derecho a deducción se destinen exclusivamente a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente. 2. Se perderá el derecho a la deducción: a) Cuando el contribuyente disponga de cantidades depositadas en la cuenta vivienda que han generado derecho a la deducción para fines diferentes de la adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual. En caso de disposición parcial se entenderá que las cantidades dispuestas son las primeras depositadas. b) Cuando transcurran seis años, a partir de la fecha en que fue abierta la cuenta, sin que las cantidades que han generado el derecho a deducción se hayan destinado a la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual. c) Cuando la posterior adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual no cumpla las condiciones que determinan el derecho a la deducción por ese concepto. (...) 5. Cuando se pierda el derecho a las deducciones practicadas, el contribuyente vendrá obligado a sumar a la cuota del Impuesto devengada en el ejercicio en que se hayan incumplido los requisitos, las cantidades deducidas más los intereses de demora a que se refiere el artículo 58.2.c) de la Norma Foral General Tributaria'.


Por su parte, el artículo 77.3 de la NFIRPF dispone que: 'A estos efectos, se entenderá: (...) b) Por vivienda habitual, la definida en el artículo 30.2.b) de esta Norma Foral'. El citado artículo 30.2.b) de la NFIRPF señala que se entenderá: 'b) Por vivienda habitual, aquella en la que el contribuyente resida durante un plazo continuado de tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo aquel carácter cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, tales como la inadecuación de la vivienda al grado de discapacidad del contribuyente, o de un ascendiente, descendiente, cónyuge o pareja de hecho, cuando se trate de parejas de hecho constituidas conforme a lo dispuesto en la Ley 2/2003, de 7 de mayo, que conviva con el contribuyente, o de alguna persona que genera el derecho a practicar deducción de la cuota íntegra de este Impuesto, separación matrimonial, extinción de la pareja de hecho, traslado laboral, obtención de primer empleo o de otro empleo, u otras circunstancias análogas'. En este mismo sentido se expresa el artículo 56 del RIRPF, en el que se indica que: '1. Con carácter general se considera vivienda habitual aquella en la que el contribuyente resida durante un plazo continuado de, al menos, tres años. No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, tales como la inadecuación de la vivienda al grado de discapacidad del contribuyente o de un ascendiente, descendiente, cónyuge o miembro de pareja de hecho constituida conforme a lo dispuesto en la Ley 2/2003, de 7 de mayo, Reguladora de las Parejas de Hecho, que conviva con el contribuyente, o de alguna persona que genera el derecho a practicar deducción de la cuota íntegra de este Impuesto, celebración de matrimonio, separación matrimonial, extinción de la pareja de hecho, traslado laboral, obtención del primer empleo, o cambio de empleo, u otras análogas'.


Con carácter general, para que la vivienda tenga el carácter de habitual se requiere la residencia en ella durante un período continuado de tres años. La excepción a este requisito únicamente puede darse cuando se produzca alguna circunstancia que necesariamente exija el cambio, independientemente de cuál sea la voluntad o conveniencia del interesado. En el caso planteado, se alega como motivo que puede determinar el traslado, el destino laboral que finalmente se adjudique al consultante, circunstancia ésta que no en todos los casos puede considerarse como una causa que necesariamente exija el cambio de domicilio. Para ello, para poder entender que se trata de una circunstancia que necesariamente exige el cambio, habría que atender, entre otras variables posibles, a la distancia existente entre la localidad en que se encuentre la vivienda adquirida y el centro de trabajo al que resulte finalmente adscrito el consultante. En este sentido, a la vista de los datos aportados en el escrito presentado, no cabe realizar ningún pronunciamiento sobre si el nuevo destino laboral conllevará necesariamente la obligación de cambiar de residencia o no, toda vez que: 1/ se desconoce el destino, aun cuando se comunicará en un plazo breve; y 2/ de la exposición de los hechos se deduce que el consultante todavía no ha comprado vivienda.


Por lo tanto, si la incorporación al nuevo puesto de trabajo no exigiera necesariamente el cambio de vivienda (particularmente, por la distancia que pudiera existir entre el centro de trabajo y el domicilio), se entendería que el traslado es consecuencia de una decisión libremente adoptada por el consultante. Consecuentemente, en este supuesto, si se transmitiera la vivienda antes de haber completado los tres años de residencia continuada en ella, el consultante vendría obligado a sumar a la cuota del Impuesto devengada en el ejercicio en que se incumpla este requisito, las cantidades deducidas por aportaciones a la cuenta vivienda, junto con sus correspondientes intereses de demora. Adicionalmente, la ganancia de patrimonio que eventualmente se obtuviera por la transmisión de la vivienda no podría acogerse a la exención por reinversión, al no llegar a adquirir la condición de habitual.


Por el contrario, si la incorporación al nuevo puesto de trabajo exigiera necesariamente el traslado de residencia y el consultante pudiera justificar este extremo por cualquier medio de prueba admitido en derecho ante los órganos competentes para la aplicación de los tributos (y a requerimiento de éstos), el cambio de domicilio no implicaría la pérdida del derecho a las deducciones practicadas por aportaciones a la cuenta vivienda que se hubieran materializado en la adquisición de la vivienda objeto de consulta. En este supuesto, el consultante podría, en su caso, acogerse a la exención por reinversión de la ganancia patrimonial que eventualmente pudiera obtener por la enajenación de dicha vivienda, lógicamente, siempre y cuando cumpliera los restantes requisitos exigidos para ello por la normativa reguladora del IRPF.


En lo que afecta a la pareja del consultante (se entiende que de hecho y no constituida conforme a lo dispuesto en la Ley 2/2003, de 7 de mayo), cabe señalar que en relación con ella no se dan las circunstancias que concurren en el compareciente, así como que las circunstancias de éste, de suyo, no se le aplican a estos efectos tributarios, por lo que si vendiera la vivienda objeto de consulta antes de transcurridos los tres años de residencia continuada que exige la normativa, vendría obligada a sumar a la cuota del Impuesto devengada en el ejercicio en que se incumpla este requisito, las cantidades deducidas por las aportaciones efectuadas a la cuenta vivienda, junto con sus correspondientes intereses de demora. Además la ganancia patrimonial que se obtuviera en la transmisión no podría gozar de la exención por reinversión.

Adquisicion vivienda habitual
Cuenta vivienda
Cuenta de vivienda
Residencia
Vivienda habitual
Uniones de hecho
Entidades de crédito
Cuenta de ahorro
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Fallecimiento del contribuyente
Residencia habitual del sujeto pasivo
Beneficios fiscales
Inversión en vivienda habitual
Deducción inversión vivienda habitual
Grado de minusvalía
Ascendientes
Descendientes
Intereses de demora
Deducción de la cuota íntegra
Separación judicial del matrimonio
Devengo del Impuesto
Rehabilitación de vivienda
Centro de trabajo
Traslado de domicilio
Exención por reinversión
Puesto de trabajo
Ganancia patrimonial
Medios de prueba
Cambio de residencia
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados