Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia, 12335 de 29 de Marzo de 2010

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia
  • Fecha: 29 de Marzo de 2010

Normativa

Arts. 4, 8, 9 y 16 de la Norma 1/2004, de 24 de febrero.

Art. 120 de la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio.

Arts. 1, 3, 4, 5, 8, 9, 27, 40 y 42 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre.

Arts. 5 y 6 del Decreto del Gobierno Vasco 64/1999, de 2 de febrero.

Art. 50 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio.

Resumen

Cooperativa de enseñanza cuyos socios son cooperativas de utilidad pública.

Cuestión

La consultante es una cooperativa de segundo grado sin ánimo de lucro, inscrita en el Registro de Cooperativas de Euskadi. Sus socios son dos cooperativas de enseñanza, también sin ánimo de lucro y declaradas de utilidad pública, y cuatro socios trabajadores. Se dedica a la enseñanza de formación profesional, y se financia con el concierto educativo pleno de los ciclos de formación profesional que imparte, con otras subvenciones y contratos programa de la Administración Pública Vasca y/o entidades locales, así como con las cuotas periódicas que recibe de sus alumnos con objeto de sufragar servicios complementarios (entre los que no se encuentra ni el servicio de comedor, ni el servicio de autobús).

Desea conocer si se encuentra exenta del Impuesto Sociedades por tratarse de una entidad asimilada a una fundación benéfico docente. En caso afirmativo, quiere conocer cuáles son los trámites que debería seguir para poder beneficiarse de dicha exención.

Descripción

La consultante es una cooperativa de segundo grado dedicada a la enseñanza de formación profesional, que se financia mediante el concierto educativo pleno de los ciclos de formación profesional que imparte, mediante otras subvenciones, y mediante las cuotas periódicas que abonan sus alumnos con objeto de sufragar los servicios complementarios que reciben.

 

En el escrito presentado plantea la posibilidad de acogerse al régimen especial de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, regulado en la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, atendiendo a lo dispuesto en el artículo 50 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, del derecho a la educación, donde se prevé que: 'Los centros concertados se considerarán asimilados a las fundaciones benéfico-docentes a efectos de la aplicación a los mismos de los beneficios, fiscales y no fiscales, que estén reconocidos a las citadas entidades, con independencia de cuantos otros pudieran corresponderles en consideración a la actividad educativa que desarrollan'. En sentido análogo se pronuncia el artículo 36 del Reglamento de Conciertos Educativos, aprobado mediante Decreto 293/2007, de 8 de septiembre, del Departamento de Educación Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, según el cual: 'La Administración, en virtud de la formalización del correspondiente concierto, se obliga a asignar fondos públicos para el sostenimiento de los centros concertados y a actualizar anualmente la cuantía de los mismos de conformidad con las previsiones de la Ley de Presupuestos, así como a reconocer a los mismos los beneficios fiscales y no fiscales que se deriven de su condición de institución asimilada a las fundaciones benéfico docentes, con independencia de cuantos otros pudiesen corresponderles en consideración a la actividad educativa que desarrollen'. 

 

Actualmente los beneficios fiscales de las fundaciones benéfico-docentes se encuentran recogidos en el Título II de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, siendo necesario, para poder acogerse a los mismos, que las entidades de que se trate cumplan los requisitos en él exigidos. Así, en el artículo 4 de esta Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, se indica que: 'Se consideran entidades sin fines lucrativos a efectos de la presente Norma Foral las fundaciones y las asociaciones declaradas de utilidad pública, así como las federaciones y asociaciones de las mismas, que persiguiendo fines de interés general, se encuentren inscritas en el registro correspondiente y cumplan los requisitos establecidos en el artículo siguiente'.

 

Por otro lado, las fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública que no cumplan los requisitos exigidos en el citado Título II de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, (en concreto, los establecidos en sus artículos 5 y 16), tributan en el Impuesto sobre Sociedades conforme al régimen especial de las entidades parcialmente exentas, regulado en el Capítulo XVI del Título VIII de la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio, del Impuesto sobre Sociedades (NFIS), en virtud de lo establecido en el artículo 120 de esta NFIS, de conformidad con el que: 'El presente régimen se aplicará a las siguientes entidades: a) Las entidades e instituciones sin ánimo de lucro que no reúnan los requisitos para disfrutar del régimen fiscal establecido en la Norma Foral de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. b) Las uniones, federaciones y confederaciones de cooperativas. (...)'.

 

No obstante todo lo anterior, debe tenerse en cuenta que la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, no prevé ningún tratamiento fiscal específico para las entidades equiparadas a las fundaciones benéfico-docentes que no cumplan las condiciones exigidas en su Título II, así como que el régimen especial del Impuesto sobre Sociedades correspondiente a las entidades parcialmente exentas únicamente resulta aplicable a las entidades mencionadas en el artículo 120 de la NFIS.  

 

La consultante es titular de un centro de enseñanza concertado, pero no tiene forma jurídica ni de fundación, ni de asociación, ni de unión, federación o confederación de cooperativas, por lo que no puede acogerse directamente a lo previsto en el Título II de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, ni a lo establecido en el Capítulo XVI del Título VIII de la NFIS. Se trata de una cooperativa de segundo grado, que deberá tributar con arreglo a lo indicado en la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, sobre Régimen Fiscal de Cooperativas.

 

Así, en el artículo 1 de la citada Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, se establece que: '1. La presente Norma Foral tiene por objeto regular el régimen fiscal de las Sociedades Cooperativas a las que sea de aplicación la normativa tributaria del Territorio Histórico de Bizkaia en consideración a su función social, actividades y características. 2. En lo no previsto expresamente por esta Norma Foral se aplicarán las normas tributarias generales del Territorio Histórico de Bizkaia'. Concretamente, en el Capítulo V del Título II de esta Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, se recogen las reglas especiales del Impuesto sobre Sociedades aplicables, en principio, con carácter general a todas las cooperativas.

 

Por su parte, el artículo 3 de esta misma Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, señala que: 'Serán consideradas como cooperativas protegidas, a los efectos de esta Norma Foral, aquellas entidades que, sea cual fuere la fecha de su constitución, se ajusten a los principios y disposiciones de la Ley de Cooperativas de Euskadi o, en su caso, de la Ley de Cooperativas aplicable, y no incurran en ninguna de las causas previstas en el capítulo IV del presente título'.

 

Asimismo, el artículo 4 de la referida Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, determina que: '1. Se considerarán especialmente protegidas y podrán disfrutar, con los requisitos señalados en esta Norma Foral, de los beneficios tributarios establecidos en los artículos 25 y 26 , las cooperativas protegidas de primer grado de las clases siguientes: (...) e) Cooperativas de enseñanza. (...) 2. En cuanto a las cooperativas de segundo y ulterior grado se estará a lo dispuesto en el artículo 27. 3. En ningún caso se considerarán especialmente protegidas las cooperativas mixtas'.

 

Este precepto se encuentra desarrollado, entre otros, en el artículo 9 de la propia Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, según el que: 'Se considerarán especialmente protegidas las cooperativas de enseñanza que cumplan los siguientes requisitos: 1. Que desarrollen actividades docentes en sus distintos niveles, etapas, ciclos, grados y modalidades, en cualesquiera ramas del saber o de la formación, pudiendo realizar también actividades extraescolares y conexas, así como prestar servicios extraescolares complementarios y cuantos faciliten las actividades docentes. 2. Si la cooperativa de enseñanza asocia a los padres de los alumnos, a representantes legales de éstos o a los propios alumnos, deberá cumplir los requisitos regulados en los números 2 y 3 del artículo 8 de la presente Norma Foral. 3. Si la cooperativa de enseñanza asocia a profesores y a personal no docente y de servicios, deberá cumplir los requisitos previstos en los números 2 y 3 del artículo 5 de la presente Norma Foral. 4. Si la cooperativa de enseñanza tiene el carácter de integral o intersectorial, deberá cumplir los requisitos establecidos en los números 2 y 3 del artículo 5 y 2 y 3 del artículo 8 de la presente Norma Foral'. 

 

Concretamente, en los apartados 2 y 3 del artículo 8 de esta misma Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, relativo a las cooperativas de consumo, se señala que: 'Se considerarán especialmente protegidas las cooperativas de consumo que cumplan los siguientes requisitos: (...) 2. Que la media de las retribuciones totales de los socios de trabajo, incluidos, en su caso, los retornos cooperativos a que tuvieran derecho, no supere el límite establecido en el número 2 del artículo 5 de esta Norma Foral. 3. Que las ventas efectuadas a personas no socias, dentro de su ámbito territorial, no excedan del 10 por 100 del total de las realizadas por la cooperativa en cada ejercicio económico o del 50 por 100, si así lo prevén sus estatutos'. Mientras que en los apartados 2 y 3 del artículo 5 de la referida Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, dedicado a las cooperativas de trabajo asociado, se prevé que: 'Se considerarán especialmente protegidas las cooperativas de trabajo asociado que cumplan los siguientes requisitos: (...) 2. Que el importe medio de sus retribuciones totales efectivamente devengadas, incluidos los anticipos y las cantidades exigibles en concepto de retornos cooperativos, no excedan del 200 por 100 de la media de las retribuciones normales en el mismo sector de actividad, que hubieran debido percibir si su situación respecto a la cooperativa hubiera sido la de trabajadores por cuenta ajena. 3. Que el número de horas/año realizadas por trabajadores con contrato de trabajo por cuenta ajena no supere los límites establecidos en la Ley de Cooperativas de Euskadi o, en su caso, de la Ley de Cooperativas aplicable'. 

 

De otro lado, teniendo en cuenta que la consultante es una cooperativa de segundo grado, debe atenderse a lo indicado en el artículo 27 de la repetida Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, donde se prevé que: 'Uno. Las cooperativas de segundo y ulterior grado que no incurran en ninguna de las circunstancias señaladas en el artículo 11 anterior disfrutarán de los beneficios fiscales previstos en el artículo 25 de esta Norma Foral. Dos. Las cooperativas de segundo y ulterior grado que no incurran en ninguna de las circunstancias señaladas en el artículo 11 anterior y que asocien, exclusivamente, a cooperativas especialmente protegidas disfrutarán, además, de los beneficios fiscales previstos en el artículo 26 de esta Norma Foral. Tres. Cuando las cooperativas socias sean protegidas y especialmente protegidas además de los beneficios fiscales previstos en el artículo 25 anterior, disfrutarán de la bonificación contemplada en el número 2 del artículo 26 de esta Norma Foral, que se aplicará, exclusivamente, sobre la cuota íntegra correspondiente a los resultados procedentes de las operaciones realizadas con las cooperativas especialmente protegidas'.

 

En la medida en que los socios de la consultante son cooperativas de enseñanza declaradas de utilidad pública, se hace preciso citar igualmente el artículo 40 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, donde se recoge que: 'A efectos tributarios se considerarán cooperativas de utilidad pública aquellas que, habiendo obtenido tal calificación de conformidad con el Decreto 64/1999, de 2 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento sobre procedimiento y requisitos de las sociedades cooperativas de utilidad pública, cumplan con los siguientes requisitos: a) Que los resultados positivos que eventualmente se produzcan no puedan ser distribuidos entre sus socios, debiendo destinarse a la realización de sus fines. b) Que el desempeño de los cargos del Consejo Rector tenga carácter gratuito. c) Que los socios o personas y entidades que tengan con los mismos una relación de vinculación que, en su caso, pudiera encuadrarse en el apartado 2 del artículo 16 de la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio, del Impuesto sobre Sociedades, no sean los destinatarios principales de las actividades realizadas, ni gocen de prestaciones o condiciones especiales para beneficiarse en la obtención de los servicios'.

 

Por tanto, a efectos tributarios, tienen la consideración de cooperativas de utilidad pública aquéllas que hayan recibido este reconocimiento conforme a lo dispuesto en el Reglamento sobre Procedimiento y Requisitos de las Sociedades Cooperativas de Utilidad Pública, siempre que, además: 1) los resultados positivos que, eventualmente, obtengan no puedan ser distribuidos entre sus socios; 2) el desempeño de los cargos del Consejo Rector tenga carácter gratuito; y c) los socios de la cooperativa, o las personas o entidades que tengan con los mismos una relación de vinculación en el sentido de lo dispuesto en el artículo 16.2 de la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio, del Impuesto sobre Sociedades, no sean los destinatarios principales de las actividades por ella realizadas, ni gocen de condiciones especiales en la obtención de sus servicios. Por eso, esta Dirección General ha venido entendiendo que no pueden ser consideradas como cooperativas de utilidad pública a efectos fiscales las cooperativas de enseñanza que agrupen a los alumnos y/o a sus padres, o a éstos y a los trabajadores del centro, ya que en este caso, los destinatarios principales de los servicios de la cooperativa son los propios socios, y se incumple el último de los requisitos fijados en el artículo 40 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre.

 

Respecto a los beneficios fiscales que resultan aplicables a las cooperativas de utilidad pública, el artículo 42 de la repetida Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, regula que: '1. En el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, exención, por cualquiera de los conceptos que puedan ser de aplicación, salvo el gravamen previsto en el apartado 1 del artículo 29 de la Norma Foral 3/1989, de 23 de marzo, del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, respecto de los actos, contratos y operaciones siguientes: a) Los actos de constitución, ampliación de capital, fusión y escisión. b) La constitución y cancelación de préstamos, incluso los representados por obligaciones. c) Las adquisiciones de bienes y derechos a que se destine la contribución establecida en el artículo 68 bis de la Ley 4/1993, de 24 de junio, de Cooperativas de Euskadi, para el cumplimiento de las finalidades previstas en dicho artículo. d) Las adquisiciones de bienes y derechos destinados directamente al cumplimiento de sus fines sociales y estatutarios. 2. En el Impuesto sobre Sociedades el régimen tributario aplicable a las Cooperativas de Utilidad Pública y a las Cooperativas de Iniciativa Social será el establecido en los artículos 7 a 16 de la Norma Foral de régimen fiscal de entidades sin fines lucrativos e incentivos fiscales al mecenazgo. Asimismo a los donativos y aportaciones efectuadas por personas jurídicas o a los convenios de colaboración empresarial realizados a favor de las Cooperativas de Utilidad Pública y a las Cooperativas de Iniciativa Social les serán de aplicación los artículos procedentes del Capítulo II del Título III y el artículo 26 de dicha Norma Foral. 3. En los tributos locales se les aplicará el régimen tributario establecido en el artículo 17 de la Norma Foral de Régimen Fiscal de Entidades Sin Fines Lucrativos e Incentivos Fiscales al Mecenazgo'.

 

Así, en relación con el Impuesto de Sociedades, la ya citada Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, establece en su artículo 16, relativo a la aplicación del régimen fiscal especial en ella previsto, que: '1. Las entidades sin fines lucrativos podrán acogerse al régimen fiscal especial establecido en este Título en el plazo y en la forma que reglamentariamente se establezca. Ejercitada la opción, la entidad quedará vinculada a este régimen de forma indefinida durante los períodos impositivos siguientes, en tanto se cumplan los requisitos del artículo 5 de esta Norma Foral y mientras no se renuncie a su aplicación en la forma que reglamentariamente se establezca. 2. La aplicación del régimen fiscal especial estará condicionada al cumplimiento de los requisitos y supuestos de hecho relativos al mismo, que deberán ser probados por la entidad. 3. El incumplimiento de los requisitos establecidos en el artículo 5 de esta Norma Foral determinará para la entidad la obligación de ingresar la totalidad de las cuotas correspondientes al ejercicio en que se produzca el incumplimiento por el Impuesto sobre Sociedades, los tributos locales y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, de acuerdo con la normativa reguladora de estos tributos, junto con los intereses de demora que procedan. La obligación establecida en este apartado se referirá a las cuotas correspondientes al ejercicio en que se obtuvieron los resultados e ingresos no aplicados correctamente, cuando se trate del requisito establecido en el número 1.º del artículo 5 de esta Norma Foral, y a las cuotas correspondientes al ejercicio en que se produzca el incumplimiento y a los tres anteriores, cuando se trate del establecido en el número 5.º del mismo artículo, sin perjuicio de las sanciones que, en su caso, procedan'.

 

Por su parte, el artículo 8 de la misma Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, prevé que: 'Las rentas obtenidas por entidades sin fines lucrativos a que se refiere la presente Norma Foral están exentas del Impuesto sobre Sociedades en los siguientes supuestos: 1.º Las derivadas de los siguientes ingresos: a) Los donativos y donaciones recibidos para colaborar en los fines de la entidad, incluidas las aportaciones o donaciones en concepto de dotación patrimonial, en el momento de su constitución o en un momento posterior, y las ayudas económicas recibidas en virtud de los convenios de colaboración empresarial regulados en el artículo 26 de esta Norma Foral y en virtud de los contratos de patrocinio publicitario a que se refiere la Ley 34/1998, de 11 de noviembre, General de Publicidad. b) Las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una explotación económica no exenta. c) Las subvenciones, salvo las destinadas a financiar la realización de explotaciones económicas no exentas. 2.º Las procedentes del patrimonio mobiliario e inmobiliario de la entidad, como son los dividendos y participaciones en beneficios de sociedades, intereses, cánones y alquileres. 3.º Las derivadas de adquisiciones o de transmisiones, por cualquier título, de bienes o derechos, incluidas las obtenidas con ocasión de la disolución y liquidación de la entidad. 4.º Las obtenidas en el ejercicio de las explotaciones económicas exentas a que se refiere el artículo siguiente. 5.º Las que, de acuerdo con la normativa tributaria, deban ser atribuidas o imputadas a las entidades sin fines lucrativos y que procedan de rentas exentas incluidas en alguno de los apartados anteriores de este artículo'.

 

A lo que el artículo 9 de la referida Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, añade que: 'Están exentas del Impuesto sobre Sociedades las rentas obtenidas por entidades sin fines lucrativos que procedan de las siguientes explotaciones económicas: 1.º Las que procedan de las explotaciones económicas que se desarrollen en cumplimiento de su objeto o finalidad específica. 2.º Las que procedan de las explotaciones económicas que tengan un carácter meramente auxiliar o complementario de las explotaciones económicas exentas o de las actividades encaminadas a cumplir los fines estatutarios o el objeto de la entidad sin fines lucrativos. No se considerará que las explotaciones económicas tienen un carácter meramente auxiliar o complementario cuando el volumen de operaciones del ejercicio correspondiente al conjunto de ellas exceda del 25 por 100 del volumen de operaciones total de la entidad. 3.º Las que procedan de las explotaciones económicas de escasa relevancia. Se consideran como tales aquéllas cuyo volumen de operaciones del ejercicio no supere en conjunto 30.000 euros'.

 

Del análisis de los preceptos transcritos cabe concluir que las cooperativas de utilidad pública en el sentido de lo dispuesto en el artículo 40 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, pueden optar por la aplicación del régimen especial del Impuesto sobre Sociedades regulado en los artículos 7 a 16 de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, en cuyo caso se encuentran exentas de tributación en dicho Impuesto, además de por las indicadas en el artículo 8 de esta Norma Foral, por las rentas que obtengan de las explotaciones económicas que desarrollen en cumplimiento de su objeto o finalidad específica, así como por las derivadas de las explotaciones económicas, distintas de las anteriores, que tengan un carácter auxiliar o complementario de las mismas (o de las actividades encaminadas a cumplir los fines estatutarios o el objeto de la entidad). También estarán exentas del Impuesto por las explotaciones económicas que tengan escasa relevancia (es decir, que tengan un volumen de operaciones por ejercicio no superior a 30.000 ?). Tal y como se prevé en el artículo 15 de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, las entidades que opten por tributar conforme a lo dispuesto en el régimen especial aquí analizado deben presentar autoliquidación del Impuesto por todas sus rentas, tanto exentas como no exentas. 

 

No obstante, hay que tener presente que la cooperativa consultante es una cooperativa de segundo grado. Por ello, procede atender a lo dispuesto en el artículo 5 del Reglamento Sobre Procedimientos y Requisitos relativos a las Sociedades Cooperativas de Utilidad Pública, aprobado mediante Decreto del Gobierno Vasco 64/1999, de 2 de febrero, donde se establece que: 'Podrán ser declaradas de utilidad pública aquellas Sociedades Cooperativas en las que concurran los siguientes requisitos: a) Que sus fines estatutarios sean los citados en el artículo 3 del presente Reglamento. b) Que carezcan de ánimo de lucro. A estos efectos serán consideradas como Sociedades Cooperativas sin ánimo de lucro las que en sus Estatutos recojan expresamente: -Que los resultados positivos que se produzcan en un ejercicio económico no podrán ser distribuidos entre sus socios. -Que las aportaciones de los socios al capital social, tanto obligatorias como voluntarias, no podrán devengar un interés superior al interés legal del dinero, sin perjuicio de la posible actualización de las mismas. -El carácter gratuito del desempeño de los cargos del Consejo Rector, sin perjuicio de las compensaciones económicas procedentes por los gastos en los que puedan incurrir los Consejeros en el desempeño de sus funciones. -Que las retribuciones de los socios trabajadores, o, en su caso, de los socios de trabajo y de los trabajadores por cuenta ajena no podrán superar el ciento cincuenta por ciento de las retribuciones que en función de la actividad y categoría profesional, establezca el convenio colectivo aplicable al personal asalariado del sector. c) Que se encuentren constituidas, debidamente inscritas en el Registro de Cooperativas de Euskadi, en funcionamiento y dando cumplimiento efectivo a sus fines estatutarios, de forma ininterrumpida durante al menos dos años inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud de declaración de utilidad pública. d) Que, en el caso de ser titulares, directa o indirectamente, de participaciones mayoritarias en sociedades mercantiles, acrediten ante el Departamento de Justicia, Trabajo y Seguridad Social, la existencia de dichas participaciones, así como que la titularidad de las mismas coadyuva al mejor cumplimiento de los fines expresados en el artículo 3 del presente Reglamento.'

 

A lo que el artículo 6 del mismo Reglamento añade que: 'Podrán solicitar la declaración de utilidad pública las Cooperativas de segundo o ulterior grado que reúnan, tanto ellas como sus asociados o federados, los requisitos establecidos en el artículo anterior del presente Reglamento'. Según los datos aportados, la cooperativa consultante agrupa a dos cooperativas declaradas de utilidad pública, pero ella misma no ha recibido este reconocimiento.   

 

En consecuencia con todo lo anterior, se puede concluir que:

1) Las sociedades cooperativas que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 5 del Reglamento Sobre Procedimientos y Requisitos relativos a las Sociedades Cooperativas de Utilidad Pública pueden obtener este reconocimiento de cooperativas de utilidad pública.

2) Asimismo, también pueden ser declaradas de utilidad pública las cooperativas de segundo grado o ulterior grado que reúnan los requisitos exigibles para ello (artículo 6 del mencionado Reglamento Sobre Procedimientos y Requisitos relativos a las Sociedades Cooperativas de Utilidad Pública).

3) Las cooperativas declaradas de utilidad pública que, además, reúnan las condiciones establecidas en el artículo 40 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, arriba analizado, pueden aplicar el régimen tributario especial previsto en los artículos 7 a 16 de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero, de entidades sin fines lucrativos e incentivos fiscales al mecenazgo.

4) La entidad consultante es una cooperativa de segundo grado que no está declarada de utilidad pública, por lo que no puede acogerse al citado régimen fiscal especial de la Norma Foral 1/2004, de 24 de febrero. Adicionalmente, no consta que cumpla todos los requisitos exigidos a las cooperativas de utilidad pública en el artículo 40 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre. 

5) Por ello, le resultará de aplicación lo previsto en el Capítulo V del Título II de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, (artículos 13 y siguientes). Además, en la medida en que no incurra en ninguna de las causas de pérdida de la condición de cooperativa fiscalmente protegida recogidas en el artículo 11 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, podrá acogerse a los beneficios previstos en el artículo 25 del mismo texto legal. Adicionalmente, si no incurre en ninguna de dichas causas y asocia exclusivamente a cooperativas especialmente protegidas (además de a los cuatro socios de trabajo mencionados en el escrito de consulta), podrá acogerse a los beneficios previstos en el artículo 26 de la repetida Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, para las cooperativas especialmente protegidas. Si una de las cooperativas reúne los requisitos para ser calificada como cooperativa especialmente protegida, y la otra sólo cumple las codiciones exigibles para ser calificada como cooperativa protegida, podrá disfrutar de la bonificación contemplada en el número 2 del artículo 26 de la Norma Foral 9/1997, de 14 de octubre, únicamente sobre la cuota íntegra correspondiente a los resultados procedentes de las operaciones realizadas con la cooperativa especialmente protegida.  

 

Sociedad cooperativa
Utilidad pública
Beneficios fiscales
Fundaciones
Cooperativas de enseñanza
Impuesto sobre sociedades
Entidades sin animo de lucro
Formación profesional
Cooperativa de segundo grado
Sin ánimo de lucro
Explotación económica
Socios trabajadores
Servicios de comedor escolar
Consejo rector
Regímenes especiales Impuesto sobre sociedades
Cooperativa de trabajo asociado
Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados
Administración local
Fundaciones y asociaciones
Derecho a la educación
Ejercicio económico
Profesorado
Bonificaciones
Representación legal
Actividades de refuerzo y/o extraescolares
Trabajador por cuenta ajena
Convenio de colaboración
Donativos y liberalidades
Contrato de Trabajo
Cuota íntegra
Patrimonio mobiliario
Persona jurídica
Período impositivo
Socio de la cooperativa
Intereses de demora
Declaración de utilidad pública
Contrato de patrocinio
Aumento de capital
Aportaciones de socios o propietarios
Interés legal del dinero

Ley 27/1999 de 16 de Jul (Cooperativas) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 170 Fecha de Publicación: 17/07/1999 Fecha de entrada en vigor: 17/07/1999 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Asamblea general de las sociedades cooperativas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 26/02/2016

    La Asamblea General es la reunión de los socios, y en su caso, de los asociados constituida con el objeto de deliberar y adoptar acuerdos sobre aquellos asuntos que, legal o estatutariamente, sean de su competencia. Sus decisiones tienen valor vincu...

  • Aportaciones sociales en las sociedades cooperativas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    El capital social de las cooperativas estará constituido por las aportaciones obligatorias y voluntarias de los socios, que podrán ser: a) aportaciones con derecho de reembolso en caso de baja; b) aportaciones cuyo reembolso en caso de baja pueda s...

  • Cooperativa de trabajo asociado

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 26/02/2016

    Las cooperativa de trabajo asociado, tiene por objeto proporcionar a sus socios puestos de trabajo, mediante su esfuerzo personal y directo, a tiempo parcial o completo, a través de la organización en común de la producción de bienes o servicios ...

  • Deducción donativos IRPF ejercicio 2019

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 19/02/2018

    ResumenPLAZO DE PRESENTACIÓN: ABRIL-JUNIO 2020Los contribuyentes tendrán derecho a determinadas deducciones en la cuota íntegra en concepto de deducciones por donativos y otras aportaciones en las condiciones que legalmente se establezcan.Como el...

  • Anticipo societario y retorno cooperativo

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/02/2019

    El anticipo societario es la cantidad a percibir por el socio trabajador en relación al trabajo efectuado por el mismo. Por el contrario, el retorno cooperativo, es la parte del excedente disponible que por acuerdo de la Asamblea General puede ser a...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados