Resolución de Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia, 12411 de 05 de Octubre de 2010

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Económico-Administrativo Foral de Bizkaia
  • Fecha: 05 de Octubre de 2010

Normativa

Arts. 10 y 20 de la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio.

Art. 55 del Decreto Foral 81/1997.

Arts. 41 y 53 del Decreto Foral 205/2008, de 22 de diciembre.

Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre.

Resumen

Contrato de permuta financiera o swaps.

Cuestión

En junio de 2008, la sociedad consultante firmó un contrato de permuta financiera de tipo de interés, o swap, con una entidad financiera, sobre un importe nominal de 1.000.000 €. Básicamente, la operación contratada consiste en que la entidad bancaria paga trimestralmente un tipo de interés variable de referencia fijado al inicio de cada período de cálculo trimestral, y el cliente (la compareciente) abona también con periodicidad trimestral: 1) o el tipo variable de referencia menos un diferencial con un determinado máximo, cuando el tipo variable de referencia es superior o igual a un tipo barrera; 2) o un tipo fijo, si el referido tipo variable de referncia es inferior al tipo barrera acordado. Según afirma, en la situación económica en la que nos encontramos, este contrato le está ocasionando a la compañía pérdidas trimestrales de, aproximadamente, 10.000 €.

Desea saber:

1) El tratamiento tributario en el Impuesto sobre Sociedades correspondiente a los contratos de permuta financiera de tipos de interés, o swap. En concreto, quiere conocer el tratamiento fiscal de los cobros y pagos derivados de la variación en los tipos de interés, y, si en caso de obtener pérdidas, éstas podrían ser compensadas en ejercicios siguientes.

2) Si existe obligación por parte del banco de poner en conocimiento de la autoridad tributaria las ganancias y pérdidas obtenidas por ella como consecuencia del contrato de permuta financiera descrito.

Descripción

1) Con respecto a la primera cuestión planteada, resulta de aplicación la Norma Foral 3/1996, de 26 de junio, del Impuesto sobre Sociedades (NFIS), en cuyo artículo 10, apartado 3, se establece que: '3. En el régimen de estimación directa la base imponible se calculará corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en la presente Norma Foral, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo de las citadas normas'.

 

De otro lado, el artículo 15 de la citada NFIS determina que: '1. Los elementos patrimoniales se valorarán de acuerdo con los criterios establecidos en el Código de Comercio. No obstante, las variaciones de valor originadas por aplicación del criterio del valor razonable no tendrán efectos fiscales mientras no deban imputarse a la cuenta de pérdidas y ganancias. El importe de las revalorizaciones contables no se integrará en la base imponible, excepto cuando se lleven a cabo en virtud de normas legales o reglamentarias que obliguen a incluir su importe en la cuenta de pérdidas y ganancias. El importe de la revalorización no integrada en la base imponible no determinará un mayor valor, a efectos fiscales, de los elementos revalorizados. (...)'. 

 

Por su parte, el artículo 20 de la misma NFIS señala que: '1. Los ingresos y los gastos se imputarán en el período impositivo en que se devenguen, atendiendo a la corriente real de bienes y servicios que los mismos representan, con independencia del momento en que se produzca la corriente monetaria o financiera, respetando la debida correlación entre unos y otros. (...) 3. No serán fiscalmente deducibles los gastos que no se hayan imputado contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias o en una cuenta de reservas si así lo establece una norma legal o reglamentaria, a excepción de lo previsto respecto de los elementos patrimoniales que puedan amortizarse libremente o de aquéllos a los que legalmente se les permita una amortización acelerada. Los ingresos y los gastos imputados contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias o en una cuenta de reservas en un período impositivo distinto de aquél en el que proceda su imputación temporal, según lo previsto en los apartados anteriores, se imputarán en el período impositivo que corresponda de acuerdo con lo establecido en dichos apartados. No obstante, tratándose de gastos imputados contablemente en dichas cuentas en un período impositivo posterior a aquél en el que proceda su imputación temporal o de ingresos imputados en la cuenta de pérdidas y ganancias en un período impositivo anterior, la imputación temporal de unos y otros se efectuará en el período impositivo en el que se haya realizado la imputación contable, siempre que de ello no se derive una tributación inferior a la que hubiere correspondido por aplicación de las normas de imputación temporal previstas en los apartados anteriores. (...)'.

 

De conformidad con todo lo anterior, la base imponible del Impuesto sobre Sociedades se calcula corrigiendo el resultado contable mediante la aplicación de los preceptos recogidos en la NFIS. Por lo que, como regla general, los ingresos y los gastos que conforman el resultado contable tendrán esta misma consideración en el ámbito del Impuesto, en la medida en se cumplan los requisitos imputación temporal e inscripción contable previstos en el artículo 20 de la NFIS, y no exista ningún precepto en la normativa tributaria que establezca lo contrario. 

 

A estos efectos, en el apartado 4º del Marco Conceptual del Plan General de Contabilidad (PGC), aprobado por Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre, se recoge que: 'Los elementos que, cuando cumplan los criterios de reconocimiento que se establecen posteriormente, se registran en el balance, son: (...) 4. Ingresos: incrementos en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de entradas o aumentos en el valor de los activos, o de disminución de los pasivos, siempre que no tengan su origen en aportaciones, monetarias o no, de los socios o propietarios. 5. Gastos: decrementos en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de salidas o disminuciones en el valor de los activos, o de reconocimiento o aumento del valor de los pasivos, siempre que no tengan su origen en distribuciones, monetarias o no, a los socios o propietarios, en su condición de tales. Los ingresos y gastos del ejercicio se imputarán a la cuenta de pérdidas y ganancias y formarán parte del resultado, excepto cuando proceda su imputación directa al patrimonio neto, en cuyo caso se presentarán en el estado de cambios en el patrimonio neto, de acuerdo con lo previsto en la segunda parte de este Plan General de Contabilidad o en una norma que lo desarrolle'.

 

A lo que el apartado 5º del mismo Marco Conceptual del ;PGC añade que: '3. El reconocimiento de un ingreso tiene lugar como consecuencia de un incremento de los recursos de la empresa, y siempre que su cuantía pueda determinarse con fiabilidad. Por lo tanto, conlleva el reconocimiento simultáneo o el incremento de un activo, o la desaparición o disminución de un pasivo y, en ocasiones, el reconocimiento de un gasto. 4. El reconocimiento de un gasto tiene lugar como consecuencia de una disminución de los recursos de la empresa, y siempre que su cuantía pueda valorarse o estimarse con fiabilidad. Por lo tanto, conlleva el reconocimiento simultáneo o el incremento de un pasivo, o la desaparición o disminución de un activo y, en ocasiones, el reconocimiento de un ingreso o de una partida de patrimonio neto. Se registrarán en el período a que se refieren las cuentas anuales, los ingresos y gastos devengados en éste, estableciéndose en los casos en que sea pertinente, una correlación entre ambos, que en ningún caso puede llevar al registro de activos o pasivos que no satisfagan la definición de éstos'.  

 

Asimismo, la Norma de Registro y Valoración nº 9 del repetido PGC regula los instrumentos financieros, disponiendo que: 'Un instrumento financiero es un contrato que da lugar a un activo financiero en una empresa y, simultáneamente, a un pasivo financiero o a un instrumento de patrimonio en otra empresa. La presente norma resulta de aplicación a los siguientes instrumentos financieros: a) Activos financieros: (...) - Derivados con valoración favorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compraventa de moneda extranjera a plazo, (...) b) Pasivos financieros: (...) - Derivados con valoración desfavorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compraventa de moneda extranjera a plazo; (...) Un derivado financiero es un instrumento financiero que cumple las características siguientes: 1. Su valor cambia en respuesta a los cambios variables como los tipos de interés, los precios de instrumentos financieros y materias primas cotizadas, los tipos de cambio, las calificaciones crediticias y los índices sobre ellos y que en el caso de no ser variables financieras no han de ser específicas para una de las partes del contrato. 2. No requiere una inversión inicial o bien requiere una inversión inferior a la que requieren otro tipo de contratos en los que se podría esperar una respuesta similar ante cambios en las condiciones de mercado. 3. Se liquida en una fecha futura. (...) Los activos financieros, a efectos de su valoración, se clasificarán en alguna de las siguientes categorías: (...) 3. Activos financieros mantenidos para negociar. (...) 2.3. Activos financieros mantenidos para negociar. Los activos financieros que se tengan para negociar se valorarán de acuerdo con lo dispuesto en el presente apartado. Se considera que un activo financiero se posee para negociar cuando: (...) c) Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura. 2.3.1. Valoración inicial. Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación entregada. Los costes de transacción que les sean directamente atribuibles se reconocerán directamente en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. (...) 2.3.2 Valoración posterior. Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán por su valor razonable, sin deducir los costes de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación. Los cambios que se produzcan en el valor razonable se imputarán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. 3. Pasivos financieros. (...) Los pasivos financieros, a efectos de su valoración, se clasificarán en alguna de las siguientes categorías: (...) 2. Pasivos financieros mantenidos para negociar. (...) 3.2 Pasivos financieros mantenidos para negociar. Los pasivos financieros que se tengan para negociar se valorarán de acuerdo con lo dispuesto en el presente apartado. Se considera que un pasivo se posee para negociar cuando: (...) c) Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura. (...) Valoración inicial y posterior. En la valoración de los pasivos financieros incluidos en esta categoría se aplicarán los criterios señalados en el apartado 2.3 de esta norma. (...)'.  

 

Consecuentemente, un derivado financiero como el descrito en la consulta (una permuta financiera de tipos de interés, swap flotante bonificado) debe contabilizarse siguiendo las reglas generales previstas en el PGC para este tipo de productos, mediante su inclusión en la cartera de negociación. De modo que debe valorarse, tanto al momento de su contratación como posteriormente, por su valor razonable, registrándose los cambios que se produzcan en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. Con lo que las ganancias o pérdidas derivadas del citado producto tienen su reflejo en el resultado del período impositivo en el que tengan lugar.

 

No obstante, la contratación del producto financiero por el que se consulta podría cumplir una finalidad de cobertura del riesgo asociado a otra partida contable (por ejemplo, del riesgo asociado a una financiación a tipo de interés variable). En este caso, el apartado 6 de la ya mencionada Norma de Registro y Valoración nº 9 del PGC prevé que: '6. Coberturas contables. Mediante una operación de cobertura, uno o varios instrumentos financieros, denominados instrumentos de cobertura, son designados para cubrir un riesgo específicamente identificado que puede tener impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias, como consecuencia de variaciones en el valor razonable o en los flujos de efectivo de una o varias partidas cubiertas. Una cobertura contable supone que, cuando se cumplan determinados requisitos, los instrumentos de cobertura y las partidas cubiertas se registrarán aplicando los criterios específicos recogidos en este apartado. Con carácter general, los instrumentos que se pueden designar como instrumentos de cobertura son los derivados cuyo valor razonable o flujos de efectivo futuros compensen las variaciones en el valor razonable o en los flujos de efectivo futuros de partidas que cumplan los requisitos para ser calificadas como partidas cubiertas. En el caso de coberturas de tipo de cambio, también se podrán calificar como instrumentos de cobertura, activos financieros y pasivos financieros distintos de los derivados. Podrán tener la calificación de partidas cubiertas, los activos y pasivos reconocidos, los compromisos en firme no reconocidos, las transacciones previstas altamente probables y las inversiones netas en un negocio en el extranjero, que expongan a la empresa a riesgos específicamente identificados de variaciones en el valor razonable o en los flujos de efectivo. En ningún caso se podrá considerar como partida cubierta una posición neta de activos y pasivos. Todas las coberturas contables requerirán en el momento inicial una designación formal y una documentación de la relación de cobertura. Además la cobertura deberá ser altamente eficaz. Una cobertura se considerará altamente eficaz si, al inicio y durante su vida, la empresa puede esperar, prospectivamente, que los cambios en el valor razonable o en los flujos de efectivo de la partida cubierta que sean atribuibles al riesgo cubierto sean compensados casi completamente por los cambios en el valor razonable o en los flujos de efectivo del instrumento de cobertura, y que, retrospectivamente, los resultados de la cobertura hayan oscilado dentro de un rango de variación del ochenta al ciento veinticinco por ciento respecto del resultado de la partida cubierta. A los efectos de su registro y valoración, las operaciones de cobertura se clasificarán en las siguientes categorías: a) Cobertura del valor razonable: cubre la exposición a los cambios en el valor razonable de activos o pasivos reconocidos o de compromisos en firme aún no reconocidos, o de una parte concreta de los mismos, atribuible a un riesgo en particular que pueda afectar a la cuenta de pérdidas y ganancias (por ejemplo, la contratación de una permuta financiera para cubrir el riesgo de una financiación a tipo de interés fijo). Los cambios de valor del instrumento de cobertura y de la partida cubierta atribuibles al riesgo cubierto se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias. b) Cobertura de los flujos de efectivo: cubre la exposición a la variación de los flujos de efectivo que se atribuya a un riesgo concreto asociado a activos o pasivos reconocidos o a una transacción prevista altamente probable, siempre que pueda afectar a la cuenta de pérdidas y ganancias (por ejemplo, la cobertura del riesgo de tipo de cambio relacionado con compras y ventas previstas de inmovilizados materiales, bienes y servicios en moneda extranjera o la contratación de una permuta financiera para cubrir el riesgo de una financiación a tipo de interés variable). La cobertura del riesgo de tipo de cambio de un compromiso en firme puede ser contabilizada como una cobertura de los flujos de efectivo. La parte de la ganancia o la pérdida del instrumento de cobertura que se haya determinado como cobertura eficaz, se reconocerá transitoriamente en el patrimonio neto, imputándose a la cuenta de pérdidas y ganancias en el ejercicio o ejercicios en los que la operación cubierta prevista afecte al resultado salvo que la cobertura corresponda a una transacción prevista que termine en el reconocimiento de un activo o pasivo no financiero, en cuyo caso los importes registrados en el patrimonio neto se incluirán en el coste del activo o pasivo cuando sea adquirido o asumido. c) Cobertura de la inversión neta en negocios en el extranjero: cubre el riesgo de tipo de cambio en las inversiones en sociedades dependientes, asociadas, negocios conjuntos y sucursales, cuyas actividades estén basadas o se lleven a cabo en una moneda funcional distinta a la de la empresa que elabora las cuentas anuales. En las operaciones de cobertura de inversiones netas en negocios conjuntos que carezcan de personalidad jurídica independiente y sucursales en el extranjero, los cambios de valor de los instrumentos de cobertura atribuibles al riesgo cubierto, se reconocerán transitoriamente en el patrimonio neto, imputándose a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio o ejercicios en que se produzca la enajenación o disposición por otra vía de la inversión neta en el negocio en el extranjero. Las operaciones de cobertura de inversiones netas en negocios en el extranjero en sociedades dependientes, multigrupo y asociadas, se tratarán como coberturas de valor razonable por el componente de tipo de cambio. (...) Los instrumentos de cobertura se valorarán y registrarán de acuerdo con su naturaleza en la medida en que no sean, o dejen de ser, coberturas eficaces'.

 

De la redacción de esta Norma cabe concluir que se distinguen tres tipos de cobertura:

a) Cobertura del valor razonable. Cubre la exposición a los cambios en el valor razonable de activos o pasivos reconocidos o de compromisos en firme aún no reconocidos, o de una parte concreta de los mismos, atribuible a un riesgo en particular que pueda afectar a la cuenta de pérdidas y ganancias. En este caso, los cambios de valor del instrumento de cobertura y de la partida cubierta atribuibles al riesgo cubierto se reconocen en la cuenta de pérdidas y ganancias.

b) Cobertura de los flujos de efectivo. Cubre la exposición a la variación de los flujos de efectivo que se atribuya a un riesgo concreto asociado a activos o pasivos reconocidos o a una transacción prevista altamente probable, siempre que pueda afectar a la cuenta de pérdidas y ganancias. La parte de la ganancia o pérdida del instrumento de cobertura que se haya determinado como cobertura eficaz se recoge transitoriamente en cuentas del patrimonio neto, hasta el momento de su imputación a resultados en el ejercicio en el que la operación cubierta afecte al resultado.

c) Cobertura de la inversión neta en negocios en el extranjero. Cubre el efecto derivado del tipo de cambio sobre inversiones en filiales, entidades asociadas, negocios conjuntos y sucursales en el extranjero, que se vean afectados por el riesgo-divisa. En estos casos, o bien las operaciones de cobertura se tratan como coberturas de valor razonable por el tipo de cambio, o bien se reconocen los cambios de valor de los instrumentos de cobertura mediante su imputación transitoria a cuentas del patrimonio neto hasta el momento en que se enajene la inversión, según el caso.

 

Todos estos criterios son trasladables al ámbito del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas, aprobado mediante Real Decreto 1515/2007, de 16 de noviembre, en cuya Norma de Registro y Valoración 8ª (Activos financieros), se regula que: '2.2 2.2. Activos financieros mantenidos para negociar. Se considera que un activo financiero (préstamo o crédito comercial o no, valor representativo de deuda, instrumento de patrimonio o derivado) se posee para negociar cuando: (...) b) Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura. A estos efectos: (...) -Un derivado es designado como instrumento de cobertura para cubrir un riesgo específicamente identificado que puede tener impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias, como puede ser la cobertura del riesgo de tipo de cambio relacionado con compras y ventas en moneda extranjera o la contratación de una permuta financiera para cubrir el riesgo de tipo de interés. (...) 2.2.1. Valoración inicial. Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán inicialmente por el coste, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación entregada. Los costes de transacción que les sean directamente atribuibles se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio. Tratándose de instrumentos de patrimonio formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido. 2.2.2. Valoración posterior. Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán por su valor razonable, sin deducir los costes de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación. Los cambios que se produzcan en el valor razonable se imputarán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio'. A estos efectos, debe tenerse en cuenta que el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas no prevé ninguna regla específica relativa a las coberturas contables, por lo que resultan aplicables las reglas recogidas sobre el particular en el PGC

 

En consecuencia con todo lo anterior, la entidad consultante deberá contabilizar las ganancias o pérdidas derivadas del instrumento financiero contratado siguiendo las reglas previstas en la Norma de Registro y Valoración nº 9 del PGC, o en la Norma de Registro y Valoración nº 8 del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas. De forma que si dicho instrumento financiero no realiza ninguna función de cobertura, las ganancias o pérdidas derivadas del mismo se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en el que se produzcan. Mientras que si dicho instrumento realiza una labor de cobertura contable de otro riesgo, las referidas pérdidas y ganancias deberán imputarse a la cuenta de resultados aplicando las reglas establecidas al efecto en el apartado 6 de la ya citada Norma de Registro y Valoración 9ª del PGC.

 

Como ya se ha indicado más arriba, la base imponible del Impuesto sobre Sociedades se calcula corrigiendo el resultado contable mediante la aplicación de los preceptos recogidos en la NFIS. Por ello, teniendo en cuenta que no existe ningún artículo en la normativa del Impuesto sobre Sociedades en virtud del cual deba otorgarse a una operación como la planteada un tratamiento distinto al regulado para la misma en contabilidad, cabe concluir que los ingresos y los gastos derivados de dicha operación se incluirán en la base imponible de la entidad consultante mediante la aplicación de las reglas de contabilidad analizadas y de lo indicado en el artículo 20 de la NFIS.

 

En el supuesto de que la base imponible del Impuesto de la entidad compareciente resulte negativa, deberá atenderse a lo regulado en el artículo 24 de la NFIS, según el cual: '1. Las bases imponibles negativas que hayan sido objeto de liquidación o autoliquidación podrán ser compensadas con las rentas positivas de los períodos impositivos que concluyan en los años sucesivos. 2. La base imponible negativa susceptible de compensación se reducirá en el importe de la diferencia positiva entre el valor de las aportaciones de los socios, realizadas por cualquier título, correspondiente a la participación adquirida y su valor de adquisición, cuando concurran las siguientes circunstancias: a) La mayoría del capital social o de los derechos a participar en los resultados de la entidad hubiere sido adquirida por una persona o entidad o por un conjunto de personas o entidades vinculadas, con posterioridad a la conclusión del período impositivo al que corresponde la base imponible negativa. b) Las personas o entidades a que se refiere la letra anterior hubieren tenido una participación inferior al 25 por 100 en el momento de la conclusión del período impositivo al que corresponde la base imponible negativa. c) La entidad no hubiera realizado explotaciones económicas dentro de los seis meses anteriores a la adquisición de la participación que confiere la mayoría del capital social. 3. El sujeto pasivo deberá acreditar, en su caso, mediante la exhibición de la contabilidad y los oportunos soportes documentales, la procedencia y cuantía de las bases imponibles negativas cuya compensación pretenda, cualquiera que sea el ejercicio en que se originaron'.

 

 

 2) Al objeto de contestar a la segunda cuestión planteada, se hace preciso analizar previamente si las rentas derivadas del contrato de permuta financiera por el que se pregunta están o no sujetas a retención con arreglo a lo dispuesto en la normativa del Impuesto sobre Sociedades. Así, el artículo 55 del Decreto Foral 81/1997, de 10 de junio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades (RIS), determina que: '1. Deberá practicarse retención, en concepto de pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades correspondiente al perceptor, respecto de: a) Las rentas derivadas de la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad, de la cesión a terceros de capitales propios y las restantes rentas comprendidas en el artículo 33 de la Norma Foral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. b) Los premios derivados de la participación en juegos, concursos, rifas o combinaciones aleatorias, estén o no vinculados a la oferta, promoción o venta de determinados bienes, productos o servicios. c) Las contraprestaciones obtenidas como consecuencia de la atribución de cargos de administrador o consejero en otras sociedades. d) Las rentas procedentes de la cesión del derecho a la explotación de la imagen o del consentimiento o autorización para su utilización, cuando de acuerdo con lo dispuesto en la Norma Foral 10/1998, de 21 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, constituyan rendimientos del capital mobiliario. e) Las rentas procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos, aun cuando constituyan ingresos derivados de explotaciones económicas. f) Las rentas obtenidas como consecuencia de las transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones representativas del capital o patrimonio de instituciones de inversión colectiva. (...)'.

 

De donde se deduce que las rentas por las que se pregunta no están sujetas a retención a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, en la medida en que no se encuadran dentro de ninguno de los supuestos establecidos en el artículo 55 del RIS. En concreto, en la medida en que no tienen la consideración de rendimientos de capital mobiliario a efectos del Impuesto sobre la Rentas de las Personas Físicas (artículo 35 de la Norma Foral 6/2006, de 29 de diciembre, actualmente en vigor). Por lo que la entidad con la que la consultante ha contratado la permuta financiera aquí analizada no tiene obligación de presentar por este motivo ninguno de los modelos establecidos por la Hacienda Foral de Bizkaia para la declaración de los rendimientos sujetos a retención que abone.

 

De otra parte, en el artículo 53 del Reglamento que regula las obligaciones tributarias formales del Territorio Histórico de Bizkaia, aprobado mediante Decreto Foral 205/2008, de 22 de diciembre, se indica que: '1. Estarán obligados a suministrar información a la Administración tributaria mediante la presentación de una declaración anual sobre determinadas operaciones con activos financieros, en los términos previstos en este artículo: a) Los fedatarios públicos, las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva, las entidades y establecimientos financieros de crédito, las sociedades y agencias de valores, los demás intermediarios financieros y cualquier persona física o jurídica, de acuerdo con lo dispuesto en las Normas Forales reguladoras del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, del Impuesto sobre Sociedades, del Impuesto sobre la Renta de No Residentes y por las demás normas que contengan disposiciones en esta materia. Asimismo, estarán sujetas a esta obligación de información las sociedades de inversión de capital variable en los supuestos a que se refiere el artículo 32.7 de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de Inversión Colectiva. b) Las entidades emisoras de títulos o valores nominativos no cotizados en un mercado organizado, respecto de las operaciones de emisión de aquéllos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 109 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, y las sociedades rectoras de los mercados de futuros y opciones, respecto de las operaciones en dichos mercados en los términos previstos para los intermediarios financieros en las normas reguladoras del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, del Impuesto sobre Sociedades, del Impuesto sobre la Renta de no Residentes. c) La Sociedad de Gestión de los Sistemas de Registro, Compensación y Liquidación de Valores, o las entidades gestoras que intervengan en la suscripción, transmisión y reembolso de la Deuda del Estado representada en anotaciones en cuenta, respecto de dichas operaciones, así como, en su caso, del rendimiento. (...) 4. Los obligados tributarios a que se refiere el apartado 1 deberán facilitar a la Administración tributaria la identificación completa de los sujetos intervinientes en las operaciones, con indicación de la condición con la que intervienen y el porcentaje de participación, de su nombre y apellidos o razón social o denominación completa, domicilio y número de identificación fiscal, así como de la clase y número de los efectos públicos, valores, títulos y activos, y del importe, fecha y, en su caso, rendimiento de cada operación. 5. La obligación de información prevista en este artículo se entenderá cumplida, respecto de las operaciones sometidas a retención, con la presentación del resumen anual de retenciones correspondiente. 6. Sin perjuicio de la obligación de información a que se refiere el apartado 4, las entidades participantes o miembros del sistema correspondiente de compensación y liquidación del mercado donde se negocien valores objeto de préstamo, las entidades financieras que participen o medien en las operaciones de préstamo de valores y la Sociedad de Gestión de los Sistemas de Registro, Compensación y Liquidación de valores o, en su caso, la entidad que realice las funciones de registro, compensación y liquidación de los mercados o sistemas organizados de negociación de valores regulados en el artículo 31.4 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, deberán suministrar a la Administración tributaria la información a que se refiere el apartado 3 de la Disposición Adicional Segunda de la Norma Foral 2/2004, de 23 de abril, de Medidas Tributarias en 2004'. A lo que el artículo 40 del mismo Reglamento añade que: '2. Los obligados tributarios que realicen actividades económicas, así como aquellos que satisfagan rentas o rendimientos sujetos a retención o ingreso a cuenta, intermedien o intervengan en operaciones económicas, profesionales o financieras, deberán suministrar información de carácter general en los términos que se establezca en la normativa específica y en este Capítulo. El Diputado de Hacienda y Finanzas aprobará los modelos de declaración que, a tal efecto, deberán presentarse, el lugar y plazo de presentación y los supuestos y condiciones en que la obligación deberá cumplirse mediante soporte directamente legible por ordenador o por medios telemáticos'.

  

De donde se deduce que los intermediarios financieros tienen obligación de informar a la Administración tributaria acerca de determinadas operaciones con activos financieros y otros valores mobiliarios en las que intervengan. En desarrollo de esta obligación, se aprobó el Modelo 198, de declaración anual de operaciones con activos financieros y otros valores mobiliarios, actualmente regulado mediante la Orden Foral 2997/2007, de 30 de noviembre. No obstante, debe tenerse en cuenta que dicho Modelo 198 excluye la información referida a los instrumentos financieros derivados, cuyas características aconsejan la creación de un modelo de declaración propio que permita recoger sus peculiaridades. En concreto, queda excluido del ámbito de aplicación del referido Modelo 198 el cumplimiento de las obligaciones de información relativas a las operaciones con opciones y futuros financieros, sin que hasta la fecha se haya aprobado un modelo específico para las mismas.

 

Por lo que la entidad financiera con la que se ha contratado la permuta de tipos de interés por la que se pregunta no tiene obligación de presentar por este motivo, ni ninguno de los modelos establecidos por la Hacienda Foral de Bizkaia para la declaración de los rendimientos sujetos a retención por ella abonados, ni el Modelo 198 de declaración anual de operaciones con activos financieros y otros valores mobiliarios.

  

Cuenta de pérdidas y ganancias
Valor razonable
Activos financieros
Swap
Período impositivo
Instrumentos financieros
Tipos de interés
Pasivos financieros
Flujos de efectivo
Patrimonio neto
Imputación temporal
Impuesto sobre sociedades
Contrato de permuta financiera
Divisa extranjera
Coberturas contables
Variabilidad del interés
Inversiones
Elementos patrimoniales
Cobertura de riesgos
Riesgo cubierto
Garantía financiera
Contrato de garantía
Derivados financieros
Entidades financieras
Cuentas anuales
Swap de tipo de interés
Contraprestación
Base imponible negativa
Base imponible Impuesto sobre sociedades
Revalorización contable
Tipo fijo
Estimación directa
Amortización acelerada
Cobertura del valor razonable
Gastos imputados en la cuenta de pérdidas y ganancias
Normas de Registro y Valoración
Entidades dependientes
Estado de cambios en el patrimonio neto
Incremento de valor
Partes del contrato

Real Decreto 634/2015 de 10 de Jul (Reglamento del Impuesto sobre Sociedades) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 165 Fecha de Publicación: 11/07/2015 Fecha de entrada en vigor: 12/07/2015 Órgano Emisor: Ministerio De Hacienda Y Administraciones Publicas

Real Decreto 1515/2007 de 16 de Nov (Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas y los criterios contables especificos para microempresas) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 279 Fecha de Publicación: 21/11/2007 Fecha de entrada en vigor: 01/01/2008 Órgano Emisor: Ministerio De Economia Y Hacienda

Ley 35/2003 de 4 de Nov (Instituciones de Inversión Colectiva) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 265 Fecha de Publicación: 05/11/2003 Fecha de entrada en vigor: 05/02/2004 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Subgrupo 13: Subvenciones, donaciones y ajustes por cambios de valor

    Orden: Contable Fecha última revisión: 09/06/2021

    El PGC, en su cuarta parte, nos propone un cuadro de cuentas que, si bien no es obligatorio seguir, sí que sirve como guía y, sobre todo, aporta uniformidad a la contabilidad nacional. Dicho cuadro consta de nueve grupos y cada grupo de varios subg...

  • Instrumentos Financieros: Coberturas contables

    Orden: Contable Fecha última revisión: 11/01/2017

    Dentro de la 9ª Norma de Registro y Valoración del PGC, se señalan algunos tipos de instrumentos financieros que debido a sus características, como por ejemplo las coberturas contables,  tienen un tratamiento específico para cada uno de ellos....

  • Nota 9 de la Memoria. Instrumentos Financieros

    Orden: Contable Fecha última revisión: 18/01/2017

    En este apartado desarrollaremos la novena nota del contenido que el PGC en su Tercera Parte nos indica que debe componer, en el modelo normal de la Memoria, la nota relativa a los instrumentos financieros.En la novena nota de la Memoria se informa s...

  • Cuenta 812. Transferencia de beneficios por coberturas de flujos de efectivo

    Orden: Contable Fecha última revisión: 30/05/2016

    IMPORTANTE (I): Esta cuenta no está definida en el Cuadro de Cuentas del PGCPYMES.  IMPORTANTE (II): Recordemos que en la 9ª Norma de Registro y Valoración del PGC se detallan las condiciones que han de cumplir las coberturas (Ver: Instrumentos F...

  • Reglas de valoración (I. Sociedades)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/05/2021

    Los elementos patrimoniales se valorarán de acuerdo con los criterios previstos en el Código de Comercio, corregidos por la aplicación de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades. Reglas de valoración en el Impuesto sobr...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados