Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 951004 de 18 de Diciembre de 1998

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 18 de Diciembre de 1998
  • Núm. Resolución: 951004

Resumen

Por parte del servicio de vigilancia aduanera se levantan tres actas frente a las que se interpone el recurso. Se estima en parte, ya que no se han acreditado suficientemente los hechos de dos de las actas, imponiéndose una sanción por la falta de precintas, al no haber desvirtuado el recurrente la presunción de exactitud de las actas.

Cuestión

Sanción por falta de las precintas sobre los tapones o cierres de recipientes de bebidas alcohólicas.

Contestación

En examen de recurso interpuesto por Don (?) contra imposición y exigencia de pago de sanciones relacionadas con la gestión del Impuesto Especial sobre el Alcohol y Bebidas Derivadas.

ANTECEDENTES DE HECHO

Por el Servicio de Vigilancia Aduanera se llevaron a cabo en (?) de 1994 correspondientes actuaciones de comprobación de hechos en establecimiento de expendición de licores propiedad de Don (...), y cuyas actuaciones quedaron documentadas por extensión de correspondiente acta, resultando de ello que determinado número de envases de brandy y de anís de 28º no llevaban adheridas las reglamentarias precintas, encontrándose en este último caso precintas sueltas dentro de las cajas; y se recogían manifestaciones del Señor (...) en el sentido de que compraba habitualmente a la empresa del recurrente en garrafas de 10 litros sin factura justificativa. Por su parte, el Jefe de la Sección de Impuestos Especiales, de la Hacienda Foral de Navarra, extendió una nueva Diligencia en el mismo establecimiento en (?) de 1995, con el mismo resultado y haciéndose constar que las etiquetas comerciales de correspondientes envases pertenecían a Destilerías (?), propiedad del ahora recurrente. Tras haber sentado, pues, esos hechos, se calificaron los tales como infracciones consistentes (por lo que aquí y en relación con Don (?) se refiere) en suministro de bebidas derivadas en envases de 10 litros, es decir, de capacidad superior a la permitida; en falta de repercusión del impuesto por esas ventas; y, en fin, en fijación incorrecta de las precintas en cuanto a envases de brandy y de anís de 28º, de 3 litros de capacidad; y se impusieron por cada una de esas infracciones unas correspondientes sanciones de 100.000 ptas. En fin, frente a ello viene el interesado a interponer el presente recurso aduciendo las razones que entiende convenir al logro de su pretensión de que se anulen esas sanciones, y fundamentalmente que en cuanto al presunto hecho de venta de bebidas derivadas en envases de 10 litros sin ningún tipo de identificación ni precintas reglamentarias y eso haciéndolo al contado, sin factura ni recibo que amparasen tales operaciones, ello se basa en meras declaraciones efectuadas por el Señor (...) y que ni siquiera fueron adveradas por su firma, pues no la estampó en el acta en que se consignaban, y además vino a negar la existencia de dichas garrafas (que nadie ha visto) e incluso el haber efectuado tales manifestaciones; que, por tanto, no habiéndose hecho unas tales ventas en recipientes de la dicha capacidad, cae por su base la añadida infracción de no haber repercutido el impuesto; y que, finalmente, por lo que se refiere a que en determinados envases de 3 litros de anís y de brandy no aparecían fijadas las correspondientes precintas, resulta que simplemente ha de entenderse que se habrían desprendido de modo natural, pues en cuanto a aquéllos las tales precintas se encontraban en las cajas, y ese hecho de haberse desprendido no es significativo de que su fijación hubiese sido incorrecta, habiéndose de tenerse en cuenta que, según manifestó el Señor (...), éste siempre compraba y recibía la mercancía con precintas, si bien con el paso del tiempo y la manipulación de los envases podían acabar desprendidas; y que, por lo que se refiere a los envases de brandy, también vino a señalar el Señor (...) que desaparecieron las precintas inicialmente adheridas. En fin, por todo ello suplica la supresión de las sanciones impuestas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

1.- Ha de declararse por este Organo en primer lugar su competencia, por razón de la materia y de la naturaleza del acto impugnado (artículo 2.1.a. de su Reglamento), para conocer del presente recurso; éste, por otra parte, ha sido formulado por persona dotada de legitimación activa al efecto, al venir directamente afectada por el acto impugnado; y, en fin, ha de tenerse por interpuesto en tiempo hábil.

2.- Por lo que se refiere a la alegación de no haber vendido el recurrente a Don (...) bebidas derivadas en envases de 10 litros de capacidad y sin factura justificativa, cabe observar en una primera aproximación que ciertamente en cuanto a si con las circunstancias de hecho de un caso se compadece o no el reflejo que de ellas hagan los correspondientes actuarios, es algo que en principio y en general ha de resolverse bajo el criterio de que aquel reflejo goza de presunción de veracidad y exactitud, al producirse el tal meramente en el estricto ámbito del ejercicio de las funciones propias de correspondiente Servicio (en el caso de que, por el contrario, estuviésemos ante hechos y circunstancias cuya comprobación no entrase en el ejercicio de esas funciones, las manifestaciones efectuadas por el funcionario no merecerían una fe superior a la de cualquier otra persona). Así que en general puede decirse que nos encontramos en estos casos ante una presunción de veracidad y de exactitud favorable al funcionario público (como puede deducirse de Sentencia del Tribunal Supremo, cual es una de 21 de noviembre de 1961), si bien, al cabo, una presunción "iuris tantum", desmontable mediante prueba en contrario. Ahora bien: ahondando más cabe observar que, siendo así que esa presunción de verdad y certeza hace que se tengan como hechos reales los resultantes de lo que los actuarios manifiesten haber observado personalmente, entre cuyos hechos han de incluirse aprehensiones sensitivas (como puede serlo la captación de manifestaciones orales), ocurre en el presente caso que los funcionarios que extendieron el acta no manifestaron una percepción directa de signo alguno objetivamente determinante de la venta en envases de capacidad superior a 3 litros (como pudiera serlo, en principio, el haber detectado unos tales recipientes en el establecimiento del Señor (...), en cuyo habría bastado el correspondiente señalamiento de los actuarios, documentalmente consignado, sin importar al respecto que el sujeto expedientado no hubiese llegado a firmar el acta, bien sea que (añadido a ello) se habría requerido además la prueba de que unos tales envases conteniendo bebidas derivadas provenían del ahora recurrente, resulta, de muy distinta manera, que cuando el señalamiento de los actuarios versa sobre manifestaciones hechas por el sujeto expedientado sí resulta imprescindible que éste confirme tales manifestaciones con su firma del acta. Y se dice todo lo anterior porque viene a alegarse en el presente recurso que el señor (...)no firmó el acta en la que se recogían las supuestas manifestaciones que involucraban al ahora recurrente. Pero ha de verse que, siendo así que dicha acta recoge el señalamiento de ser firmada en conformidad después de su lectura por los intervinientes (el propio señor (...) y los dos funcionarios), aparecen estampadas al pie del documento tres firmas, siendo una de ellas a todas luces la del dicho Señor (...), y ello por perfecta y evidente similitud de trazos con otras firmas que de ese interesado aparecen en otras partes del expediente. Llegados a este punto y sentado, pues, que el Señor (...) hizo las manifestaciones del caso, ello, sin embargo no ha de bastar para "incriminar" al recurrente, y eso porque habiendo de seguirse en lo sancionador tributario principios coincidentes con los del Derecho penal, al efecto no pueden resultar suficientes las manifestaciones de un solo testigo, por más que en el caso ese testigo pudiere haber sido tal vez una suerte de "coautor de un hecho integrado por las dos contrapuestas facetas de una hipotética venta y (vista desde la perspectiva del directamente expedientado) una compra, y por más que las manifestaciones de éste le perjudiquen en primer lugar a él mismo; pues ocurre que en último término habría estado aquí ausente al fin un procedimiento garantizador de la seguridad jurídica del ahora recurrente, como habría de serlo el que, en su caso, abriese la posibilidad de un careo entre el testigo y la persona por él involucrada o, al menos, un expediente de corte similar. Y por todo ello resulta claro que ha de decaer la imposición de esa sanción aplicada en el caso al ahora recurrente.

3.- Señalado lo anterior, tampoco puede mantenerse la sanción por supuesta falta de repercusión del Impuesto en el caso al no poder tenerse por debidamente acreditada en relación con el ahora recurrente la realización de correspondientes ventas a que se ha hecho referencia en el Fundamento de Derecho anterior.

4.- Por lo que se refiere a falta de correspondientes precintas en diversos recipientes de brandy y de anís de 28º, que se hallaban en el establecimiento del señor (...), nada ha venido a acreditarse en torno a que tales precintas se hubiesen simplemente desprendido de modo natural (se hubiesen despegado) de los recipientes (los de anís) durante el tiempo en que se hallaron almacenadas en el establecimiento del señor (...) las bebidas para su venta al público, ni de que esas concretas precintas fuesen precisamente las que se dice que aparecían caídas en el fondo de las cajas que contenían las botellas; ni tampoco cabe dar pábulo a la mera afirmación de que toda la mercancía (incluidas, pues, también las botellas de brandy de que asimismo se trata aquí) se compraba y se recibía siempre por el señor (...) con las precintas perfectamente adheridas; nada, pues, se ha acreditado frente al escueto señalamiento de carecer los recipientes de las tales precintas, por lo que ha de estarse a la conclusión alcanzada en este punto por la Sección gestora en el sentido de no poder tener por pagado el Impuesto en lo que se refiere al contenido de determinado número de botellas a que se refiere la letra c) de la parte dispositiva de su Acuerdo. Y, por tanto, habiéndose dado en el caso la vulneración de lo dispuesto en el art. 33 del Reglamento Provisional de los Impuestos Especiales de Fabricación, aprobado por Real Decreto 28/1993, de 19 de febrero, en punto a la necesidad de que los recipientes de hasta tres litros de capacidad que contengan bebidas derivadas "circularán provistos de la correspondiente precinta de circulación", ese hecho resulta constitutivo de una infracción simple de las contempladas por el art. 78.1 de la Ley General Tributaria en la redacción que le dio la Ley 10/1985, de 26 de abril, y le resultaba aplicable, por tanto la sanción contemplada por el art. 83.1 de dicha Ley General Tributaria en su configuración vigente para el tiempo de que se trata, que establecía correspondiente sanción económica de entre 1000 y 150.000 ptas., habiendo de verse aquí que en la imposición de esa sanción de 100.000 ptas. no se advierte tampoco defecto alguno en la consideración de circunstancias determinantes de la graduación del importe de la sanción.

Y, en virtud de ello, este Organo, en sesión celebrada el día de la fecha arriba indicada, acuerda estimar en parte recurso interpuesto por Don (?) contra imposición y exigencia de pago de sanciones relacionadas con la gestión del Impuesto Especial sobre el Alcohol y Bebidas Derivadas que se llevó a cabo por la Sección gestora de Impuestos Especiales mediante resolución adoptada en (?) de 1995, de suerte que, según lo señalado en la fundamentación del presente Acuerdo, de las tres sanciones de 100.000 ptas. impuestas en el caso únicamente habrá de subsistir la correspondiente a vulneración de lo establecido en el art. 33 del Reglamento Provisional de los Impuestos Especiales de Fabricación que exigía la correcta fijación de correspondientes precintas sobre los tapones o cierres de recipientes de bebidas derivadas.
Bebida alcohólica
Servicio de vigilancia
Impuestos especiales
Vigilancia aduanera
Presunción de certeza
Mercancías
Legitimación activa
Funcionarios públicos
Prueba en contrario
Presunción iuris tantum
Coautoría
Seguridad jurídica
Careo
Impuestos especiales de fabricación
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Sistema SITEL en la interceptación de las comunicaciones telefónicas y telemáticas en el proceso penal

    Orden: Penal Fecha última revisión: 16/08/2019

    Sistema de escuchas telefónicas del Ministerio de Interior de España que es utilizado por la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Servicio de Vigilancia Aduanera. El sistema SITEL es un sistema de escuchas telefónicas del Ministerio de Interi...

  • Impuestos Especiales

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 06/02/2020

    Se trata de impuestos sobre consumos específicos donde, además de su capacidad recaudatoria, destaca su finalidad extrafiscal como instrumentos de las políticas sanitarias, energéticas o de medio ambiente.Se encuentran regulados en la Ley 38/1992...

  • Tributación Canaria

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 08/11/2016

    Canarias goza de un régimen económico-fiscal especial, propio de su acervo histórico y constitucionalmente reconocido, basado en la libertad comercial de importación y exportación, no aplicación de monopolios y en franquicias aduaneras y fiscal...

  • Sistema de Control de Movimientos de impuestos especiales (EMCS)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 26/02/2014

    EMCS.Sistema de Control de Movimientos de Impuestos Especiales.  EMCS INTRACOMUNITARIOEl EMCS es un sistema informatizado de control que permite a los Estados miembros obtener información en tiempo real sobre los movimientos de productos sujetos a...

  • El consentimiento libre e informado en el registro del domicilio del contribuyente

    Orden: Penal Fecha última revisión: 11/09/2019

    El domicilio de una persona deja de ser inviolable cuando ésta presta su consentimiento a la entrada, tal y como recoge la CE.La legislación tributaria también reconoce, como uno de los requisitos que habilitan la entrada al domicilio, por parte d...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados