Resolución de Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra, 970879 de 17 de Octubre de 2000

TIEMPO DE LECTURA:

  • Órgano: Tribunal Economico Administrativo Comunidad Foral de Navarra
  • Fecha: 17 de Octubre de 2000
  • Núm. Resolución: 970879

Resumen

Solicita el recurrente la inclusión como cantidades para practicar la deducción por inversión en vivienda habitual, el total precio de la parcela en que construyó su vivienda y el prorrateo del préstamo que le corresponde. Se estima parcialmente el recurso y se ordena la practica de nuevas liquidaciones que no incurran en ?reformatio in peius? al entender el Órgano que se debe computar como base de deducción la cantidad pagada por el terreno en el que se vaya a construir la vivienda y, si bien no es admisible como base de deducción la adquisición de jardines u otras zonas, sí debe computarse el mínimo terreno adicional circundante necesario para la adecuada utilización de ésta.

Cuestión

Cantidades a computar en la deducción por inversión en vivienda habitual.

Contestación

En examen de recursos (objeto de acumulación) interpuestos por Don (?) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente a los años 1995 y 1996.

ANTECEDENTES DE HECHO

El ahora recurrente efectuó autoliquidación de sus deudas tributarias mediante declaraciones que formuló respectivamente en (?) de 1996 y (?) de 1997, dándose lugar a unos saldos a su favor de 207.435 pesetas y de 147.090 pesetas, también respectivamente. Por la Sección gestora del Impuesto se procedió a revisar dichas autoliquidaciones mediante la práctica de las correspondientes liquidaciones provisionales, de carácter modificativo de aquéllas en punto a cuantía de deducción por inversión en vivienda y por intereses de préstamos aplicados a dicha inversión. Y, tras alguna vicisitud impugnatoria al respecto, que dio lugar a su estimación (pero sólo en parte) por la dicha Sección gestora, viene el interesado a interponer ante este Organo los presentes recursos aduciendo que debió haberse computado el total precio de la parcela en que construyó su vivienda; pero que, en todo caso y si no se acepta ello, como mínimo debió computarse un total de inversión en vivienda de 8.074.250 pesetas (importe de la ejecución de obra nueva, según correspondiente escritura, 7.256.631 pesetas; cuotas de IVA correspondientes -las cuales no estaban incluidas en ese importe, sacado del mero proyecto del caso- 435.404 pesetas; y porcentaje del precio del total terreno adquirido, 382.115 pesetas); y, descontando la base de las deducciones por inversión en vivienda de los años de 1.991, 1.992 y 1.993, resultaba una base de cálculo de deducción de 6.889.928 pesetas. Que, por otra parte, tal cifra de inversión aparece financiada por dos préstamos, uno concedido el (?) de 1993 por un importe de 5.375.068 pesetas y el otro en (?) de 1994 por 2.000.000 de pesetas, con lo que la parte de éste aplicada a la inversión tuvo que ser de 1.514.860 pesetas, es decir, el 75,74 por ciento del importe del préstamo, con lo cual habrán de tomarse en esa proporción las respectivas partidas de intereses y amortización de dicho préstamo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

1.- Ha de declararse por este Organo en primer lugar su competencia, por razón de la materia y de la naturaleza de los actos impugnados (artículo 2.1.a. de su Reglamento), para conocer de los presentes recursos, que son objeto de acumulación; éstos, por otra parte, han sido formulados por persona dotada de legitimación activa al efecto, al venir directamente afectada por los actos impugnados; y, en fin, han de tenerse por interpuestos en tiempo hábil.

2.- A efectos de determinar qué parte del terreno adquirido para construir la vivienda de que se trata ha de tomarse como integrante de la inversión, resulta que no puede tomarse en cuenta y sin más la totalidad de ese terreno, habiendo de verse que ya el artículo 33.2.c) del Reglamento del Impuesto niega drásticamente y en todo caso el carácter de inversión en vivienda a ?la adquisición de jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituyan la vivienda propiamente dicha?; es decir, niega ese carácter de inversión a cualquier elemento accesorio que no forme parte estrictamente de la tal vivienda; y eso con notable diferencia respecto de la regulación de régimen común, en que (ahí sí) el artículo 35.Dos.c) de su Reglamento del Impuesto admite tomar como inversión en vivienda la adquisición de jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, anexos, cuando se adquieran conjuntamente con la vivienda estrictamente dicha. Ahora bien: no siendo posible tomar como inversión en vivienda la dicha adquisición de terreno en su integridad, ha de tenerse presente, por otra parte, que no resulta que haya de entenderse que la normativa reguladora de la materia esté considerando como parte integrante de la inversión en vivienda sólo la estricta superficie en que ésta se halle asentada. Por el contrario y como mínimo ha de pensarse que, si bien la totalidad del terreno adquirido no tiene por qué formar parte integrante de la inversión en vivienda, sí habrá de serlo la superficie de aquél que corresponda al volumen de edificabilidad autorizada. Y en un caso como el presente ha de estarse a que la admisión de una superficie de terreno de 59,21 metros cuadrados, correspondientes a la planta de la vivienda, ha venido acompañada de la superficie que hubiese sido indispensable en derredor de la vivienda y por razón de servidumbre de luces y vistas, etc. si ese terreno que rodea la casa no hubiese sido de su propiedad; en efecto, la Ley 403 de la Compilación del Derecho Civil Foral de Navarra, tras señalar que ?las servidumbres de luces y vistas dan a su titular el derecho de mantener en su pared huecos que le permitan recibir luz por el fundo sirviente o el de proyectar la mirada sobre él?, viene a determinar que ?estas servidumbres impiden al dueño del predio sirviente la construcción a distancia menor de tres metros de la pared o del voladizo, en cuanto reduzca o dificulte las luces o las vistas?, con lo que ha de estarse a que en cualquier caso la construcción de la vivienda, para una adecuada utilización de ésta, habría requerido como mínimo ese adicional terreno circundante, a cuyo efecto habrá de proporcionar el recurrente a la Sección gestora o bien ese dato de tal superficie circundante o bien cualquier otro con el que pudiera hacerse su cálculo (como pudiera serlo el del perímetro de la edificación) o bien otro cualquiera del cual al menos pudiera deducirse este último, siendo así que ningún dato útil al respecto se contiene en el expediente. Y, fijada que sea así esa superficie y su proporción respecto de la total superficie de correspondiente parcela adquirida, habrá de aplicarse tal proporción al total precio de compra de ésta para determinar la parte de precio integrante de inversión junto con las cifras de 7.256.731 pesetas por puro valor de la obra nueva según escritura y el IVA correspondiente (435.404 pesetas) no incluido en ese valor. Y de ese total habrá de restarse la suma de bases de deducción, por inversión en vivienda, correspondientes a los anteriores años de 1.991 (imposición en cuenta vivienda), 1.992 y 1.993 (en 1.994 no se admitió deducción). Habiendo de tomarse una tal diferencia como base ?neta? de deducción para lo sucesivo por la vivienda construida de que se trata, a su financiación ha de tenerse por aplicado en su totalidad el crédito-préstamo de 5.375.068 pesetas, obtenido el (?) de 1.993; y a la financiación del resto hubo de atender, en su totalidad o en parte, según resulta de lo anteriormente dicho, el crédito-préstamo de 2.000.000 de pesetas concedido en (?) de 1.994. Y, así, en los dichos años de 1.995 y 1.996 esa proporción se tendrá en cuenta para tomar correspondiente parte de intereses y cuotas de amortización de ese préstamo, mientras que esas respectivas partidas del préstamo obtenido en 1.993 se tomarán en su total cuantía; y teniendo en cuenta, eso sí, que los intereses de este último disfrutaban de bonificación y que en el año 1.996 se canceló el préstamo de 1.994 pero que la amortización, propiamente dicha, de éste con renta del año no sobrepasó las 658.142 pesetas. Y con arreglo a ello habrá de procederse en esos años de 1.995 y 1.996 pero también en 1.993 (cuantía de inversión por adquisición de terreno en la porción admisible de su superficie según lo arriba señalado), que por directa conexión con lo actuado para aquellos otros dos años, fue también objeto de modificación por la Sección gestora. Y, así, habrá de procederse a modificar las dichas liquidaciones según lo señalado en la fundamentación de este Acuerdo, pero ello siempre que el global resultado de esas modificaciones no venga a originar un supuesto de ?reformatio in peius? en perjuicio del interesado.

Y, en virtud de ello, este Organo, en sesión celebrada el día de la fecha arriba indicada, acuerda estimar en parte recursos acumulados interpuestos por Don (?) a propósito de tributación por Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para los años de 1.995 y 1.996, de suerte que las correspondientes liquidaciones habrán de anularse y reemplazarse por otras acomodadas a lo señalado en la fundamentación del presente Acuerdo, si bien ello dejando, en último término, a salvo el que como resultado de unas tales nuevas liquidaciones no se dé en el caso un supuesto de ?reformatio in peius?.

Deducción inversión vivienda habitual
Base de deducción
Reformatio in peius
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
Piscina
Obra nueva
Impuesto sobre el Valor Añadido
Deuda tributaria
Liquidación provisional del impuesto
Ejecuciones de obras
Servidumbre de luces y vistas
Legitimación activa
Dueño del predio sirviente
Predio sirviente
Servidumbre
Cuenta vivienda
Cuenta de vivienda
Cuotas de amortización
Bonificaciones

No se han encontrado resultados...

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados