Autorización de residencia y trabajo en España para trabajadores transfronterizos

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 29/08/2019

Se define a los trabajadores transfronterizos como aquellos trabajadores extranjeros que, residiendo en la zona limítrofe, desarrollen su actividad en España y regresen a su lugar de residencia diariamente deberán obtener la correspondiente autorización administrativa, con los requisitos y condiciones con que se conceden las autorizaciones de régimen general, siéndoles de aplicación en cuanto a los derechos de seguridad social lo establecido en el artículo 14.1 de la LOEX.

Se conoce como trabajador transfronterizo al trabajador que haya sido autorizado para desarrollar actividades lucrativas, laborales o profesionales por cuenta propia o ajena en las zonas fronterizas del territorio español, residiendo en una zona fronteriza de un Estado limítrofe al que se regresa diariamente.

El régimen de los trabajadores transfronterizos lo encontramos en el artículo 43 de la Ley Orgánica 4/2000 del 11 de enero, y en los artículos 182, 183 y 184 del Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, aprobado por el Real Decreto 557/2011, de 20 de abril.

Según el tipo de autorización de trabajo que quieran obtener, se marcarán unos requisitos diferentes para este tipo de trabajadores.

En caso de buscar una autorización de trabajo por cuenta ajena, se requerirá:

1.º Carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia durante los últimos cincos años, por delitos previstos en el ordenamiento español.

2.º No figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido.

3.º Residir en la zona fronteriza con territorio español de que se trate.

4.º Que la situación nacional de empleo permita la contratación del trabajador extranjero.

5.º Que el empleador presente un contrato de trabajo, con fecha de comienzo condicionada a la de la eficacia de la autorización, que garantice al trabajador una actividad continuada durante el periodo de vigencia de la autorización.

6.º Que el empleador haya formalizado su inscripción en el correspondiente régimen del sistema de Seguridad Social y se encuentre al corriente del cumplimiento de sus obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social.

7.º Que las condiciones fijadas en el contrato de trabajo se ajusten a las establecidas por la normativa vigente y el convenio colectivo aplicable para la misma actividad, categoría profesional y localidad.

8.º Que el empleador cuente con medios económicos, materiales o personales, suficientes para su proyecto empresarial y para hacer frente a las obligaciones asumidas en el contrato frente al trabajador.

9.º Que se tenga la capacitación y, en su caso, la cualificación profesional legalmente exigida para el ejercicio de la profesión.

Por otra parte, en caso de solicitar una autorización de trabajo por cuenta propia se necesitará:

1.º Carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia durante los últimos cincos años, por delitos previstos en el ordenamiento español.

2.º No figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido.

3.º Residir en la zona fronteriza con territorio español de que se trate.

4.º Cumplir los requisitos que la legislación vigente exige a los nacionales para la apertura y funcionamiento de la actividad proyectada.

5.º Tener la capacitación y, en su caso, la cualificación profesional legalmente exigida para el ejercicio de la profesión, así como la colegiación cuando así se requiera.

6.º Acreditar que la inversión prevista para la implantación del proyecto sea suficiente y la incidencia, en su caso, en la creación de empleo.

7.º La previsión de que el ejercicio de la actividad producirá desde el primer año recursos económicos suficientes al menos para la manutención del interesado, una vez deducidos los necesarios para el mantenimiento de la actividad.

En relación a su procedimiento, será el mismo que para los casos de solicitud de autorización inicial de trabajo por cuenta propia o ajena. Cuando la competencia ejecutiva en esta materia corresponda a la Administración Autonómica, ésta será competente para la admisión, tramitación y resolución de las solicitudes. El hecho de ser titular de una autorización de trabajo por cuenta propia o ajena para trabajadores transfronterizos no genera un derecho a la obtención de la autorización de residencia o trabajo por cuenta propia o ajena, aunque puede ser tenida en cuenta a la hora de valorar las solicitudes.

Desde la notificación de la resolución confirmatoria, el interesado dispondrá de un plazo de un mes para darse de alta en el correspondiente régimen de la Seguridad Social, así como para solicitar y obtener la Tarjeta de Identidad de Extranjero.

Esta autorización estará vinculada a que se mantenga la condición de trabajador transfronterizo, denegándose la autorización en caso de perderla.

La duración de la autorización inicial coincidirá con la del contrato de trabajo en relación con la cual se conceda, con el límite mínimo de tres meses y máximo de un año.

La validez de dicha autorización de trabajo estará limitada al ámbito territorial de la Comunidad o Ciudad Autónoma en cuya zona limítrofe resida el trabajador, así como a una ocupación en el caso de trabajo por cuenta ajena o a un sector de actividad en el de trabajo por cuenta propia.

En cuanto a su prórroga, esta se producirá automáticamente a su expiración en tanto continúe la misma relación laboral o actividad por cuenta propia, y subsistan las circunstancias que motivaron su concesión. Esta prórroga tendrá un límite máximo de 1 año.

En el supuesto de que el trabajador transfronterizo se trasladase a vivir al Estado de empleo, pasaría a considerarse un trabajador migrante. Un habitante que se traslada a un país vecino y continúa trabajando en su Estado de empleo de origen se considera también un trabajador transfronterizo o fronterizo.

Debemos tener en cuanta, que el concepto del lugar de residencia "habitual" no excluye que el trabajador transfronterizo, posea una segunda residencia, ésta de carácter temporal, en el Estado de empleo, ya que se hablará de trabajador transfronterizo cuando exista una circulación regular entre el domicilio y el lugar de trabajo entre dos Estados miembros.

No hay versiones para este comentario

Trabajadores transfronterizos
Residencia
Trabajador extranjero
Contrato de Trabajo
Autorización y permiso de residencia
Antecedentes penales
Autorizaciones administrativas
Autorización de trabajo
Nivel de cualificación profesional
Autorización de trabajo por cuenta propia
Autorización de trabajo por cuenta ajena
Trabajador autónomo
Obligaciones tributarias
Convenio colectivo aplicable
Categoría profesional
Colegiación
Medios económicos suficientes
Regímenes de la Seguridad social
NIE (Número de Identidad de Extranjero)
Residencia habitual
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados