El Aval Bancario

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Sociedades de Garantía Recíproca

    Órden: Contable Fecha última revisión: 03/01/2017

    Las particularidades de la contabilización de las Sociedades de Garantía Recíproca se rigen principalmente conforme a la Orden EHA/1327/2009, de 26 de mayoLas cuentas anuales comprenderán el balance; la cuenta de pérdidas y ganancias; el estado...

  • Las acciones cambiarias

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    Las acciones cambiarias en sentido estricto vienen reguladas en el Art. 49 ,Ley cambiaria y del cheque, y pueden ser de dos tipos directa y de regreso.   La acción directa es la que surge para reclamar el pago del aceptante o de  su avalis...

  • Aceptación, endoso y aval de la letra de cambio.

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    Se puede decir que la aceptación es aquel acto cambiario por el cual el  librado acepta el mandato de pago o delegación de deuda. El librado manifiesta la voluntad firmando expresamente por la cual se compromete a pagar la deuda a su vencimiento...

  • Depósito y consignación de cantidades para el recurso extraordinario de casación en el orden social

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 03/06/2016

    Todo el que sin tener la condición de trabajador o causahabiente suyo o beneficiario del Régimen Público de la Seguridad Social intente interponer recurso de casación deberá consignar como depósito de seiscientos euros en la cuenta de depósit...

  • Garantías para el Comprador en la adquisición de una empresa

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 07/07/2017

    Con el fin de asegurarse por parte del Comprador de que, en caso de que aparezcan inexactitudes en las Manifestaciones y Garantías, podrá resarcirse del daño que se le cause, buscará una garantía.Estas garantías son más habituales cuanto menos...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 25/01/2016

En la práctica bancaria es usual que la entidad de crédito se convierta en fiador de su cliente  respecto de las deudas de éste frente a terceros. Esta posición de garante, es decir, de garantía, puede expresarse mediante:

- el aval cambiario

- la fianza mercantil ordinaria

- la garantía a primera demanda o requerimiento

- las cartas de patrocinio

 

El aval cambiario, se caracteriza por:

1. Por ser válido aún cuando la obligación sea nula por cualquier causa que no sea un vicio de forma.

2. El avalista responde de igual manera que el avalado, y no podrá oponer las excepciones personales de éste.

3. El avalista es deudor de suma.

4. El avalista es responsable solidario del pago de la letra, como cualquier firmante de la misma.

5. Para poder reclamar al avalista, se requiere que el deudor avalado no haya pagado.

6. Se presume gratuito, salvo pacto en contrario.

Es necesario citar los Art. 35 ,ley cambiaria y del cheque a 37 ,referentes al aval cambiario.

Artículo 35.

El pago de una letra podrá garantizarse mediante aval, ya sea por la totalidad o por parte de su importe.

Esta garantía puede prestarla un tercero o también un firmante de la letra.

El aval podrá suscribirse incluso después del vencimiento y denegación de pago de la letra, siempre que al otorgarse no hubiere quedado liberado ya el avalado de su obligación cambiaria.

Artículo 36.

El aval ha de ponerse en la letra o en su suplemento. Se expresará mediante las palabras por aval o cualquier otra formula equivalente, e irá firmado por el avalista.

La simple firma de una persona puesta en el anverso de la letra de cambio vale como aval, siempre que no se trate de la firma del librado o del librador.

El aval deberá indicar a quien se avala. A falta de esta indicación, se entenderá avalado el aceptante, y en defecto de este, el librador.

No producirá efectos cambiarios el aval en documento separado.

Artículo 37.

El avalista responde de igual manera que el avalado, y no podrá oponer las excepciones personales de éste. Será válido el aval aunque la obligación garantizada fuese nula por cualquier causa que no sea la de vicio de forma.

Cuando el avalista pagaré la letra de cambio adquirirá los derechos derivados de ella contra la persona avalada y contra los que sean responsables cambiariamente respecto de esta última.

 

Por lo tanto, un aval es la forma de garantizar o asegurar el cumplimiento de una obligación económica a través de un tercero, en este caso, la entidad de crédito, que se convierte en avalista. Esto es normal que ocurra por ejemplo en lo alquileres de inmuebles. El banco se ofrece a actuar como avalista, para el caso de que el cliente no pague.

Dentro del aval bancario se pueden distinguir dos tipos: los avales técnicos, en los que la entidad de crédito responde en caso de incumplimiento en concursos, subastas o contratos de suministros, y los avales económicos, en los cuales la entidad avala el pago de una cantidad en un plazo de determinado. Éstos últimos a su vez pueden ser:

- Comerciales: Se avala el pago de cantidades derivadas de transacciones de naturaleza comercial.

- Financieros. La entidad responde del pago de créditos o préstamos concedidos a su cliente, generalmente por otras entidades de crédito.

En estos casos en los cuales el banco es el avalista, es importante el llamado “preaval”, un documento en el que la entidad hace constar su compromiso en firme de conceder un aval.

Por lo avales bancarios, las entidades suelen cobrar unas comisiones, relacionadas con las siguientes gestiones:

- El estudio de la operación: Un porcentaje sobre el importe solicitado, con un mínimo por operación.

- La formalización o apertura del aval: Un porcentaje sobre la cuantía del aval.

- El riesgo: Un porcentaje sobre la cuantía del aval, que dependerá de factores como el plazo y el tipo de aval, o el riesgo que la entidad entienda que va a asumir. Lo habitual es que esta comisión sea cobrada cada tres meses.

Como establece el Banco de España, las entidades de crédito están obligadas a redactar con claridad y transparencia los contratos de aval. En los avales de duración determinada, si una vez finalizado el plazo del aval todavía subsiste riesgo para la entidad de crédito avalista de tener que hacer frente a reclamaciones derivadas de ese aval, será legítimo que la entidad siga percibiendo una comisión por riesgo, si así se estableció expresamente en las cláusulas del contrato.

Si la comisión por aval se establece en función del capital vivo garantizado en cada momento, la entidad debe reducir el importe de la comisión al producirse una reducción de la deuda avalada. Por otro lado, si la comisión se establece por períodos, la entidad debe reducir la comisión proporcionalmente en el caso de que el aval se cancele antes de concluir el último período.

Establece también, el deber de la entidad de no cobrar una comisión por riesgo en el caso de que lo pactado con el cliente sea un preaval que no suponga un compromiso firme de conceder el aval.

En el aval bancario existen tres partes: el solicitante, el banco/entidad de crédito y beneficiario.

El beneficiario es la parte con la que el solicitante del aval ha contraído las obligaciones objeto del aval. Podrá acudir al banco o entidad y solicitar su ejecución, demostrando que el titular del aval (el deudor) ha incumplido con sus obligaciones.

Las entidades de crédito deben disponer de un Registro de Avales de carácter confidencial.

En caso de empresas, es común que soliciten una línea de avales. En estos casos, la entidad se compromete a dar avales de unas determinadas características hasta un límite determinado, que se irán firmando en función de sus necesidades.

Por lo que respecta al plazo de duración de los avales, pueden pactarse por un plazo determinado o indeterminado. En caso de que no haya una fecha de terminación del aval, si el avalado quiere dar por cancelada la garantía, la entidad le exigirá la entidad que le devuelva el documento original, o bien le pedirá la anulación del mismo de forma clara y expresa a su entera satisfacción

No hay versiones para este comentario

Aval
Avalista
Entidades de crédito
Aval en letra de cambio
Aval bancario
Comisiones
Pago de la letra de cambio
Letra de cambio
Fiador
Fianza mercantil
Responsable solidariamente
Cheque
Obligación cambiaria
Pagaré
Responsabilidad
Banco de España
Cláusula contractual