Base Imponible y Base Liquidable ISD (Navarra)

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Fiscal
  • Fecha última revisión: 24/05/2021

  • En las transmisiones «mortis causa», el valor neto de la adquisición individual de cada causahabiente, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado por las cargas, deudas y gastos que sean deducibles de acuerdo con lo dispuesto en los artículos siguientes.
  • En las donaciones y demás transmisiones lucrativas «inter vivos» equiparables, el valor neto de los bienes y derechos adquiridos, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado por las cargas y deudas que sean deducibles según lo dispuesto en los artículos siguientes.
  • En los seguros sobre la vida, las cantidades percibidas por cada beneficiario.

¿Qué bienes y derechos conforman la base imponible del ISD?

La base imponible en el ámbito tributario se define como la magnitud dineraria o en especie que resulta de la medición o valoración del hecho imponible.

Como ya hemos definido, el hecho imponible en el ISD se configura por la transmisión a título gratuito de bienes o derechos, bien por causa de fallecimiento, bien por donación, bien por ser beneficiario de un seguro sobre la vida en el que el asegurado es otra persona.

Así, para cada uno de estos hechos imponibles se configuran una serie de cargas, deudas y gastos deducibles. En particular:

  • En las transmisiones «mortis causa», el valor neto de la adquisición individual de cada causahabiente, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado por las cargas, deudas y gastos que sean deducibles de acuerdo con lo dispuesto en los artículos siguientes.
  • En las donaciones y demás transmisiones lucrativas «inter vivos» equiparables, el valor neto de los bienes y derechos adquiridos, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado por las cargas y deudas que sean deducibles según lo dispuesto en los artículos siguientes.
  • En los seguros sobre la vida, las cantidades percibidas por cada beneficiario.

Por otro lado, se determina que el único método aplicable, salvo las excepciones recogidas de manera expresa en la Norma Foral General Tributaria de cada Territorio Histórico para la determinación por estimación indirecta de bases imponibles, será el de estimación directa.

Reglas especiales para la determinación de la base imponible en las adquisiciones «mortis causa»

El esquema de liquidación del Impuesto determina una serie de reglas especiales aplicables a las adquisiciones «mortis causa». Así, los pasos a seguir para determinar el valor neto de la participación individual de cada causahabiente, es decir, su base liquidable, son los siguientes:

  1. Determinación del caudal relicto bruto. Integrado por los bienes que integren la herencia del fallecido conforme a la normativa civil, el ajuar doméstico y los bienes que deban adicionarse por aplicación de la normativa tributaria.
  2. Determinación del caudal relicto neto. Deducción del pasivo formado por las cargas, deudas y gastos deducibles.
  3. Adición de bienes.
  4. Partición y adjudicación de cuotas individuales.
  5. Adición de seguros de vida y acumulación de donaciones que procedan.

1. Definición del caudal relicto

El caudal relicto se define por la Real Academia Española como el conjunto de bienes, derechos, acciones y deudas que deja una persona a su fallecimiento y que constituyen su herencia. Dejando de lado cualquier vicisitud jurídica sobre los bienes que forman parte o no de dicho caudal relicto, a todos ellos les será de aplicación las normas generales contenidas en la Normativa Foral sobre cargas, deudas y gastos deducibles.

De esta manera, se incluirán como integrantes de la masa hereditaria también aquellos bienes pertenecientes al ajuar doméstico y aquellos bienes adicionados por aplicación de la normativa del ISD aprobada por cada Territorio Histórico. Esta adición de bienes, así como el cálculo del ajuar doméstico, no se incluirán para la determinación de la participación individual de los causahabientes a los que el causante hubiese atribuido determinados bienes. En el caso de que les atribuyera bienes determinados y una participación en el resto de la masa hereditaria, se les computará la parte del ajuar y de bienes adicionados que proporcionalmente les corresponda, según su participación en el resto de la masa hereditaria.

2. Determinación del valor neto de la participación individual

Tal como dispone el artículo 13 del Decreto Foral 16/2004, de 26 de enero, para poder fijar el valor neto de la participación de cada causahabiente se deducirá del valor de los bienes y derechos:

  • El de las cargas o gravámenes que pesaren sobre los mismos y que sean deducibles.
  • El de las deudas que reúnan las condiciones exigidas para su deducción.
  • El de aquellos que disfruten de algún beneficio fiscal en su adquisición.
  • El importe de los gastos deducibles.

3. Deducción de cargas, gravámenes y gastos

Determina el artículo 23 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que en las adquisiciones por causa de muerte únicamente serán deducibles las cargas o gravámenes de naturaleza perpetua, temporal o redimible que aparezcan directamente establecidas sobre los bienes y disminuyan realmente su capital y valor, como los censos y las pensiones, sin que merezcan tal consideración las que constituyan obligación personal del adquirente ni las que, como las hipotecas y las prendas, no supongan disminución del valor de lo transmitido, sin perjuicio de que las deudas que garanticen puedan ser deducidas si concurren los requisitos establecidos en el artículo siguiente.

Cuando en los documentos presentados no constase expresamente la duración de las pensiones, cargas o gravámenes deducibles, se considerará ilimitada.

Se entenderá como valor del censo, a efectos de su deducción, el del capital que deba entregarse para su redención según las normas de la legislación civil.

A dichos efectos, el valor de las pensiones se obtendrá capitalizándolas al tipo de interés legal del dinero determinado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y tomando del capital resultante aquella parte que, según las reglas establecidas para valorar los usufructos, corresponda a la edad del pensionista, si la pensión es vitalicia, o la duración de la pensión si es temporal.

Respecto a los gastos, establece el artículo 25 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que en las adquisiciones por causa de muerte son deducibles para la determinación de la base imponible:

  • Los gastos que cuando la testamentaría o abintestato adquieran carácter litigioso se ocasionen en el litigio en interés común de todos los herederos por la representación legítima de dichas testamentarías o abintestatos, excepto los de administración del caudal relicto, siempre que resulten aquéllos cumplidamente justificados con testimonio de los autos.
  • Los gastos de última enfermedad, entierro y funeral, en cuanto se justifiquen. Los de entierro y funeral deberán guardar, además, la debida proporción con el caudal hereditario, conforme a los usos y costumbres de la localidad.

4. Deducción de deudas del causante

Por su parte, el artículo 24 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, dispone que:

"1. En las adquisiciones por causa de muerte serán deducibles con carácter general las deudas que dejare contraídas el causante de la sucesión siempre que su existencia se acredite por documento público o por documento privado que reúna los requisitos del artículo 1.227 del Código Civil o se justifique de otro modo la existencia de aquéllas, salvo que lo fuesen a favor de los herederos o de los legatarios de parte alícuota o de los cónyuges, miembros de parejas estables, ascendientes, descendientes o hermanos de dichos herederos o legatarios aunque renuncien a la herencia. La Administración podrá exigir que se ratifique la deuda en documento público por los herederos, con la comparecencia del acreedor.

2. En especial serán deducibles las cantidades que adeudare el causante por razón de tributos de la Comunidad Foral, del Estado, de Comunidades Autónomas o de Corporaciones Locales o por deudas de la Seguridad Social, y que se satisfagan por los herederos, albaceas o administradores del caudal hereditario, aunque correspondan a liquidaciones giradas después del fallecimiento.

3. En el caso de que proceda la deducción de deudas y no haya metálico para satisfacerlas, si se hace adjudicación expresa de bienes en pago o para su pago, satisfará el impuesto el adjudicatario por el correspondiente concepto, según las normas establecidas en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

A estos efectos, se aplicarán en primer término, y hasta donde alcancen, los bienes muebles, y sólo en su defecto los inmuebles".

5. Bienes adicionables

En las adquisiciones «mortis causa», a efectos de la determinación de la participación individual de cada causahabiente, se presumirá que forman parte del caudal hereditario, los siguientes bienes:

a) Bienes que hubiesen pertenecido al causante hasta un año antes del fallecimiento

En las adquisiciones por causa de muerte se presumirá que forman parte del caudal hereditario los bienes de todas clases que hubiesen pertenecido al causante de la sucesión hasta un año antes del fallecimiento, salvo prueba fehaciente de que tales bienes fueron transmitidos por aquél y de que se hallan en poder de persona distinta de un heredero, legatario, pariente dentro del tercer grado o cónyuge de cualquiera de ellos o del causante.

Como toda presunción en el ámbito tributario, admitirá prueba en contra quedando desvirtuada mediante la justificación suficiente de que, en el caudal, figuran incluidos, con valor equivalente, el dinero u otros bienes subrogados en el lugar de los desaparecidos. A estos efectos, se presumirá que los bienes pertenecieron al causante por la circunstancia de que los mismos figurasen a su nombre en depósitos, cuentas corrientes o de ahorro, préstamos con garantía o en otros contratos similares o bien inscritos a su nombre en los amillaramientos, catastros, Registros Fiscales, Registros de la Propiedad u otros de carácter público.

La adición realizada al amparo de esta presunción afectará a todos los causahabientes en la misma proporción en que fuesen herederos, salvo que fehacientemente se acredite la transmisión a un heredero, legatario, pariente de hasta tercer grado o cónyuge; en cuyo caso afectará sólo a ésta que asumirá a efectos fiscales, si ya no la tuviese, la condición de heredero o legatario.

b) Bienes y derechos que se hubieran adquirido en usufructo por el causante en los tres años anteriores al fallecimiento

Se determina que en las adquisiciones «mortis causa», se presumirá que forman parte del caudal hereditario los bienes y derechos que, durante los tres años anteriores al fallecimiento del causante, hubiesen sido adquiridos por éste a título oneroso en usufructo y en nuda propiedad por un heredero, legatario, pariente dentro del tercer grado o cónyuge de cualquiera de ellos o del causante. Esta presunción quedará desvirtuada mediante la justificación suficiente de que el adquirente de la nuda propiedad satisfizo al transmitente el dinero o le entregó bienes o derechos de valor equivalente, suficientes para su adquisición. La no justificación de la existencia de dinero o de bienes subrogados no obstará al derecho de los interesados para probar la realidad de la transmisión onerosa.

La adición realizada al amparo de esta presunción perjudicará exclusivamente al adquirente de la nuda propiedad al que se le liquidará por la adquisición «mortis causa» del pleno dominio del bien o derecho de que se trate. La práctica de esta liquidación excluirá la que hubiese correspondido por la consolidación del pleno dominio.

c) Bienes que hubiese transmitido el causante su nuda propiedad en los cuatro años anteriores al fallecimiento

Se presumirá que forman parte del caudal hereditario los bienes y derechos transmitidos por el causante a título oneroso durante los cinco años anteriores a su fallecimiento, reservándose el usufructo de los mismos o de otros del adquirente, o cualquier otro derecho vitalicio, salvo cuando la transmisión se realice a consecuencia de un contrato de renta vitalicia celebrado con una Entidad dedicada legalmente a este género de operaciones. Esta presunción quedará desvirtuada mediante la justificación suficiente de que en el caudal hereditario figura dinero u otros bienes recibidos en contraprestación de la transmisión de la nuda propiedad por valor equivalente. La no justificación de la existencia de dinero o de bienes subrogados no obstará al derecho de los interesados para probar la realidad de la transmisión.

La adición realizada al amparo de esta presunción perjudicará exclusivamente al adquirente de la nuda propiedad, que será considerado como legatario si fuese persona distinta de un heredero y que deberá tributar por la adquisición «mortis causa» del pleno dominio del bien o derecho de que trate. La práctica de esta liquidación excluirá la que hubiese correspondido por la consolidación del pleno dominio.

d) Bienes derivados de supuestos de endoso de valores o efectos

Se presumirá que forman parte del caudal hereditario los valores y efectos depositados cuyos resguardos se hubiesen endosado, si con anterioridad al fallecimiento del endosante no se hubiesen retirado aquéllos o tomado razón del endoso en los libros del depositario, y los valores nominativos que hubiesen sido igualmente objeto de endoso, si la transferencia no se hubiese hecho constar en los libros de la entidad emisora con antelación al fallecimiento del causante. Esta presunción quedará desvirtuada cuando conste de modo suficiente que el precio o equivalencia del valor de los bienes y efectos transmitidos se ha incorporado al patrimonio del vendedor o cedente y figura en el inventario de su herencia, que ha de ser tenido en cuenta para la liquidación del Impuesto, o si se justifica suficientemente que la retirada de valores o efectos o la toma de razón del endoso no ha podido verificarse con anterioridad al fallecimiento del causante por causas independientes de la voluntad de éste y del endosatario. Esta presunción es compatible con las adiciones de bienes anteriormente mencionadas.

La adición realizada en base a este artículo afectará exclusivamente al endosatario de los valores, que será considerado como legatario si no tuviese la condición de heredero.

e) Exclusión de la adición y deducción del ITPyAJD

Asimismo, se establece que no habrá lugar a las adiciones ahora mencionadas cuando por la transmisión onerosa de los bienes se hubiese satisfecho por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados una cantidad superior a la que resulte de aplicar a su valor comprobado al tiempo de la adquisición el tipo medio efectivo que correspondería en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones al heredero o legatario afectado por la presunción, si en la liquidación se hubiese incluido dicho valor.

Si la cantidad ingresada por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados fuese inferior, habrá lugar a la adición pero el sujeto pasivo tendrá derecho a que se le deduzca de la liquidación practicada por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones lo satisfecho por aquél.

f) Proporción atribuible al causante en bienes en situación de indivisión

Establece el artículo 20 del Decreto Foral 16/2004, de 26 de enero, lo siguiente:

"La participación atribuible al causante en bienes que estén integrados en herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptibles de imposición, se adicionará el caudal hereditario en la proporción que resulta de las normas que sean aplicables o de los pactos entre los interesados y, si éstos no constasen a la Administración en forma fehaciente, en proporción al número de interesados".

Reglas especiales para la determinación de la base imponible en las transmisiones lucrativas «inter vivos»

Para la determinación de la base imponible en el caso de las donaciones o negocio jurídico a título lucrativo equiparable a estas, se consignará el valor real de los bienes minorado por las cargas y deudas que fuesen deducibles.

a) Cargas deducibles

En las donaciones y demás transmisiones lucrativas «inter vivos» equiparables, del valor real de los bienes y derechos adquiridos se deducirán las cargas que reúnan los requisitos establecidos para el supuesto de adquisiciones «mortis causa»

b) Deudas deducibles

Del valor de los bienes o derechos donados o adquiridos por otro título lucrativo «inter vivos» equiparable, sólo serán deducibles las deudas que estuviesen garantizadas con derechos reales que recaigan sobre los mismos bienes o derechos transmitidos, en el caso de que el adquirente haya asumido fehacientemente la obligación de pagar la deuda garantizada, con liberación del primitivo deudor.

Si el adquirente no asumiese fehacientemente esta obligación no será deducible el importe de la deuda, sin perjuicio del derecho a la devolución de la porción de la cuota tributaria correspondiente a dicho importe, si acreditase fehacientemente el pago de la deuda por su cuenta dentro del plazo de prescripción del Impuesto. Estas deudas deben reunir los requisitos fijados en el apartado anterior.

c) Procedimiento para la devolución del Impuesto por deudas del donante satisfechas por el donatario

El procedimiento para la devolución del Impuesto por deudas del donante satisfechas por el donatario se ajustará a las siguientes reglas:

1.ª Se entenderá como porción del Impuesto correspondiente a la deuda pagada y no deducida en la base imponible de la donación la diferencia entre la cantidad ingresada y la que se hubiese ingresado si al practicar la liquidación o autoliquidación se hubiese deducido el importe de la deuda.

2.ª El interesado deberá solicitar la rectificación mediante escrito presentado dentro del plazo de cuatro años desde el día en que hubiese finalizado el plazo reglamentario para presentar el correspondiente documento, declaración o declaración-liquidación, en la oficina que hubiese practicado la liquidación o tramitado la autoliquidación, acompañando los documentos que acrediten el pago de la deuda por su cuenta.

3.ª Si la Administración estimase acreditado fehacientemente el pago de la deuda por el donatario, adoptará el acuerdo en el que se reconozca el derecho a la devolución. En otro caso, adoptará acuerdo denegatorio de la devolución, que se notificará al interesado con expresión de los recursos procedentes contra él.

¿Cómo tributa el usufructo e instituciones similares a este en el ISD?

El usufructo se define en el artículo 467 del Código Civil como el derecho que da a disfrutar los bienes ajenos con la obligación de conservar su forma y sustancia, a no ser que el título de su constitución o la ley autoricen otra cosa. El usufructo deberá constituirse por la ley, por la voluntad de los particulares manifestada en actos «inter vivos» o en última voluntad, y por prescripción.

Por su parte, el artículo 523 del Código Civil define respecto de los derechos de uso y habitación a estos como el derecho a percibir de los frutos de la cosa ajena los que basten a las necesidades del usuario y de su familia.

Así, el artículo 38 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que para la determinación del valor a consignar en la autoliquidación o declaración que deba presentarse por el ISD, se seguirán las siguientes reglas:

  • El valor del usufructo temporal se reputará, según su duración, en un tanto por ciento del valor total de los bienes, que será del diez por ciento hasta cinco años inclusive de duración; y por cada año más se aumentará la estimación del mismo en un dos por ciento del valor total de los bienes, sin que, en ningún caso, pueda exceder del setenta por ciento de dicho valor total.
  • En los usufructos vitalicios se estimará que el valor es igual al 70 por 100 del valor total de los bienes cuando el usufructuario cuente menos de 20 años, minorándose el porcentaje a medida que aumenta la edad, en la proporción de un 1 por 100 menos por cada año más, con el límite mínimo del 10 por 100 del valor total.
  • El valor de la nuda propiedad se computará por la diferencia entre el valor del usufructo, uso y habitación y el valor total de los bienes. En los usufructos vitalicios que, a su vez, sean temporales, la nuda propiedad se valorará aplicando, de las reglas anteriores, aquella que le atribuya menor valor.
  • Cuando el usufructo se hubiese constituido a favor de una persona jurídica y si se estableciere por tiempo indeterminado el usufructo se valorará en el 60 por 100 del valor total atribuido a los bienes.
  • El valor de los derechos reales de uso y habitación será el que resulte de aplicar al 75 por 100 del valor de los bienes sobre los que fueren impuestos las reglas correspondientes a la valoración de los usufructos temporales o vitalicios, según los casos.

Asimismo, se recogen en el artículo 29 del Decreto Foral 74/2006, del Consejo de Diputados de 29 de noviembre una serie de reglas especiales respecto de los derechos ahora mencionados:

  • Siempre que el adquirente tenga facultad de disponer de los bienes, se liquidará el Impuesto en pleno dominio, sin perjuicio de la devolución que, en su caso, proceda.
  • Al adquirirse los derechos de usufructo, uso y habitación se le exigirá el Impuesto al adquirente, conforme a la naturaleza jurídica de su título de adquisición, sobre la base del valor de estos derechos.
  • Al adquirente de la nuda propiedad se le exigirá el Impuesto, conforme a la naturaleza jurídica del título por el que adquiere, sobre la base del valor de la misma y aplicándose el tipo que corresponda al valor íntegro de los bienes. Sin perjuicio de lo anterior, al extinguirse el usufructo, el primer nudo propietario viene obligado por el mismo título de adquisición a pagar por el concepto de extinción de usufructo, sobre el tanto por ciento por el que no se haya liquidado el Impuesto al adquirirse la nuda propiedad, cuyo porcentaje se aplicará sobre el valor que tuviesen los bienes en el momento de la consolidación del dominio, con sujeción a las tarifas vigentes en tal fecha y por el tipo que corresponda al valor íntegro de los bienes. Cuando en la extinción de un usufructo no se acredite el título del primer nudo propietario se presumirá, a los efectos fiscales de dicha extinción, que el título fue el de herencia entre extraños. Las obligaciones del nudo propietario nacidas de los apartados anteriores son, en todo caso, transmisibles a los adquirentes de la nuda propiedad, que tendrán que pagar, en el momento de la extinción del usufructo, lo que hubiera tenido que satisfacer el primer nudo propietario.
  • Si se transmite el usufructo o la nuda propiedad se practicará una nueva autoliquidación evaluándolos con arreglo a las reglas anteriores y teniendo en cuenta el vínculo jurídico entre el transmitente y el adquirente, con independencia de las liquidaciones procedentes con arreglo a los apartados anteriores.
  • Si el usufructuario transmite su derecho al nudo propietario se le exigirá a éste la mayor de las liquidaciones entre la que se encuentre pendiente de ingreso por la desmembración del dominio y la correspondiente al negocio jurídico en cuya virtud adquiere el usufructo. Si el nudo propietario transmite su derecho al usufructuario, o si ambos lo transmiten a un tercero, se exigirán únicamente las liquidaciones correspondientes a tales adquisiciones.
  • La renuncia, aunque sea pura y simple, de un usufructo ya aceptado se considerará a efectos fiscales como donación del usufructuario al nudo propietario.
  • En los usufructos sucesivos se exigirá el Impuesto al nudo propietario teniendo en cuenta el usufructo de mayor porcentaje y a la extinción de este usufructo pagará el nudo propietario por el aumento de valor que la nuda propiedad experimenta como consecuencia de comenzar el usufructo de menor porcentaje, por título de consolidación parcial si el usufructo de mayor coeficiente era el primero y por cumplimiento de condición suspensiva o de plazo si era posterior, y así sucesivamente al extinguirse los demás usufructos.
  • Si el usufructo se establece con condición resolutoria distinta de la vida del usufructuario se autoliquidará por las reglas establecidas en los apartados anteriores para los usufructos vitalicios a reserva de que, cumplida la condición resolutoria, se practique nueva autoliquidación, conforme a las reglas establecidas para el usufructo temporal, y se hagan, en virtud de la misma, las rectificaciones que procedan en beneficio de la Comunidad Foral o del interesado.
  • Al extinguirse los derechos de uso y habitación se exigirá el Impuesto al usufructuario, si lo hubiere, en razón del aumento del valor del usufructo, y si dicho usufructo no existiese se exigirá al nudo propietario el impuesto correspondiente a la extinción de los mismos derechos. Si el usufructo se extinguiese antes que los derechos de uso y habitación, el nudo propietario pagará el impuesto correspondiente por la consolidación parcial operada por la extinción de dicho derecho de usufructo, en cuanto al aumento que, en virtud de la misma, experimente el valor de su nuda propiedad.

Las pensiones en el ISD en Navarra

Establece el artículo 39 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que las pensiones constituidas a título gratuito tributarán según el parentesco entre el pensionista y el que la constituya, y se valorarán conforme a las reglas señaladas en el artículo 23.4 de esta Ley Foral.

Dicho artículo 23.4 dispone lo siguiente:

"4. A dichos efectos, el valor de las pensiones se obtendrá capitalizándolas al tipo de interés legal del dinero determinado en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y tomando del capital resultante aquella parte que, según las reglas establecidas para valorar los usufructos, corresponda a la edad del pensionista, si la pensión es vitalicia, o la duración de la pensión si es temporal".

En las pensiones constituidas por testamento, cuando el capital de las mismas se rebaje del caudal hereditario, al extinguirse aquéllas, el adquirente del bien vendrá obligado a satisfacer el Impuesto correspondiente al capital de la pensión, según la tarifa vigente en el momento de constituirse ésta.

Las pensiones constituidas a cambio de cesión de bienes o derechos, cuando el transmitente sea persona distinta del pensionista, tributarán por la tarifa del Impuesto correspondiente al grado de parentesco entre ambos.

Concepto de base liquidable en el ISD

La base liquidable es la magnitud resultante de practicar, en su caso, en la base imponible las reducciones establecidas en la Norma Foral de cada tributo.

Equiparaciones para la aplicación de determinadas reducciones

El artículo 3 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, establece una serie de reglas a tener en cuenta a la hora de hablar del parentesco en el ISD en Navarra:

  • Los grados de parentesco a que se refiere esta Ley Foral son todos de consanguinidad y han de regularse, así como las demás circunstancias relativas a la condición y capacidad de las personas, por la legislación civil.
  • A los efectos del Impuesto la adopción se equipara a la consanguinidad.
  • A los efectos del Impuesto, los parientes por afinidad, que no sean ascendientes ni descendientes, se asimilarán a los consanguíneos de grado inmediatamente posterior.
  • A efectos de lo previsto en la normativa de este impuesto, los miembros de una pareja estable se equipararán a los cónyuges cuando así lo hayan solicitado y se cumplan los requisitos señalados en la Disposición adicional vigesimoprimera de la Ley Foral 13/2000, de 14 de diciembre, General Tributaria. De conformidad con ello, cuantas menciones se efectúen en dicha normativa a las parejas estables se entenderán referidas solamente a las parejas estables a que se refiere el párrafo anterior.

Las reducciones a aplicar en el ISD en Navarra se regulan de manera muy sencilla en los artículos 31, 32 y 32 bis del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre.

Reducciones para las adquisiciones «mortis causa»

a) Reducción por adquisición de terrenos declarados como espacios naturales protegidos

Se determina por el artículo 30 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, para las adquisiciones «mortis causa», del pleno dominio o de la «nuda propiedad», de terrenos declarados como espacios naturales protegidos o propuestos como lugares de Interés Comunitario de la Red ecológica europea Natura 2000, disfrutarán de una reducción en la base imponible del Impuesto del 95 por 100. Igual reducción se practicará en la extinción del usufructo.

b) Reducción por discapacidad

Determina el artículo 32 bis del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que las adquisiciones «mortis causa» efectuadas por sujetos pasivos que acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 33 por 100 e inferior al 65 por 100 gozarán de una reducción de 60.000 euros. Dicho importe será de 180.000 euros cuando el sujeto pasivo acredite un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100.

La reducción se aplicará una vez practicadas el resto de reducciones.

Reducción para las donaciones

Se determina por el artículo 31 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, para las donaciones «inter vivos», del pleno dominio o de la «nuda propiedad», de terrenos declarados como espacios naturales protegidos o propuestos como lugares de Interés Comunitario de la Red ecológica europea Natura 2000, disfrutarán de una reducción en la base imponible del Impuesto del 95 por 100. Igual reducción se practicará en la extinción del usufructo que se hubiera reservado el transmitente.

Reducción para las cantidades percibidas por los beneficiarios de seguros de vida

Dispone el artículo 32 del Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, que para las percepciones de cantidades de las entidades aseguradoras por los beneficiarios de contratos de seguros sobre la vida, que se hubieran celebrado antes del 24 de junio de 1992, disfrutarán de las siguientes reducciones en la base imponible:

  • Reducción del 90 por 100 de las cantidades que excedan de 3.005,06 euros cuando el parentesco entre el contratante y el beneficiario sea el de ascendiente o descendiente por afinidad.
  • Reducción del 50 por 100 cuando el parentesco entre el contratante y el beneficiario sea el de colateral de segundo grado.
  • Reducción del 25 por 100 cuando el parentesco entre el contratante y el beneficiario sea el de colateral de tercero o cuarto grado.
  • Reducción del 10 por 100 cuando dicho parentesco sea más distante o no exista parentesco.

No hay versiones para este comentario

Caudal hereditario
Usufructo
Valor neto
Causahabientes
Nuda propiedad
Adquisición mortis causa
Valor real
Legatario
Impuesto sobre sucesiones y donaciones
Caudal relicto
Mortis causa
Seguro de vida
Inter vivos
Gastos deducibles
Herencia
Ajuar doméstico
Pleno dominio
Determinación de la base imponible
Derecho adquirido
Base liquidable
Nudo propietario
Valor de los bienes
Endoso
Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados
Fallecimiento del causante
Documento público
Liquidaciones tributarias
Usufructuario
A título gratuito
Donación
A título oneroso
Transmisiones mortis causa
Base imponible Impuesto Sucesiones y Donaciones
Actividades de refuerzo y/o extraescolares
Endosatario
Interés legal del dinero
Acumulación de donaciones
Ascendientes
Presupuestos generales del Estado
Tipos de interés

DF. Legislativo 250/2002 de 16 de Dic C.A. Navarra (TR. de las disposiciones del ISD) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial de Navarra Número: 157 Fecha de Publicación: 30/12/2002 Fecha de entrada en vigor: 31/12/2002 Órgano Emisor: Disposiciones Generales

DF. 16/2004 de 26 de Ene C.A. Navarra (Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial de Navarra Número: 24 Fecha de Publicación: 25/02/2004 Fecha de entrada en vigor: 26/02/2004 Órgano Emisor: 1.1. Disposiciones Generales

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Determinación base imponible ISD herencias (P. Vasco)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 24/05/2021

    Los pasos a seguir para determinar el valor neto de la participación individual de cada causahabiente, es decir, su base liquidable, son los siguientes:Determinación del caudal relicto bruto. Integrado por los bienes que integren la herencia del f...

  • Base imponible del ISD en adquisiciones mortis causa

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 27/07/2021

    En las adquisiciones por causa de muerte constituye la base imponible del impuesto el valor neto de la participación individual de cada causahabiente en el caudal hereditario, entendiéndose como tal el valor real de los bienes y derechos minorado ...

  • Base imponible (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 27/07/2021

    La base imponible es el valor neto de los bienes y derechos adquiridos. Entiendo como tal el valor de los bienes y derechos al que se le han restado las cargas y deudas deducibles.¿Qué bienes y derechos conforman la base imponible del ISD?La base ...

  • Partición y exceso de adjudicación (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/04/2021

    Las cuestiones relativas a la participación y excesos de adjudicación en las adquisiciones mortis causa se encuentran reguladas en el artículo 27 de la LISD y artículos 56 y 57 del Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, por el que se aprueba...

  • Usufructo y otras instituciones (ISD)

    Orden: Fiscal Fecha última revisión: 14/04/2021

    La tributación del derecho de usufructo, tanto a la constitución como a la extinción, de las sustituciones, reservas, fideicomisos e instituciones sucesorias forales se regula en el artículo 26 de la LISD y artículos 44 a 61 del Reglamento del ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados