Las reglas de la competencia de los órganos administrativos

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 04/01/2017

Los principios generales sobre la competencia de los órganos administrativos son los que se establecen en el Art. 8 ,Ley 40/2015, de 1 de octubre, es decir, principalmente: la irrenunciabilidad, posibilidad de desconcentración y, en caso de duda acerca de su atribución, ésta  corresponderá al órgano inferior competente por razón de la materia y del territorio.

Según el Diccionario del español jurídico de la RAE y el CGPJ, competencia es la "atribución, potestad, facultad de actuación", mientras que la competencia administrativa es "la facultad de actuación que corresponde exclusivamente a un órgano administrativo".   

Los principios generales sobre la misma en el derecho positivo español se recogen, en la actualidad, en el Art. 8 ,Ley 40/2015, de 1 de octubre:

  • La competencia es irrenunciable y se ejercerá por los órganos administrativos que la tengan atribuida como propia, salvo los casos de delegación o avocación, cuando se efectúen en los términos previstos en ésta u otras leyes. La delegación de competencias, las encomiendas de gestión, la delegación de firma y la suplencia no suponen alteración de la titularidad de la competencia, aunque sí de los elementos determinantes de su ejercicio que en cada caso se prevén.
  • La titularidad y el ejercicio de las competencias atribuidas a los órganos administrativos podrán ser desconcentradas en otros jerárquicamente dependientes de aquéllos en los términos y con los requisitos que prevean las propias normas de atribución de competencias.
  • Si alguna disposición atribuye la competencia a una Administración, sin especificar el órgano que debe ejercerla, se entenderá que la facultad de instruir y resolver los expedientes corresponde a los órganos inferiores competentes por razón de la materia y del territorio. Si existiera más de un órgano inferior competente por razón de materia y territorio, la facultad para instruir y resolver los expedientes corresponderá al superior jerárquico común de estos.

Por lo demás, y junto a tales principios, la Ley 40/2015, de 1 de octubre, dedica varias partes de su articulado a regular aquellas "instituciones" relacionadas con la competencia que, tradicionalmente, se han tratado junto a esta por ser manifestaciones, modulaciones o excepciones a la norma general, ya apuntada, de que la misma se ejercerá, en cuanto irrenunciable, por los órganos que la tengan atribuida como propia:

No hay versiones para este comentario

No hay voces...