Contrato de préstamo bancario y contrato de cuenta corriente

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • El contrato bancario de cuenta corriente

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El contrato de cuenta corriente, es un contrato en el cual la entidad de crédito se compromete a realizar por cuenta de su cliente aquellas operaciones típicas del servicio de caja. Es un contrato atípico y mixto, ya que se combinan en el mismo no...

  • El contrato de préstamo bancario

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El contrato de préstamo (bancario), consiste en el préstamo de dinero en el que una de las partes es una entidad de crédito, y la otra parte puede ser tanto una persona física como jurídica, la entidad de crédito entregará a la otra parte, din...

  • Contrato de apertura de crédito y contrato de descuento

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    El contrato de apertura de crédito es aquel por el cual la entidad de crédito pone su caja a disposición de su cliente por cuantía  y tiempo determinados. Es decir, el banquero se compromete, a cambio de una comisión, a poner a disposición de ...

  • Características generales de la contratación bancaria

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    La contratación bancaria, es decir, el contrato bancario, consiste en un acuerdo de voluntades sobre una operación bancaria.  Los contratos bancarios se caracterizan por ser: - Consensuales: Es necesario un acuerdo de voluntades, se perfeccionan p...

  • La contratación bancaria

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 25/01/2016

    La contratación bancaria, es decir, el contrato bancario, consiste en un acuerdo de voluntades sobre una operación bancaria. Para que el contrato sea válido, exista, es necesario que concurran tres elementos: consentimiento, objeto y causa. Así ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 25/01/2016

El préstamo bancario consiste en el préstamo de dinero, en el que una de las partes es una entidad de crédito, y la otra parte puede ser tanto una persona física como jurídica. La entidad de crédito entregará a la otra parte, dinero u otra cosa fungible, con la obligación de devolver otro tanto de la misma especie y calidad.

El contrato de cuenta corriente, es un contrato en el cual la entidad de crédito se compromete a realizar por cuenta de su cliente aquellas operaciones típicas del servicio de caja.

El préstamo bancario puede ser de dos tipos:

- Préstamo dinerario.

- Préstamo de especie.

Se trata de un contrato puramente mercantil cuando revista los caracteres de operación bancaria.

Por su parte el contrato de cuenta corriente bancaria es un contrato atípico y mixto, ya que se combinan en el mismo notas características del contrato de comisión mercantil y del contrato de cuenta corriente mercantil.

El contrato de cuenta corriente se caracteriza por:

- Ser un contrato de adhesión, ya que se formaliza en pólizas pre-impresas que incorporan unas condiciones generales redactadas previamente y unilateralmente por la entidad de crédito.

- Ser un contrato autónomo.

- Ser un contrato de gestión de negocios ajenos.

El préstamo bancario de dinero se caracteriza por:

- Ser un contrato típico.

- Ser un contrato real.

- No requiere ninguna forma especial, salvo excepciones.

- Ser oneroso.

- Ser un contrato unilateral.

- Ser conmutativo.

- Ser un contrato de tracto sucesivo.

- Ser un contrato de adhesión, consta de un formulario pre-impreso realizado unilateralmente por la entidad de crédito.

Estos contratos de préstamo de dinero, pueden clasificarse  de la siguiente manera:

1. Por el destino: de inversión y de consumo.

2. Por la garantía: con garantía real de hipoteca o prenda, con garantía personal como es la fianza, y con garantía procesal, es decir, con intervención de fedatario público.

3. Por la designación de intereses: a tipo fijo o a tipo variable.

4. Por la moneda: nacional o extranjera.

El contrato de préstamo como se expuso con anterioridad, se reputará mercantil. Viene mencionado en el 175.7 ,CCom ,que hace referencia a las compañías de crédito y establece, respecto a este punto, lo siguiente: “Corresponderán principalmente a la índole de estas Compañías las operaciones siguientes: Prestar sobre efectos públicos, acciones u obligaciones, géneros, frutos, cosechas, fincas, fábricas, buques y sus cargamentos, y otros valores, y abrir créditos en cuenta corriente, recibiendo en garantía efectos de igual clase.”

En este contrato las partes serán, el prestamista, que será siempre una entidad de crédito, y el prestatario que podrá ser un usuario de los servicios bancarios o un empresario.

En el contrato de cuenta corriente bancaria, estaría por un lado la entidad de crédito y por otro el cliente bancario.

El objeto de este tipo de contrato estará formado por el servicio de caja. Por este servicio se pagará un precio, precio que estará compuesto por las diversas comisiones que se hubieran pactado, por ejemplo: comisión por apunte, por transferencia, por adeudo de determinados recibos, etc. Estas comisiones se podrán pactar libremente, respetando en todo caso lo estipulado en el Art. 1255 ,Código Civil ,“Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público.”

Como elementos del préstamo bancario de dinero, se pueden citar los siguientes:

1. La cosa, formado por la cantidad de dinero que se presta.

2. El precio, formado por el tipo de interés y las comisiones cobradas. Los intereses se perciben diariamente, y es llamado devengo. A éste se hace referencia en los Art. 314,Art. 317 ,CCom .

3. El tiempo, es decir, estará necesariamente sometido a plazo.

Por lo que respecta a la forma del contrato de cuenta corriente bancaria, rige el principio de libertad de forma del Art. 51 ,CCom ,pero también es cierto que, en la actualidad, casi la totalidad de estos contratos se estipulan por escrito para cumplir así con el deber de transparencia bancaria.

En el préstamo bancario, en principio, no se exige ninguna formalidad especial para estipular esos contratos. Aunque, como pasa en el caso del contrato de cuenta corriente, en la práctica ese tipo de contratos se formalizan por escrito. Esto será necesario para que los préstamos devenguen interés, ya que si no constan de esta manera no lo harán (Art. 314 ,Código de Comercio ).

Será obligatorio, la entrega del documento contractual del préstamo siempre que el cliente así lo solicite y en operaciones cuya cuantía sea inferior a 60.000 euros.

Las condiciones generales que se contengan en los contratos de cuenta corriente bancaria, deberán cumplir con los requisitos señalados en el Art. 80 ,Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios ,concretamente deberán ser: claras, concretas, sencillas, accesibles, legibles, regidas por la buena fe y justas con las prestaciones de que se trate.

El 82 ,Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios determina el concepto de cláusulas abusivas:

“Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.”

Será obligatorio la entrega del documento que contenga este contrato de cuenta corriente en el caso de, apertura de cuentas corrientes a la vista o cuentas de ahorro, cuando lo solicite el cliente o cuando lo imponga el Ministerio de Economía y Hacienda.

En el documento contractual donde se estipula el préstamo bancario, es habitual la intervención de un fedatario público por solicitarlo la entidad de crédito (prestamista). Se trata en la gran parte de los casos, de un contrato de adhesión, con condiciones económicas particulares fijadas entre la entidad y el cliente, y las condiciones generales, fijadas unilateralmente por la entidad.

Cuando se trate el cliente de un usuario de servicios bancarios, estas condiciones deberán cumplir los requisitos anteriores.

Las condiciones generales más usuales son las relativas a:

- la naturaleza mercantil del contrato.

- el sistema de amortización.

- los supuestos en los que la entidad puede solicitar el vencimiento anticipado de la operación.

- los derechos del cliente en caso de amortización anticipada.

- los gastos judiciales y extrajudiciales e impuestos a cargo del cliente.

- el carácter solidario de los fiadores.

 

No hay versiones para este comentario

Contrato de cuenta corriente
Entidades de crédito
Préstamo dinerario
Contrato de préstamo
Contrato de adhesión
Voluntad unilateral
Comisiones
Servicio de caja
Persona física
Operaciones bancarias
Contrato atípico
Contrato de comisión mercantil
Cuenta corriente
Contrato de tracto sucesivo
Derechos reales de garantía
Tipo fijo
Garantía personal
Derecho real de prenda
Prestamista
Prenda
Hipoteca
Frutos
Buque
Servicio bancario
Prestatario
Defensa de consumidores y usuarios
Tipo de interés
Buena fe
Clausula contractual abusiva
Cobro de comisión
Cláusula abusiva
Transparencia bancaria
Cuenta de ahorro
Fiador