Contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 03/12/2014

El contrato que celebre un trabajador autónomo económicamente dependiente con su cliente con el objeto de que el primero ejecute una actividad económica o profesional a favor del segundo a cambio de una contraprestación económica, se regirá por las disposiciones contenidas en el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, ya sea de naturaleza civil, mercantil o administrativa.

 

La introducción de la figura del TAED, se articula a través de un tipo de relación de trabajo que podríamos calificar como intermedia entre la relación mercantil tradicional y la relación laboral ordinaria, lo que hace imprescindible la existencia de un contrato para la realización de esta actividad (Art. 12 ,LETA).

1.- El contrato para la realización de la actividad profesional del trabajador autónomo económicamente dependiente celebrado entre éste y su cliente deberá formalizarse siempre por escrito y deberá ser registrado en la oficina pública correspondiente. Dicho registro no tendrá carácter público.

Reglamentariamente se regularán las características de dichos contratos y del Registro en el que deberán inscribirse, así como las condiciones para que los representantes legales de los trabajadores tengan acceso a la información de los contratos que su empresa celebre con trabajadores autónomos económicamente dependientes. De dicha información se excluirá, en todo caso, el número del documento nacional de identidad, el domicilio, el estado civil y cualquier otro dato que, de acuerdo con la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, pudiera afectar a la intimidad personal

2.- El trabajador autónomo deberá hacer constar expresamente en el contrato su condición de dependiente económicamente respecto del cliente que le contrate, así como las variaciones que se produjeran al respecto. La condición de dependiente sólo se podrá ostentar respecto de un único cliente.

3.- En el supuesto de un trabajador autónomo que contratase con varios clientes su actividad profesional o la prestación de sus servicios, cuando se produjera una circunstancia sobrevenida del trabajador autónomo, cuya consecuencia derivara en el cumplimiento de las condiciones establecidas en el Art. 11 ,LETA, se respetará íntegramente el contrato firmado entre ambas partes hasta la extinción del mismo, salvo que éstas acordasen modificarlo para actualizarlo a las nuevas condiciones que corresponden a un trabajador autónomo económicamente dependiente.

4.- Cuando en el contrato no se hubiera fijado una duración o un servicio determinado, se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contrato ha sido pactado por tiempo indefinido.

Este tipo de contrato presenta características en relación con la formalización de determinados aspectos:

DETERMINACIÓN DE LA EXISTENCIA DE CONTRATO ENTRE UN TRABAJADOR AUTÓNOMO ECONÓMICAMENTE DEPENDIENTE Y SU CLIENTE.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León ha estudiado el caso de un transportista donde se cumplen todos los requisitos de la normativa laboral para considerar al actor trabajador autónomo demandante como económicamente dependiente del demandado. El TSJ hace referencia al artículo 11 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo, y a los requisitos adicionales, cuya ausencia determinan la inexistencia de figura de trabajador autónomo económicamente dependiente (STSJ Castilla-León 29/10/2008 (R. 1019/2008 - TSJ Castilla y Leon (Valladolid), Sala de lo Social, de 29/10/2008, Rec. 1019/2008 -):

  1. No tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros, tanto respecto de la actividad contratada con el cliente del que depende económicamente como de las actividades que pudiera contratar con otros clientes.
  2. No ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.
  3. Disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad e independientes de los de su cliente, cuando en dicha actividad sean relevantes económicamente.
  4. Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiese recibir de su cliente.
  5. Percibir una contraprestación económica en función del resultado de m actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura de aquélla.
  6. Por otra parte, el apdo. 3, Art. 11 ,LETA termina diciendo que los titulares de establecimientos o locales comerciales e industriales y de oficinas y despachos abiertos al público y los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en derecho no tendrán, en ningún caso la consideración de trabajadores autónomos económicamente dependientes.
  7. Para el caso de los transportistas, la DA11 ,LETA, en relación con lo dispuesto en el aprt. 1.g) Art. 1 ,ET, considera como trabajadores autónomos a las personas prestadoras del servicio del transporte al amparo de autorizaciones administrativas de las que sean titulares, realizada mediante el correspondiente precio con vehículos comerciales de servicio público cuya propiedad o poder directo de disposición ostenten, aun cuando dichos servicios se realicen de forma continuada para un mismo cargador o comercializador. Añade dicha disposición que si se cumplen los requisitos de los aprts. 1 y 2 a) Art. 11 ,LETA de la misma se tratará en todo caso de trabajadores autónomos económicamente dependientes. Por tanto, para que dentro de este sector de trabajadores autónomos exista un trabajador autónomo económicamente dependiente la Ley no exige los requisitos de las letras b a c del número 2 del Art. 11 ,LETA, ni el del número 3 del mismo artículo.

(1) La doctrina de los Tribunales ha venido entendiendo que la FORMA ESCRITA DEL CONTRATO es un requisito necesario y "ad solemnitatem para calificar la relación como TAED. En este sentido, cabe destacar la STSJ Andalucía- Granada de 25-3-09 en la que se establece que: "debemos olvidarnos aquí de la tradicional libertad formal del contrato de trabajo, y consiguiente primacía del principio de realidad, pues solo estamos ante una relación de trabajador autónomo económicamente dependiente cuando, además de cumplirse los requisitos sustantivos exigidos, se haya formalizado un contrato en que expresamente así se haga constar, adquiriendo la forma e indicación de la cualidad así valor esencial". Por su parte, la STSJ País Vasco de 24-3-09 también señala que: "En definitiva, el régimen jurídico del contrato del TAED no se aplica a quien reúne los requisitos constitutivos de un TAED sino a quien, cumpliéndolos, concierta un contrato de esa naturaleza. No es preciso, ahora, extendernos en si, en este caso y vigente el contrato, también se le aplica una vez sobrevenido un cambio de circunstancias determinantes de que falte un elemento propio del TAED, pero siempre resultará necesario que la prestación de servicios se haga en las condiciones propias de un TAED y conociendo ambas partes que concurre esa circunstancia, pues sólo así podrá existir una voluntad común de mantener una relación contractual de esa naturaleza".

No hay versiones para este comentario

Autónomo económicamente dependiente
Trabajador autónomo
Actividades profesionales
Contraprestación económica
Actividades económicas
Transportista
Estado civil
Prueba en contrario
Trabajador por cuenta ajena
Contratación laboral
Local comercial
Cargador
Autorizaciones administrativas
Contrato de Trabajo
Prestación de servicios
Relación contractual