La declaración de los testigos como práctica de la prueba en la fase del juicio oral en el proceso penal

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Especialidades del procedimiento contra reos ausentes

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

      El procedimiento contra reos ausentes se encuentra regulado a lo largo de los Art. 834-846 ,LECrim . Se declarará rebelde al procesado que en el término fijado en la requisitoria, no comparezca o que no fuera habido y presentado ante el Juez o T...

  • Libertad provisional

    Órden: Penal Fecha última revisión: 11/11/2014

    La libertad provisional La libertad provisional se encuentra regulada en el Título VII, del Libro II de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Art. 528-544 ,LECrim). La libertad provisional también supone una limitación de la libertad del imputado aun...

  • Los delitos contra la Constitución

    Órden: Penal Fecha última revisión: 26/12/2012

    El Libro II, Título XXI del Código Penal, agrupa bajo la rúbrica de delitos contra la Constitución, un conjunto de tipos penales que tienen como finalidad la protección del orden constitucional (Art. 472 ,CP a Art. 543 ,CP). Se incluyen aquel...

  • Las funciones del Ministerio Fiscal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Las funciones del Ministerio Fiscal vienen contempladas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal de 30 de diciembre de 1981   La Ley de Enjuiciamiento Criminal, hace referencia a las funciones del M...

  • La minoría de edad como causa de inimputabilidad

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Los menores de edad penal son un grupo especial de sujetos inimputables   La fijación de la minoría de edad penal y el fundamento de la irresponsabilidad de los menores Los criterios para la fijación de la minoría de edad penal son tres, a sab...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 12/11/2014

Examen de los testigos

Cuando el juicio deba continuar, ya por falta de conformidad de los acusados con la acusación, ya por tratarse de delito para cuyo castigo se haya pedido pena aflictiva, se procederá del modo siguiente:

Se dará cuenta del hecho que haya motivado la formación del sumario y del día en que éste se comenzó a instruir, expresando además si el procesado está en prisión o en libertad provisional, con o sin fianza.

Se dará lectura a los escritos de calificación y a las listas de peritos y testigos que se hubiesen presentado oportunamente, haciendo relación de las pruebas propuestas y admitidas.

Acto continuo se pasará a la práctica de las diligencias de prueba y al examen de los testigos, empezando por la que hubiere ofrecido el Ministerio fiscal, continuando con la propuesta de los demás actores, y, por último, con la de los procesados.

Las pruebas de cada parte se practicarán según el orden con que hayan sido propuestas en el escrito correspondiente. Los testigos serán examinados también por el orden con que figuren sus nombres en las listas.

El Presidente, sin embargo, podrá alterar este orden a instancia de parte, y aún de oficio, cuando así lo considere conveniente para el mayor esclarecimiento de los hechos o para el más seguro descubrimiento de la verdad.

Todos los que, con arreglo a lo dispuesto en los Art. 410-412 ,LECrim, están obligados a declarar, lo harán concurriendo ante el Tribunal, sin otra excepción que la de las personas mencionadas en el apartado 1 del Art. 412 ,LECrim, las cuales podrán hacerlo por escrito.

Sin embargo de lo dispuesto en el Art. 702 ,LECrim, si las personas mencionadas en el apartado 2 del Art. 412 ,LECrim hubieren tenido conocimiento por razón de su cargo de los hechos de que se trate, podrán consignarlo por medio de informe escrito, de que se dará lectura inmediatamente antes de proceder al examen de los demás testigos.

No obstante lo anterior, tratándose de los supuestos previstos en los apartados 3 y 5 del Art. 412 ,LEC, la citación como testigos de las personas a que los mismos se refieren se hará de manera que no perturbe el adecuado ejercicio de su cargo.

Los testigos que hayan de declarar en el juicio oral permanecerán, hasta que sean llamados a prestar sus declaraciones, en un local a propósito, sin comunicación con los que ya hubiesen declarado, ni con otra persona.

Hallándose presente el testigo mayor de catorce años ante el Tribunal, el Presidente le recibirá juramento en la forma establecida en el Art. 434 ,LECrim.

Todos los testigos que no se hallen privados del uso de su razón están obligados a declarar lo que supieren sobre lo que les fuere preguntado, con excepción de las personas expresadas en los Art. 416-418 ,LECrim, en sus respectivos casos.

La declaración de los testigos menores de edad se llevará a cabo evitando la confrontación visual de los mismos con el inculpado, utilizando para ello cualquier medio técnico que haga posible la práctica de esta prueba.

El Presidente preguntará al testigo acerca de las circunstancias expresadas en el primer párrafo del Art. 436 ,LECrim, después de lo cual la parte que le haya presentado podrá hacerle las preguntas que tenga por conveniente. Las demás partes podrán dirigirle también las preguntas que consideren oportunas y fueren pertinentes en vista de sus contestaciones.

El Presidente, por sí o a excitación de cualquiera de los miembros del Tribunal, podrá dirigir a los testigos las preguntas que estime conducentes para depurar los hechos sobre los que declaren.

El Presidente no permitirá que el testigo conteste a preguntas o repreguntas capciosas, sugestivas o impertinentes.

Contra la resolución que sobre este extremo adopte podrá interponerse en su día el recurso de casación, si se hiciere en el acto la correspondiente protesta.

En este caso, constará en el acta la pregunta o repregunta a que el Presidente haya prohibido contestar.

Los testigos expresarán la razón de su dicho y, si fueren de referencia, precisarán el origen de la noticia, designando con su nombre y apellido, o con las señas con que fuere conocida, a la persona que se la hubiere comunicado.

Los testigos sordomudos o que no conozcan el idioma español serán examinados del modo prescrito en los Art. 440-442 ,LECrim.

Podrán las partes pedir que el testigo reconozca los instrumentos o efectos del delito o cualquiera otra pieza de convicción.

En los careos del testigo con los procesados o de los testigos entre sí no permitirá el Presidente que medien insultos ni amenazas, limitándose la diligencia a dirigirse los careados los cargos y hacerse las observaciones que creyeren convenientes para ponerse de acuerdo y llegar a descubrir la verdad.

No se practicarán careos con testigos que sean menores de edad salvo que el Juez o Tribunal lo considere imprescindible y no lesivo para el interés de dichos testigos, previo informe pericial.

Cuando la declaración del testigo en el juicio oral no sea conforme en lo sustancial con la prestada en el sumario podrá pedirse la lectura de ésta por cualquiera de las partes.

Después de leída, el Presidente invitará al testigo a que explique la diferencia o contradicción que entre sus declaraciones se observe.

Siempre que los testigos que hayan declarado en el sumario comparezcan a declarar también sobre los mismos hechos en el juicio oral, sólo habrá lugar a mandar proceder contra ellos como presuntos autores del delito de falso testimonio cuando éste sea dado en dicho juicio.

El testigo que se niegue a declarar incurrirá en la multa de 200 a 5.000 euros, que se impondrá en el acto (cfr. Art. 420 ,LECrim).

Si a pesar de esto persiste en su negativa, se procederá contra él como autor del delito de desobediencia grave a la Autoridad.

Las declaraciones de las Autoridades y funcionarios de policía judicial tendrán el valor de declaraciones testificales, apreciables como éstas según las reglas del criterio racional.

Cuando el testigo no hubiere comparecido por imposibilidad y el Tribunal considere de importancia su declaración para el éxito del juicio, el Presidente designará a uno de los individuos del mismo para que, constituyéndose en la residencia del testigo, si la tuviere en el lugar del juicio, puedan las partes hacerle las preguntas que consideren oportunas.

El Secretario extenderá diligencia, haciendo constar las preguntas y repreguntas que se hayan hecho al testigo, las contestaciones de éste y los incidentes que hubieren ocurrido en el acto.

Si el testigo imposibilitado de concurrir a la sesión no residiere en el punto en que la misma se celebre, el Secretario judicial librará exhorto o mandamiento para que sea examinado ante el Juez correspondiente, con sujeción a las prescripciones contenidas en esta sección.

Cuando la parte o las partes prefieran que en el exhorto o mandamiento se consignen por escrito las preguntas o repreguntas, el Presidente accederá a ello si no fueren capciosas, sugestivas o impertinentes.

Los testigos que comparezcan a declarar ante el Tribunal tendrán derecho a una indemnización, si la reclamaren.

El Secretario judicial la fijará el mediante decreto, teniendo en cuenta únicamente los gastos del viaje y el importe de los jornales perdidos por el testigo con motivo de su comparecencia para declarar.

 

No hay versiones para este comentario

Libertad provisional
Menor de edad
Mayor de catorce años
Autor del delito
Efectos del delito
Pieza de convicción
Amenazas
Informes periciales
Declaración del testigo
Delito de falso testimonio
Delito de desobediencia grave
Policía judicial
Residencia