La conducción bajo los efectos del alcohol como modalidad de delito contra la seguridad del tráfico

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delitos contra la Seguridad Vial

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesio...

  • Delito de denegación de sometimiento al test de alcoholemia

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    La negación a someterse al test de alcoholemia, se constituye como un delito autónomo que se regula dentro del conjunto de delitos contra la seguridad del tráfico, en concreto en el Art. 383 ,CP. DELITO PENA ATENUANTES Negarse a someterse a...

  • Tasas máximas de alcohol permitidas en la conducción de vehículos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial   No podrá circular por las ví...

  • Delito de conducción con temeridad manifiesta

    Órden: Penal Fecha última revisión: 20/11/2014

    NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido les...

  • Bebidas alcohólicas y drogas en la conducción de vehículos

    Órden: Administrativo Fecha última revisión: 31/01/2016

    Desde el 31 de enero de 2016 está en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial  No podrá circular por las ví...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 20/11/2014

NOVEDAD: Con motivo de la supresión de las faltas penales, los accidentes de tráfico dejan de estar tipificados en la vía penal, salvo que los hechos revistan carácter de delito de conducción con alcoholemia en el que se hayan producido lesiones o del que resulten lesiones por delitos leves por imprudencia. En los delitos leves por imprudencia, se exige que la imprudencia sea de gravedad, más allá de un mero despiste en la conducción, en los que se seguirán tramitando por la vía penal. Los accidentes de tráfico con resultado ?leve? se reclamarán por la vía civil.

Las imprudencias, como colisiones por alcance, podrán quedar fuera de la vía penal si así lo decide el juez de instrucción penal, valorando si concurre o no, una imprudencia calificable penalmente por parte de un conductor implicado.

 

La conducción bajo los efectos del alcohol es uno de los diferentes delitos que se regulan dentro de los delitos contra la seguridad del tráfico. Concretamente se encuentra dentro del Código Penal, en el 379.2 ,CP.

 

DELITO

PENA

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia* de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas

 

Privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años

+

 pena de prisión de 3 a 6 meses

ó

 multa de 6 a 12 meses

ó

 trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días

El que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro

 

*(es insuficiente haber ingerido drogas o bebidas alcohólicas para la materialización del delito, es necesario que el sujeto conduzca bajo los efectos de las mismas, que provoquen una alteración de sus facultades psico-físicas)

Será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años, el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Es importante determinar cuándo se conduce bajo la influencia del alcohol o las drogas tóxicas. Es insuficiente haber ingerido drogas o bebidas alcohólicas para la materialización del delito, es necesario que el sujeto conduzca bajo los efectos de las mismas, que provoquen una alteración de sus facultades psico-físicas, es decir:

- Que haya síntomas evidentes

- Que la infracción denote una conducción peligrosa

- Haber provocado accidente

(Ver a este respecto la Instrucción 3/2006 de la Fiscalía General, Instrucción 3/2006 sobre criterios de actuación del Ministerio Fiscal para una efectiva persecución de los ilícitos penales relacionados con la circulación de vehículos a motor.)

El Art. 12 ,Ley de Tráfico se refiere a las bebidas alcohólicas, sustancias estupefacientes y similares. Señala la prohibición de circular por las vías, reguladas por ella, de los vehículos o bicicletas con tasas superiores a las reglamentariamente permitidas para el caso del alcohol, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias análogas.

Se impone la obligación a todos los conductores de vehículos y bicicletas, a someterse a las pruebas que se establezcan para la detención de las posibles intoxicaciones por alcohol. De igual manera, señala, quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación.

Esas pruebas consistirán en la verificación del aire aspirado, mediante alcoholímetros autorizados, y se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia del tráfico. Éstas podrán ser repetidas a petición del interesado o por orden de la autoridad judicial, pudiendo consistir en análisis de sangre.

Se expresa,” el personal sanitario vendrá obligado, en todo caso, a dar cuenta del resultado de las pruebas que realicen a la autoridad judicial, a los órganos periféricos de la Jefatura Central de Tráfico y, cuando proceda, a las autoridades municipales competentes.”

Para la jurisprudencia, la prueba de impregnación alcohólica constituye el medio más idóneo para acreditar una determinada concentración de alcohol en la sangre del conductor de un vehículo, que podrá dar lugar, junto con otras pruebas, a la condena del mismo. Esta prueba deberá realizarse en todo caso, respetando las garantías formales, en especial, garantizando el conocimiento del interesado, a través de la oportuna información que le sea facilitada, el derecho a un segundo examen y la práctica de un análisis de sangre.

Es necesario también, que de la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o de drogas, se derive un riesgo para los bienes jurídicos protegidos, no un peligro concreto, sino un cierto riesgo para los demás.

Se trata de un delito doloso, ya que el sujeto debe saber que conduce en un estado de intoxicación.

El autor del delito será que conduzca ese vehículo a motor o ciclomotor en dicho estado, mientras que, será partícipe el que no conduce pero insta o colabora en ello.

Señalar que en algunos casos podrá ser de aplicación el 20.2 ,CP, como causa de exención de la responsabilidad criminal.

“Están exentos de responsabilidad criminal:

El que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto o debido prever su comisión, o se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.”

Cuando la persona que conduzca bajos los efectos del alcohol, ocasionara, además del riesgo prevenido, un resultado lesivo constitutivo de delito, cualquiera que sea su gravedad, los Jueces o Tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado.

También es cierto, que se prevé que el Juez o Tribunal, razonándolo en sentencia, pueda rebajar en un grado la pena de prisión en atención a la menor entidad del riesgo causado y a las demás circunstancias del hecho.

 

No hay versiones para este comentario

Bebida alcohólica
Motocicletas
Estupefacientes
Drogas tóxicas
Delito leve
Psicotrópicos
Drogas
Privación del derecho a conducir vehículos
Trabajos en beneficio de la comunidad
Tasa de alcohol en sangre
Delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas
Conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas
Alcoholemia
Delito contra la Seguridad Vial
Consumo de drogas
Análisis de sangre
Accidente
Circulación de vehículos
Test de alcoholemia
Accidente de tráfico
Jefatura Central de Tráfico
Responsabilidad penal
Concentración
Delito doloso
Autor del delito
Intoxicación plena por consumo de alcohol
Síndrome de abstinencia
Comisiones
Responsabilidad civil
Lesividad