Requisitos para la atribución del domicilio del sujeto a patria potestad

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Civil
  • Fecha última revisión: 02/06/2016

En lo referente a la determinación del domicilio del sujeto a patria potestad, habrá de considerarse lo establecido en el Art. 154 ,Código Civil, en el que se considera que aquellos que ejerzan la patria potestad, asumen, entre otras responsabilidades respecto de sus hijos, la de velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.

 

 

Dentro del concepto de domicilio como aquel lugar que la ley fija como asiento o sede de la persona a la hora de la producción de efectos jurídicos, y sin desatender lo establecido en el Art. 40 ,Código Civil, existen una serie de especialidades de relevancia trascendental por la especial situación en la que se encuentra la persona a la que este se refiere.

En lo concerniente al  domicilio del sujeto a patria potestad, el punto de partida, en buena lógica, parte del propio concepto de esta última institución, cuyo contenido se establece en el Art. 154 ,Código Civil:

Los hijos no emancipados están bajo la patria potestad de los progenitores.

La patria potestad, como responsabilidad parental, se ejercerá siempre en interés de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a sus derechos, su integridad física y mental.

Esta función comprende los siguientes deberes y facultades:

  • Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.
  • Representarlos y administrar sus bienes.

Si los hijos tuvieren suficiente madurez deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten.

Los progenitores podrán, en el ejercicio de su función, recabar el auxilio de la autoridad.

Así, y dado que uno de los deberes que se  imponen a los que ejerzan la patria potestad respecto de los menores, es la de tenerlos en su compañía, el domicilio del sujeto a patria potestad será el del progenitor o progenitores que desempeñen esta última, previsión concordante con lo establecido  en el apdo. 2 del Art. 54 ,Real Decreto 1690/1986, de 11 de julio en lo concerniente a residencia y padrón. Sin embargo, la cuestión no está tan clara desde el punto de vista jurisprudencial, pues como señala buena parte de la doctrina, entra ella Díez-Picazo y Antonio Gullón, el Tribunal Supremo parte de la presunción de que el domicilio del sujeto a patria potestad es el de los titulares de la misma, mas, en el caso de que existan viviendas independientes, primará como elemento definitorio del domicilio el de la vivienda habitual.

La cuestión examinada tiene relevancia práctica, sobre todo, en los casos de nulidad, separación o divorcio de los progenitores. De este modo, se pueden analizar los siguientes supuestos:

  • durante la tramitación de los procesos anteriormente mencionados, el domicilio del sujeto a patria potestad será el del progenitor en cuya compañía haya quedado.
  • una vez haya recaído sentencia de nulidad, separación o divorcio, el domicilio del sujeto a patria potestad será el del progenitor al que se le haya otorgado la custodia del mismo.  
  • en los casos que, a resultas del proceso, se haya establecido el régimen de la custodia compartida del sujeto a patria potestad, y puesto que no puede existir más domicilio legal que uno, será el juez, dentro de las cautelas que debe adoptar para el eficaz cumplimiento de la misma (apdo. 5 del Art. 92 ,Código Civil) quien debiera determinar esta cuestión si ésta no queda clara con la atribución de la vivienda familiar. Sobre este particular, cabe destacar aquí los criterios recogidos en la Instrucción 1/2006 dela Fiscalía General del Estado sobre la guardia y custodia compartida y el empadronamiento de los hijos menores. De la misma se extraen las siguientes conclusiones: 

1º Los hijos menores han de ser empadronados en un solo domicilio, también en los supuestos de guarda y custodia compartida.

2º El domicilio preferente será el de aquel de los progenitores con el que en cómputo anual el menor pase la mayor parte del tiempo.

3º En los supuestos en los que los períodos de convivencia estén equilibrados hasta el punto de que no pueda determinarse con cuál de los padres pasa el menor en cómputo anual la mayor parte del tiempo, deberán ser en principio los propios progenitores quienes de mutuo acuerdo, elijan de entre los dos domicilios en los que el menor vive, aquel en el que ha de ser empadronado el menor. 

4º A fin de coadyuvar a un pacífico disfrute por parte del menor de su derecho a estar correctamente empadronado, los Sres. Fiscales velarán por que en los convenios reguladores, o excepcionalmente a falta de ellos, en las resoluciones judiciales en que se opte por una guarda y custodia compartida con tiempos de permanencia equilibrados se determine cuál ha de entenderse como domicilio del menor a efectos de empadronamiento.

No hay versiones para este comentario

Patria potestad
Custodia compartida
Divorcio
Emancipado
Responsabilidad parental
Integridad física
Auxilio
Residencia
Hijo menor
Vivienda habitual
Empadronamiento
Atribución vivienda familiar
Guarda y custodia
Pertenece al Grupo

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados