Efectos sobre el contrato de trabajo la concesión de la excedencia

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 25/05/2016

Los principales efectos que produce la excedencia voluntaria de un trabajador/a sobre su relación laboral son:

  1.    Exoneración de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo
  2.    No extinción del vínculo laboral
  3.    El período en que el trabajador o trabajadora se sitúa en excedencia voluntaria no se computa a efectos de antigüedad (en contraposición a la excedencia forzosa).
  4.    No se reconoce derecho a reserva de puesto de trabajo, sino derecho a reingreso preferente cuando haya vacante de igual categoría a la   suya que existan o se produzcan en la empresa.

Respecto a la Seguridad Social, la excedencia voluntaria también causa distintos efectos:

  1.    La empresa debe causar la baja en la Seguridad Social con efectos de la fecha de inicio de la excedencia, no existiendo obligación de cotizar durante dicha situación.
  2.    El trabajador no se encuentra en situación asimilada al alta.
  3.    El trabajador excedente puede suscribir Convenio Especial con la Seguridad Social.
Disfrute fraccionado de las excedencias por cuidado de hijos o de familiares.

Ambas excedencias podrán disfrutarse de forma fraccionada lo que permite al trabajador disfrutar de su derecho en varios períodos. La negociación colectiva debería concretar las condiciones de disfrute de este derecho a fraccionar la excedencia.

Familias numerosas y reserva del puesto de trabajo en caso de excedencias por cuidado de hijos o de familiares.

Existe una regla común a ambos tipos de excedencia a tener en cuenta para los supuestos en los que el trabajador forme parte de una familia numerosa. En estos casos, está previsto que LA RESERVA DEL PUESTO DE TRABAJO SE PROLONGUE HASTA 18  MESES, SI SE TRATA DE FAMILIA NUMEROSA DE CATEGORÍA ESPECIAL —esto es, las de cinco o más hijos y las de cuatro hijos de los cuales al menos tres procedan de parto, adopción o acogimiento permanente o preadoptivo múltiples— o hasta UN MÁXIMO DE 15 MESES, SI SE TRATA DE FAMILIA NUMEROSA DE CATEGORÍA GENERAL —las restantes, esto es, las integradas por uno o dos ascendientes con tres o más hijos, sean o no comunes y las equiparadas.

Excedencia voluntaria concedida por periodo inferior al máximo legal. No hay derecho a prórroga.

La excedencia voluntaria constituye un supuesto atípico de suspensión del contrato de trabajo que, al igual que los demás supuestos de suspensión reflejados en el Art. 45 ,ET constituye una alteración de la normalidad laboral y como tal alteración exige que las normas que regulan su ejercicio sean interpretadas en su estricto sentido. En concreto el apdo. 2, Art. 46 ,ET está reconociendo el derecho de los trabajadores con al menos una antigüedad en la empresa de un año a pasar a tal situación por un período opcional de entre dos y cinco años, aceptando que este derecho pueda ser ejercitado tan solo otra vez cuando hayan transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia.

Los términos en que el legislador se expresa en dicho precepto legal están reconociendo al trabajador el derecho a una excedencia cuyo período es de libre elección por él, pero no permiten aceptar que una vez elegido dicho período pueda ser alterado de forma unilateral por el propio trabajador. En efecto, el hecho de que el legislador haya aceptado la posibilidad de que la excedencia pueda alcanzar una duración de entre dos y cinco años supone reconocer al trabajador un derecho a suspender su relación laboral con la empresa en función de sus intereses personales, laborales o familiares, pero no lleva implícito el que esa adecuación de sus intereses se haga sin tener en cuenta para nada los intereses de la empresa, pues, ésta, una vez concedida la excedencia por el período solicitado tiene derecho a poder organizar sus propios intereses en función del período por el que el trabajador optó, y ese derecho quebraría si tuviera que someterse a variaciones ulteriores unilateralmente decididas por el trabajador excedente.

Aceptar la posibilidad de que un trabajador en excedencia pueda solicitar una prórroga de la ya concedida con anterioridad equivale materialmente a aceptar la posibilidad de obtener una nueva excedencia aunque formalmente aparezca como una continuación de la primera, y ello no parece compatible con las previsiones legales si se tiene en cuenta, como antes se ha dicho, la excepcionalidad de que en un contrato bilateral se acepte la posibilidad de su suspensión por la voluntad exclusiva e injustificada de una de las partes.

En este sentido la Sentencia- TS, Sala de lo Social, de 20/06/2011, Rec. 2366/2010 -), citando la STS 11/12/2003 (R. 43/2003), reitera doctrina indicando que la concesión de una excedencia voluntaria solicitada y concedida por periodo inferior al máximo legal no implica la existencia del derecho a prórroga.

Excedencia voluntaria, despido y salarios de tramitación.

La sentencia  TS, Sala de lo Social, de 14/03/2011, Rec. 2351/2010, citando STSJ de Cataluña de 4 de marzo de 2.010 (R. 7478/2009), ha establecido que “han de separarse dos supuestos completamente diferentes; uno es el hecho de que con anterioridad al despido el trabajador no percibiera salarios, ya que se encontraba en situación de excedencia voluntaria; y otra muy diferente es de que desde el momento en que pidió la readmisión en la empresa y tenía derecho a ella, ya que así lo ha reconocido la empresa al aceptar la improcedencia del despido efectuado, no debiera de percibir salarios desde aquel momento, y que por tanto los perdiera en virtud del despido improcedente producido”. Ver sentencia nº TS, Sala de lo Social, de 14/03/2011, Rec. 2351/2010

En el mismo sentido, la Sentencia de la Sala de lo Social Tribunal Supremo de 19 de diciembre de 2011 (R. 218/2011), ha establecido que la declaración judicial de improcedencia de despido de trabajador en situación de excedencia voluntaria por negativa, expresa o tácita, empresarial al reingreso conlleva el pago de salarios de tramitación desde la fecha en que se fije como la del despido y en aplicación de las normas generales sobre nulidad o improcedencia del despido.- Modifica doctrina contenida, entre otras, en SSTS/IV 26-junio-1998 (rcud 3044/1997), 14-octubre-2005 (rcud 4006/2004), 12-julio-2010 (rcud 3282/2009), 3-mayo-2011 (rcud 3453/2010).

Derecho a indemnización

Puede darse el supuesto de que mientras un trabajador se encuentre en situación de excedencia voluntaria la empresa realice un despido colectivo a través de expediente de regulación de empleo. Pero previamente a la entrada en el fondo del asunto es preciso valorar si el recurso interpuesto cumple o no el requisito esencial en esta modalidad de la casación de la contradicción entre la sentencia recurrida y la aportada para comparación. Para ello es necesaria una exposición, que se efectúa a continuación, de determinadas características concretas del litigio que pueden tener relevancia para la decisión del mismo.

Para este supuesto existe doctrina jurisprudencial establecida en Sentencia del pleno de esta Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 25 de octubre de 2000 (R. 3606/1998) -(reiterada varias  veces, STS 19-1-2007 (R. 4493/2005) y STS 31 de enero de 2008 (R. 5049/2006))-, de acuerdo con la cual los empleados en situación de excedencia voluntaria común no tienen en principio un derecho legal a la indemnización por cese. La tesis sostenida en sentencia se puede resumir de la manera siguiente:

  1. la excedencia voluntaria común regulada en los puntos 2 y 5 del Art. 46 ,Estatuto de los Trabajadores es una situación peculiar del contrato de trabajo que se distingue netamente tanto de la excedencia forzosa, como de la suspensión del contrato de trabajo (incluida la suspensión por "mutuo acuerdo de las partes" prevista en el aprt. a) del Art. 45 ,Estatuto de los Trabajadores), como de otras modalidades especiales de excedencia voluntaria, verbi gratiala excedencia por maternidad;
  2. "El interés que está en la base de la situación de excedencia voluntaria común es genéricamente el interés personal o profesional del trabajador excedente voluntario";
  3. en la excedencia voluntaria común el derecho de trabajador a reanudar la prestación de servicios es "sólo un derecho de reingreso expectante, en el que la ocupación del puesto de trabajo está condicionada a la existencia de vacantes"; y
  4. decisión o regla del caso: "no puede ser acogida la reclamación de indemnización de despido colectivo por cierre de centro de trabajo de los demandantes, que pasaron a la situación de excedencia voluntaria común por su exclusiva voluntad, desarrollando en tal situación otras actividades profesionales". Ver sentencia TS, Sala de lo Social, de 31/01/2008, Rec. 5049/2006

No obstante, el mismo Tribunal, en Sentencia de 20 de enero de 2010 (R. 2347/2008), ha establecido que no es de aplicación al caso la doctrina jurisprudencial reiterada sobre inexistencia del derecho a tal indemnización, cuando el ERE sólo afecte a parte de la plantilla en lugar de a la totalidad de los trabajadores. Para el Alto Tribunal esta situación permite mantener vivo el "derecho expectante" al reingreso. Ver sentencia TS, Sala de lo Social, de 20/01/2010, Rec. 2347/2008

A modo de resumen, ante un cierre del centro de trabajo que afecte a la totalidad de la plantilla, en caso de ERE, el trabajador excedente no tendrá derecho a reingreso y por lo tanto tan poco a indemnización por despido colectivo; cuando el despido colectivo no afecta a la totalidad de los trabajadores del centro de trabajo sino a parte de la plantilla, lo que permitiría un posible reingreso, sí originaría derecho a indemnización por despido colectivo

Indemnización de daños y perjuicios por la no reincorporación finalizada la excedencia: vacante producida con posterioridad a la petición de reingreso.

El Tribunal Supremo ha tratado la cuestión sobre a partir de que día incurre la empresa en mora en el cumplimiento del deber de reincorporar al excedente voluntario a su puesto de trabajo y si está obligada a indemnizarle por los daños y perjuicios causados por esa acción. La doctrina unificada de la Sala Cuarta sobre la materia, resumidamente, viene situando el referido "dies a quo" en la fecha de presentación de la papeleta de conciliación previa a la demanda, cuando se trata de supuestos en los que la vacante se ha producido en fecha posterior a la petición de reingreso (sentencias de 14 de marzo 1995 (R. 1300/1994) y de 21 de enero de 1997 (R. 2004/1996) dictada por el Pleno de la Sala). Tal doctrina no se aplica, como dice la sentencia de 13 de febrero de 1998 (R. 1076/1997), cuando al terminar el periodo de excedencia existe vacante de la categoría del trabajador excedente, pues en este caso los daños y perjuicios, consistentes en el valor de los salarios dejados de percibir, salvo que se pruebe que son superiores o inferiores, serán los causados desde el día en que terminó la excedencia voluntaria. Como se puede observar la solución se determina en función de dos factores: La fecha de producción de la vacante y la de petición de reingreso.

Concretamente la Sentencia TS, Sala de lo Social, de 09/06/2009, Rec. 3322/2008, establece que la petición de reingreso efectuada en momento en que no existe vacante idónea disponible, aún cuando ciertamente demuestra la voluntad del excedente para el que finaliza el periodo que abarca esta situación de que quede alzada la suspensión que pesa sobre su contrato de trabajo, no constituye, sin embargo, interpelación eficaz para constituir a su empresario en mora, dado que en tal momento el derecho al reingreso no es aún exigible, por lo cual dicha interpelación no debe generar los efectos resarcitorios que derivan de lo dispuesto por el citado Art. 1100 ,Código Civil, en relación con el Art. 1101 ,Código Civil. La petición de reingreso, aún cuando en función de la buena fe y lealtad recíproca, debe dar lugar a que el empresario proporcione al trabajador que recaba información la de las vicisitudes de su plantilla que le afectan -información que también puede obtener de la representación unitaria o sindical-, no ha de producir, sin embargo, un desplazamiento de la responsabilidad en la gestión del propio interés que exima al trabajador de efectuar interpelación que fuera apta para generar la mora, por realizarse cuando la obligación es exigible e incluir ofrecimiento de puesta a disposición para la prestación de servicios, eludiendo con esto último lo que dispone el último párrafo del tantas veces citado Art. 1100 ,Código Civil con relación a las obligaciones recíprocas." Ver sentencia TS, Sala de lo Social, de 09/06/2009, Rec. 3322/2008

Acciones derivadas del contrato de trabajo anteriores a la situación de excedencia

Como se ha reiterado, la excedencia voluntaria no se configura como una causó típica de suspensión de contrato y se regula como situación independiente en el art. 46 del Estatuto de los Trabajadores, mas tampoco lo es como causa de extinción, al atribuir al excedente un derecho preferente al reintegro, a ejercitar una vez haya transcurrido el plazo de su reconocimiento. No se trata pues de una desvinculación definitiva y sigue produciendo algunos efecto., aun cuando están limitados durante su disfrute, a la posibilidad de ejercicio del derecho a reingreso. Pero es precisamente en base a tal circunstancia que no puede afirmarse que el trabajador carezca de acción, hasta que se produzca el reingreso, para reclamar contra actos del empresario anteriores a su reconocimiento, pues ello pudiera implicar la vulneración del derecho fundamental a tutela judicial efectiva, si se aplazara hasta aquel momento el ejercicio de la acción, con la dificultad de poder probar entonces la certeza de los hechos.

  • STSJ de Cataluña, Barcelona, de 15 de octubre de 1998 (R. 1843/1998)

Faltas cometidas en situación de excedencia

La transgresión de la buena fe exige la presencia de un elemento doloso que ha de incluirse en el apartado d) del art. 54.2 del Estatuto de los Trabajadores y que tiene gravedad suficiente para justificar la sanción de despido. La empresa puede, por tanto, despedir al trabajador por faltas cometidas durante la situación de excedencia. Un ejemplo de esto lo encontramos en la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de mayo de 1990, donde se procede al despido por transgresión de la buena fe ante la utilización de ventajas reconocidas sólo a los trabajadores en activo.

Cambio en la titularidad de la empresa

Los efectos de la subrogación empresarial, estudiados en el comentario nº, operan si durante la excedencia del trabajador se produce un cambio en la titularidad de la empresa. El nuevo empresario se verá subrogado en las obligaciones del anterior respecto al trabajador excedente

Desempeño de trabajo en otra empresa

El derecho pues a la excedencia voluntaria, ha de armonizarse con el deber básico del trabajador de no concurrir con la actividad de la empresa que enuncia el apartado d) del artículo 5 ET, ya que la excedencia voluntaria no implica una extinción del contrato laboral, sino su suspensión, encuadrable en el apartado a) del art. 45 ET y por ello, las obligaciones de quedar exoneradas las partes por ministerio de la ley, son los las recíprocas de trabajar y remunera el trabajo, sin que la Ley y la naturaleza de la excedencia voluntaria exonere por si sola al trabajador del deber de no concurrir con la actividad de la empresa - STSJ de Málaga de 24 de abril de 2002 (R. 295/2002)-. El excedente está exento de no concurrir con la actividad de la empresa, salvo que la excedencia voluntaria se haya concedido con tal condición. Este apartado requiere las siguientes matizaciones:

  • a) La concurrencia desleal es causa de despido disciplinario por trasgresión de la buena fe contractual.
  • b) La inexistencia de pacto de no concurrencia no legitima para el desvío de la cartera de clientes a otra empresa. No obstante, el Despido disciplinario por realización de trabajos para otra empresa dedicada a la misma actividad mientras se está en excedencia voluntaria sin acreditar perjuicios, pérdidas o daños para la empleadora, ha sido considerado como improcedente en algunos casos -Sentencia TSJ Navarra, Sala de lo Social, nº 53/2010, de 25/02/2010, Rec. 257/2009
  • c) Los convenios colectivos pueden incluir cláusulas de prohibición de concurrencia que en el supuesto de ser infringidas deriven en la pérdida del derecho a reingreso por parte del excedente.
Prestación por desempleo

La excedencia de carácter voluntario hace referencia a aquella situación en la que el trabajador solicita a su empresa la suspensión de su contrato durante un periodo de tiempo determinado. A su fin, el trabajador conservará un derecho preferente para reingresar a la mercantil.

No obstante, puede producirse la finalización de la relación laboral por causas no imputables a la trabajadora durante la prestación de servicios en una empresa distinta a la que concedió la excedencia. En este caso, si el excedente solicitase la prestación por desempleo, podría tener derecho a la misma si la duración de la excedencia voluntaria no ha finalizado en el momento de la situación legal de desempleo y hasta que se pueda hacer efectiva su reincorporación a la empresa en la que está excedente. Si la duración de la prestación es superior a la duración del periodo de excedencia, cobrará la prestación hasta que finalice la excedencia, porque, a partir de ese momento, el abono de la prestación se suspenderá a la espera de que solicite su reincorporación a la empresa y ésta le responda. Si la empresa manifiesta la imposibilidad de aceptar su reincorporación por falta de vacante adecuada, o deniega la misma en ese momento pero admite el reingreso en una fecha futura, podrá continuar percibiendo la prestación por desempleo hasta la fecha de reincorporación a la empresa o hasta que la prestación finalice.

Si el plazo de duración de la excedencia voluntaria ya hubiera transcurrido cuando solicita la prestación por desempleo o no estuviera previsto un periodo mínimo de duración de la excedencia concedida, está obligado a solicitar primero el reingreso en la empresa. Hasta tanto ésta no le deniegue el acceso al su anterior puesto de trabajo, la trabajadora no se considera en situación legal de desempleo y por lo tanto no será posible que el INEM atienda la solicitud de prestación por desempleo. Si la empresa respondiese que en ese momento no pueden reincorporarla, ya se encontraría en situación legal de desempleo y podría acceder a la prestación.

Ver sentencias TSJ Navarra, de 23/02/2006, TS, de 26/09/2001, TS, de 18/09/2002, Rec. 316/2002 y TS, de 26/06/1998.

No hay versiones para este comentario

Excedencias laborales
Excedencia voluntaria
Trabajador excedente
Reserva de puesto de trabajo
Excedencia voluntaria por interés particular
Excedencia por cuidado de hijo
Despido improcedente
Contrato de Trabajo
Voluntad unilateral
Despido colectivo
Excedencia forzosa
Expediente de regulación de empleo
Voluntad
Centro de trabajo
Obligaciones recíprocas
Suspensión del contrato de trabajo
Salarios de tramitación
Extinción del contrato de trabajo
Negociación colectiva
Situación asimilada alta Seguridad Social
Baja en la seguridad social
Convenio especial con la Seguridad Social
Derecho a indemnización
Obligación de cotizar a la Seg. Social
Antigüedad del trabajador
Prestación de servicios
Acogimiento
Indemnización por despido colectivo
Derechos de los trabajadores
Ascendientes
Daños y perjuicios
Pago del salario
Buena fe
Fondo del asunto
Maternidad a efectos laborales
Reclamación de indemnización
Reanudación de las prestaciones
Maternidad
Periodo de excedencia
Dies a quo