Elementos de las causas de justificación en los delitos

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Causas de justificación de los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Las denominadas causas de exclusión de la antijuridicidad o del injusto, o causas de justificación, pueden ser definidas como aquellas circunstancias eximentes que por determinadas razones excluyen la antijuridicidad o ilicitud de una conducta q...

  • Las causas de justificación de un delito

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    La no exigibilidad de otra conducta se da en aquellas situaciones en las que el sujeto, aunque no ha perdido totalmente su libertad de optar, pues puede seguir eligiendo entre la conducta antijurídica y la adecuada al mandato, y teniendo el cono...

  • El consentimiento como supuesto de exoneración de la responsabilidad

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    Por responsabilidad entendemos la obligación de resarcir las consecuencias lesivas para los derechos o intereses de otra persona derivadas de la actuación propia o ajena, bien procedan aquellas del incumplimiento de contratos, o bien de daños prod...

  • El estado de necesidad como supuesto de exoneración de la responsabilidad civil

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    El estado de necesidad es aquella situación que ampara a quien, en circunstancias de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno debe causar otro mal, siempre que este no sea mayor que el que trata de evitar. Se requiere que no haya provocación i...

  • Las características de la imputabilidad y los elementos de la culpabilidad

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    El ser humano tiene, salvo los casos excepcionales de inimputabilidad, libertad de deliberación, decisión y actuación y será su conducta la que determine si estamos ante un supuesto de culpabilidad. En la época clásica se formuló la teorí...

Ver más documentos relacionados
  • Escrito de defensa alegando legítima defensa en procedimiento abreviado

    Fecha última revisión: 22/03/2016

    NOTA: Las eximentes se encuentran reguladas en el art. 20 del Código Penal. Cuando no concurran todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad, producirán efectos atenuatorios, ya que así se dispone en el art. 21 del Código Penal...

  • Escrito de defensa de juicio rápido alegando eximente

    Fecha última revisión: 10/03/2016

    NOTA: Para enjuiciar un hecho bajo la modalidad del procedimiento para el enjuiciamiento rápido, debe tratarse de un delito flagrante; de violencia doméstica; de hurto; de robo; de hurto y robo de uso de vehículos a motor o contra la segurid...

  • Demanda de juicio ordinario solicitando nulidad por error en el consentimiento

    Fecha última revisión: 19/05/2016

       NOTA: El art. 1265 del Código Civil establece que será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidación o dolo. Además el Art. 1261 dispone que "No hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes: 1º Consentim...

  • Demanda acción de nulidad por dolo

    Fecha última revisión: 19/05/2016

      NOTA: Será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidación o dolo (Art. 1265 del Código Civil)   AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE [JUZGADO] D./D.ª [NOMBRE_PROCURADOR_CLIENTE] procurador/a de los tribunales y de D./D.ª [N...

  • Demanda de acción de resolución de compraventa de un inmueble

    Fecha última revisión: 20/05/2016

    NOTA: Según el artículo 1124 del Código Civil, la facultad de resolver es implícita en las obligaciones recíprocas, si una parte no cumpliere. El perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

En el Código Penal de 1995 se reconocen como causas de justificación las siguientes: legítima defensa (20.4 ,Código Penal), estado de necesidad (20.5 ,Código Penal) y el cumplimiento de un deber o ejercicio legítimo del derecho, oficio o cargo (20.7 ,Código Penal). En relación con ello dichas causas de justificación se encuentra, para el caso de determinados delitos, el consentimiento del ofendido, ya que su naturaleza como tal causa es más discutible, ya que puede afectar a la antijuridicidad o a la tipicidad.

 

En virtud de lo argumentado por una tesis ampliamente defendida, en todas las causas de justificación ha de estar presente un elemento subjetivo de justificación, el ánimo específico de realizar la actuación justificante. Así, sería necesario el animus defensionis en la causa de justificación de la legítima defensa; el animus salvationis en el estado de necesidad; el ánimo de ejercer un derecho o el cargo o de cumplir un deber, etc. Esta exigencia se basa fundamentalmente en la idea de que no es suficiente que se de una situación objetiva de justificación y la eliminación del desvalor del resultado o del hecho, sino que es necesario un valor positivo de la intención.

Sin embargo, estas teorías han de ser rechazadas, pues se entiende que lo correcto es que las causas de exclusión de la antijuridicidad no necesitan de forma general la concurrencia de elementos subjetivos, excepto que alguna ley así lo exija de modo inequívoco; aunque sí es preciso tener conocimiento de la situación justificante.

En el caso de la causa de justificación del estado de necesidad, la ley exige expresamente que se obre “para evitar un mal propio o ajeno” (animus salvationis); sin embargo, dicho ánimo puede considerarse como un requisito inesencial, cuya ausencia permite contemplar la eximente incompleta.

Desde el punto de vista formal, la redacción que se da a las causas de justificación puede entenderse en el sentido de que las mismas son independientes del ánimo o propósito que guíe al sujeto en su comportamiento.

Desde el punto de vista material, si el sujeto conoce la situación objetiva justificante, no hay desvalor subjetivo de la acción, pues el mismo sólo tiene sentido si hay dolo e imprudencia referidos a un desvalor del resultado o del hecho. Sin embargo, en ocasiones puede ocurrir que, al no actuar el sujeto en virtud del propósito de defensa, cumplimiento del deber, etc., lo que hará que objetivamente tal conducta sea innecesaria o desproporcionada, constituyendo un exceso intensivo o extensivo de la causa de justificación. En caso de que el sujeto no conozca la situación objetiva justificante, y aún así desea realizar el tipo, querrá un desvalor del resultado (o del hecho) y tendrá auténtico dolo; de modo que su conducta será punible como tentativa imposible. Ello quiere decir que en general, en los hechos dolosos no es necesario para la exención el ánimo o finalidad específica de lograr el objetivo justificado, pero (para que no exista tentativa idónea) sí se requerirá el conocimiento de actuar en la situación justificante, que necesariamente implica también voluntad de dicha actuación.

Sin embargo, si la conducta es imprudente y casualmente produce una actuación objetivamente cubierta por la situación justificante, aunque el sujeto la desconozca no responderá penalmente, pues en los hechos imprudentes, el desvalor del resultado (o del hecho en los delitos de mera conducta), a no ser que la mera acción imprudente constituya ya un delito de peligro.

 Asimismo, y en otras palabras, en relación con los elementos objetivo y subjetivo de las causas de justificación, cabe diferenciar la teoría puramente objetiva de la justificación y la teoría puramente subjetiva de la justificación.

Los defensores de la teoría puramente objetiva de la justificación sostienen que cuando a través de una determinada conducta se produce un resultado positivo, aunque el mismo no esté abarcado por la voluntad, tal conducta estará justificada; pues la ausencia de los requisitos subjetivos de una causa de justificación no impide su estimación cuando concurren los objetivos. Por ejemplo, en el caso de que una persona lance una piedra contra la ventana de un vecino, rompiendo con dicho acto algún valioso objeto de éste, pero salvándolo a la vez de morir asfixiado a causa de los gases que emanaban de la cocina del vecino; si el sujeto llevó a cabo tales acciones para salvar la vida a su vecino, porque conocía la presencia de tales gases en el interior de su vivienda, o aún en el caso de que no tuviese tal dato, que no tuviese el ánimo de salvarle la vida, su conducta estará en todo caso justificada, por el resultado valioso y positivo que la misma ha producido.

Por otra parte, los defensores de la teoría puramente subjetiva de la justificación (teoría minoritaria en el ámbito doctrinal) consideran que para la exclusión del ilícito basta con la justificación subjetiva, aunque el resultado lesivo fuera innecesario.

No hay versiones para este comentario

Estado de necesidad
Legítima defensa
Antijuridicidad
Cumplimiento de un deber
Tipicidad
Dolo
Eximentes incompletas
Voluntad
Tentativa imposible
Tentativa idónea
Acción imprudente
Lesividad