Error de tipo

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Conocimiento de antijuridicidad y error de prohibición como causa de inimputabilidad

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    El error es un conocimiento equivocado de un determinado objeto, que es entendido por el sujeto de una manera defectuosa o simplemente no ser captado, en cuyo caso hablamos de ignorancia, aunque en realidad los efectos, en ambos casos, son los mism...

  • Clases de delitos según la estructura del tipo

    Órden: Penal Fecha última revisión: 08/03/2013

    Con la expresión contenida en el Art. 10 ,Código Penal ?penadas por la ley?, se hace referencia a la tipicidad, que consiste en la exigencia de que la acción u omisión relevantes para el Derecho Penal se encuentren descritas en un tipo, del c...

  • El cumplimiento de un deber o el ejercicio de un derecho como causa de justificación de los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 04/01/2013

    El 20.7 ,CP, declara también exento de responsabilidad criminal a:  «El que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo».  Los requisitos para que se cumpla esta causa de justificación: Orige...

  • Causas de justificación de los delitos

    Órden: Penal Fecha última revisión: 13/11/2014

    Las denominadas causas de exclusión de la antijuridicidad o del injusto, o causas de justificación, pueden ser definidas como aquellas circunstancias eximentes que por determinadas razones excluyen la antijuridicidad o ilicitud de una conducta q...

  • Causas de extinción de responsabilidad criminal

    Órden: Penal Fecha última revisión: 27/12/2012

    Las causas de extinción de la responsabilidad criminal son independientes de la perfección del delito y de sus elementos, lo que acontece es que: - el Estado da por realizada su misión en cuanto que da la sanción penal por cumplida o que ést...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Caso práctico: La tipicidad del artículo 384.2 del Código Penal respecto a permisos de conducir extranjeros

    Fecha última revisión: 16/12/2014

  • La tipicidad del artículo 384.2 del Código Penal respecto a permisos de conducir extranjerosEn la sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Nº Recurso: 20445/2012, del 20-06-2013, (TS, Sala de lo Penal, nº 507/2013, de 20/06/2013, Re...

  • Caso práctico: Caracteres de la legítima defensa

    Fecha última revisión: 02/01/2013

  • ¿Cómo se configura la legítima defensa por parte de la jurisprudencia? ¿Cuál es la doctrina al respecto?Veremos a continuación la concreción jurisprudencial de este concepto en relación con un caso de tiroteo en el que el recurrente inicia la...

  • Caso práctico: Legítima defensa y animus defendendi

    Fecha última revisión: 02/01/2013

  • ¿Cual es la configuración jurisprudencial del animus defendendi?El animus defendendi es un concepto añadido por la jurisprudencia, que forma parte de los requisitos para al existencia de la legítima defensa. Existen varias sentencias del Tribunal...

  • Caso práctico: Omisión del deber de socorro

    Fecha última revisión: 24/09/2014

  • ¿Cuál es la configuración jurisprudencial del delito de omisión del deber de socorro? ¿Qué elementos forman parte de la configuración típica de este delito?Para aclarar esta cuestión podemos acudir a lo establecido por la Sentencia del Tribu...

  • Caso práctico: Promesa de constitución de hipoteca

    Fecha última revisión: 28/11/2012

  • PLANTEAMIENTO"A" es prestamista, y presta 10.000 euros a "B". "B", prestatario, promete como garantía una finca rústica. Sobre dicha finca rústica, cae una orden de embargo. ¿Qué podrá hacer "A" cuando descubra la carga que tiene la finca pro...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal

Podemos hablar de error de tipo cuando la parte objetiva del tipo no converge con la representación subjetiva del agente en algún aspecto relevante, pues teniendo en cuenta que para imputar la comisión de un cierto hecho a un determinado sujeto es necesario que tal sujeto tenga conocimiento de ciertos acontecimientos, no es posible realizar tal imputación si el sujeto no conoce tales elementos. No obstante, es preciso tener en cuenta algunas precisiones en relación con el error de tipo, ya que sucede que ciertos errores no interrumpen la imputación, como en los casos de divergencia por defecto (en cuyo caso el sujeto conoce menos circunstancias de las que se dan en la realidad) y por exceso (en los que, por el contrario, conoce más).

 

El 14.1 ,Código Penal contiene las normas legales del error del tipo.

Del referido artículo puede deducirse el carácter “esencial” del elemento que tipifica el hecho, teniendo en cuenta lo expuesto por el 14.1 ,Código Penal.

En relación con los efectos reconocidos por el Código Penal de 1995 para el caso del error de tipo, es necesario distinguir entre los casos en que el error es invencible y aquéllos en los que el es vencible.

En el supuesto de que el error sea invencible, se excluye la responsabilidad penal (exclusión de la tipicidad), pues la misma no puede exigirse al tratarse de un error que no podía ser evitado.

Si el error es vencible, sí se exigirá la responsabilidad criminal a título de imprudencia, siempre que el delito de que se trate admita tal modalidad (14.1 ,Código Penal).

En virtud de lo establecido por el 14.1 ,Código Penal, para determinar si el error era o no vencible, deberá atenderse a las especiales circunstancias objetivas y subjetivas que rodeen la comisión del delito, ya que no basta el criterio de la diligencia del hombre medio.

El ya citado artículo no permite una fácil interpretación de las disposiciones referidas al error sobre los elementos esenciales que expresan la tipicidad penal de un hecho, pues dispone que ha de tratarse de un error sobre “un hecho constitutivo de la infracción penal”. Es importante tener en cuenta que no es posible interpretar de tal texto que exista distinción entre error de hecho (que erróneamente se identificaría con el error de tipo) y error de derecho (que erróneamente se identificaría con el error de); por ello hemos de realizar una interpretación en la que se empleen criterios sistemáticos y teleológicos, de modo que así, según entienden ciertos autores recurriendo a la analogía “in bonam partem” en relación con el 14.1 ,Código Penal sobre el error sobre los elementos típicos de hecho, podrían otorgarse los efectos pertinentes del error de tipo a los supuestos de error sobre los elementos normativos del tipo.

Por otra parte, existe división en el ámbito doctrinal en relación al tratamiento que se deber dar a los casos de error sobre los presupuestos fáctico-objetivos de una causa de justificación (como por ejemplo sucedería con la legítima defensa, reconocida en el 20.4 ,Código Penal. Por una parte, los defensores de la teoría estricta de la culpabilidad, entienden que en tales casos, deben ser aplicadas las normas del error de prohibición; sin embargo, diversos sectores doctrinales (como los defensores de la teoría restringida de la culpabilidad o los de la teoría de los elementos negativos del tipo) defienden que las normas que han de ser aplicadas son las referidas al error de tipo.

En relación con el error de tipo, puede decirse que, por un lado, cabe error sobre el objeto o persona a los que se dirige el riesgo (error in objecto vel in persona). En caso de que la persona y el objeto sean protegidos por el Derecho de igual forma, el error sobre ello no interrumpe la imputación. Sin embargo, sí se interrumpirá la imputación si el objeto afectado se encuentra diferentemente protegido por la ley, ya que se entiende que el sujeto agente actúa sabiendo que está creando un riesgo contra una persona y lo crea contra un objeto (dispara contra alguien y resulta ser un valioso retrato de éste), o viceversa, contra un objeto y acaba afectando a una persona (dispara contra el retrato que resulta ser el retratado); o lo crea contra una persona protegida de forma diversa a la que él se había representado (dispara contra un sujeto especialmente protegido, sin conocer este dato). En estos casos, se interrumpe la imputación respecto al riesgo no abarcado por la representación (imprudencia), pero también será preciso tener en cuenta la creación dolosa de un riesgo aunque quedara sin resultado (tentativa). En concreto, se trataría de un concurso ideal de delitos entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado.

Pero estos casos son estructuralmente diversos de aquellos en los que el agente yerra la trayectoria o el golpe (aberratio ictus: se representa un riesgo contra un objeto, pero el golpe se desvía y produce un resultado en otro objeto). También aquí procede la solución del concurso de delitos (ideal) entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado, con independencia de si los dos objetos gozaban de igual o diferente protección.

Dichos casos de error en el golpe difieren de los de error en el proceso sobre la causación del resultado: el agente se representa un riesgo para el resultado, y efectivamente lo despliega, pero se realiza el resultado por otra vía (la víctima no muere por el golpe recibido por el agente doloso, sino al caer al suelo tras el golpe). En realidad, la cuestión, más que de imputación subjetiva (error), es de imputación objetiva: habrá que valorar si el cambio de procedimiento causal del riesgo interrumpe o no la imputación objetiva del resultado a la conducta.

 

 

Podemos hablar de error de tipo cuando la parte objetiva del tipo no converge con la representación subjetiva del agente en algún aspecto relevante, pues teniendo en cuenta que para imputar la comisión de un cierto hecho a un determinado sujeto es necesario que tal sujeto tenga conocimiento de ciertos acontecimientos, no es posible realizar tal imputación si el sujeto no conoce tales elementos. No obstante, es preciso tener en cuenta algunas precisiones en relación con el error de tipo, ya que sucede que ciertos errores no interrumpen la imputación, como en los casos de divergencia por defecto (en cuyo caso el sujeto conoce menos circunstancias de las que se dan en la realidad) y por exceso (en los que, por el contrario, conoce más).

El 14.1 ,Código Penal contiene las normas legales del error del tipo.

Del referido artículo puede deducirse el carácter “esencial” del elemento que tipifica el hecho, teniendo en cuenta lo expuesto por el 14.1 ,Código Penal.

En relación con los efectos reconocidos por el Código Penal de 1995 para el caso del error de tipo, es necesario distinguir entre los casos en que el error es invencible y aquéllos en los que el es vencible.

En el supuesto de que el error sea invencible, se excluye la responsabilidad penal (exclusión de la tipicidad), pues la misma no puede exigirse al tratarse de un error que no podía ser evitado.

Si el error es vencible, sí se exigirá la responsabilidad criminal a título de imprudencia, siempre que el delito de que se trate admita tal modalidad (14.1 ,Código Penal).

En virtud de lo establecido por el 14.1 ,Código Penal, para determinar si el error era o no vencible, deberá atenderse a las especiales circunstancias objetivas y subjetivas que rodeen la comisión del delito, ya que no basta el criterio de la diligencia del hombre medio.

El ya citado artículo no permite una fácil interpretación de las disposiciones referidas al error sobre los elementos esenciales que expresan la tipicidad penal de un hecho, pues dispone que ha de tratarse de un error sobre “un hecho constitutivo de la infracción penal”. Es importante tener en cuenta que no es posible interpretar de tal texto que exista distinción entre error de hecho (que erróneamente se identificaría con el error de tipo) y error de derecho (que erróneamente se identificaría con el error de); por ello hemos de realizar una interpretación en la que se empleen criterios sistemáticos y teleológicos, de modo que así, según entienden ciertos autores recurriendo a la analogía “in bonam partem” en relación con el 14.1 ,Código Penal sobre el error sobre los elementos típicos de hecho, podrían otorgarse los efectos pertinentes del error de tipo a los supuestos de error sobre los elementos normativos del tipo.

Por otra parte, existe división en el ámbito doctrinal en relación al tratamiento que se deber dar a los casos de error sobre los presupuestos fáctico-objetivos de una causa de justificación (como por ejemplo sucedería con la legítima defensa, reconocida en el 20.4 ,Código Penal. Por una parte, los defensores de la teoría estricta de la culpabilidad, entienden que en tales casos, deben ser aplicadas las normas del error de prohibición; sin embargo, diversos sectores doctrinales (como los defensores de la teoría restringida de la culpabilidad o los de la teoría de los elementos negativos del tipo) defienden que las normas que han de ser aplicadas son las referidas al error de tipo.

En relación con el error de tipo, puede decirse que, por un lado, cabe error sobre el objeto o persona a los que se dirige el riesgo (error in objecto vel in persona). En caso de que la persona y el objeto sean protegidos por el Derecho de igual forma, el error sobre ello no interrumpe la imputación. Sin embargo, sí se interrumpirá la imputación si el objeto afectado se encuentra diferentemente protegido por la ley, ya que se entiende que el sujeto agente actúa sabiendo que está creando un riesgo contra una persona y lo crea contra un objeto (dispara contra alguien y resulta ser un valioso retrato de éste), o viceversa, contra un objeto y acaba afectando a una persona (dispara contra el retrato que resulta ser el retratado); o lo crea contra una persona protegida de forma diversa a la que él se había representado (dispara contra un sujeto especialmente protegido, sin conocer este dato). En estos casos, se interrumpe la imputación respecto al riesgo no abarcado por la representación (imprudencia), pero también será preciso tener en cuenta la creación dolosa de un riesgo aunque quedara sin resultado (tentativa). En concreto, se trataría de un concurso ideal de delitos entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado.

Pero estos casos son estructuralmente diversos de aquellos en los que el agente yerra la trayectoria o el golpe (aberratio ictus: se representa un riesgo contra un objeto, pero el golpe se desvía y produce un resultado en otro objeto). También aquí procede la solución del concurso de delitos (ideal) entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado, con independencia de si los dos objetos gozaban de igual o diferente protección.

Dichos casos de error en el golpe difieren de los de error en el proceso sobre la causación del resultado: el agente se representa un riesgo para el resultado, y efectivamente lo despliega, pero se realiza el resultado por otra vía (la víctima no muere por el golpe recibido por el agente doloso, sino al caer al suelo tras el golpe). En realidad, la cuestión, más que de imputación subjetiva (error), es de imputación objetiva: habrá que valorar si el cambio de procedimiento causal del riesgo interrumpe o no la imputación objetiva del resultado a la conducta.

 

Podemos hablar de error de tipo cuando la parte objetiva del tipo no converge con la representación subjetiva del agente en algún aspecto relevante, pues teniendo en cuenta que para imputar la comisión de un cierto hecho a un determinado sujeto es necesario que tal sujeto tenga conocimiento de ciertos acontecimientos, no es posible realizar tal imputación si el sujeto no conoce tales elementos. No obstante, es preciso tener en cuenta algunas precisiones en relación con el error de tipo, ya que sucede que ciertos errores no interrumpen la imputación, como en los casos de divergencia por defecto (en cuyo caso el sujeto conoce menos circunstancias de las que se dan en la realidad) y por exceso (en los que, por el contrario, conoce más).

El 14.1 ,Código Penal contiene las normas legales del error del tipo.

Del referido artículo puede deducirse el carácter “esencial” del elemento que tipifica el hecho, teniendo en cuenta lo expuesto por el 14.1 ,Código Penal.

En relación con los efectos reconocidos por el Código Penal de 1995 para el caso del error de tipo, es necesario distinguir entre los casos en que el error es invencible y aquéllos en los que el es vencible.

En el supuesto de que el error sea invencible, se excluye la responsabilidad penal (exclusión de la tipicidad), pues la misma no puede exigirse al tratarse de un error que no podía ser evitado.

Si el error es vencible, sí se exigirá la responsabilidad criminal a título de imprudencia, siempre que el delito de que se trate admita tal modalidad (14.1 ,Código Penal).

En virtud de lo establecido por el 14.1 ,Código Penal, para determinar si el error era o no vencible, deberá atenderse a las especiales circunstancias objetivas y subjetivas que rodeen la comisión del delito, ya que no basta el criterio de la diligencia del hombre medio.

El ya citado artículo no permite una fácil interpretación de las disposiciones referidas al error sobre los elementos esenciales que expresan la tipicidad penal de un hecho, pues dispone que ha de tratarse de un error sobre “un hecho constitutivo de la infracción penal”. Es importante tener en cuenta que no es posible interpretar de tal texto que exista distinción entre error de hecho (que erróneamente se identificaría con el error de tipo) y error de derecho (que erróneamente se identificaría con el error de); por ello hemos de realizar una interpretación en la que se empleen criterios sistemáticos y teleológicos, de modo que así, según entienden ciertos autores recurriendo a la analogía “in bonam partem” en relación con el 14.1 ,Código Penal sobre el error sobre los elementos típicos de hecho, podrían otorgarse los efectos pertinentes del error de tipo a los supuestos de error sobre los elementos normativos del tipo.

Por otra parte, existe división en el ámbito doctrinal en relación al tratamiento que se deber dar a los casos de error sobre los presupuestos fáctico-objetivos de una causa de justificación (como por ejemplo sucedería con la legítima defensa, reconocida en el 20.4 ,Código Penal. Por una parte, los defensores de la teoría estricta de la culpabilidad, entienden que en tales casos, deben ser aplicadas las normas del error de prohibición; sin embargo, diversos sectores doctrinales (como los defensores de la teoría restringida de la culpabilidad o los de la teoría de los elementos negativos del tipo) defienden que las normas que han de ser aplicadas son las referidas al error de tipo.

En relación con el error de tipo, puede decirse que, por un lado, cabe error sobre el objeto o persona a los que se dirige el riesgo (error in objecto vel in persona). En caso de que la persona y el objeto sean protegidos por el Derecho de igual forma, el error sobre ello no interrumpe la imputación. Sin embargo, sí se interrumpirá la imputación si el objeto afectado se encuentra diferentemente protegido por la ley, ya que se entiende que el sujeto agente actúa sabiendo que está creando un riesgo contra una persona y lo crea contra un objeto (dispara contra alguien y resulta ser un valioso retrato de éste), o viceversa, contra un objeto y acaba afectando a una persona (dispara contra el retrato que resulta ser el retratado); o lo crea contra una persona protegida de forma diversa a la que él se había representado (dispara contra un sujeto especialmente protegido, sin conocer este dato). En estos casos, se interrumpe la imputación respecto al riesgo no abarcado por la representación (imprudencia), pero también será preciso tener en cuenta la creación dolosa de un riesgo aunque quedara sin resultado (tentativa). En concreto, se trataría de un concurso ideal de delitos entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado.

Pero estos casos son estructuralmente diversos de aquellos en los que el agente yerra la trayectoria o el golpe (aberratio ictus: se representa un riesgo contra un objeto, pero el golpe se desvía y produce un resultado en otro objeto). También aquí procede la solución del concurso de delitos (ideal) entre uno doloso intentado y otro imprudente consumado, con independencia de si los dos objetos gozaban de igual o diferente protección.

Dichos casos de error en el golpe difieren de los de error en el proceso sobre la causación del resultado: el agente se representa un riesgo para el resultado, y efectivamente lo despliega, pero se realiza el resultado por otra vía (la víctima no muere por el golpe recibido por el agente doloso, sino al caer al suelo tras el golpe). En realidad, la cuestión, más que de imputación subjetiva (error), es de imputación objetiva: habrá que valorar si el cambio de procedimiento causal del riesgo interrumpe o no la imputación objetiva del resultado a la conducta.

 

No hay versiones para este comentario

Error de tipo
Responsabilidad penal
Tipicidad
Aberratio ictus
Comisiones
Comisión del delito
Error de derecho
Error de hecho
Legítima defensa
Error de prohibición
Tentativa
Concurso ideal
Concurso de delitos