ERTE parcial COVID-19 (No aplicable desde el 01/10/2020)

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual DEROGADO desde 30 de Septiembre de 2020
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 02/06/2021

El ERTE por fuerza mayor parcial COVID-19 apareció en el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, asociado a las empresas cuyas causas de fuerza mayor vayan aminorando y puedan recuperar su actividad de forma paulatina en la desescalada asociada al impacto del COVID-19.

Este tipo o categoría de suspensión temporal de empleo engloba, todo ERTE de fuerza mayor cuando –antes o después del 13 de mayo de 2020 (fecha de entrada en vigor del Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo)– se hubiese producido una “recuperación parcial” de la actividad empresarial.

Resultando inicialmente una medida aplicable desde el 13 de mayo de 2020 hasta el 30 de junio de 2020, pasó a entenderse como un mecanismo de transición aplicable hasta el 30 de septiembre de 2020, ya que el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, deja de regularlo y comienza a aplicar el ERTE FM por rebrote, para el caso de obligación de cierre de centros de trabajo durante el periodo temporal entre el 1 de julio de 2020 al 30 de septiembre de 2020.

Ambas fórmulas ha quedado sustituidas a efectos reglamentarios, con efectos de 1 de octubre de 2020, por los ERTE de impedimento de la actividad y de limitación de actividad, regulados en el Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo.

NOVEDADES

- El ERTE Parcial -vigente entre 13/05/2020 y 30/09/2020- ha quedado sustituido a efectos reglamentarios, desde el 1 de octubre de 2020, por los ERTE de impedimento de la actividad y de limitación de actividad, regulados en el Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo.

 
 
ERTE fuerza mayor parcial 
 
El ERTE Parcial se encontró vigente entre 13/05/2020 y 30/09/2020 quedado desde el 1 de octubre de 2020 sustituido a efectos reglamentarios por los ERTE de impedimento de la actividad y de limitación de actividad (Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo [aplicable para los meses de mayo y junio de 2020) y Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio (aplicable para los meses de julio, agosto y septiembre de 2020)].
 
A partir de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo (13 de mayo de 2020), se estableció la continuidad en situación de fuerza mayor total derivada del COVID-19 de aquellas empresas y entidades que contaran con un expediente de regulación temporal de empleo basado en el art. 22 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, y estuvieran afectadas por las causas referidas en dicho precepto que impidan el reinicio de su actividad.

Se consideraba en situación de fuerza mayor parcial derivada del COVID-19, aquellas empresas y entidades que cuenten con un expediente de regulación temporal de empleo autorizado en base al artículo 22 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, desde el momento en el que las causas reflejadas en dicho precepto permitan la recuperación parcial de su actividad, hasta el 30 de septiembre de 2020. Es decir, este tipo o categoría de suspensión temporal de empleo engloba, todo ERTE de fuerza mayor cuando (antes o después del 13 de mayo) se haya producido una “recuperación parcial” de la actividad empresarial.

Estas empresas y entidades deberán proceder a reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

La fuerza mayor parcial a los efectos del artículo 1.2 del Real Decreto-ley 18/2020, necesitaba de la concurrencia de tres elementos

a) La existencia de un expediente de regulación de empleo anterior autorizado que incluirá a la totalidad o a parte de la plantilla, y que supondrá medidas de suspensión o reducción de jornada entendidas en los términos previstos en el artículo 47 ET y el Reglamento de procedimientos de despido colectivo y suspensión de contratos o reducción de jornada aprobado por el Real Decreto 1483/2012, de 29 de octubre.

b) Que las causas descritas en el artículo 22.1 del Real Decreto-ley 8/2020, cualesquiera de ellas, conforme a las cuales se adoptaron las medidas de regulación de empleo, permitan la recuperación de la actividad de la empresa.

c) Que se produzca la reincorporación de los trabajadores (en términos del Real Decreto-ley 18/2020: “deberán proceder a reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada”)Corresponde a la empresa valorar en función de sus circunstancias particulares en qué momento las causas por las que se autorizó el ERTE por fuerza mayor permiten la recuperación parcial de su actividad y en qué medida la reincorporación de los trabajadores afectados, y en qué porcentaje de su jornada, es necesaria para el desarrollo de la actividad.

Por tanto, con esa regulación la prórroga del ERTE exigía que subsistiesen las causas de fuerza mayor y que impidiesen el reinicio de la actividad e incluso la duración de la prórroga estaba condicionada a dicho impedimento. Por otra parte se preveía que si era posible una recuperación parcial de la actividad así se hiciese, reincorporando a los trabajadores necesarios, pero dando preferencia las medidas de reducción de jornada. El Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial, fue más restrictivo de la libertad empresarial, al determinar que a partir de la entrada en vigor del mismo las empresas y entidades afectadas por los ERTES por fuerza mayor basada en el COVID "deberán reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada". STSJ Madrid n.º 61/2021, de 27 de enero de 2021, ECLI:ES:TSJM:2021:494

A TENER EN CUENTA. La normativa aplicable especifica que la prórroga del ERTE Fuerza Mayor no es automática, sino que exige que quede acreditado que siguen concurriendo las causas de fuerza mayor que produjeron la suspensión o reducción de la actividad (a diferencia por ejemplo de la prórroga realizada hasta el 31 de enero de 2021 prescrita posteriormente por el artículo 1 del posterior Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo).

La desafectación de trabajadores para tareas preparatorias sin reanudación de la actividad efectiva hacia el público no supone la consideración de paso a ERTE parcial. Junto a la desafectación de las personas trabajadoras, el reinicio de la actividad requiere, para que se produzca el inicio de la situación de fuerza mayor parcial, la reanudación efectiva de la actividad y no la mera preparación de la misma.

La fuerza mayor parcial únicamente resultaba de aplicación respecto de los expedientes de regulación temporal de empleo. La vuelta a la actividad de los trabajadores por cuenta propia o autónomos que sean, a su vez, empresarios de trabajadores por cuenta ajena, no determina el inicio de la situación de fuerza mayor parcial.

En el caso de que una empresa reactivara inicialmente a sus trabajadores y, con posterioridad, procediera a suspender nuevamente el contrato de algunos de dichos trabajadores, se tendría derecho, respecto a tales trabajadores a los que se les suspendió el contrato posteriormente, a la exoneración prevista en el artículo 4.2.b) del RD-Ley 18/2020. Ello por cuanto tales trabajadores continúan con sus actividades suspendidas, con independencia de que, inicialmente, reanudaron la actividad.

En el caso de existir varios centros de trabajo en situación de ERTE, se entenderán en fuerza mayor parcial los centros de trabajo donde haya podido reiniciar la actividad y haya reincorporación de trabajadores. Siendo posible el mantenimiento de algún centro de trabajo en fuerza mayor total.

A TENER EN CUENTA. La fuerza mayor parcial no actuaba de forma automática en aquellas actividades que puedan reiniciarse de acuerdo con las Órdenes Ministeriales referentes al proceso de desescalada dado que es necesario que las causas del artículo 22 del Real Decreto-ley 8/2020, conforme a las cuales la empresa adoptó las medidas de suspensión o reducción de jornada, permitan el inicio de la actividad y las personas trabajadoras afectadas por las medidas de regulación de empleo se reincorporen, entendiéndose en otro caso en fuerza mayor total. (Boletín del Sistema Red 14/2020 de 5 de junio).

CUESTIÓN

¿Cuál es la diferencia entre ERTE de fuerza mayor total o parcial?

En un ERTE de fuerza mayor total, todas las personas trabajadores de la empresa se ven afectadas por la suspensión temporal de contrato. Sin embargo, en un ERTE parcial –primando ajustes en términos de reducción de jornada–, la empresa puede ir desafectando una parte de sus trabajadores según la actividad lo haga necesario.

SENTENCIA RELEVANTE

STSJ Galicia, rec. 4508/2020, de 8 de febrero de 2021, ECLI:ES:TSJGAL:2021:936

«(…) el objetivo es, como alega la empresa en su escrito de impugnación, facilitar el tránsito hacia las reducciones de jornada, que suponen un menor impacto económico sobre la persona trabajadora y que permitirán atender de manera paulatina a la oferta y demanda de productos y servicios de las empresas, en la medida en la que la actividad y estructura de personal lo permitan. Asimismo, lo anterior permite garantizar una mejor gestión del tiempo de trabajo, reduciendo los tiempos de exposición, de conformidad con la información actualizada por parte de las autoridades públicas sobre la prevalencia del COVID-19. El art.1, apartado 2.2 de dicha norma, es reproducción de la anterior exposición de motivos. "Estas empresas y entidades deberán proceder a reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada».

«(...) que la normativa dictada en esta materia como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la Covid 19, contenga tal regulación, no significa que la reincorporación de la demandante a su puesto de trabajo en régimen de reducción de jornada, no entrañe modificación sustancial de las condiciones pactadas. Y que la empresa pueda sin más imponer a la trabajadora una conversión de su contrato, pues ya dijimos que el articulo el art. 12.4 e) ET establece que la conversión de un trabajo a tiempo completo en un trabajo parcial, ha de ser de carácter voluntario para el trabajador y no se podrá imponer de forma unilateral o como consecuencia de una modificación sustancial de condiciones de trabajo al amparo de lo dispuesto en el artículo 41.1.a). Y además prohíbe que el trabajador pueda ser despedido, o sufrir otro tipo de sanción o efecto perjudicial, por el hecho de rechazar esta conversión, sin perjuicio de las medidas que, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 51 y 52.c) de esta Ley, puedan adoptarse por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción».

Exoneración cuotas ERTE Fuerza mayor parcial derivada del COVID-19

La TGSS exoneraba del abono de la aportación empresarial, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, siempre que, a 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de 50 trabajadores, o asimilados a los mismos, en situación de alta en la Seguridad Social. En caso de ERTE por fuerza mayor parcial:

Según el art. 4 y la disp. final 1.ª. uno y dos del Real Decreto-Ley 18/2020, de 12 de mayo (cotizaciones devengadas en los meses de mayo y junio de 2020):

 

 Plantilla

Periodo

Mayo 2020

Junio 2020

Respecto de los trabajadores que reinicien su actividad

 

Empresas con menos de 50 trabajadores

85 %

70 %

Empresas con 50 o más trabajadores

60 %

45 %

Respecto de los trabajadores que continuaban en ERTE

 

Empresas con menos de 50 trabajadores

60 %

45 %

Empresas con 50 o más trabajadores

45 %

30 %

Según Real Decreto-Ley 24/2020, de 26 de (cotizaciones devengadas en los meses de julio, agosto y septiembre de 2020):

 

 Plantilla

Periodo

Julio 2020

Agosto 2020

Septiembre 2020

Respecto de los trabajadores que reinicien su actividad

 

Empresas con menos de 50 trabajadores

60%60%60%

Empresas con 50 o más trabajadores

40%

40%

40%

Respecto de los trabajadores que continuaban en ERTE

 

Empresas con menos de 50 trabajadores

35%35%35%

Empresas con 50 o más trabajadores

25%25%25%

A TENER EN CUENTA. La vigente D.A. 4.ª del Real Decreto-ley 11/2021, de 27 de mayo cita el artículo 4 del Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo y el artículo 4, 8 y D.A. 1.ª del Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial, concretando que las exenciones en la cotización a la Seguridad Social no tendrán efectos para las personas trabajadoras, manteniéndose la consideración del periodo en que se apliquen como efectivamente cotizado a todos los efectos.

No hay versiones para este comentario

ERE temporal
Fuerza mayor
Coronavirus
Reducción de jornada laboral
Actividades empresariales
Centro de trabajo
Trabajador autónomo
Desafectación elementos patrimoniales
Expediente de regulación de empleo
Despido colectivo
Libertad de empresa
Trabajador por cuenta ajena
Modificación sustancial de las condiciones de trabajo
Sistema RED
Voluntad unilateral
Puesto de trabajo
Suspensión temporal de contratos
Cotización a la Seguridad Social
Causas económicas, técnicas, organizativas y de producción
Tesorería General de la Seguridad Social
Alta en la Seguridad Social

RDLeg. 2/2015 de 23 de Oct (Estatuto de los Trabajadores) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 255 Fecha de Publicación: 24/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 13/11/2015 Órgano Emisor: Ministerio De Empleo Y Seguridad Social

Real Decreto 1483/2012 de 29 de Oct (Reglamento de los procedimientos de despido colectivo y de suspensión de contratos y reducción de jornada) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 30/10/2012 Fecha de entrada en vigor: 31/10/2012 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

RD-Ley 30/2020 de 29 de Sep (Medidas sociales en defensa del empleo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 259 Fecha de Publicación: 30/09/2020 Fecha de entrada en vigor: 30/09/2020 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RD-Ley 24/2020 de 26 de Jun (Medidas de reactivación del empleo y de competitividad industrial) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 178 Fecha de Publicación: 27/06/2020 Fecha de entrada en vigor: 27/06/2020 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RD-Ley 11/2021 de 27 de May (Medidas urgentes para defensa del empleo, reactivación económica y protección de trabajadores autónomos) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 127 Fecha de Publicación: 28/05/2021 Fecha de entrada en vigor: 01/06/2021 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

RD-Ley 18/2020 de 12 de May (Medidas en defensa del empleo debido a COVID-19) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 134 Fecha de Publicación: 13/05/2020 Fecha de entrada en vigor: 13/05/2020 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados