Exposición a agentes físicos durante la realización del trabajo

Pertenece al Grupo
Incluídos en este Concepto
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Evaluación y análisis de riesgos laborales

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 10/02/2015

    La Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en consonancia con la Directiva Marco 89/391/CEE, establece como una obligación empresarial la Planificación de la acción preventiva a partir de una evaluación inicial de factores de riesgo y evaluar lo...

  • Seguridad en el Trabajo

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    Seguridad en el Trabajo1.- El trabajo y la salud. Riesgos profesionales. Factores de riesgoEl "Trabajo" puede definirse como toda actividad de transformación de la naturaleza, para satisfacer las necesidades humanas.Dos aspectos fundamentales a cons...

  • Riesgo por ruído en la prevención de riesgos laborales

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    Control de las exposiciones Como norma general el Reglamento del Ruido establece la obligación del empresario de reducir la exposición al ruido al nivel más bajo técnica y razonablemente posible habida cuenta del progreso técnico y la disponibi...

  • Protección colectiva e individual en prevención de riesgos

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 14/12/2012

    Protección colectiva e individual Las técnicas que poseemos para evitar, reducir o controlar los riesgos pasan por establecer unas buenas medidas de prevención en las empresas, encaminadas a hacer descender las tasas de siniestralidad. Para ello e...

  • Plus salarial por toxicidad, penosidad o peligrosidad

    Órden: Laboral Fecha última revisión: 15/01/2016

    Por negociación colectiva se concede y definelas condiciones de acceso y remuneración de los pluses por toxicidad, penosidad o peligrosidad en función de cada puesto de trabajo o actividad profesional del trabajador.  A pesar de que la negociaci...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 26/02/2016

Agentes Físicos

Dentro de los agentes físicos que se examinan en Higiene Industrial, uno de los más transcendentes como consecuencia del incremento progresivo de las cotas de mecanización en los distintos puestos de trabajo y el aumento de los ritmos de producción, es el ruido. La aparición de tecnologías novedosas, sustitutivas de trabajos manuales, son las causantes de que muchas actividades se desenvuelvan en un ambiente cada vez de mayor contaminación sonora.

Se suele definir el ruido como un conjunto de sonidos ininteligibles y no coordinados cuya sensación resulta desagradable y que además interfieren en la actividad humana. El ruido constituye hoy en día, uno de los problemas más acuciantes a resolver en una sociedad en evolución, ya que origina una progresiva pérdida de la capacidad auditiva del hombre y de no atajarla, amenaza con la pérdida de audición de un grupo cada día mayor.

Medición del ruido.

1.- Las mediciones deberán realizarse, siempre que sea posible, en ausencia del trabajador afectado, colocando el micrófono a la altura donde se encontraría su oído. Si la presencia del trabajador es necesaria, el micrófono se colocará, preferentemente, frente a su oído, a unos 10 centímetros de distancia; cuando el micrófono tenga que situarse muy cerca del cuerpo deberán efectuarse los ajustes adecuados para que el resultado de la medición sea equivalente al que se obtendría si se realizara en un campo sonoro no perturbado.

2.- Número y duración de las mediciones: El número, la duración y el momento de realización de las mediciones tendrán que elegirse teniendo en cuenta que el objetivo básico de éstas es el de posibilitar la toma de decisión sobre el tipo de actuación preventiva que deberá emprenderse en virtud de lo dispuesto en el presente Real Decreto. Por ello, cuando uno de los límites o niveles establecidos en el mismo se sitúe dentro del intervalo de incertidumbre del resultado de la medición podrá optarse: a) por suponer que se supera dicho límite o nivel, o b) por incrementar (según el instrumental utilizado) el número de las mediciones (tratando estadísticamente los correspondientes resultados) y/o su duración (llegando, en el límite, a que el tiempo de medición coincida con el de exposición), hasta conseguir la necesaria reducción del intervalo de incertidumbre correspondiente.

En el caso de la comparación con los valores límites de exposición, dicho intervalo de incertidumbre deberá estimarse teniendo en cuenta la incertidumbre asociada a la atenuación de los protectores auditivos. Ver casos prácticos Caso práctico: Determinación de la existencia de complemento de penosidad por ruido y sentencia nº TS, Sala de lo Social, de 02/12/2009, Rec. 1199/2009

3.- Las incertidumbres de medición a las que se hace referencia en el apartado anterior se determinarán de conformidad con la práctica metrológica.

Instrumentos de medición y condiciones de aplicación.

1. Medición del Nivel de exposición diario equivalente (L Aeq,d)

Sonómetros: Los sonómetros (no integradores-promediadores) podrán emplearse únicamente para la medición de Nivel de presión acústica ponderado A (L pA ) del ruido estable. La lectura promedio se considerará igual al Nivel de presión acústica contínuo equivalente ponderado A (L Aeq,T ) de dicho ruido. El Nivel de exposición diario equivalente (L Aeq,d ).

Los sonómetros deberán ajustarse, como mínimo, a las especificaciones de la norma UNE-EN 60651:1996 para los instrumentos de clase 2 (disponiendo, por lo menos, de la característica SLOW y de la ponderación frecuencial A) o a las de cualquier versión posterior de dicha norma y misma clase.

Sonómetros integradores-promediadores: Los sonómetros integradores-promediadores podrán emplearse para la medición del Nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A (L Aeq,T ) de cualquier tipo de ruido. El Nivel de exposición diario equivalente (L Aeq,d).

Los sonómetros integradores-promediadores deberán ajustarse, como mínimo, a las especificaciones de la norma UNE-EN 60804:1996 para los instrumentos de clase 2 o a las de cualquier versión posterior de dicha norma y misma clase.

Dosímetros: Los medidores personales de exposición al ruido (dosímetros) podrán ser utilizados para la medición del Nivel de exposición diario equivalente (L Aeq,d) de cualquier tipo de ruido.

Los medidores personales de exposición al ruido deberán ajustarse a las especificaciones de la norma UNE-EN 61252:1998 o a las de cualquier versión posterior de dicha norma.

2.- Medición del Nivel de pico (L pico )

Los sonómetros empleados para medir el Nivel de pico o para determinar directamente si se sobrepasan los límites o niveles indicados para evitar o a reducir la exposición, deberán disponer de los circuitos específicos adecuados para la medida de valores de pico. Deberán tener una constante de tiempo en el ascenso igual o inferior a 100 microsegundos, o ajustarse a las especificaciones establecidas para este tipo de medición en la norma UNE-EN 61672:2005 o versión posterior de la misma.

Disposiciones encaminadas a evitar o a reducir la exposición al ruido

1.- Los riesgos derivados de la exposición al ruido deberán eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta los avances técnicos y la disponibilidad de medidas de control del riesgo en su origen.

La reducción de estos riesgos se basará en los principios generales de prevención establecidos en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (art. 15, LPRL), y tendrá en consideración especialmente:

a) otros métodos de trabajo que reduzcan la necesidad de exponerse al ruido;

b) la elección de equipos de trabajo adecuados que generen el menor nivel posible de ruido, habida cuenta del trabajo al que están destinados, incluida la posibilidad de proporcionar a los trabajadores equipos de trabajo que se ajusten a lo dispuesto en la normativa sobre comercialización de dichos equipos cuyo objetivo o resultado sea limitar la exposición al ruido;

c) la concepción y disposición de los lugares y puestos de trabajo;

d) la información y formación adecuadas para enseñar a los trabajadores a utilizar correctamente el equipo de trabajo con vistas a reducir al mínimo su exposición al ruido;

e) la reducción técnica del ruido:

  • e.1) reducción del ruido aéreo, por ejemplo, por medio de pantallas, cerramientos, recubrimientos con material acústicamente absorbente;
  • e.2) reducción del ruido transmitido por cuerpos sólidos, por ejemplo mediante amortiguamiento o aislamiento;

e) programas apropiados de mantenimiento de los equipos de trabajo, del lugar de trabajo y de los puestos de trabajo;

f) la reducción del ruido mediante la organización del trabajo:

  • f.1) limitación de la duración e intensidad de la exposición;
  • f.2) ordenación adecuada del tiempo de trabajo.

2.- Sobre la base de la evaluación del riesgo (art. 6, RD 286/2006, de 10 de marzo), cuando se sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción, el empresario establecerá y ejecutará un programa de medidas técnicas y/o de organización, que deberán integrarse en la planificación de la actividad preventiva de la empresa, destinado a reducir la exposición al ruido, teniendo en cuenta en particular los niveles de ruido a que estén expuestos los trabajadores.

3.- Sobre la base de la evaluación del riesgo mencionada, los lugares de trabajo en que los trabajadores puedan verse expuestos a niveles de ruido que sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción, serán objeto de una señalización apropiada (RD 485/1997, de 14 de abril). Asimismo, cuando sea viable desde el punto de vista técnico y el riesgo de exposición lo justifique, se delimitarán dichos lugares y se limitará el acceso a ellos.

4.- Cuando, debido a la naturaleza de la actividad, los trabajadores dispongan de locales de descanso bajo la responsabilidad del empresario, el ruido en ellos se reducirá a un nivel compatible con su finalidad y condiciones de uso.

5.- El empresario adaptará las medidas mencionadas a las necesidades de los trabajadores especialmente sensibles (art. 25, LPRL).

Valores límite de exposición y valores de exposición que dan lugar a una acción.

1.- Los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar a una acción, referidos a los niveles de exposición diaria y a los niveles de pico, se fijan en:

  • Valores límite de exposición: L Aeq,d = 87 dB(A) y L pico = 140 dB (C),respectivamente;
  • Valores superiores de exposición que dan lugar a una acción: L Aeq,d = 85 dB(A) y L pico = 137 dB (C), respectivamente;
  • Valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción: L Aeq,d = 80 dB(A) y L pico = 135 dB (C), respectivamente.

2.- Al aplicar los valores límite de exposición, en la determinación de la exposición real del trabajador al ruido, se tendrá en cuenta la atenuación que procuran los protectores auditivos individuales utilizados por los trabajadores. Para los valores de exposición que dan lugar a una acción no se tendrán en cuenta los efectos producidos por dichos protectores.

3-. En circunstancias debidamente justificadas y siempre que conste de forma explícita en la evaluación de riesgos, para las actividades en las que la exposición diaria al ruido varíe considerablemente de una jornada laboral a otra, a efectos de la aplicación de los valores límite y de los valores de exposición que dan lugar a una acción, podrá utilizarse el nivel de exposición semanal al ruido en lugar del nivel de exposición diaria al ruido para evaluar los niveles de ruido a los que los trabajadores están expuestos, a condición de que:

  • el nivel de exposición semanal al ruido, obtenido mediante un control apropiado, no sea superior al valor límite de exposición de 87 dB(A), y
  • se adopten medidas adecuadas para reducir al mínimo el riesgo asociado a dichas actividades.

Evaluación de los riesgos.

1.- El empresario deberá realizar una evaluación basada en la medición de los niveles de ruido a que estén expuestos los trabajadores (art. 16, LPRL y capítulo II, sección I, RD 39/1997, de 17 de enero). La medición no será necesaria en los casos en que la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de la misma.

Los datos obtenidos de la evaluación y/o de la medición del nivel de exposición al ruido se conservarán de manera que permita su consulta posterior (arts. 23, LPRL y 7, RD 39/1997, de 17 de enero).

2.- Los métodos e instrumentos que se utilicen deberán permitir la determinación del nivel de exposición diario equivalente (L Aeq.d), del nivel de pico (L pico) y del nivel de exposición semanal equivalente (L Aeq,s), y decidir en cada caso si se han superado los valores límite de exposición y valores de exposición que dan lugar a una acción (art. 5, RD 286/2006, de 10 de marzo), teniendo en cuenta, si se trata de la comprobación de los valores límite de exposición, la atenuación procurada por los protectores auditivos. Para ello, dichos métodos e instrumentos deberán adecuarse a las condiciones existentes, teniendo en cuenta, en particular, las características del ruido que se vaya a medir, la duración de la exposición, los factores ambientales y las características de los instrumentos de medición.

3.- Entre los métodos de evaluación y medición utilizados podrá incluirse un muestreo, que deberá ser representativo de la exposición personal de los trabajadores. La forma de realización de las mediciones, así como su número y duración se efectuará conforme a lo dispuesto anteriormente en los apartado relativos a la "medición del ruido" e "Iinstrumentos de medición y condiciones de aplicación", los cuales deberán ser comprobados mediante un calibrador acústico antes y después de cada medición o serie de mediciones.

4.- La evaluación y la medición mencionadas en el apartado 1 se programarán y efectuarán a intervalos apropiados de conformidad con el Reglamento de los Servicios de Prevención (art. 6, Real Decreto 39/1997, de 17 de enero), y, como mínimo, cada año en los puestos de trabajo en los que se sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción, o cada tres años cuando se sobrepasen los valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción.

Dichas evaluaciones y mediciones serán realizadas por personal con la debida cualificación, (art. 36-37 t capítulo III, Real Decreto 39/1997, de 17 de enero), en cuanto a la organización de recursos para el desarrollo de actividades preventivas.

5.- En el marco de lo legalmente establecido para el plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de los riesgos y planificación de la actividad preventiva (art. 15-16, LPRL), el empresario, al evaluar los riesgos, prestará particular atención a los siguientes aspectos:

  • a) el nivel, el tipo y la duración de la exposición, incluida la exposición a ruido de impulsos;
  • b) la existencia de equipos de sustitución concebidos para reducir la emisión de ruido;
  • c) los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar valores límite de exposición y valores de exposición que dan lugar a una acción.
  • d) en la medida en que sea viable desde el punto de vista técnico, todos los efectos para la salud y seguridad de los trabajadores derivados de la interacción entre el ruido y las sustancias ototóxicas relacionadas con el trabajo, y entre el ruido y las vibraciones;
  • e) todos los efectos indirectos para la salud y la seguridad de los trabajadores derivados de la interacción entre el ruido y las señales acústicas de alarma u otros sonidos a que deba atenderse para reducir el riesgo de accidentes;
  • f) la información sobre emisiones sonoras facilitada por los fabricantes de equipos de trabajo con arreglo a lo dispuesto en la normativa específica que sea de aplicación;
  • g) cualquier efecto sobre la salud y la seguridad de los trabajadores especialmente sensibles (art. 25, LPRL)
  • h) la prolongación de la exposición al ruido después del horario de trabajo bajo responsabilidad del empresario;
  • i) la información apropiada derivada de la vigilancia de la salud, incluida la información científico-técnica publicada, en la medida en que sea posible;
  • j) la disponibilidad de protectores auditivos con las características de atenuación adecuadas.

6.- En función de los resultados de la evaluación, el empresario deberá determinar las medidas que deban adoptarse con arreglo a: disposiciones encaminadas a evitar o a reducir la exposición, protección individual, limitación de exposición e información y formación de los trabajadores (arts. 4, 7, 8 y 9 y capítulo II, sección II, RD 39/1997).

Referencias Normativas

  1. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.
  2. Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.
  3. Real Decreto 1488/1998, de 10 de julio, de adaptación de la legislación de prevención de riesgos laborales a la Administración General del Estado.
  4. Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.
  5. Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.
  6. Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido.
  7. Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.
  8. Real Decreto 1435/1992, de 27 de noviembre, por el que se dictan las disposiciones de aplicación de la Directiva del Consejo 89/392/CEE, relativa a la aproximación de las legislaciones de los estados miembros sobre máquinas. (Incluye la modificación posterior realizada por el Real Decreto 56/1995).
  9. Real Decreto 1407/1992, de 20 de noviembre, por el que se regulan las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual.
  10. Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y Salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual.

 

No hay versiones para este comentario

Ruido
Evaluación de riesgos
Prevención de riesgos laborales
Contaminación
Complemento de penosidad por ruido
Amenazas
Comercialización
Ascenso
Responsabilidad del empresario
Jornada laboral
Servicios de prevención
Formación del trabajador
Equipo de protección individual
Horario laboral