Exposición a radiaciones durante el trabajo en la prevención de riesgos laborales

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Laboral
  • Fecha última revisión: 13/05/2022

El Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, y el Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, regula la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales (trasponiendo así la Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril, de 2006, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la exposición de los trabajadores a riesgos derivados de los agentes físicos (radiaciones ópticas artificiales).

(Real Decreto 486/1997, de 23 de abril; Real Decreto 485/1997, de 14 de abril; Real Decreto 486/1997, de 14 de abril; Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo; Real Decreto 614/2001, de 8 de junio; Real Decreto 681/2003, de 12 de junio; Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre; Real Decreto 486/2010, de 23 de abril; Real Decreto 1439/2010, de 5 de noviembre; Real Decreto 229/2006, de 24 de febrero; Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril de 2006; Directiva 2013/59/Euratom del Consejo, de 5 de diciembre de 2013; Orden IET/1946/2013, de 17 de octubre; Instrucción IS-33, de 21 de diciembre de 2011; Instrucción IS-08, de 27 de julio de 2005).

Tipos de radiaciones que pueden afectan al trabajador

La radiación ionizante es un tipo de energía liberada por los átomos en forma de ondas electromagnéticas (rayos gamma o rayos X) o partículas (partículas alfa y beta o neutrones).

El Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, y el Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, regula la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales (trasponiendo así la Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril, de 2006, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la exposición de los trabajadores a riesgos derivados de los agentes físicos (radiaciones ópticas artificiales).

Hay que tener en cuenta, que el Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, establece una serie de disposiciones mínimas que tienen como objeto la protección de los trabajadores contra los riesgos para su seguridad y su salud derivados o que puedan derivarse de la exposición a las radiaciones ópticas artificiales durante su trabajo; regula las disposiciones encaminadas a evitar o a reducir la exposición, de manera que los riesgos derivados de la exposición a radiaciones ópticas artificiales se eliminen en su origen o se reduzcan al nivel más bajo posible, e incluye la obligación empresarial de establecer y aplicar un plan de acción que incluya las medidas técnicas y organizativas destinadas a impedir que la exposición supere los valores límite; determina los valores límite de exposición; prevé diversas especificaciones relativas a la evaluación de riesgos, estableciendo en primer lugar la obligación de que el empresario efectúe una evaluación de los niveles de radiación a que estén expuestos los trabajadores, de manera que puedan definirse y ponerse en práctica las medidas necesarias para reducir la exposición, e incluyendo una relación de aquellos aspectos a los que el empresario deberá prestar especial atención al evaluar los riesgos; especifica que los trabajadores no deberán estar expuestos en ningún caso a valores superiores a los valores límite de exposición; recoge dos de los derechos básicos en materia preventiva, como son la necesidad de formación de los trabajadores y la información a estos, así como la forma de ejercer los trabajadores su derecho a ser consultados y a participar en los aspectos relacionados con la prevención; se establecen disposiciones relativas a la vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos por exposición a radiaciones ópticas artificiales. Se incluye, por último, el régimen sancionador por incumplimiento a lo dispuesto en el real decreto.

Los sectores más comunes en el mundo laboral actual dónde pueden darse este tipo de radiaciones ópticas, pudiendo existir un riesgo para los trabajadores, son: soldadura con arco eléctrico; lámparas de descarga de alta y baja presión; fuentes incandescentes; láseres de clase 3B y 4 de camino óptico abierto; y, el sol en trabajos al aire libre.

Respecto al tipo de radiaciones que podemos encontrar, estas pueden ser:

a) Radiaciones ionizantes

Es un tipo de energía liberada por los átomos en forma de ondas electromagnéticas (rayos gamma o rayos X) o partículas (partículas alfa y beta o neutrones), que tiene energía suficiente como para modificar la materia a nivel atómico. Pueden tener origen natural o artificial y están presentes prácticamente en todas las situaciones donde se desarrolle una actividad laboral. Tipos:

  • Radiación α (alfa): emisión de partículas formadas por núcleos de helio con energía muy elevada y baja capacidad de penetración.
  • Radiación β (Beta): emisión de electrones o positrones (igual masa que el electrón con carga positiva) desde el núcleo por la transformación de neutrones o protones. Menor energía que las y capacidad de penetración mayor.
  • Radiación de neutrones: emisión de partículas sin carga. Alta energía y gran capacidad de penetración.
  • Rayos X: radiación electromagnética procedente de los orbitales atómicos. Son las de menor energía, pero con gran capacidad de penetración.
  • Rayos γ (gamma): radiaciones electromagnéticas procedentes del núcleo del átomo. Menor energía que α y β pero mayor capacidad de penetración.

Las radiaciones ionizantes tienen energía suficiente como para modificar la materia a nivel atómico. La desintegración espontánea de los átomos se denomina radiactividad, y la energía excedente emitida es una forma de radiación ionizante. En los entornos laborales pueden estar presentes tanto en el ámbito médico, de la investigación como en el industrial. Un ejemplo de este tipo de radicaciones son los rayos X que se utilizan para diagnóstico médico. Su origen es siempre atómico, y se puede producir en el núcleo del átomo o en los orbitales y pueden ser de naturaleza:

  • Electromagnética, similares en su naturaleza a cualquier otra radiación electromagnética como puede ser la luz visible, pero de una longitud de onda menor y por tanto una energía mayor
  • Corpuscular, constituidas por partículas subatómicas moviéndose a velocidades próximas a la velocidad de la luz, como ejemplo las partículas alfa.

b) Radiaciones no ionizantes

Las radiaciones no ionizantes no tienen energía suficiente como para modificar la materia a nivel atómico, no la ionizan. 

c) Radiaciones ópticas

Son radiaciones electromagnéticas cuya longitud de onda está comprendida entre 100 nm y 1 mm. A su vez, las radiaciones electromagnéticas son formas de transmisión de la energía, con origen atómico o molecular, que se caracterizan por su frecuencia y su intensidad. Son ondas con elevada frecuencia por lo que se suelen caracterizar por su longitud de onda, magnitud que es inversamente proporcional a la frecuencia. Hay tres tipos:

  • Ultravioleta: son las radiaciones más energéticas del grupo, de forma que la parte de este grupo más próxima a los rayos X en el espectro puede considerarse radiación ionizante bajo determinadas condiciones. Comprende longitudes de onda de 100 nm a 400 nm y se divide en los subtipos A, B y C.
  • Visible: se sitúan a continuación de las ultravioleta en el espectro y en el nivel de energía que propagan y es el único grupo de radiaciones que el ojo humano es capaz de percibir. Comprende longitudes de onda entre 400 nm y 770 nm.
  • Infrarrojo: es la radiación menos energética dentro del grupo de las radiaciones ópticas. Ocupa la banda del espectro correspondiente desde los 770nm a 1mm y se subdivide en los subtipos A, B y C.

d) Láseres

Según el INSST un láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation —amplificación de luz por emisión estimulada de radiación—) es un dispositivo que utiliza la emisión inducida o estimulada para generar o amplificar la radiación electromagnética en el intervalo de la longitud de onda de la radiación óptica produciendo un haz de luz coherente que viaja a la velocidad de la luz. Estas características hacen que la radiación láser pueda lograr densidades de energía muy elevadas, que casi no disminuyen al aumentar la distancia a la fuente. Por ello, el láser se ha convertido en una herramienta muy utilizada en la tecnología, a nivel industrial, médico, de investigación, comunicaciones, etc. y cada vez se utiliza más. Pero esas características hacen también que tenga unos efectos potenciales de daño a la salud más importantes y su evaluación necesita condiciones particularizadas. La radiación láser es aquella que procede de un dispositivo láser, y tiene las siguientes propiedades:

  • Monocromática: radiación compuesta de ondas de la misma longitud de onda.
  • Coherente: las ondas mantienen la fase relativa al desplazarse. Al resto de radiaciones ópticas se las denomina incoherentes.
  • Direccional: al alejarse de la fuente, la dispersión de la radiación es muy pequeña.

e) Campos de radiofrecuencias y microondas.

Su uso ha estado tradicionalmente asociado a las telecomunicaciones, si bien en las últimas décadas se ha extendido de forma creciente a procesos industriales, actividades médicas y científicas, e incluso domésticas, de forma que en la actualidad sus aplicaciones son innumerables y están basadas en las propiedades de transmitir información, de detectar la presencia de objetos y cambios en el medio, o en producir calor. Los límites básicos de exposición suelen establecerse sobre la energía electromagnética absorbible por una masa biológica en un tiempo determinado. Los efectos producidos en los seres vivos que se exponen a campos electromagnéticos de radiofrecuencias y microondas se clasifican según su origen en:

  • Efectos térmicos; siendo los principales: hipertermia, quemaduras, cataratas y esterilidad.
  • Efectos no térmicos; como ciertos trastornos celulares, cromosómicos o genéticos, efectos endocrinos o cambios de comportamiento, entre otros.
Evaluación de los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales

En el caso de que los trabajadores estén expuestos a fuentes artificiales de radiación óptica, el empresario deberá evaluar los niveles de radiación, definir y poner en práctica las medidas necesarias para reducir la exposición a los límites aplicables.

Para realizar la evaluación, no será necesaria la medición de los niveles de exposición cuando la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de aquella, teniendo en cuenta los datos facilitados por los fabricantes de los equipos (estimación), por ejemplo, cuando se utilicen láseres de Clase 1, dispositivos de control remoto por LED o sistemas de iluminación general.

Tampoco sería necesario en los puestos de trabajo donde haya fuentes muy intensas, por ejemplo, las operaciones de soldadura, el trabajo con masas en fusión y los trabajos con láseres de Clases 3B y 4, en cuyo caso se seguirá el procedimiento específico para determinar las medidas preventivas, incluido el uso de equipos de prevención individual adecuados.

Si el resultado de la estimación no es concluyente, se podría elegir entre adoptar directamente medidas de control para reducir la exposición o plantear una medición.

La metodología aplicada en la evaluación, la medición y/o los cálculos se ajustará a las normas de la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI) para la radiación láser y a las recomendaciones de la Comisión Internacional de Iluminación (CIE) y del Comité Europeo de Normalización (CEN) para la radiación incoherente y, cuando éstas no sean de aplicación, a las normas UNE, Guías del INSST, normas internacionales o, en ausencia de ellas, otras guías o métodos de reconocido prestigio.

Estas evaluaciones de riesgos se programarán y efectuarán con la periodicidad adecuada y serán realizadas por personal cualificado para el desempeño de funciones de nivel superior con la especialidad de higiene industrial.

Atendiendo a la «Guía técnica del INSST sobre radiaciones ópticas artificiales», el esquema del Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, sobre exposición laboral a las mismas sería:

 

Fuente: Guía técnica del INSST sobre radiaciones ópticas artificiales. Año 2015.

Medición de las radiaciones ópticas y sus medidas de control

La medición de las radiaciones ópticas es compleja debido a la influencia de la geometría de visión y de otros factores como la determinación del tiempo de exposición. Por eso, estas medidas solo deberían realizarse en aquellos casos en los que la estimación no sea posible.

Al planificar la estrategia de medición se recomienda consultar las normas UNE-EN 14255-1:2007 y UNE-EN 14255-2:2007 que describen los distintos métodos de medida, analizando sus ventajas e inconvenientes en función de los VLE, las condiciones de exposición, el equipo de medida escogido y las características de la emisión.

Generalmente, la medición se realizará mediante espectroradiómetros o radiómetros:

a) Radiómetros: se obtiene un valor numérico de la magnitud medida. Al comprar un radiómetro, se adquiere un sistema de detección completo que consta de: una óptica de entrada, un filtro con o sin ponderación espectral y un detector (opción más asequible). La medición es directa y sencilla cuando se escogen bien todas las partes del equipo, en caso contrario pueden obtenerse errores muy elevados. Por ejemplo, si el detector seleccionado no se adecúa al rango espectral. Se puede adquirir un radiómetro que tenga un sistema de detección completo, para medir todos los rangos espectrales fijados por el real decreto. Pero también hay otros radiómetros en los que se pueden elegir los detectores y los filtros por separado (para el UVA, la luz azul, etc.). Esto permite no comprar sensores innecesarios y adaptar el equipo a las necesidades concretas de cada empresa. 

b) Espectrorradiómetros: se obtiene, además de la información numérica, la distribución espectral de la fuente. Los espectrorradiómetros incluyen una red de difracción que descompone la radiación incidente en sus distintas longitudes de onda, que a su vez son dirigidas a una matriz de fotodetectores. Por lo general, los espectrorradiómetros no incluyen la ponderación espectral, porque al disponer de la irradiancia en función de λ se puede hacer la corrección numérica después de la medida.

c) Dosímetros (sólo para UV): son equipos poco utilizados ya que, por lo general, los anteriores ofrecen más prestaciones. Los dosímetros se colocan directamente en las partes expuestas del cuerpo.

El resultado que muestran es la evolución de la irradiancia durante el tiempo de medición. Algunos incluyen la corrección espectral S(?). En los casos en los que la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de la medición de los niveles de exposición, podrán utilizarse los datos facilitados por los fabricantes de los equipos conforme a la normativa de seguridad en el producto que les sea de aplicación. Asimismo, habrán de comparar con los valores límites indicados en los anexos correspondientes del Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, así como determinar en los casos en que se superen los valores de referencia establecidos, el tiempo de exposición máximo permitido. Por último, deberán diseñar y aplicar las medidas de control que se consideren adecuadas.

Hay que tener en cuenta a efectos de determinar los valores límite de exposición:

  • el anexo I a) del Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, establece los valores límite de exposición a la radiación incoherente emitida por las fuentes artificiales;
  • el anexo II a) del Real Decreto 486/2010, de 23 de abril, establece los valores límite de exposición a la radiación láser.

La «NTP 523: Radiofrecuencias y microondas (II): control de la exposición labora. INSST. Año 1999» establece y detalla las siguientes medidas materiales que pueden ser determinantes para reducir la exposición laboral a las radiaciones ópticas:

  • Aumento de la distancia entre el emisor y el receptor; mantener una distancia de seguridad.
  • Mallas metálicas.
  • Paneles perforados.
  • Ventanas ópticas.
  • Señalización.
  • Evitar la exposición de trabajadores especialmente sensibles.

1. Diseño del lugar de trabajo

El diseño de los lugares y puestos de trabajo ha de permitir reducir la exposición al nivel más bajo posible y minimizar el número de trabajadores expuestos, así como optimizar el resto de las medidas de control.

Se recomienda:

  • Separar los puestos con exposición a RO del resto de puestos de trabajo, para minimizar el número de trabajadores expuestos.
  • Limitar el acceso a la zona de exposición mediante la señalización adecuada.
  • Evitar que en los lugares y puestos de trabajo existan, de forma innecesaria, elementos reflectores o amplificadores tales como pantallas, espejos o superficies muy pulimentadas que aumenten o redirijan la radiación a otros lugares de trabajo.
  • Alejar lo máximo posible la fuente de emisión del trabajador, ya que al aumentar la distancia entre ambos disminuye la exposición.
  • Ubicar los equipos láser de Clase 3B y 4 de forma que el haz no incida en zonas de ocupación o paso. También se debería minimizar el recorrido del haz teniendo en cuenta las necesidades funcionales del equipo láser.

2. Protección individual

Los riesgos derivados de la exposición a radiaciones ópticas deberán eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, pero cuando los medios organizativos y técnicos aplicados no hayan sido capaces de eliminar el riesgo de exposición a este tipo de radiaciones se utilizarán equipos de protección individual (EPI).

La utilización de un EPI frente a las radiaciones ópticas no implica la eliminación de la exposición a este riesgo, pero sí su reducción hasta unos niveles que no sean perjudiciales para la seguridad y salud del trabajador.

La selección y uso de los EPI como medida de protección y prevención frente a estas radiaciones ópticas cobra especial relevancia. Para seleccionar el EPI adecuado, habrá que identificar la fuente de radiación (soldadura, Radiación UV, Radiación IR, Láser o fuentes no tipificadas), y determinar el grado de protección ocular requerida (gafas, máscaras, pantallas de soldadura), así como la protección de la piel frente a esas mismas fuentes de radiación (ropa de protección: guantes, batas, ropa de trabajo).

4. Señalización, delimitación y limitación

Los lugares de trabajo en que los trabajadores puedan estar expuestos a niveles que superen los valores límite de radiación serán objeto de una señalización apropiada, conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 485/1997, de 14 de abril y, cuando sea posible desde el punto de vista técnico y el riesgo de exposición lo justifique, se identificarán dichos lugares y se limitará el acceso a ellos.

Y es que la señalización de seguridad y salud en el trabajo deberá utilizarse siempre que el análisis de los riesgos, las situaciones de emergencia previsibles y las medidas preventivas adoptadas evidencie la necesidad de:

  • Llamar la atención de los trabajadores sobre la existencia de determinados riesgos, prohibiciones u obligaciones.
  • Alertar a los trabajadores cuando se produzca una determinada situación de emergencia que requiera medidas urgentes de protección o evacuación.
  • Facilitar a los trabajadores la localización e identificación de determinados medios o instalaciones de protección, evacuación, emergencia o primeros auxilios.
  • Orientar o guiar a los trabajadores que realizan determinadas maniobras peligrosas.

Son un complemento y en ningún caso, sustituyen a las medidas técnicas y organizativas de protección colectiva, ni a la formación e información de los trabajadores en materia de seguridad y salud en el trabajo.

En relación con la radiación láser, se deberá tener en cuenta que los accesos a las distintas áreas deberán estar identificados con una señal de aviso adecuada (UNE - EN 60825) y, cada producto láser debe llevar etiquetas que sean duraderas, permanentes, fijas, legibles y claramente visibles durante el funcionamiento, mantenimiento o ajuste. Deben estar situadas de forma que puedan ser leídas sin que la exposición supere el Límite de Emisión Accesible de la Clase 1.

Los pictogramas correspondientes a las emisiones de radiación óptica incoherente y láser son específicos.

Fuente: Guía técnica del INSST sobre radiaciones ópticas artificiales. Año 2015.

5. Acciones de información y formación de los trabajadores

El empresario deberá velar porque los trabajadores que se vean expuestos en el lugar de trabajo a los riesgos derivados de las radiaciones ópticas artificiales y/o sus representantes reciban la información y formación necesarias sobre el resultado de la evaluación de riesgos, en particular sobre:

  • Medidas de prevención adoptadas.
  • Valores límite de exposición y riesgos potenciales asociados.
  • Resultados de la evaluación y, en su caso, medición de los niveles de exposición a radiaciones ópticas artificiales efectuados en aplicación del artículo 6 del presente real decreto, junto con una explicación de su significado y riesgos potenciales.
  • Forma de detectar los efectos nocivos para la salud debidos a la exposición y la forma de informar sobre ellos.
  • Circunstancias en las que los trabajadores tienen derecho a una vigilancia de la salud, y la finalidad de esta vigilancia de la salud.
  • Prácticas de trabajo seguras, con el fin de reducir al mínimo los riesgos derivados de la exposición a radiaciones ópticas artificiales.
  • Uso correcto de los equipos de protección individual.

DOCUMENTACIÓN DE INTERÉS

- NTP 654: Láseres: nueva clasificación del riesgo (UNE EN 60825-1 /A2:2002). INSST. Año 2002.

- NTP 755: Radiaciones ópticas: metodología de evaluación de la exposición laboral. INSST. Año 2007.

- NTP 903: Radiaciones ópticas artificiales: criterios de evaluación. INSST. Año 2011.

- NTP 526: Valores límite de exposición profesional en la Unión Europea y en España. INSST. Año 1999.

- Guía técnica de exposición laboral a radiaciones ópticas artificiales. INSST. Año 2015.

- Riesgos por radiaciones ópticas procedentes de fuentes luminosas. INSST.

- Radiaciones no ionizantes. Prevención de riesgos. INSST.

- Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo. INSST. Año 2009.

- UNE 21302-845:1995. Vocabulario electrotécnico. Iluminación.

- UNE-EN 12198-1:2001+A1:2008. Seguridad de las máquinas. Evaluación y reducción de los riesgos debidos a las radiaciones emitidas por las máquinas. Parte 1: Principios generales.

- UNE-EN 62471:2009. Seguridad fotobiológica de lámparas y de los aparatos que utilizan lámparas.

- UNE-EN 60825-1:2015/A11:2021/AC:2022-03. Seguridad de los productos láser. Parte 1: Clasificación de los equipos y requisitos.

- UNE-EN 14255-1:2007. Medición y evaluación de la exposición de las personas a la radiación óptica incoherente. Parte 1: Radiación ultravioleta emitida por fuentes artificiales en el lugar de trabajo.

- UNE-EN 14255-2:2007. Medición y evaluación de exposiciones de las personas a la radiación óptica incoherente. Parte 2: Radiación visible e infrarroja emitida por fuentes artificiales en el lugar de trabajo.

- UNE-EN 14255-4:2007. Medición y evaluación de la exposición de las personas a la radiación óptica incoherente. Parte 4: Terminología y magnitudes usadas en mediciones de exposición.

- UNE-EN 62471:2009. Seguridad fotobiológica de lámparas y de los aparatos que utilizan lámparas.

- UNE-EN 12254:2010/AC:2012. Pantallas para puestos de trabajo con láseres. Requisitos de seguridad y ensayos.

- UNE-EN ISO 25980:2015. Seguridad e higiene en el soldeo y procesos afines. Cortinas, lamas y pantallas transparentes para procesos de soldeo por arco. (ISO 25980:2014).

No hay versiones para este comentario

Energía
Puesto de trabajo
Evaluación de riesgos
Formación del trabajador
Actividad laboral
Medidas de seguridad en el trabajo
Daños y perjuicios
Equipo de protección individual
Prevención de riesgos laborales

Real Decreto 485/1997 de 14 de Abr (Disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 97 Fecha de Publicación: 23/04/1997 Fecha de entrada en vigor: 13/05/1997 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo Y Asuntos Sociales

Real Decreto 486/2010 de 23 de Abr (proteccion de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposicion a radiaciones opticas artificiales) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 99 Fecha de Publicación: 24/04/2010 Fecha de entrada en vigor: 27/04/2010 Órgano Emisor: Ministerio De Trabajo E Inmigracion

Real Decreto 681/2003 de 12 de Jun (protección de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 145 Fecha de Publicación: 18/06/2003 Fecha de entrada en vigor: 30/06/2003 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Real Decreto 783/2001 de 6 de Jul (Reglamento sobre protecció sanitaria contra radiaciones ionizantes) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 178 Fecha de Publicación: 26/07/2001 Fecha de entrada en vigor: 27/07/2001 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Riesgos con maquinaria y PRL

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 18/05/2022

    El término «máquina» que se utiliza a efectos de prevención de riesgos es el que se deriva de la definición contenida en la Directiva «máquinas» como un conjunto de partes o componentes vinculados entre sí, de los cuales al menos uno es m...

  • Disposiciones mínimas generales aplicables a los equipos de trabajo

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 18/03/2021

    El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, establece las disposiciones mínimas generales aplicables a los...

  • Equipos de trabajo en la PRL

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 17/05/2022

    El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, transpone al derecho español de la Directiva 89/655/CEE, que establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.La directiva citad...

  • Exposición a agentes físicos durante la realización del trabajo

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 13/05/2022

    Los agentes físicos que producen los riesgos relacionados con la higiene industrial son:Ruido.Vibraciones.Radiaciones.Ambiente térmico.Tipos de agentes físicosEl término «agentes físicos» es definido por el INSST como distintas formas de energ...

  • Riesgos en el sector de la construcción y medidas de prevención relacionados con instalaciones eléctricas

    Orden: Laboral Fecha última revisión: 14/02/2022

    Dentro de las obras de construcción, las características de las instalaciones suponen singularidades en las instalaciones eléctricas.(Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre; Real Decreto 223/2008, de 15 de febrero; Real Decreto 842/2002, de ...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros y cursos relacionados