Expulsión del territorio español o devolución acordadas por resolución administrativa

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Administrativo
  • Fecha última revisión: 17/02/2020

En estos dos supuestos no será necesario un expediente de expulsión para la devolución de los extranjeros.

a) Los extranjeros que habiendo sido expulsados contravengan la prohibición de entrada en España.

b) Los extranjeros que pretendan entrar irregularmente en el país. Se considerarán incluidos, a estos efectos, a los extranjeros que sean interceptados en la frontera o en sus inmediaciones.

 

Los extranjeros que se encuentren dentro de ciertos supuestos no tendrán por qué ser objeto de expediente de expulsión, sino que serán devueltos directamente, siguiendo lo dispuesto en el artículo 58 de la LOEX y en el artículo 23 del RLOEX . Estos supuestos son los siguientes:

  1. Los que, habiendo sido expulsados, contravengan la prohibición de entrada en España. A estos efectos, se considerará contravenida la prohibición de entrada en España cuando así conste, independientemente de si fue adoptada por las autoridades españolas o por las de alguno de los Estados con los que España tenga suscrito convenio en ese sentido
  2. Los que pretendan entrar irregularmente en el país. A este efecto se incluirá a los extranjeros que sean interceptados en las fronteras o sus inmediaciones.

Mientras se estén siguiendo los trámites para adoptar una resolución de devolución, el extranjero objeto de la misma tendrá derecho a asistencia jurídica y a intérprete. Ambas se considerarán gratuitas si no dispone de los recursos suficientes. Si la devolución no se pudiese ejecutar dentro de 72 horas, la autoridad judicial solicitará el internamiento previsto para los casos de expulsión.

En el caso de entrada irregular en el país, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado encargadas de la custodia de costas y fronteras que hayan interceptado a los extranjeros que pretenden entrar irregularmente en España los conducirán con la mayor brevedad posible a la correspondiente comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, para que pueda procederse a su identificación y, en su caso, a su devolución.

Cuando la devolución no se pudiera ejecutar en el plazo de 72 horas, se solicitará de la autoridad judicial la medida de internamiento prevista para los expedientes de expulsión.

Si durante esta situación de privación de libertad el extranjero manifestase su voluntad de interponer recurso contencioso-administrativo o ejercitar la acción correspondiente contra la resolución de devolución una vez agotada la vía administrativa ante el Delegado o Subdelegado del Gobierno o el Director del Centro de Internamiento de Extranjeros bajo cuyo control se encuentre, éste lo hará constar en acta que se incorporará al expediente, en virtud del apartado 3 del artículo 22 de la LOEX.

Aun cuando se haya adoptado una resolución de devolución, ésta no podrá llevarse a cabo y quedará en suspenso su ejecución cuando:

a) Se trate de mujeres embarazadas y la medida pueda suponer un riesgo para la gestación o para la salud de la madre; o se trate de personas enfermas y la medida pueda suponer un riesgo para su salud.

b) Se formalice una solicitud de protección internacional, hasta que se resuelva sobre la solicitud o ésta no sea admitida conforme con lo dispuesto en el artículo 19.1 de la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria.

Cuando se compruebe que consta contra el solicitante de una autorización de residencia por circunstancias excepcionales, una resolución de devolución no ejecutada, ésta será revocada, siempre que del análisis de la solicitud derive la procedencia de la concesión de la autorización de residencia por circunstancias excepcionales.

En caso de que el órgano competente para resolver sobre la solicitud de autorización no fuera el mismo que dictó la resolución de devolución a revocar, instará de oficio su revocación al órgano competente para ello. En el escrito por el que se inste la revocación se hará constar el tipo de autorización solicitada y expresa mención a la procedencia de la concesión de la misma, por cumplimiento de los requisitos exigibles para ello, salvo el relativo a la existencia de la resolución de devolución no ejecutada.

En este apartado hemos de destacar la Disposición Adicional 10ª de la LOEX, que establece un régimen especial para la interceptación y expulsión de migrantes en Ceuta y Melilla, añadida por la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, la coloquialmente denominada “ley mordaza”.

“1. Los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España.

2. En todo caso, el rechazo se realizará respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional de la que España es parte.

3. Las solicitudes de protección internacional se formalizarán en los lugares habilitados al efecto en los pasos fronterizos y se tramitarán conforme a lo establecido en la normativa en materia de protección internacional”.

Nos referimos al caso especial de Ceuta y Melilla debido a que, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) el 13 de febrero de 2020, dictó una importante sentencia en la que avala las denominadas “devoluciones en caliente” de inmigrantes que son interceptados en la valla de Melilla.

El TEDH considera que España, en un caso sucedido en el año 2014 cuando dos inmigrantes subsaharianos saltaron la valla de Melilla y fueron devueltos a Marruecos de forma inmediata, sin ser identificados ni estudiar su situación, no vulneró los derechos humanos de estas dos personas.

Afirma que el Estado español no infringió la prohibición de realizar expulsiones colectivas de la Convención Europea de Derechos Humanos, ni el artículo 13 sobre el derecho a un recurso efectivo.

La Gran Sala del TEDH rectifica así, una sentencia de la Sala dictada en octubre de 2017, que había condenado a España por la expulsión de los inmigrantes “sin realizar ninguna medida administrativa o judicial previa”, a indemnizarlos con 5.000 € a cada uno.

"Los demandantes consideran que debían haber sido identificados y sujeto a un procedimiento administrativo individualizado antes de haber sido eventualmente devueltos a su país de origen. Consideran que al no haber sido así se produce una expulsión colectiva contraria al artículo 4 del Protocolo nº 4 del Convenio y una vulneración del derecho a un recurso efectivo del artículo 13 del Convenio. España, por el contrario, consideraba que si -como sucede en este caso- se intenta una entrada ilegal por una frontera terrestre cuando se podía haber intentado la entrada legalmente por la oficina de protección internacional sita en el paso autorizado no puede considerarse que haya ausencia de recurso efectivo contra la negativa de entrada. Asimismo, que cuando existe dicha posibilidad de paso legal, el Estado tiene el derecho e incluso la obligación de proteger la frontera frente a los intentos de paso ilegal, impidiendo la entrada efectiva en el territorio, al no existir ningún derecho internacional de entrada a un territorio nacional fuera de los pasos fronterizos autorizados.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que ha existido una vulneración de los artículos 13 del Convenio y 4 del Protocolo 4 del Convenio, condenando a satisfacer a cada demandante 5.000 € en concepto de satisfacción equitativa".

Para el TEDH, analizando si los denunciantes podrían haber entrado en España utilizando los canales legales o, si, por el contrario, el salto a la valla se vio forzado ante la imposibilidad de pedir asilo por vía legal, concluye que, los inmigrantes no utilizaron los procedimientos de entrada oficiales existentes, sino que intentaron entrar en España haciendo “uso de la fuerza”.

Esta importante sentencia trae causa de un recurso interpuesto contra la de 2017 por el Gobierno en aquel momento de Mariano Rajoy, que, debido a los cambios de Ejecutivo, fue defendido por el actual gobierno socialista.

Ahora queda saber qué decisión tomará el Tribunal Constitucional que se encuentra estudiando el recurso planteado contra la Ley de Seguridad Ciudadana que incluyó la citada DA 10ª en la LOEX. Si se inclinará por considerar contraria a derecho la práctica de las devoluciones en caliente o, si, por el contrario, acata la sentencia del TEDH.

 

 

No hay versiones para este comentario

Prohibición de entrada en España
Protección internacional
Internamiento
Derechos humanos
Expulsión del territorio
Devolución del extranjero
Autorización y permiso de residencia
Residencia por circunstancias excepcionales
Inmigración
Postulación de las partes
Cuerpos y fuerzas de seguridad
Centro de Internamiento de Extranjeros
Protección subsidiaria
Derecho de asilo
Concesión de la autorización
Seguridad Ciudadana
Rechazo en frontera
Petición de asilo

Ley Orgánica 4/2000 de 11 de Ene (Derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 10 Fecha de Publicación: 12/01/2000 Fecha de entrada en vigor: 01/02/2000 Órgano Emisor: Jefatura Del Estado

Real Decreto 557/2011 de 20 de Abr (Reglamento de la LO 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 103 Fecha de Publicación: 30/04/2011 Fecha de entrada en vigor: 30/06/2011 Órgano Emisor: Ministerio De La Presidencia

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados