Medios de prueba del delito de conducción temeraria

TIEMPO DE LECTURA:

  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Penal
  • Fecha última revisión: 02/10/2019

Medio de prueba de este delito es el atestado policial, por ejemplo.

Para determinar ese concreto peligro para la vida o la integridad de las personas, será preciso, que en el atestado policial o durante la actividad instructora se ponga de manifiesto, además de la persona que conducía el vehículo las circunstancias en que se produjo la acción, y cuantos extremos pudieran resultar relevantes para determinar la entidad del riesgo generado.

Como datos de especial relevancia, pueden señalarse las características de la vía y en concreto del tramo donde se detectó la infracción, la densidad del tráfico, la climatología, las incidencias en la circulación de las que se hubiera tenido noticia, las características técnicas del vehículo, la existencia de terceros ocupantes del propio vehículo infractor y la eventual presencia o ausencia de otros vehículos o peatones cuya seguridad se haya podido ver comprometida por la conducta del infractor.

SAP de Valencia (Sec. 3ª), nº 144/2016, de 2 de febrero.

Se planten como hechos probados los siguientes:

Se declara probado que el acusado Carlos Alberto , mayor de edad con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia el día 26 de noviembre de 2012, al percatarse de la presencia de agentes de policía, que lo estaban buscando, se dio a la fuga en el vehículo Seat Ibiza, matrícula ....-XTS , conduciéndolo a gran velocidad por la localidad de valencia, incorporándose a la Av del Puerto en contar dirección y no respetando el semáforo en fase roja obligando a los peatones que cruzaban en dicho momento a esquivarlo, circulando por dicha vía en sentido contrario estando a punto de colisionar frontalmente con una furgoneta y otro vehículo obligándoles a maniobrar bruscamente a fin de evitar la colisión.

Y la sentencia declara lo siguiente:

Que debo condenar y condeno a D. Carlos Alberto , como responsable directamente en concepto de autor de un delito de conducción temeraria, sin la concurrencia de la circunstancia modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de prisión de ocho meses, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de un año y seis meses, así como al pago de dos terceras partes de las costas procesales causadas. Y para el cumplimiento de la pena principal y responsabilidad subsidiaria que se impone en esta resolución, le abono todo el tiempo que ha estado privado de libertad por esta causa, si no lo tuviera absorbido en otras.

Se solicita por el apelante que se le absuelva del delito contra la seguridad vial en la modalidad de conducción temeraria, fundamento su pretensión en error en la valoración de la prueba, discrepando de la apreciación efectuada por el juez, sosteniendo que de la prueba no puede desprenderse que fuera el acusado el que condujere el día de autos el vehículo, así como tampoco que se produjera una conducción temeraria.

Señala el Tribunal que el testimonio prestado por el indicado agente de policía es prueba de cargo suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia, debiendo recordarse que se está en presencia de prueba de naturaleza personal cuya valoración corresponde, en exclusiva, al tribunal en cuya presencia fue practicada.

SAP de Córdoba (Sec. 2), nº 144/2018, de 12 de abril.

 Por el Juzgado de lo Penal se dictó sentencia donde se fijaban los siguientes hechos como probados:

Probado y así se declara que sobre 23:50 horas del día 7 de noviembre 2017 el acusado se encontraba en las inmediaciones de la calle Sanchuelo de la localidad de Córdoba circulando a gran velocidad a los mandos del vehículo ciclomotor aprilia matricula N....GRW , intentando evadir la presencia policial, haciendo caso omiso a las indicaciones, acústicas y luminosas, del vehículo oficial de los agentes policiales. Así, el acusado circuló en dirección contraria por la calle Arrabal del Mediodia, en dirección contraria por la calle Beato Henares a gran velocidad, subiéndose encima del acerado con el consiguiente peligro para los ciudadanos que transitaban a pie por ella, teniendo que apartarse un matrimonio que los agentes no pudieron identificar, continuando su marcha por la calle Corregidor Zapata dirección contraria y encima del acerado, entrando en la calle Alejandría en dirección contraria por la acera, cayéndose del ciclomotor, llegando a golpear al vehículo Ford Fiesta matricula ....KNN propiedad de Carlos Jesús que se encontraba perfectamente estacionado.

Falla la sentencia condenando al sujeto en concepto de autor, de un delito contra la seguridad vial, ya definido, sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a las penas de: - Por el delito del art 380.1 del CP la pena de la pena de un año de prisión e inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo por tal periodo así como privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de dos años. Costas.

Se presentó recurso de apelación en base a lo siguiente: error en al apreciación de la prueba, e infracción por aplicación indebida del art. 380.1 del Código Penal , y ello por cuanto a su juicio no concurren los elementos del tipo por el que ha sido condenado, en concreto la conducción temeraria, dada la velocidad a la que circulaban, ni existió puesta en peligro de terceros dado el mínimo recorrido en que circularon.

En este sentido apunta la sentencia de la AP:

"Con carácter previo debemos dejar sentado que la conducción temeraria tipificada en el art. 380.1 del Código Penal exige la demostración de efectiva situación de puesta en peligro concreto para la vida o la integridad de las personas, puesto que nos encontramos ante un delito de peligro concreto.

La conducta típica consiste en conducir un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.

Por tanto y como se desprende de la propia literalidad del precepto y han tenido ocasión de subrayar doctrina y jurisprudencia ( SSTS 341/98, de 5 de marzo , 877/99 de 2 de junio , 1461/2000, de 27 de septiembre , 1039/2001, de 29 de mayo , 2251/2001, de 29 de noviembre y 561/2002, de 1 de abril ) el tipo objetivo exige un doble elemento: la conducción con temeridad manifiesta y la puesta en concreto peligro de la vida o integridad de las personas".

Y a continuación pasa a realizar un estudio de los diferentes puntos:

"a) Respecto de la 'temeridad manifiesta', concepto jurídico indeterminado una consolidada doctrina jurisprudencial sostiene que 'conduce temerariamente un vehículo de motor quien incurre en la más grave infracción de las normas de cuidado formalizadas en la Ley de Tráfico (STS 561/2002) o, lo que es lo mismo, quien lo hace con notoria desatención a las normas reguladoras del tráfico' (STS 2251/2001 ). Asimismo, consideraba el Alto Tribunal que la conducción temeraria es manifiesta cuando es valorable con claridad, notoria o evidente para el ciudadano medio. Y se aclara que si conforme al apartado 2 del art. 380 CP que establece que: 'se reputará manifiestamente temeraria la conducción en la que concurrieren las circunstancias previstas en el apartado primero y en el inciso segundo del apartado segundo del artículo anterior', esa conducta incluye las descritas en los arts. 379.1 y 379.2 inciso 2, es evidente que ello no excluye otras modalidades que supongan una vulneración patente y grave de las más elementales reglas de tráfico viario.

Es decir, no quiere decir que sólo hay temeridad manifiesta cuando concurran la conducción con los excesos de velocidad punibles ya mencionados y con la tasa objetivada de alcohol. Estas conductas por sí mismas constituyen un peligro para la seguridad del tráfico pero para la subsunción en el art. 380.1 CP se necesita además la creación de una situación de peligro concreto.

b) Poner en concreto peligro para la vida o la integridad de las personas. En este sentido las SSTS 2251/2001, de 29 de noviembre y 1039/2001, de 29 de mayo precisan que la simple conducción temeraria, creadora por sí misma de un peligro abstracto no sería suficiente, debiendo quedar acreditada la existencia de un peligro concreto (...) peligro que debe ser efectivo, constatable para la vida o integridad física de personas concretas, distintas del sujeto pasivo. La aplicación del tipo exige comprobar, por ello, que al menos hubo una persona expuesta al peligro que aquél representaba, aunque no haya podido ser identificada en el proceso (SSTS 2251/2001, de 29 de noviembre, 341/1998, de 5 de marzo y Circular 2/1990 FGE), bastando con que por ejemplo testigos presenciales o los propios agentes de policía intervinientes así lo manifiesten.

En definitiva, y por lo que a nosotros nos interesa, será preciso que en el atestado policial o durante la actividad instructora se ponga de manifiesto, además de la persona que conducía el vehículo las circunstancias en que se produjo la acción, y cuantos extremos pudieran resultar relevantes para determinar la entidad del riesgo generado. Como datos de especial relevancia, pueden señalarse las características de la vía y en concreto del tramo donde se detectó la infracción, la densidad del tráfico, la climatología, las incidencias en la circulación de las que se hubiera tenido noticia, las características técnicas del vehículo, la existencia de terceros ocupantes del propio vehículo infractor y la eventual presencia o ausencia de otros vehículos o peatones cuya seguridad se haya podido ver comprometida por la conducta del infractor".

Volviendo la sentencia al caso enjuiciado, y ante la idea vertida por el apelante, de que no circulaba a velocidad excesiva, que no había personas, y que fue tan corto el trayecto que no puede apreciarse la temeridad, el Tribunal determina lo siguiente:

"Sin embargo el Juzgador de instancia, de forma acertada considera que las declaraciones que prestan ambos agentes son precisas, claras y congruentes, describiendo como, primero dan el alto ala acusado, segundo, como este hace caso omiso a tal identificación, acelerando bruscamente con la intención de darse a la fuga; y tercero, como se inicia la persecución del vehículo por los agentes, que utilizan las señales acústicas y luminosas, pese a lo cual aquel no solo continua la huida sino que circulan en dirección prohibida, saltan un ceda el paso, se sube al acerado y en concreto un matrimonio tiene que apartarse para no ser atropellado, con el consiguiente peligro para la integridad de los mismos. Y frente a tal versión llevada a cabo por testigos imparciales en los que no concurre incredibilidad subjetiva por motivos espurios, el acusado ni siquiera compareció al juicio para dar su versión de los hechos.

En consecuencia, es claro que en el presente caso concurren todos los elementos objetivos y subjetivos del tipo previsto en el art. 380.1 del Código Penal, y en concreto entendemos que ha quedado acreditado ese elemento subjetivo, pues como afirma el TS en Sentencia de 29 de mayo de 2001, la doctrina jurisprudencial no exige en el delito de conducción temeraria un dolo específico o elemento subjetivo del injusto. El dolo del tipo del artículo 380.1 requiere conocimiento de que con la anómala conducción se pone en concreto peligro la vida o integridad de las personas y la voluntad de ejecutar o proseguir con la temeraria forma de conducir, extremos que fluyen con naturalidad de los datos fácticos de la sentencia.

En definitiva, y puesto que el recurrente a lo largo del escrito de formalización del recurso, de forma reiterada, pretende establecer una 'versión' de los hechos, 'la suya' (lógicamente interesada), que sustituya la correcta valoración de los hechos, que en virtud del principio de inmediación y en base a lo que dispone el art. 741 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , efectúa el Juzgador, y por otra parte, es patente que en el presente caso la actividad probatoria contiene los requisitos exigidos tanto por el T.C. como por el T.S. para fundamentar una Sentencia condenatoria (Sentencia del Tribunal Constitucional de 28 de julio de 1981 ), en el sentido de que existe prueba objetiva, no meros indicios o sospechas, la misma es válida y licita, y por último es suficiente, o 'mínimamente suficiente' ( Sentencias del T.S. de 21 de junio de 1988 y 21 de noviembre de 1991 , entre otras muchas) y a su vez, admitida la existencia de prueba de cargo, como antes se dijo, la valoración de la misma en modo alguno se presenta ilógica, absurda, o sin base fáctica; es claro que no se aprecian motivos para determinar que la valoración de tal prueba, en base a los preceptos citados, y a la inmediación con la que se practicó, deba considerarse 'arbitraria, irracional o absurda' ( Sentencia del T.C. 175/85 ); lo que en definitiva supone que debe ratificarse en su integridad, lo que comporta, a su vez, la desestimación del recurso y la confirmación de la Sentencia impugnada".

No hay versiones para este comentario

Conducción con temeridad manifiesta
Motocicletas
Atestado policial
Medios de prueba
Delito de conducción temeraria
Inhabilitación especial
Privación del derecho a conducir vehículos
Peligro para la vida
Derecho de sufragio pasivo
Delito contra la Seguridad Vial
Temeridad manifiesta
Reincidencia
Antecedentes penales no computables
Responsabilidad penal
Prueba de cargo
Error en la valoración de la prueba
Presunción de inocencia
Aceras
Circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal
Valoración de la prueba
Concepto jurídico indeterminado
Bebida alcohólica
Dolo
Testigo presencial
Integridad física
Temeridad
Atropello
Sentencia de condena
Actividad probatoria

Real decreto de 14 de septiembre de 1882 por el que se aprueba la Ley de Enjuiciamiento Criminal. VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 260 Fecha de Publicación: 17/09/1882 Fecha de entrada en vigor: 15/10/1882 Órgano Emisor: Ministerio De Gracia Y Justicia

RDLeg. 6/2015 de 30 de Oct (TR. de la ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial) VIGENTE

Boletín: Boletín Oficial del Estado Número: 261 Fecha de Publicación: 31/10/2015 Fecha de entrada en vigor: 31/01/2016 Órgano Emisor: Ministerio Del Interior

Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • Delito de conducción con temeridad manifiesta

    Orden: Penal Fecha última revisión: 07/10/2019

    La conducción con temeridad manifiesta es un delito contra el tráfico que posee múltiples versiones, recogidas en los arts. 380 y 381 del CP:El art. 380.1 del CP recoge la conducción con temeridad manifiesta y poniendo en concreto peligro la vida...

  • Conducta típica del delito de conducción con temeridad manifiesta

    Orden: Penal Fecha última revisión: 02/10/2019

    Este delito se caracteriza por conducir un vehículo de manera temeraria, incumpliendo de manera abierta y patente las más elementales normas de circulación, poniendo en peligro la vida e integridad física de las personas. La conducta tipificada e...

  • Delito de conducción con claro desprecio a la vida de los demás

    Orden: Penal Fecha última revisión: 07/10/2019

    La conducción temeraria tiene varias vertientes. La segunda de ellas es la recogida en el art. 381 del CP, que por muchos autores es conocida como conducción homicida.Se trata de la conducción con temeridad manifiesta y con manifiesto desprecio ha...

  • Reforma del Código penal en las reclamaciones en materia de accidentes de circulación

    Orden: Civil Fecha última revisión: 30/09/2019

    La última reforma del Còdigo Penal relacionada con los accidentes de circulación fue la realizada por la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, entrando en vigor el 03/03/2019.En primer lugar, con la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que ...

  • El derecho a la presunción de inocencia en el proceso penal

    Orden: Penal Fecha última revisión: 14/08/2019

    El derecho a la presunción de inocencia implica que toda persona acusada de un delito debe considerarse inocente hasta que se demuestre lo contrario, a través del desarrollo de una actividad probatoria de cargo válida.Este es un derecho fundamenta...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados

Libros Relacionados