Nuevas modalidades en la distribución de bienes: Venta automática o vending

Pertenece al Grupo
Documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
  • La protección de los consumidores y usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 30/05/2017

    Por disposición del Art. 19 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, los legítimos intereses económicos y sociales de los consumidores y usuarios deberán ser respetados en los términos establecidos en esta norma, aplicá...

  • Cuestiones generales sobre la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 07/06/2017

    Regula los derechos básicos de los consumidores y usuarios, las asociaciones de consumidores y usuarios, la potestad sancionadora en materia de consumo, los procedimientos judiciales y extrajudiciales de protección de los consumidores y usuarios, l...

  • Derechos básicos de los consumidores y usuarios

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 26/05/2017

    Son derechos básicos de los consumidores y usuarios, los establecidos en el L-5057769-articulo8 de la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.Los poderes públicos deberán proteger de forma prioritaria estos derechos, cuando guarden rela...

  • La resolución alternativa de litigios en materia de consumo.

    Órden: Mercantil Fecha última revisión: 06/11/2017

    El sábado 4 de noviembre se ha publicado en el BOE la Ley 7/2017 de 2 de Nov (Incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 2013/11/UE, relativa a la resolución alternativa de litigios en materia de consumo) a través de la cu...

  • Regulación de la venta automática

    Órden: Civil Fecha última revisión: 16/04/2016

    La definición de venta automática se encuentra en el Art. 49 ,Ley 7/1996, de 15 de enero, en base al cual se considera como tal la forma de distribución detallista, en la que se pone a disposición del consumidor el producto o servicio para qu...

Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Ver más documentos relacionados
Libros Relacionados
  • Estado: Redacción actual VIGENTE
  • Orden: Mercantil
  • Fecha última revisión: 16/10/2017

Vending: Forma de distribución detallista en la cual se pone a disposición del consumidor el producto o servicio para que éste lo adquiera mediante el accionamiento de cualquier tipo de mecanismo y previo pago de su importe.

La regulación normativa de la llamada venta automática o “vending” la encontramos en la Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenación del comercio minorista.

El Art. 49  define la venta automática (o vending) como la forma de distribución detallista en la cual se pone a disposición del consumidor el producto o servicio para que éste lo adquiera mediante el accionamiento de cualquier tipo de mecanismo y previo pago de su importe. Los distintos modelos de máquinas para la venta automática deberán cumplir la normativa técnica que les sea de aplicación.

Con la entrada en vigor de esta Ley, el operador vending ya no necesita una autorización previa para ejercer la actividad de la venta automática, que hasta ahora venía teniendo que solicitar a la autoridad competente en materia de comercio. Hasta marzo de 2010 era necesario que la máquina contara con una autorización u homologación por parte de la Comunidad Autónoma en la que se fuese a ubicar y activar. Sin embargo, ahora, la única normativa a la que debe atenderse a la hora de instalar puntos de venta automáticos será la de carácter técnico que resulte de aplicación. Así, la normativa aplicable a las máquinas expendedoras va en consonancia con el espíritu de la Ley para el resto de establecimiento comerciales, que traspone la Directiva europea 2006/123/CE, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior, que impone a los Estados miembros la obligación de eliminar todas las trabas jurídicas y barreras administrativas injustificadas a la libertad de establecimiento y de prestación de servicios.

Para proteger a los consumidores y usuarios, en todas las máquinas de venta deberán figurar con claridad:

- La información referida al producto y al comerciante que lo ofrece: el tipo de producto que expende, su precio, la identidad del oferente, así como una dirección y teléfono donde se atiendan las reclamaciones.

- La información relativa a la máquina que expende el producto: el tipo de monedas que admite, las instrucciones para la obtención del producto deseado, así como la acreditación del cumplimiento de la normativa técnica aplicable.

Asimismo, todas las máquinas de venta deberán permitir la recuperación automática del importe introducido en el caso de facilitarse el artículo solicitado.

En cuanto a la responsabilidad, el Art. 52, dispone que en el caso de las máquinas de venta estén instaladas en un local destinado al desarrollo de una empresa o actividad privada, los titulares de la misma responderán solidariamente con el de la propia máquina frente al comprador del cumplimiento de las obligaciones derivadas de la venta automática.

En cuanto a la perfección del contrato, en consonancia con lo dispuesto en el Art. 1262 del Código Civil (“El consentimiento se manifiesta por el concurso de la oferta y de la aceptación sobre la cosa y la causa que han de constituir el contrato. Hallándose en lugares distintos el que hizo la oferta y el que la aceptó, hay consentimiento desde que el oferente conoce la aceptación o desde que, habiéndosela remitido el aceptante, no pueda ignorarla sin faltar a la buena fe. El contrato, en tal caso, se presume celebrado en el lugar en que se hizo la oferta. En los contratos celebrados mediante dispositivos automáticos hay consentimiento desde que se manifiesta la aceptación”) y puesto que la presencia física ha sido sustituida por una máquina que precisa de una actitud activa por parte del comprador, aquélla se producirá cuando el consumidor accione el mecanismo de selección del producto deseado, habiendo stock de éste, y tras haber introducido el importe requerido para la compra.

En caso de que la máquina no devolviera el importe, la figura que podría asimilarse es la del enriquecimiento injusto; y si el usuario introduce el importe y se aleja de la máquina sin intención de accionar mecanismo alguno, se producirá un abandono del importe con todos los efectos jurídicos que se derivan del mismo.

No hay versiones para este comentario

Comercio minorista
Libertad de establecimiento
Prestación de servicios
Consumidores y usuarios
Comerciantes
Cumplimiento de las obligaciones
Perfeccionamiento del contrato
Buena fe
Enriquecimiento injusto